Argen­ti­na. 1,4 millón de emplea­das domés­ti­cas se encuen­tran expues­tas a ries­gos sani­ta­rios y laborales

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 abril 2020

El sec­tor de tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas es uno de los más vul­ne­ra­bles del país. Alre­de­dor de 1,4 millón de per­so­nas se encuen­tran expues­tas a los ries­gos sani­ta­rios y labo­ra­les de la pan­de­mia en este seg­men­to del mer­ca­do labo­ral. «Están en la trin­che­ra de la pan­de­mia. Su rol es fun­da­men­tal para pre­ser­var la salud de las fami­lias y comu­ni­da­des. Pero son, tam­bién, uno de los gru­pos más afec­ta­dos por la cri­sis del coro­na­vi­rus”, opi­nan exper­tos de temas laborales.

En un infor­me recien­te de la espe­cia­lis­ta Elva López Mou­re­lo se afir­ma que “el covid19 y el tra­ba­jo domés­ti­co en Argen­ti­na”, publi­ca­do este miér­co­les, que debi­do a “las con­di­cio­nes en las que se desem­pe­ñan las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, en espe­cial las que rea­li­zan tareas de aten­ción y cui­da­do de per­so­nas en los hoga­res –decla­ra­das como acti­vi­da­des esen­cia­les– se encuen­tran en una situa­ción de espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad, más expues­tas al impac­to eco­nó­mi­co y sani­ta­rio del covid-19”.

El sec­tor expli­ca el 5,6 por cien­to del empleo total del país y englo­ba al 17,4 por cien­to de las muje­res ocu­pa­das. La tasa de infor­ma­li­dad en este seg­men­to es de 3 de cada 4 tra­ba­ja­do­ras. “Estas cifras mues­tran la rele­van­cia de esta ocu­pa­ción para el empleo feme­nino, así como la femi­ni­za­ción del sec­tor: prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de quie­nes desa­rro­llan esta acti­vi­dad son muje­res”, men­cio­nó López Mourelo.

Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de muje­res jefas de
hoga­res mono­pa­ren­ta­les, con pre­sen­cia de niñas y niños y un amplio
núme­ro de inte­gran­tes. Ade­más, la mayo­ría tie­ne entre 35 y 54 años y, a
pesar de que el 44 por cien­to son jefas de hogar, sus sala­rios son en
gene­ral más bajos que el pro­me­dio del país. “El tra­ba­jo domés­ti­co es una
sali­da labo­ral para muchas muje­res que se incor­po­ran al mer­ca­do de
tra­ba­jo en una edad avan­za­da, des­pués de un lar­go perio­do sin realizar
acti­vi­da­des remu­ne­ra­das”, expli­có López Mou­re­lo. Lue­go agre­gó que “todas
las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas enfren­tan el ries­go de per­der su empleo
ante las difi­cul­ta­des de sus emplea­do­res para pagar sus salarios”.

Se cal­cu­la que más de 7 de cada 10 tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas en Argen­ti­na rea­li­za tareas gene­ra­les como la lim­pie­za, lava­do, plan­cha­do, man­te­ni­mien­to, coci­na, entre otras. Estas tra­ba­ja­do­ras ‑espe­cial­men­te si tra­ba­jan por horas- pue­den ver incum­pli­do su dere­cho a per­ma­ne­cer en su domi­ci­lio, con goce de suel­do, duran­te el perio­do de cua­ren­te­na obli­ga­to­ria. A su vez, 1 de cada 4 rea­li­za tareas de asis­ten­cia y cui­da­do de per­so­nas. En estos casos, es pro­ba­ble que se vean obli­ga­das a rea­li­zar un mayor núme­ro de horas debi­do al cie­rre de escue­las y otros espa­cios de cuidado.

En el con­tex­to de pan­de­mia la situa­ción de alta vul­ne­ra­bi­li­dad de este sec­tor se poten­cia. “Esto se expli­ca por diver­sas razo­nes: ade­más de la pér­di­da de empleo y las difi­cul­ta­des en el cobro de sus sala­rios (el núme­ro de tra­ba­ja­do­ras que tie­ne cuen­ta ban­ca­ria toda­vía es muy bajo)”. Tam­bién se suman la sobre­car­ga, jor­na­das más exten­sas y la mayor expo­si­ción a ries­gos en el lugar de tra­ba­jo, don­de pue­den lle­gar a aten­der a per­so­nas enfer­mas, muchas veces sin las medi­das de pre­ven­ción adecuadas.

Emplea­das domés­ti­cas: ¿cómo sigue la cuarentena?

Este
tra­ba­jo sigue excep­tua­do según el gobierno. Sólo debe­rían tra­ba­jar las
que ten­gan tareas de cui­da­do si no son par­te de la pobla­ción de riesgo.
Pero la reali­dad es muy dis­tin­ta. Des­pi­dos, tra­ba­jar igual, no recibir
los sala­rios que corres­pon­den o emplea­do­res que dicen que el Ingreso
Fami­liar de Emer­gen­cia reem­pla­za al sala­rio. Siem­pre blan­co de abusos.

Por Eve­lin Cano, del CeProDH | Estu­dian­te de Dere­cho UBA y Agus­ti­na Ferro, Estu­dian­te de Dere­cho – CeProDH 

El gobierno amplió las acti­vi­da­des esen­cia­les hace días y las
emplea­das domés­ti­cas aún no fue­ron excep­tua­das de la cuarentena,
sola­men­te lo están las que rea­li­zan tareas de cui­da­do de per­so­nas, no
ten­gan a su car­go hijos meno­res o no sean par­te de la pobla­ción de
ries­go y se encuen­tran regis­tra­das, por­que para las que no están, es
decir están “en negro”, la situa­ción es aún más gra­ve: o se que­da­ron sin
tra­ba­jo, o no tie­nen per­mi­so para salir a la calle. Hable­mos realmente
cómo sigue la cua­ren­te­na para el 97% de muje­res que rea­li­zan este
tra­ba­jo y el 60% que no está registrada.

A par­tir de Mayo, con la nue­va esca­la sala­rial, quie­nes trabajan
reti­rán­do­se de la casa de sus patro­nes ten­drían un sala­rio de 17.785
pesos y quie­nes duer­men don­de tra­ba­jan cobra­rán 19.777 pesos, cuan­do la canas­ta fami­liar está alre­de­dor de 40.000 pesos.
No se pagan ni siquie­ra los sala­rios que corres­pon­den por más que una
esté regis­tra­da, ni antes, ni duran­te la cua­ren­te­na por la pan­de­mia del
COVID-19.

Ade­más des­de que empe­zó el con­fi­na­mien­to, los casos son múl­ti­ples y
los ejem­plos se repi­ten: se obli­ga a las que están excep­tua­das a
tra­ba­jar igual o, más gra­ve, a que­dar­se a pasar la cua­ren­te­na en las
casas de los patro­nes. En estos días, qui­zá lo más indig­nan­te es que
ante la vis­ta de todos (de los gobier­nos, de los minis­te­rios, de los
fun­cio­na­rios, de los sin­di­ca­tos) muchos patro­nes sos­tie­nen inclu­so que
no tie­nen la obli­ga­ción de pagar los sala­rios por­que a las emplea­das de
casas par­ti­cu­la­res les corres­pon­de el Ingre­so Fami­liar de Emergencia
(IFE) de unos míse­ros 10 mil pesos. Lógi­ca­men­te una cosa no exi­me a la
otra, pero el inge­nio de los emplea­do­res lle­ga a este gra­do de
miserabilidad.

Es par­te de las dece­nas de denun­cias que nos lle­gan dia­ria­men­te a La
Izquier­da Dia­rio: muje­res que no pue­den acce­der a la IFE por­que tienen
algún fami­liar que ya cobra un magro plan social; tra­ba­ja­do­ras de casas
par­ti­cu­la­res a las que se les nie­ga el pago del sala­rio por este anuncio
esta­tal, que ade­más no lle­ga a todas, y un lar­go y alar­man­te etcétera
que se pro­lon­ga ante la vis­ta de las ins­ti­tu­cio­nes del Estado.

El des­tra­to no es pro­duc­to de la pandemia

Leo rea­li­za tra­ba­jos de cui­da­dos hace 4 años, tie­ne 30 años y trabaja
des­de los 18, pasó por varios tra­ba­jos no regis­tra­dos. En este último
como niñe­ra la pusie­ron “en blan­co” pero por la cua­ren­te­na no le están
pagan­do, “mi emplea­do­ra tra­ba­ja remo­to, has­ta que no le levan­ten la
cua­ren­te­na no creo que me lla­me, el reci­bo dice una cosa pero no se
cum­ple. Aho­ra estoy hacien­do una chan­ga en casa
”. Para poder
man­te­ner­se en estos días está cosien­do unas batas de hos­pi­tal en la
casa, la sue­gra tie­ne un taller­ci­to de arre­glo de ropa.

En un artícu­lo publi­ca­do por Lat­fem el 3 de abril, día de las emplea­das domés­ti­cas, Car­los Bra­ses­co, apo­de­ra­do legal de la UPACP (Unión Per­so­nal Auxi­liar de Casas Par­ti­cu­la­res de Argen­ti­na) decía que “la tra­ba­ja­do­ra debe cobrar su remu­ne­ra­ción habi­tual, aun­que no se pre­sen­te. El decre­to 2972020 indi­ca que todas las tra­ba­ja­do­ras que estén dis­pen­sa­das de pres­tar labo­res igual tie­nen dere­cho a cobrar su remu­ne­ra­ción habi­tual (artícu­lo 8) y que el/​la empleador/​a se la abo­ne”. Lo cier­to es que esto no suce­de, o suce­de rara, muy rara vez. La amplia mayo­ría de las tra­ba­ja­do­ras par­ti­cu­la­res, al no estar regis­tra­das, se encuen­tra, por ello, en sus casas, sin tra­ba­jo, y sin sueldo.

En Argen­ti­na hay un total de 1.250.000 per­so­nas que hacen trabajos
domés­ti­cos y de cui­da­do pagos. 1 de cada 2 somos muje­res y según la AFIP
en 2019, 680 mil no están regis­tra­das; lo que impli­ca que no tienen
apor­tes jubi­la­to­rios, ni obra social, ni licen­cias pagas, ni permiso
para salir a tra­ba­jar. Por ende, una mayor des­pro­tec­ción para defender
sus dere­chos. Los datos del INDEC del 2019, en cam­bio dice que son
1.730.000 per­so­nas. De ese total 515.000 están regis­tra­das y 1.215.000
no lo están.

Y aun­que no hay cifras ofi­cia­les, sabe­mos que ade­más, muchas,
muchí­si­mas de ellas, son tra­ba­ja­do­ras inmi­gran­tes, por lo que su
situa­ción es aún peor, ya que en muchos casos no tie­nen todos los
pape­les nece­sa­rios, o los tie­nen pero son dis­cri­mi­na­das, tam­bién, por su
nacio­na­li­dad. El ejem­plo más bru­tal se vio en la denun­cia que hicieron
las tra­ba­ja­do­ras de Nordelta.

Dora tie­ne 73 años, es para­gua­ya, y nos con­ta­ba que tra­ba­jó “casi 50 años y nun­ca me apor­ta­ron, con­tra­yen­do múl­ti­ples enfer­me­da­des reu­má­ti­cas”. Ella, como muchas, tra­ba­jó “como coci­ne­ra, muca­ma, lim­pian­do paraí­sos aje­nos, de millo­na­rios de reco­le­ta, direc­ti­vos de Shell y Bagó, curas ita­lia­nos, mili­cos, due­ños de tex­ti­les ita­lia­nos, rea­cios a pagar lo que corres­pon­de”. “Así fui enve­je­cien­do”, rela­ta. Cono­cien­do bien cómo se mane­jan los más ricos y con una pen­sión que no le alcan­za, ella lla­ma a la juven­tud y a las muje­res a que no resig­nen a esta des­igual­dad y a estos abusos.

La cua­ren­te­na gol­pea mayor­men­te al sec­tor no regis­tra­do que ya venía
sufrien­do ata­ques como reba­jas sala­ria­les total­men­te arbitrarios,
reduc­ción de horas, o direc­ta­men­te des­pi­dos por no acep­tar esas rebajas.
Mar­ce­la tie­ne 56 años, los últi­mos 4 años tra­ba­jó cui­dan­do a dos
per­so­nas mayo­res yen­do y vinien­do de geriá­tri­cos y casas lujo­sas “había
días que no sabía cuan­do iba a vol­ver a ver a mis hijos, pero un día me
dije­ron Mar­ce, dame las lla­ves que vamos a cam­biar las cerra­du­ras, así
me des­pi­die­ron, con­tra­ta­ron otra per­so­na a la que le pagan la mitad de
lo que me paga­ban a mí y la des­pi­die­ron por la cua­ren­te­na
”.

Dejar de ser invi­si­ble no debe ser papel mojado

A prin­ci­pio de año el Sin­di­ca­to de Per­so­nal de Casas de Fami­lia (Sin­pe­caf) con­fir­ma­ba que se que­da­rían sin el bono de 4 mil pesos y lo cier­to es que hoy, aun­que el DNU pre­si­den­cial exi­ma a la mayo­ría de tra­ba­jar y la nor­ma garan­ti­ce el pago ínte­gro del sala­rio y la prohi­bi­ción de des­pi­dos, esto casi que no se cum­ple. Los núme­ros son cla­ros y los tes­ti­mo­nios mues­tran la reali­dad. La mayo­ría ni siquie­ra está regis­tra­da, y las que sí lo están cobran mucho menos que el sala­rio míni­mo. Es por eso que no se pue­de hacer un sim­ple lla­ma­do de “soli­da­ri­dad” de los patro­nes cómo lo hace el sin­di­ca­to, que reci­be cien­tos de denun­cias por día, cuan­do los millo­na­rios y famo­sos son los que están en la pri­me­ra fila de incum­pli­mien­to y mal­tra­to a las emplea­das, ade­más de no con­tem­plar a las que no están regis­tra­das, ni siquie­ra lle­va has­ta el final la deman­da de las muje­res que denun­cian un aumen­to mise­ra­ble de Mar­zo del 10% cuan­do la infla­ción está en 40%.

Así como lo decía Dora en sus 50 años de tra­ba­jo, cono­ció muy bien cómo se mane­jan los patro­nes y hoy las emplea­das domés­ti­cas de Nor­del­ta, que tam­bién saben de qué habla Dora, son las que se empie­zan a poner en movi­mien­to median­te gru­pos de Whatsapp para orga­ni­zar­se, por­que saben que para todos los gobier­nos fue­ron y siguen sien­do las invi­si­bles. No va a ser de la mano de sus dis­cur­sos como se reco­noz­can y se garan­ti­cen sus pos­ter­ga­dos derechos.

fuen­te: Izquier­da Diario

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *