Ante la pali­za de los poli­cías muni­ci­pa­les de Gas­teiz a un joven

El Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión ha denun­cia­do des­de el prin­ci­pio la diná­mi­ca repre­si­va que las dis­tin­tas poli­cías están lle­van­do a cabo duran­te el Esta­do de Excep­ción. Los abu­sos poli­cia­les eran habi­tua­les antes tam­bién, pero aho­ra han crea­do un con­tex­to idó­neo para que esos abu­sos cuen­ten con el bene­plá­ci­to de mucha gen­te. La socie­da­des ate­mo­ri­za­das siem­pre ponen la supues­ta segu­ri­dad por enci­ma de la liber­tad, y los Esta­dos están apro­ve­chan­do la situa­ción para exten­der el mie­do y anu­lar los derechos.

En esta oca­sión han sido los poli­cías muni­ci­pa­les de Gas­teiz los que han entra­do en casa de un joven de 19 años, le han dado una pali­za y lo han dete­ni­do, por­que al pare­cer les había tira­do hue­vos des­de la ven­ta­na. Pero poner la aten­ción en los hue­vos supues­ta­men­te arro­ja­dos por el joven, trae con­si­go escon­der la ver­da­de­ra razón que podría haber tras una reac­ción así.

Este con­fi­na­mien­to, entre otras muchas cosas, se ha con­ver­ti­do en una pri­sión ate­nua­da, sobre todo para la gen­te con menos recur­sos. No es lo mis­mo vivir en un piso de 50 m² que en un cha­let; no es lo mis­mo tener un col­chón de dine­ro para pasar el con­fi­na­mien­to que vivir en una incer­ti­dum­bre cons­tan­te. De todas mane­ras, lo que está cla­ro es que esta situa­ción crea frus­tra­cio­nes, y que el sis­te­ma no es capaz para hacer fren­te a la pan­de­mia de una mane­ra ade­cua­da, ni a la hora de tra­tar a lxs enfermxs, ni a la hora de tra­tar a la gen­te que goza de bue­na salud.

En cual­quier caso, esta for­ma de actuar de la poli­cía no se pue­de jus­ti­fi­car sal­vo des­de el pun­to de vis­ta de un psi­có­pa­ta. Lo úni­co que dejan en evi­den­cia al apa­lear al joven, es el moti­vo de que tan­ta gen­te odie a la poli­cía. En una situa­ción tan dura como la que vivi­mos, en vez de res­pon­der con empa­tía, la poli­cía está actuan­do con vio­len­cia y chu­le­ría en dis­tin­tos rin­co­nes de Eus­kal Herria.

No hay duda de que la poli­cía es el ejér­ci­to urbano del sis­te­ma y que su fun­ción es, espe­cial­men­te aho­ra, dis­ci­pli­nar al pue­blo y edu­car­lo en la obe­dien­cia y la sumi­sión, para man­te­ner al “reba­ño” for­mal y reu­ni­do en el redil ante el cho­que social que se va a pro­du­cir en los pró­xi­mos años.

El Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión quie­re mos­trar sus soli­da­ri­dad, tan­to con el joven de Gas­teiz como con todas las per­so­nas que están sufrien­do los abu­sos de la policía.

En Eus­kal Herria, a 23 de abril de 2020.

Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Represión.

Azaleko argazki berbera

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *