Cuba. En fase de prue­ba vacu­na cuba­na que for­ta­le­ce la inmu­ni­dad innata

Cuba, Freddy Pérez Cabre­ra , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de abril del 2020

Ante la ame­na­za de la Covid-19, resul­ta alen­ta­dor cono­cer sobre los
ensa­yos en Cuba de una vacu­na dedi­ca­da a for­ta­le­cer la inmu­ni­dad innata
de las per­so­nas, y con­tri­buir a redu­cir los ries­gos de la entra­da de
agen­tes infec­cio­sos al orga­nis­mo humano.

Nom­bra­do Inmu­no­po­ten­cia­dor CIGB 2020, el fár­ma­co es de aplicación
nasal y sublin­gual, y ha pro­ba­do ser efec­ti­vo en per­so­nas confirmadas
con la enfer­me­dad, limi­tan­do el pro­gre­so de la afec­ción has­ta estadios
de mayor com­ple­ji­dad y gra­ve­dad, en espe­cial los adul­tos mayores.

El pro­duc­to ha sido desa­rro­lla­do por el Cen­tro de Inge­nie­ría Genética
y Bio­tec­no­lo­gía (cigb) en cola­bo­ra­ción con otras instituciones
cien­tí­fi­cas, expli­có en el pro­gra­ma Mesa Redon­da el doc­tor Vicen­te Vérez
Ben­co­mo, direc­tor gene­ral del Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas, quien añadió
que la vacu­na es capaz de esti­mu­lar la inmu­ni­dad de la per­so­na a nivel
local, don­de se encuen­tra la «puer­ta de entra­da» del virus al organismo.

Se tra­ta, al decir del doc­tor Eduar­do Mar­tí­nez Díaz, pre­si­den­te de
Bio­Cu­ba­Far­ma, de un pro­yec­to que per­si­gue impac­tar sobre el espec­tro de
la cur­va de la enfer­me­dad, pues, como se cono­ce, los pacientes
infec­ta­dos con el virus pue­den tran­si­tar el con­ta­gio de forma
asin­to­má­ti­ca o com­pli­car­se, como ocu­rre con el 20 % que lle­ga a estados
de gra­ve­dad o fallece.

Ante esta situa­ción, el reto ha sido tra­tar de desa­rro­llar una vacuna
que impi­da que el virus sobre­pa­se el sis­te­ma inmu­ne del orga­nis­mo y, a
la vez, per­mi­ta lograr un equi­li­brio refle­ja­do en la lla­ma­da inmunidad
natu­ral o inna­ta, la que podría ayu­dar, según el inves­ti­ga­dor, a salvar
la vida de muchas per­so­nas y ofre­ce­ría nota­bles bene­fi­cios para los
gru­pos más vulnerables.

La vacu­na, apro­ba­da en su fase de ensa­yo clí­ni­co, ha demos­tra­do, en
los exá­me­nes de san­gre y de ras­pa­do de amíg­da­las y sublin­gual, cómo se
esti­mu­lan las molé­cu­las de la super­fi­cie celu­lar que mar­can la
acti­va­ción del sis­te­ma inmu­ne inna­to rela­cio­na­do con los virus, explicó
el doc­tor Gerar­do Gui­llén Nie­to, direc­tor de Inves­ti­ga­cio­nes Biomédicas
del cigb.

«Esta­mos a dos nive­les: demos­tran­do la acti­va­ción del sis­te­ma inmune
inna­to, y cómo este acti­va la inmu­ni­dad espe­cí­fi­ca con­tra el virus»,
dijo el cien­tí­fi­co, quien aña­dió que, has­ta aho­ra, no exis­tían vacunas
con este fin, para el cual Cuba ya dis­po­ne de algu­nos pro­duc­tos que
aho­ra perfecciona.

De igual mane­ra, la cien­cia en la Isla tra­ba­ja en el desa­rro­llo de anti­vi­ra­les como el cigb 210, el cigb 300 y el cigb 258 (este últi­mo para pacien­tes gra­ves), y labo­ra en cua­tro mode­los de ensa­yos que per­mi­tan al país con­tar con méto­dos pro­pios para el diag­nós­ti­co de la covid-19.

Toma­do de Granma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *