Ecua­dor. Gua­ya­quil: Tes­ti­mo­nios de la tra­ge­dia humanitaria

May­ra Cai­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de abril de 2020

La cri­sis del sis­te­ma de salud en Gua­ya­quil pro­vo­có un colap­so de las mor­gues de la ciu­dad. Los falle­ci­dos son tras­la­da­dos en con­te­ne­do­res a los cemen­te­rios y cien­tos de fami­lias lle­van sema­nas bus­can­do los cuer­pos de sus seres que­ri­dos. Com­par­ti­mos tes­ti­mo­nios de her­ma­nos, nie­tas y ami­gos que en medio del luto están luchan­do con la negli­gen­cia de las instituciones.

Fer­nan­do Larro­sa está en su casa en Gua­ya­quil y escri­be: “Hoy a mi tía le han dicho que el cuer­po de mi her­ma­na está en un con­te­ne­dor, pero no saben dón­de. Supues­ta­men­te has­ta ayer la tenían ubi­ca­da”. Eso fue el miér­co­les pasa­do, el déci­mo día des­de que Larro­sa, de 51 años, bus­ca a su her­ma­na. Jua­na Kathe­ri­ne Larro­sa León era abo­ga­da y defen­so­ra Públi­ca de Gua­ya­quil. Cuan­do empe­za­ron sus sín­to­mas, lle­va­ba alre­de­dor de un mes tra­ba­jan­do des­de casa. “No podía res­pi­rar, tenía fie­bre, tenía el virus”, dice Fer­nan­do. “Bus­cá­ba­mos una clí­ni­ca, pero todas esta­ban colap­sa­das. Mi her­ma­na anda­ba con el dine­ro en la mano, deses­pe­ra­da por ingre­sar­se, pero no pudo”.

Al final Jua­na encon­tró lugar en Hos­pi­tal de Los Cei­bos, del Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Segu­ri­dad Social (IESS). Allí le colo­ca­ron oxí­geno y fue esta­bi­li­za­da, inclu­so un día antes de su muer­te esta­ba mejor, rela­ta su her­mano Fer­nan­do vía tele­fó­ni­ca des­de su cuar­to, don­de per­ma­ne­ce ais­la­do. En la ficha de Jua­na se colo­ca­ron los datos de él como núme­ro de con­tac­to, pero nun­ca le lla­ma­ron. Fer­nan­do se ente­ró de su muer­te por su tía, que es enfer­me­ra y acu­dió a la casa de salud. Ella lle­gó cin­co horas des­pués de que el cuer­po de Jua­na fue tras­la­da­do a la mor­gue. Eso fue el lunes 6 de abril, dos días des­pués de que ingre­só al hospital.

No hubo cer­co epidemiológico

Des­de ese día, la fami­lia ha inten­ta­do recu­pe­rar el cuer­po de Jua­na y sus per­te­nen­cias: cédu­la de iden­ti­dad, dine­ro, tar­je­tas de cré­di­to y su telé­fono, pero no han teni­do res­pues­ta has­ta ayer, doce días des­pués de su falle­ci­mien­to. Fer­nan­do comen­ta que logró con­ver­sar con el direc­tor de la mor­gue del hos­pi­tal, quien le con­fir­mó que Jua­na esta­ba ahí y que el 17 de abril, será sepul­ta­da en el Cam­po­san­to Par­que de la Paz “La Auro­ra” en el nor­te de la ciu­dad costera.

Según el acta de defun­ción, la cau­sa de la muer­te de Jua­na fue­ron las com­pli­ca­cio­nes cau­sa­das por el Covid-19, que ape­nas le fue detec­ta­do en el hos­pi­tal, pese a que Fer­nan­do lla­mó insis­ten­te­men­te al 171 y al 911 para que su her­ma­na reci­bie­ra el examen, pero no reci­bió res­pues­ta. Recién cua­tro días des­pués de la muer­te de Jua­na lle­ga­ron los médi­cos a su casa. Toma­ron mues­tras de su padre, de 75 años, quien ya pre­sen­ta­ba sín­to­mas de Covid-19. En cam­bio la madre no reci­bió el examen, por­que no regis­tra­ba pro­ble­mas de salud. Tam­po­co se reali­zó el cer­co epi­de­mio­ló­gi­co con las per­so­nas que tuvie­ron víncu­lo con Jua­na, ase­gu­ra Fer­nan­do, quien ha pre­sen­ta­do cua­dros de fie­bre. Una tomo­gra­fía hecha con un médi­co pri­va­do reve­ló días des­pués que tan­to Fer­nan­do como su espo­sa sufren de pul­mo­nía viral. Aho­ra cada uno está en su cuar­to guar­dan­do cua­ren­te­na y siguien­do el tra­ta­mien­to. “Esta­mos ama­rra­dos de pies y manos”, dice Fer­nan­do, y en su voz se sien­te la impo­ten­cia. “Ni yo ni mis padres pode­mos salir”. Su úni­co con­tac­to con el exte­rior es su tía enfer­me­ra, que tra­ba­ja tur­nos de 24 horas y en sus días libres tra­ba­ja por recu­pe­rar el cuer­po de Jua­na. Los Larro­sa, son una de cien­tos de fami­lias que enfren­tan el mis­mo pro­ble­ma en Guayaquil.

***

La cri­sis del sis­te­ma de salud en la ciu­dad cos­te­ra empeo­ró la sema­na del 23 de mar­zo, dice Billy Nava­rre­te, secre­ta­rio gene­ral del Comi­té Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos (CDH) de Gua­ya­quil. Fue en esta sema­na que el Hos­pi­tal Gene­ral Guas­mo Sur colap­só y los cadá­ve­res de las per­so­nas se empe­za­ron a amon­to­nar en los corre­do­res del cen­tro de salud, debi­do a que la mor­gue ya esta­ba col­ma­da. Este hos­pi­tal reci­be el mayor núme­ro de pacien­tes con sos­pe­chas de Covid-19 en la ciu­dad, pues­to que se tuvo que espe­cia­li­zar en enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias tras el cie­rre del Hos­pi­tal Neu­mo­ló­gi­co Alfre­do Valen­zue­la, hace cua­tro años.

Jua­na Larro­sa León vivía jun­to a sus padres en la ciu­dad de Gua­ya­quil. Era abo­ga­da y defen­so­ra Públi­ca. Foto: archi­vo familiar.

Con los cadá­ve­res amon­to­na­dos, el gobierno Cen­tral anun­ció fosas comu­nes y la cre­ma­ción de los cuer­pos. Una idea que gene­ró indig­na­ción y preo­cu­pa­ción en la pobla­ción. Por lo tan­to, el pre­si­den­te Lenín Moreno orde­nó entie­rros indi­vi­dua­li­za­dos y dis­pu­so con­te­ne­do­res como mor­gues tem­po­ra­les, pero el caos ya se había gene­ra­do. Deses­pe­ra­do por la situa­ción, los fami­lia­res hur­ga­ron entre los cuer­pos que esta­ban en la mor­gue y abrie­ron el cie­rre de las fun­das, que tie­nen una eti­que­ta con los datos del cuer­po en la par­te exte­rior. “Al hacer eso van rom­pien­do la iden­ti­fi­ca­ción“, expli­ca Billy Nava­rre­te, “enton­ces, lue­go todo se vuel­ve un caos por­que rom­pes la úni­ca opción para que se pue­da bus­car orde­na­da­men­te”. Con este cri­te­rio el pre­si­den­te de BanE­cua­dor y encar­ga­do de la Fuer­za de Tarea Con­jun­to, Jor­ge Wated, que coor­di­na el gru­po que reco­ge los cadá­ve­res de las casas y hos­pi­ta­les echa la cul­pa a los civi­les que han roto la iden­ti­fi­ca­ción. En cam­bio, Nava­rre­te dice que la res­pon­sa­bi­li­dad no es de los fami­lia­res que entra­ron, sino que es res­pon­sa­bi­li­dad de los fun­cio­na­rios que han per­mi­ti­do que esta situa­ción lle­gué has­ta ahí. Exis­ten cen­te­nas de fami­lias que están bus­can­do los cuer­pos de sus seres que­ri­dos muer­tos duran­te la pan­de­mia. “No son vein­te ni trein­ta, son cien­tos que no están identificados”.

Pero Jor­ge Wated ase­gu­ra que todos están iden­ti­fi­ca­dos y tra­tan­do de orde­nar el caos. El gobierno dis­pu­so la ante­rior sema­na que los fami­lia­res que pue­dan reti­rar los cuer­pos iden­ti­fi­ca­dos de los falle­ci­dos lo hagan den­tro de las 24 horas de las mor­gues, caso con­tra­rio el gobierno asu­me la tarea del entie­rro sin cos­to y en un cam­po santo.

Mien­tras tan­to, el Hos­pi­tal Gene­ral Guas­mo Sur, igual que los otros de la red de hos­pi­ta­les del sis­te­ma de salud públi­ca, recu­rre a los tres con­te­ne­do­res para tras­la­dar los cuer­pos de los falle­ci­dos a los cemen­te­rios. Según Billy Nava­rre­te “cada con­te­ne­dor alma­ce­na apro­xi­ma­da­men­te 100 cadá­ve­res en fun­das negras”. La for­ma de ope­rar allí den­tro inquie­ta al secre­ta­rio del CDH, por ello el lunes pasa­do estu­vo jun­to a un gru­po de perio­dis­tas inter­na­cio­na­les en los exte­rio­res del Cam­po Eterno de Pas­cua­les, en el nor­te de Gua­ya­quil, a una hora del Hos­pi­tal del Guas­mo. Ahí vio uno de los con­te­ne­do­res y al lado una exca­va­do­ra. “Han pro­me­ti­do que los entie­rros se han indi­vi­dua­li­za­dos”, dice Nava­rre­te, “pero en el peor de los casos van a tener que ente­rrar todos en un lugar, que se lo lla­ma­ría fosa común, no ten­dría otra deno­mi­na­ción, y colo­car al azar el nom­bre de las per­so­nas. No van a tener chan­ce para rea­li­zar prue­bas de ADN a las cen­te­nas de per­so­nas que no tie­nen iden­ti­fi­ca­ción, por­que ade­más es caro”.

Esta situa­ción, es la últi­ma tuer­ca de todo un pro­ce­so de negli­gen­cia — enfa­ti­za el secre­ta­rio gene­ral del CDH — pues se entie­rra el cuer­po, se entie­rra el recla­mo ante una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que debe fun­cio­nar, pero no ha fun­cio­na­do. “Las per­so­nas han teni­do que resol­ver su situa­ción por cuen­ta propia”.

El regis­tro y entierro

El Regis­tro Civil, median­te su pági­na web, infor­ma que para la ins­crip­ción de una defun­ción se debe cum­plir con dos requi­si­tos: lle­nar el for­mu­la­rio Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC) de defun­cio­nes y por­tar la cédu­la del soli­ci­tan­te de la ins­crip­ción. Este pro­ce­so es gra­tui­to y se lo rea­li­za des­de las 08:00 has­ta las 17:00, solo en las ciu­da­des de Gua­ya­quil, Qui­to y Durán.

Tras este pro­ce­so, el fami­liar debe ingre­sar a la pági­na coro​na​vi​ru​se​cua​dor​.com para cono­cer el lugar don­de han sido sepul­ta­do su ser que­ri­do. En Gua­ya­quil, si la per­so­na falle­ció en el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio del IESS, será ente­rra­da en el Cam­po­san­to Par­que de la Paz “La Auro­ra”; mien­tras que si el falle­ci­do pro­vie­ne de vivien­das, hos­pi­ta­les pri­va­dos y del sis­te­ma de salud públi­ca, su cuer­po será ente­rra­do en el Cam­po Eterno de Pascuales

La CDH ese mis­mo lunes reco­gió tes­ti­mo­nios que afir­man la lle­ga­da de un con­te­ne­dor con cadá­ve­res a la parro­quia rural de Pas­cua­les el miér­co­les de la ante­rior sema­na, dejan­do una señal de san­gre en la vía. Billy Nava­rre­te, jun­to a varios perio­dis­tas qui­sie­ron regis­trar ese hecho, pero fue­ron impe­di­dos por el per­so­nal de la Arma­da que se acer­có a uno de los perio­dis­tas y, sin auto­ri­za­ción, sus­tra­jo la memo­ria de su dis­po­si­ti­vo de regis­tro aéreo (dron) y se la lle­vó sin dar expli­ca­ción ni dejar cons­tan­cia. La tar­je­ta de memo­ria fue devuel­ta en horas de la tar­de, en la recep­ción del hotel don­de se hos­pe­dan dichos perio­dis­tas, así lo denun­ció la aler­ta emi­ti­da por la orga­ni­za­ción. Tam­bién, los mora­do­res del sec­tor denun­cia­ron que tie­nen pro­ble­mas al rea­li­zar lla­ma­das tele­fó­ni­cas o conec­tar­se a la red de inter­net des­de que difun­die­ron los videos de la línea de san­gre que deja­ban los trái­le­res, que según los veci­nos ingre­san tres veces al día.

Des­pués de que los mor­gues de los hos­pi­ta­les en Gua­ya­quil han colap­sa­do fue­ron habi­li­ta­do tres con­te­ne­do­res. Ellos fun­cio­nan como mor­gues tem­po­ra­les. Foto: cor­te­sía CDH

Tras la denun­cia de los veci­nos ante una posi­ble con­ta­mi­na­ción, Jor­ge Wated, se pro­nun­ció median­te su cuen­ta de Twit­ter: “En rela­ción al jus­to recla­mo de los mora­do­res de Pas­cua­les, hemos coor­di­na­do con la alcal­día para la res­pec­ti­va sani­ti­za­ción en los siguien­tes minu­tos”. Ade­más, expli­có ante­ayer que están con cero falle­ci­dos pen­dien­tes y sigue los sepul­tos en los cemen­te­rios asignados.

Sin embar­go, no todas las per­so­nas saben dón­de están los cuer­pos de sus seres que­ri­dos. Por eso, y a pesar del calor y los ries­gos de un posi­ble con­ta­gio, con­ti­núan acu­dien­do al Hos­pi­tal Guas­mo Sur. “Pero aho­ra a los fami­lia­res que recla­man los cuer­pos no les dejan estar ni a las afue­ras de los hos­pi­ta­les”, comen­ta Billy Nava­rre­te, del CDH. “Les dicen que tie­nen que regre­sar a casa a espe­rar la lla­ma­da del hos­pi­tal, para decir cuán­do y a qué hora pue­den ir a reti­rar el cuer­po. Pero esa lla­ma­da nun­ca llega”.

Sin res­pues­ta que­dó tam­bién la fami­lia de Joselyn Zava­la Reyes. Su abue­lo, el sas­tre reti­ra­do José Ciro Zava­la Sán­chez de 70 años, ingre­só el 29 de mar­zo al Hos­pi­tal de Los Cei­bos con pro­ble­mas respiratorios.Tan solo un par de horas des­pués falle­ció por una insu­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria agu­da. La nie­ta pre­gun­tó a Jor­ge Wated sobre el para­de­ro del cuer­po de su abue­lo, pero no tuvo res­pues­ta. Has­ta aho­ra la fami­lia lle­va 19 días buscándolo.

Joselyn dice que fue­ron a pre­gun­tar al hos­pi­tal y le dije­ron, que lo habían lle­va­do en un con­te­ne­dor al Par­que de la Paz de la Auro­ra. La nie­ta ingre­so los datos al por­tal coro​na​vi​ru​se​cua​dor​.com que regis­tra el lugar don­de fue­ron ente­rra­das las per­so­nas tras­la­da­das en los con­te­ne­do­res, pero no encon­tró a Don José. “Es muy dolo­ro­so no saber dón­de repo­sa nues­tro fami­liar”, cuen­ta Joselyn, “son muchas fami­lias que están pasan­do por lo mismo”.

Ante esta reali­dad, el CDH y la Fun­da­ción Acción Igua­li­ta­ria des­de el domin­go pasa­do habi­li­ta­ron una pla­ta­for­ma de regis­tro de casos de per­so­nas falle­ci­das, don­de fami­lia­res pue­den denun­ciar el extra­vío del cuer­po y el dere­cho a una sepul­tu­ra indi­vi­dua­li­za­da. La infor­ma­ción soli­ci­ta­da se trans­mi­ti­rá a las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes para exi­gir ver­dad y jus­ti­cia por pre­sun­tos actos de negli­gen­cia come­ti­dos por repre­sen­tan­tes del Esta­do del Ecua­dor, pre­ci­sa el for­mu­la­rio.

El 16 de abril, el Gobierno ecua­to­riano con­fir­mó que exis­te un incre­men­tó de 4.700 muer­tos más en la pro­vin­cia cos­te­ra de Gua­yas, don­de antes de la pan­de­mia regis­tra­ba apro­xi­ma­da­men­te 2.000 muer­tes al mes. “Con el Minis­te­rio de Gobierno y con el Regis­tro Civil tene­mos apro­xi­ma­da­men­te 6.703 falle­ci­dos repor­ta­dos en estos 15 días de abril en la pro­vin­cia del Gua­yas”, dijo el jefe de la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta (FTC), Jor­ge Wated, en una rue­da de pren­sa virtual.

***

El cuer­po de Alfon­so Cede­ño, obre­ro de lim­pie­za de las calles y diri­gen­te de la Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Demo­crá­ti­cos del Gua­yas estu­vo todo el tiem­po en la mor­gue, pero nin­gún fun­cio­na­rio lo veri­fi­có. Por lo tan­to el diri­gen­te social y barrial ape­nas pudo ser sepul­ta­do des­pués de 17 días de su muer­te, en el Cemen­te­rio Jar­di­nes de Espe­ran­za. Su ami­go Alon­so López cono­ció a don Alfon­so Cede­ño en un encuen­tro sin­di­cal, 25 años atrás. Des­de ese día tra­ba­ja­ron jun­tos en mar­chas, plan­to­nes y foros. “Cuan­do íba­mos a un even­to siem­pre regre­sá­ba­mos jun­tos, recuer­da Alon­so, quien ade­más es diri­gen­te de la Unión Nacio­nal de Edu­ca­do­res del Gua­yas. “Se com­ple­ta­ba para el pasa­je o para ir a comer. Era un ser humano com­pro­me­ti­do con la humanidad”.

Pero el enemi­go invi­si­ble, como Alon­so lla­ma al virus, lo alcan­zó. Por no haber reci­bi­do res­pues­ta ni del 171 ni del 911, los pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios de don Alfon­so empeo­ra­ron sin tra­ta­mien­to alguno, por lo que opta­ron por bus­car la ayu­da de sus ami­gos y cono­ci­dos. En pleno toque de que­da logra­ron lle­var­lo al Hos­pi­tal Pedro Mal­do­na­do Car­bo. Pasó la noche sen­ta­do en una silla de rue­das, espe­ran­do un tan­que de oxí­geno y una cami­lla. Al día siguien­te lo aten­die­ron. Seten­ta y dos horas des­pués Alfon­so Cede­ño falleció.

A Alfon­so Cede­ño (cen­tro) le gus­ta­ba leer tex­to sobre la revo­lu­ción y el socia­lis­mo en la región. Foto: archi­vo familiar.

Fami­lia­res y ami­gos com­pra­ron un ataúd y un espa­cio en el Cemen­te­rio Jar­di­nes de Espe­ran­za. Todo esta­ba lis­to para el entie­rro, pero el cuer­po no apa­re­cía. En este momen­to “comen­zó el cal­va­rio de que el cuer­po no apa­re­ce“, dice Alfon­so López. Día tras día iban a un hos­pi­tal y a otro. Inclu­so, los fami­lia­res ingre­sa­ron a revi­sar uno de los con­te­ne­do­res con los muer­tos, pero no lo encon­tra­ron. Para Alon­so lo más indig­nan­te ocu­rrió, cuan­do la fami­lia reci­bió una foto del Cemen­te­rio Jar­dín de la Espe­ran­za indi­can­do que el sepe­lio de Alfon­so Cede­ño fue el 3 de abril y que su cuer­po yacía ahí, pero cuan­do el sobrino del falle­ci­do fue a veri­fi­car­lo se encon­tró con una tum­ba vacía. Eso gene­ró dolor e indig­na­ción a la fami­lia y ami­gos que el sába­do, median­te una cam­pa­ña en las redes socia­les, bajo la con­sig­na “#Sepe­lio­Digno, 14 días des­apa­re­ci­do, exi­gi­mos que apa­rez­ca su cuer­po”, logra­ron que el mis­mo Jor­ge Wated se pro­nun­cie públi­ca­men­te: “El cuer­po del señor Alfon­so Cede­ño está en la mor­gue del Hos­pi­tal Teo­do­ro Mal­do­na­do”, escri­bió en Twit­ter. “En esta sema­na le dare­mos cris­tia­na sepul­tu­ra. El día que lo haga­mos apa­re­ce­rán sus datos en la página”.

Con esta infor­ma­ción, la fami­lia acu­dió al hos­pi­tal, ingre­só a la mor­gue y encon­tró el cuer­po de su fami­liar. “Esta­ba iden­ti­fi­ca­do y eti­que­ta­do, nun­ca estu­vo bota­do“, dice Alon­so. “La fami­lia entró, lo vio y lo iden­ti­fi­có por sus ras­gos”. Alon­so, se pre­gun­ta si esta­ba ahí todo el tiem­po y por qué no les entre­ga­ron. “Todos los días nos levan­ta­mos exi­gien­do, lla­man­do, pre­gun­tan­do. Era duro ver a la fami­lia deses­pe­ra­da, ver los tur­nos que se hacían por­que des­pués del toque de que­da, solo un fami­liar podía que­dar­se hacien­do el segui­mien­to, en medio de la llu­via y el calor”.

El cuer­po de Alfon­so Cede­ño de 57 años de edad fue sepul­ta­do la tar­de del lunes, 13 de abril, en el Cemen­te­rio Jar­di­nes de Esperanza.

Tex­to: May­ra Cai­za Cola­bo­ra­ción: Romano Paga­ni­ni y Emi­lio Bermeo

+ + + Tra­ba­jo cola­bo­ra­ti­vo entre La Línea de Fue­go, Aca­pa­na, Radio Peri­fé­rik y mutan​tia​.ch + + +

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *