Cuba. En fase de prue­ba vacu­na cuba­na que for­ta­le­ce la inmu­ni­dad inna­ta

Cuba, Freddy Pérez Cabre­ra , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de abril del 2020

Ante la ame­na­za de la Covid-19, resul­ta alen­ta­dor cono­cer sobre los
ensa­yos en Cuba de una vacu­na dedi­ca­da a for­ta­le­cer la inmu­ni­dad inna­ta
de las per­so­nas, y con­tri­buir a redu­cir los ries­gos de la entra­da de
agen­tes infec­cio­sos al orga­nis­mo humano.

Nom­bra­do Inmu­no­po­ten­cia­dor CIGB 2020, el fár­ma­co es de apli­ca­ción
nasal y sublin­gual, y ha pro­ba­do ser efec­ti­vo en per­so­nas con­fir­ma­das
con la enfer­me­dad, limi­tan­do el pro­gre­so de la afec­ción has­ta esta­dios
de mayor com­ple­ji­dad y gra­ve­dad, en espe­cial los adul­tos mayo­res.

El pro­duc­to ha sido desa­rro­lla­do por el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca
y Bio­tec­no­lo­gía (cigb) en cola­bo­ra­ción con otras ins­ti­tu­cio­nes
cien­tí­fi­cas, expli­có en el pro­gra­ma Mesa Redon­da el doc­tor Vicen­te Vérez
Ben­co­mo, direc­tor gene­ral del Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas, quien aña­dió
que la vacu­na es capaz de esti­mu­lar la inmu­ni­dad de la per­so­na a nivel
local, don­de se encuen­tra la «puer­ta de entra­da» del virus al orga­nis­mo.

Se tra­ta, al decir del doc­tor Eduar­do Mar­tí­nez Díaz, pre­si­den­te de
Bio­Cu­ba­Far­ma, de un pro­yec­to que per­si­gue impac­tar sobre el espec­tro de
la cur­va de la enfer­me­dad, pues, como se cono­ce, los pacien­tes
infec­ta­dos con el virus pue­den tran­si­tar el con­ta­gio de for­ma
asin­to­má­ti­ca o com­pli­car­se, como ocu­rre con el 20 % que lle­ga a esta­dos
de gra­ve­dad o falle­ce.

Ante esta situa­ción, el reto ha sido tra­tar de desa­rro­llar una vacu­na
que impi­da que el virus sobre­pa­se el sis­te­ma inmu­ne del orga­nis­mo y, a
la vez, per­mi­ta lograr un equi­li­brio refle­ja­do en la lla­ma­da inmu­ni­dad
natu­ral o inna­ta, la que podría ayu­dar, según el inves­ti­ga­dor, a sal­var
la vida de muchas per­so­nas y ofre­ce­ría nota­bles bene­fi­cios para los
gru­pos más vul­ne­ra­bles.

La vacu­na, apro­ba­da en su fase de ensa­yo clí­ni­co, ha demos­tra­do, en
los exá­me­nes de san­gre y de ras­pa­do de amíg­da­las y sublin­gual, cómo se
esti­mu­lan las molé­cu­las de la super­fi­cie celu­lar que mar­can la
acti­va­ción del sis­te­ma inmu­ne inna­to rela­cio­na­do con los virus, expli­có
el doc­tor Gerar­do Gui­llén Nie­to, direc­tor de Inves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas
del cigb.

«Esta­mos a dos nive­les: demos­tran­do la acti­va­ción del sis­te­ma inmu­ne
inna­to, y cómo este acti­va la inmu­ni­dad espe­cí­fi­ca con­tra el virus»,
dijo el cien­tí­fi­co, quien aña­dió que, has­ta aho­ra, no exis­tían vacu­nas
con este fin, para el cual Cuba ya dis­po­ne de algu­nos pro­duc­tos que
aho­ra per­fec­cio­na.

De igual mane­ra, la cien­cia en la Isla tra­ba­ja en el desa­rro­llo de anti­vi­ra­les como el cigb 210, el cigb 300 y el cigb 258 (este últi­mo para pacien­tes gra­ves), y labo­ra en cua­tro mode­los de ensa­yos que per­mi­tan al país con­tar con méto­dos pro­pios para el diag­nós­ti­co de la covid-19.

Toma­do de Gran­ma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: