Méxi­co. Car­ta del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta para el mundo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 21 de abril de 2020

OTRO MUNDO ES POSIBLE
«No bas­ta con lavar­nos las manos y poner­nos una mas­ca­ri­lla, tene­mos que cons­truir otros mundos.» 

Del EZLN

Sobre como lo estoy vivien­do:
Con tran­qui­li­dad, rebel­día y pru­den­cia. En la comu­ni­dad, es decir fue­ra de la ciu­dad, la situa­ción es muy otra; los ali­men­tos están en la huer­ta, hay reser­vas de maíz y fri­jol, todos los días toma­mos aguas calien­tes medi­ci­na­les, ejer­ci­ta­mos el cuer­po con en el tra­ba­jo agrí­co­la y de peque­ña ganadería.

El páni­co no es tan gran­de por­que no hay sufi­cien­te tiem­po como para per­der el día vien­do Fake News, teo­rías de cons­pi­ra­ción y las cade­nas del mal gobierno. Las rela­cio­nes socia­les son las jus­tas y nece­sa­rias, la soli­da­ri­dad es abso­lu­ta con el cono­ci­do y el extraño.

La vida no para, no hay como que­dar­se en casa, los ani­ma­les mori­rían de ham­bre y las cha­kras podrían perderse.

No hay expec­ta­ti­vas sobre ayu­das del esta­do, el esta­do his­tó­ri­ca­men­te ha aban­do­na­do y per­mi­ti­do la explo­ta­ción de estas tierras.

Los niños sin cla­ses en la escue­la apren­den más de su cul­tu­ra y len­gua en casa con sus fami­lias, en espe­cial con sus abue­las y abuelos.

Sobre los pen­sa­mien­tos polí­ti­cos que me atra­vie­san: Las ciu­da­des hijas de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta están dise­ña­das para enri­que­cer a las éli­tes en cada cri­sis, para des­apa­re­cer a los más vul­ne­ra­bles y dejar en casa, inmó­vil, a una cla­se media asus­ta­di­za y cómo­da, que no hace otra cosa que con­su­mir infor­ma­ción de páni­co y gas­tar su poco dine­ro guar­da­do como si fue­ra el fin del mundo.

El fin del mun­do comen­zó con el triun­fo del capi­ta­lis­mo y su com­ple­jo sis­te­ma de des­truc­ción de la vida y los ele­men­tos natu­ra­les que sos­tie­nen el planeta.

No sólo tene­mos una emer­gen­cia sani­ta­ria, tene­mos una emer­gen­cia cli­má­ti­ca, de esca­cez de agua, de refu­gia­dos víc­ti­mas de la gue­rra en medio orien­te, del nar­co­trá­fi­co en lati­noa­mé­ri­ca y refu­gia­dos ambien­ta­les por la des­truc­ción de sus eco­sis­te­mas de vida, tene­mos un incre­men­to expo­nen­cial de femi­ci­dios en todos los con­ti­nen­tes y una corrup­ción cada vez más des­ca­ra­da en todos los nive­les de gobierno; la cri­sis es sis­té­mi­ca y la solu­ción lo debe ser igual.

No bas­ta con lavar­nos las manos y poner­nos una mas­ca­ri­lla, tene­mos que cons­truir otros mun­dos posi­bles y tejer nue­vas arcas.

Sem­brar nues­tros ali­men­tos, orga­ni­zar­nos, recu­pe­rar la medi­ci­na natu­ral, apo­yar­nos en la cien­cia autó­no­ma, crear más escue­las, cole­gios y plu­ri­ver­si­da­des libres, encon­trar grie­tas en las cri­sis y re-plan­tear­nos el modo de vida colec­ti­va, es la tarea de las y los rebel­des, jun­to a muchas a otras que sur­gan de los acuer­dos asamblearios.

Áni­mo en este tiem­po en el que esta­mos vivien­do uno de los sín­to­mas del colap­so glo­bal, este virus es uno de los muchos que tie­ne infec­ta­da a la huma­ni­dad y al mundo.

No me que­do en casa, nues­tra tarea como insur­gen­tes es orga­ni­zar­nos con los de aba­jo, con los del pára­mo y la sel­va, para cons­truir mun­dos muy otros don­de el virus del capi­ta­lis­mo-patriar­cal y todos sus males: pan­de­mias, extrac­ti­vis­mo, machis­mo, colo­nia­lis­mo, dis­cri­mi­na­ción, vio­len­cia, eco­ci­dios, etno­ci­dios, impe­ria­lis­mo y sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos, no pue­dan entrar.

Att. #Som­bre­ro­Ro­jo 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *