Rusia. Un virus lla­ma­do Putin

Ilya Budraits­kis /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de abril de 2020

Rusia está aho­ra «en medio de una tor­men­ta»: la pan­de­mia coin­ci­de con el hun­di­mien­to de la mone­da nacio­nal, así como con la cri­sis polí­ti­ca des­en­ca­de­na­da por la pro­pues­ta de Vla­di­mir Putin de modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción. Cuan­do cada líder polí­ti­co en el mun­do bus­ca apa­re­cer como un sobe­rano capaz de decla­rar un esta­do de emer­gen­cia y ganar la «gue­rra» con­tra el virus, Putin demues­tra una total fal­ta de volun­tad para asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de la situa­ción. A nivel nacio­nal, el peli­gro que repre­sen­ta el coro­na­vi­rus no se reco­no­ció has­ta el 25 de mar­zo, cuan­do el pre­si­den­te se diri­gió a la nación. En ese momen­to, el núme­ro de per­so­nas reco­no­ci­das ofi­cial­men­te como infec­ta­das era cer­cano a mil pero esta­ba cla­ro que como el sis­te­ma de salud ruso esta­ba en una situa­ción deplo­ra­ble nos enca­mi­ná­ba­mos a una catástrofe.

Medi­das muy insuficientes

Ante esta situa­ción, las medi­das anun­cia­das estu­vie­ron mar­ca­das por su ambi­güe­dad: la sema­na siguien­te fue decla­ra­da inhá­bil, lo que de hecho sig­ni­fi­ca que el Esta­do se nie­ga a reem­bol­sar a las empre­sas pri­va­das. En lugar de decla­rar un esta­do de emer­gen­cia en todo el país, las auto­ri­da­des loca­les han sido encar­ga­das de valo­rar la ame­na­za e impo­ner ellas mis­mas las medi­das res­tric­ti­vas. Las medi­das para ayu­dar a los afec­ta­dos por la pér­di­da de ingre­sos y empleo tam­bién pare­cen insig­ni­fi­can­tes (espe­cial­men­te en com­pa­ra­ción con el gas­to públi­co en Euro­pa y los Esta­dos Uni­dos). Por ejem­plo, las peque­ñas empre­sas tie­nen dere­cho a exen­cio­nes de impues­tos duran­te la cua­ren­te­na (lo que sig­ni­fi­ca que ten­drán que pagar al final de la pan­de­mia), y el mon­to de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo se ha incre­men­ta­do para alcan­zar ofi­cial­men­te un míni­mo de sub­sis­ten­cia de 12.000 rublos (apro­xi­ma­da­men­te 150 euros), lo que no corres­pon­de al cos­to real de la vida. Todo esto ocu­rre en una situa­ción en la que, según datos ofi­cia­les, la mayo­ría de las y los ciu­da­da­nos del país no tie­nen nin­gún aho­rro y depen­den exclu­si­va­men­te de sus salarios.

La repre­sión primero

Al mis­mo tiem­po, las auto­ri­da­des loca­les en ciu­da­des muy gran­des como Mos­cú, San Peters­bur­go y Nizhny Novo­grod han esta­ble­ci­do un sis­te­ma de con­fi­na­mien­to, inclu­yen­do fuer­tes mul­tas por incum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na (que nun­ca se ha anun­cia­do a nivel nacional).

El esta­do de emer­gen­cia no fue decla­ra­do por el sobe­rano, pero es la situa­ción que se vive hoy en día. Esto no solo repre­sen­ta un caso intere­san­te de filo­so­fía polí­ti­ca, sino que tam­bién sig­ni­fi­ca que el Esta­do no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gu­na volun­tad de asu­mir el cos­to social y eco­nó­mi­co de aumen­tar su soberanía.

El 2 de abril, el pre­si­den­te se diri­gió nue­va­men­te a la nación, dicien­do que el régi­men de «días inhá­bi­les» con­ti­nua­ría has­ta fines de abril. Una ayu­da úni­ca no va a per­mi­tir a quie­nes han sido pri­va­dos de al menos un mes de sala­rio, sin exen­ción de alqui­ler o prés­ta­mo, hacer fren­te al cos­to de la vida. Las y los emplea­dos de las empre­sas esta­ta­les, que tie­nen la garan­tía de man­te­ner sus sala­rios duran­te este perío­do, pare­cen estar algo mejor pro­te­gi­dos que las y los emplea­dos en las peque­ñas y media­nas empre­sas (que repre­sen­tan el 40% de todas las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras del país).

Sin embar­go, el colap­so de los pre­cios del petró­leo, de los que depen­de total­men­te el pre­su­pues­to ruso, y la depre­cia­ción del rublo en un 20% que siguió con­du­ci­rán inevi­ta­ble­men­te a una mayor infla­ción y una pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va de ingre­sos, que el gobierno no tie­ne la inten­ción de com­pen­sar. Ni siquie­ra bajo las cir­cuns­tan­cias extra­or­di­na­rias de la ame­na­za de la pan­de­mia y del nivel de vida pro­me­dio actual, las auto­ri­da­des rusas se plan­tea­ron uti­li­zar, a pesar de su nom­bre, el «fon­do nacio­nal de asis­ten­cia social», que ha cono­ci­do duran­te años acu­mu­la­ción exce­si­va gra­cias a las expor­ta­cio­nes de petró­leo y actual­men­te se sitúa en 123 mil millo­nes de dólares.

Putin y el Esta­do se esconden

Miles de comen­ta­rios nega­ti­vos en You­Tu­be des­pués del últi­mo dis­cur­so del pre­si­den­te mues­tran que el pue­blo ha enten­di­do sin lugar a dudas el sen­ti­do de su estra­te­gia duran­te la pan­de­mia: el Esta­do se pone al mar­gen, con­ten­tán­do­se con apo­yar­se en el ins­tin­to de super­vi­ven­cia míni­mo duran­te las cri­sis en Rusia. Al mis­mo tiem­po, el cos­to de las medi­das impo­pu­la­res de con­trol popu­lar y de res­tric­cio­nes debe ser sopor­ta­do por las auto­ri­da­des loca­les sin expo­ner la popu­la­ri­dad per­so­nal de Putin.

Sor­pren­den­te­men­te, la estra­te­gia del Esta­do duran­te la pan­de­mia se cen­tró ini­cial­men­te en el pro­ble­ma de la enmien­da cons­ti­tu­cio­nal pro­pues­ta por Putin a prin­ci­pios de este año, como si nada hubie­ra suce­di­do des­pués. El pun­to más impor­tan­te de este cam­bio tra­ta “rese­tear” la limi­ta­ción de los man­da­tos pre­si­den­cia­les, lo que per­mi­ti­ría a Putin per­ma­ne­cer en la pre­si­den­cia duran­te 12 años con­se­cu­ti­vos des­pués del final de su man­da­to actual, ini­cian­do, en la prác­ti­ca, un rei­na­do de por vida. La enmien­da pro­pues­ta ya fue adop­ta­da por el Par­la­men­to y debía ser apro­ba­da por refe­rén­dum el 22 de abril, a menos que la pan­de­mia lo posponga.

Sin embar­go, a fines de mar­zo, las encues­tas mos­tra­ron que menos de la mitad de los votan­tes rusos apro­ba­ron “ini­ciar des­de cero” la limi­ta­ción en los man­da­tos pre­si­den­cia­les. Es difí­cil decir cómo evo­lu­cio­na­rá esta situa­ción, pero ya está cla­ro que es poco pro­ba­ble que la posi­ción actual de Putin aumen­te el núme­ro de la gen­te que le apoya.

En lugar de cele­brar su vigé­si­mo ani­ver­sa­rio, este sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co ha entra­do en una de las peo­res cri­sis de su historia.

Artícu­lo publi­ca­do en Lef­tEast (http://​www​.cri​ti​ca​tac​.ro/​l​e​f​t​e​a​s​t​/​p​u​t​i​n​s​-​v​i​r​u​s​-​m​o​m​e​nt/ ) y Inter­na­tio­nal View Point (http://​inter​na​tio​nal​view​point​.org/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​6​525 )

– Ilya Budraits­kis es his­to­ria­dor, acti­vis­ta cul­tu­ral y polí­ti­co. Des­de 2009 es doc­tor estu­dian­te del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Mun­dial, Aca­de­mia de Cien­cias de Rusia, Mos­cú. En 2001 – 2004 orga­ni­zó a acti­vis­tas rusos en movi­li­za­cio­nes con­tra el G8 en foros socia­les euro­peos y mun­dia­les. Des­de 2011 es acti­vis­ta y por­ta­voz del Movi­mien­to Socia­lis­ta Ruso. Budraits­kis es miem­bro del con­se­jo edi­to­rial de la Revis­ta de Arte de Mos­cú y cola­bo­ra­dor habi­tual de varios sitios web y publi­ca­cio­nes polí­ti­cas y culturales.

https://​npa2009​.org/​a​c​t​u​a​l​i​t​e​/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​/​u​n​-​v​i​r​u​s​-​n​o​m​m​e​-​p​o​u​t​ine

Tra­duc­ción: Faus­tino Egu­be­rri para vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *