Colom­bia. Men­sa­je de las FARC-EP a la II Asam­blea Nacio­nal de los Comunes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 abril 2020

Cama­ra­das, envia­mos nues­tro salu­do fra­ter­nal a quie­nes asis­ten con voz y voto o en cual­quier otra cali­dad, a este cer­ta­men polí­ti­co, el más impor­tan­te de la Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común, en el des­en­vol­vi­mien­to de su vida polí­ti­ca interna.

1. En el reco­rri­do de las FARC como orga­ni­za­ción insur­gen­te alza­da en armas, tene­mos un lar­go tra­mo de común his­to­ria de acier­tos y des­acier­tos, de coin­ci­den­cias y con­tra­dic­cio­nes, de sacri­fi­cios en bús­que­da de idea­les en torno a los que nos hemos iden­ti­fi­ca­do y que segu­ra­men­te toda­vía nos hacen coin­ci­dir. Por eso, lo menos que podría­mos hacer para salu­dar y desear éxi­tos al des­en­vol­vi­mien­to de la Asam­blea Nacio­nal de los Comu­nes, o Con­gre­so del Par­ti­do de La Rosa, inde­pen­dien­te­men­te de que algu­nos o muchos no se sien­tan en tal con­di­ción res­pec­to a com­ba­tien­tes y mili­tan­tes comu­nis­tas que ya no hace­mos par­te de la lucha legal, es lla­mar­los cama­ra­das para que al menos que­de la rela­ción res­pe­tuo­sa pro­pia de quie­nes se han cono­ci­do en la lucha com­par­tien­do ale­grías y lutos, sue­ños y vicisitudes.

2. Es indu­da­ble que inde­pen­dien­te­men­te de las razo­nes que a muchos nos dis­tan­cia­ron de la lucha legal, lan­zán­do­nos nue­va­men­te a la clan­des­ti­ni­dad e insur­gen­cia gue­rri­lle­ra, el hecho mis­mo de haber­se pro­du­ci­do tal retorno, el ejer­ci­cio del legí­ti­mo dere­cho a la rebe­lión arma­da, nos colo­ca fue­ra del Par­ti­do Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común, FARC. Lo cual hace inne­ce­sa­rio que se per­sis­ta en pro­pi­ciar la inú­til expul­sión de un esce­na­rio al que en la prác­ti­ca ya no per­te­ne­ce­mos, aun­que con la gran mayo­ría de su mili­tan­cia toda­vía per­vi­van lasos de iden­ti­dad polí­ti­ca y sen­ti­mien­tos afec­ti­vos pro­fun­dos que no depen­den pro­pia­men­te de los rum­bos que tome la acción polí­ti­ca, o las deci­sio­nes capri­cho­sas de un puña­do bien iden­ti­fi­ca­do de diri­gen­tes que insis­te en repe­tir las men­ti­ras difa­man­tes de los enemi­gos de todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que pulu­lan en el Esta­ble­ci­mien­to, en el Blo­que de Poder Domi­nan­te y en cier­tos sec­to­res opor­tu­nis­tas que se camu­flan tras pos­tu­ras supues­ta­men­te consecuentes.

3. A pro­pó­si­to y como para no dejar esta afir­ma­ción en el aire, les comen­ta­mos que recien­te­men­te tuvi­mos la posi­bi­li­dad de escu­char pala­bras de Timo­león Jimé­nez y de Car­los Anto­nio Loza­da deni­gran­do de varios cama­ra­das per­te­ne­cien­tes al pro­yec­to polí­ti­co FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), usan­do el ver­bo pro­pio de la calum­nia y la acu­sa­ción insen­sa­ta y malin­ten­cio­na­da, que por su for­ma ras­tre­ra­men­te enga­ño­sa da la cer­te­za de que en mucho tuvie­ron que ver estos per­so­na­jes oscu­ros con el mon­ta­je, por ejem­plo, que la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación (En Cabe­za del laca­yo de Esta­dos Uni­dos Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez Nei­ra), del Depar­ta­men­to de Esta­do grin­go, la Emba­ja­da Yan­qui y la DEA, entre otros, hicie­ron para acu­sar del deli­to de nar­co­trá­fi­co a San­trich. No es del caso aho­ra alar­gar este salu­do refi­rién­do­nos a ese asun­to de ingra­ta recor­da­ción, pero si es bueno apro­ve­char para pedir­les que visi­ten nues­tra pági­na web (www​.farc​-ep​.net) a fin de que escu­chen los audios de estos cana­llas, en uno de cuyos frag­men­tos, a la peor mane­ra del Fis­cal y los agen­tes de la DEA, insis­ten sin prue­ba algu­na en acu­sar al men­cio­na­do cama­ra­da de haber sos­te­ni­do nego­cios sucios con Mar­lon Marín, lan­zan­do la afir­ma­ción de que San­trich se dejó “entram­par” acep­tan­do un nar­co­ne­go­cio, “por­que si usted va a cazar un tigre no le pone maíz para cazar­lo”. Esto apar­te de acu­sa­cio­nes de cali­bre simi­lar con­tra cama­ra­das como Aldi­né­ver Moran­tes, Edin­son Roma­ña y otros, para final­men­te tachar­los de irres­pon­sa­bles, bajo la acu­sa­ción de que con el cama­ra­da Iván Már­quez, esta­ban bus­can­do recur­sos para con­ti­nuar la lucha arma­da, median­te estos pro­ce­di­mien­tos non santos.

4. Nada de lo dicho por los seño­res es cier­to, sobre todo en lo que res­pec­ta al des­co­no­ci­mien­to de los esfuer­zos que quie­nes hoy vol­vi­mos a la lucha arma­da, hici­mos por sacar ade­lan­te el acuer­do, la libe­ra­ción de nues­tros pri­sio­ne­ros, la con­cre­ción de los pro­yec­tos para la rein­cor­po­ra­ción y para las tras­for­ma­cio­nes socia­les urgen­tes, etc., como no lo es lo mucho de lo que dicen en públi­co y en pri­va­do sobre nues­tra fal­ta de volun­tad de paz y, lue­go, sobre nues­tro aven­tu­re­ris­mo y fal­ta de razo­nes polí­ti­cas para haber toma­do la deci­sión del rear­me, a la que til­dan de “equi­vo­ca­ción delirante”.

5. Nos pare­ce que el tiem­po y los hechos irán mos­tran­do laver­dad sobre todo lo suce­di­do y lo dicho. Por aho­ra este es un lla­ma­do nece­sa­rio a obser­var en la cali­dad de los per­so­na­jes en los que hay que depo­si­tar o no la con­fian­za polí­ti­ca para avan­zar en el des­en­vol­vi­mien­to del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, cual­quie­ra­sea la vía y la trin­che­ra que se asuma.

6. A noso­tros como FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), ya fue­ra de la estruc­tu­ra del Par­ti­do de La Rosa, ya sin ser par­te de él, no nos com­pe­te inci­dir en su rum­bo o tra­tar de hacer­lo, pues es a su mili­tan­cia en la lega­li­dad a la que legí­ti­ma­men­te corres­pon­de defi­nir su línea ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca, la actua­li­za­ción y pre­ci­sión de sus esta­tu­tos yla desig­na­ción de su Direc­ción, que son los temas que han anun­cia­do que serán tra­ta­dos. Pero lo que sí debe­mos hacer es inten­tar tener al menos un rela­cio­na­mien­to si no fra­ter­nal, al menos de res­pe­to mutuo en el camino de la bús­que­da de la con­ver­gen­cia pese a las dife­ren­cias, en la medi­da en que efec­ti­va­men­te, en lo que con­cier­ne a la estra­te­gia polí­ti­ca expan­si­va, tene­mos coincidencias.

7. El Par­ti­do de La Rosa ha dicho que des­car­ta la gue­rra, la vía de las armas, no por­que renie­guen de su pasa­do ni se arre­pien­tan de lo hecho, sino por­que según sus nue­vas tesis de dis­cu­sión, las con­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas y polí­ti­cas así lo exi­gían. Y enton­ces no con­ci­ben con­di­cio­na­mien­tos al esce­na­rio en que el gobierno no cum­plie­ra. Fue­ra o no así fren­te a lo acor­da­do, o si “resul­ta­ba dema­sia­do difí­cil el camino”, no esta­ba plan­tea­da la vuel­ta a las armas. Y eso es loa­ble res­pec­to a quie­nes así pien­sen; pero lo cier­to es que nadie pac­ta algo para que le incum­plan y para que de paso le per­si­gan y le ase­si­nen, de tal mane­ra que a nadie se le pue­de estig­ma­ti­zar y con­de­nar por­que deci­da no acep­tar el plan­tea­mien­to de seguir el camino,aunque se ten­ga cla­ro que no habrá cum­pli­mien­to de la contraparte.

8. Si había­mos sido capa­ces de lle­gar has­ta don­de lle­ga­mos con las armas, tam­bién lle­ga­ría­mos muy lejos con la polí­ti­ca en las ciu­da­des y pue­blos del país; es cier­to, pero bajo unas con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas que son las que están nega­das por quie­nes deci­die­ron hacer tri­zas lo acor­da­do y por quie­nes acep­tan man­sa­men­te que así se impon­ga. Y es cier­to que “Con­se­guir la amnis­tía, el indul­to, los dere­chos polí­ti­cos ple­nos cons­ti­tuía una gran vic­to­ria para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio arma­do”; que “Aho­ra se tra­ta­ba de explo­tar­la y repro­du­cir­la al máxi­mo, ganan­do cada día la volun­tad de más y más com­pa­trio­tas”; y que “eso nos pro­pu­si­mos, como revo­lu­cio­na­rios con­ven­ci­dos y con­se­cuen­tes”. Pero la amnis­tía, el indul­to, los dere­chos polí­ti­cos ple­nos, etc. son pre­ci­sa­men­te rei­vin­di­ca­cio­nes que se han bur­la­do en gran medi­da, obnu­bi­lan­do la men­cio­na­da “vic­to­ria”. Y la trai­ción y la gue­rra sucia (inclu­yen­do la mediá­ti­ca), la estig­ma­ti­za­ción y la segre­ga­ción polí­ti­ca, ade­más, tam­po­co han per­mi­ti­do ganar volun­ta­des de más y más com­pa­trio­tas, por­que a lo que hemos asis­ti­do es a la des­ar­ti­cu­la­ción mili­tar, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de un amplio espec­tro del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio fariano, for­ja­do duran­te más de medio siglo de sacrificios. 

9. Si bien es cier­to “que son los pue­blos movi­li­za­dos los que deben con­quis­tar lo que sue­ñan, y que son ellos en con­jun­to los que deben defen­der­lo”, y que “Nues­tra tarea es movi­li­zar­los”, es muy deba­ti­ble decir que “La reali­dad ago­tó­la vía de las armas en nues­tro país”, cuan­do nin­gu­na de las cau­sas de su ges­ta­ción han sido supe­ra­das ni varia­das, excep­ción hecha de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria de quie­nes aho­ra creen que la “deja­ción de las armas”, ya vacia­da de su defi­ni­ción ori­gi­nal con­sis­ten­te en colo­car­las fue­ra de su uso en polí­ti­ca, se con­ci­bió como con­se­cuen­cia de algún temor a que con­ti­nuar por el camino de la lucha gue­rri­lle­ra “nos con­du­cía a mayo­res e inevi­ta­bles des­gas­tes”. Lo cual plan­tear­lo en tales tér­mi­nos, y abso­lu­ti­zan­do el camino de la lega­li­dad mien­tras se cues­tio­na o des­ca­li­fi­ca a quie­nes siguen admi­tien­do como legí­ti­mo el dere­cho a la rebe­lión arma­da, es derro­tis­mo, o es giro hacia la dere­cha o es inge­nui­dad supi­na para el caso de las cir­cuns­tan­cias de terro­ris­mo­de Esta­do que sigue pade­cien­do Colom­bia. Otra cosa es que por con­ven­ci­mien­to o por tác­ti­ca y estra­te­gia polí­ti­ca se asu­ma la deter­mi­na­ción de“hallar nue­vos cami­nos y empren­der la mar­cha por ellos”, lo cual tam­bién es váli­do y tie­ne su méri­to para cual­quier par­ti­do, sobre todo si no posee carác­ter revo­lu­cio­na­rio ni comunista.

10. Es bas­tan­te cues­tio­na­ble la afir­ma­ción, valo­rán­do­la como reali­dad aplas­tan­te que no se pue­de igno­rar, ade­más, eso de que “todos los pro­ce­sos en los que el pue­blo se ha apro­xi­ma­do al poder recien­te­men­te, se han con­fi­gu­ra­do por la vía paci­fi­ca, tras una orga­ni­za­ción pacien­te y per­sis­ten­te enca­be­za­da por movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, demo­crá­ti­cos o pro­gre­sis­tas”. Jui­cio que ante­ce­de en las tesis de La Rosa de que “En nues­tro pro­pio país no han sido las gue­rri­llas las que han obte­ni­do los más de ocho millo­nes de votos a la Pre­si­den­cia, con­vir­tién­do­se en alter­na­ti­va real de poder”. Este es un enga­ño­so plan­tea­mien­to orien­ta­do a des­ca­li­fi­car y des­le­gi­ti­mar la lucha revo­lu­cio­na­ria arma­da, que se refuer­za con el exabrup­to de decir que “Debe­mos aban­do­nar la idea de que solo son revo­lu­cio­na­rios autén­ti­cos los que empu­ñan las armas”. Y cali­fi­ca­mos de exabrup­to, por­que nadie que ten­ga pen­sa­mien­to sen­sa­to podría dar cabi­da a la insul­sa idea de dar­le carác­ter revo­lu­cio­na­rio sola­men­te a quien empu­ñe un arma. Esta­rían Marx yEn­gels, entre otros, segu­ra­men­te, revol­cán­do­se en sus tumbas.

11. Para hacer­nos a una visión remo­za­da del ser revo­lu­cio­na­rio ade­más de tener que des­ha­cer­nos de una vez por todas del enfo­que euro­cén­tri­co y grin­go­cén­tri­co de nues­tra reali­dad y del “cul­to supers­ti­cio­so del pro­gre­so”, debe­mos avan­zar hacia la con­quis­ta dela uto­pía derrum­ban­do el edi­fi­cio posi­ti­vis­ta de la bur­gue­sía con toda la fuer­za de la razón y de la pasión que son esen­cia de la fuer­za de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de cam­bio, de las trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas anti­ca­pi­ta­lis­tas que resuel­van ver­da­de­ra­men­te las nece­si­da­des mate­ria­les y espi­ri­tua­les de la gen­te, sus pro­ble­mas más urgen­tes al menos, tra­zan­do alter­na­ti­vas a la domi­na­ción de la oli­gar­quía lati­fun­dis­ta y del impe­ria­lis­mo des­de las expe­rien­cias soli­da­rias y en la memo­ria colec­ti­va, fun­da­da en la iden­ti­dad rai­zal de las comu­ni­da­des que nada tie­ne que ver con el hori­zon­te neo­li­be­ral mez­quino ni con las visio­nes linea­les de la his­to­ria, que sue­len des­car­tar u ocul­tar las tra­di­cio­nes ame­ri­ca­nas, su crea­ción heroi­ca, sin cal­co ni copia, como diría el Amau­ta Mariá­te­gui; como una misión dig­na de una gene­ra­ción nue­va, que se mue­ve en la inmen­sa cons­te­la­ción que exis­te entre el pasa­do, el pre­sen­te y el futu­ro, con esa gra­má­ti­ca filo­só­fi­ca de rup­tu­ra con la ideo­lo­gía del Pro­gre­so, el evo­lu­cio­nis­mo posi­ti­vis­ta, las con­cep­cio­nes linea­les de la his­to­ria, pro­pias de la hege­mo­nía cul­tu­ral del Blo­que de Poder Dominante.Convenciéndonos de que no son natu­ra­les, ni inevi­ta­bles, ni insu­pe­ra­bles las nor­mas cul­tu­ra­les del orden social vigen­te; son sim­ple impo­si­ción de la cla­se domi­nan­te, hege­mo­nía cul­tu­ral del Blo­que de Poder Domi­nan­te que debe­mos iden­ti­fi­car como obje­ti­vo a con­tra­rres­tar y supe­rar en el camino de la lucha por la libe­ra­ción polí­ti­ca e inte­lec­tual del pro­le­ta­ria­do, de las pobre­rías, de los ofen­di­dos, rei­vin­di­can­do y crean­do su pro­pia cul­tu­ra de cla­se, aca­ban­do con la estruc­tu­ra social ante­rior y con­quis­tan­do unmo­de­lo cul­tu­ral que mar­che a con­tra­co­rrien­te del hege­mó­ni­co opre­sor, has­ta frac­tu­rar el sis­te­ma de opre­sión y en espe­cí­fi­co el neo­li­be­ra­lis­mo y el mis­mo pro­gre­sis­mo, radi­ca­li­zan­do la capa­ci­dad de cues­tio­nar el orden hege­mó­ni­co lide­ra­do por el actor hege­mó­ni­co que lo diri­ge, y los fac­to­res inmo­vi­li­za­do­res de la capa­ci­dad rein­ven­ti­va de los pue­blos, cuyo ador­me­ci­mien­to es fac­tor que inci­de en la per­pe­tua­ción del orden bur­gués establecido.

12. Una cosa es la lega­li­dad y otra el lega­lis­mo fun­da­men­ta­lis­ta que pre­fie­re el exclu­si­vo mar­ti­ro­lo­gio de los pechos des­nu­dos a dar la opción de la lucha clan­des­ti­na y al dere­cho a la rebe­lión arma­da, des­ca­li­fi­cán­do­las con la tri­via­li­dad de decir que son sim­ple­men­te actos de “retorno al pasa­do”, nos­tal­gias y año­ran­zas de tiem­pos idos. Por lo demás, cree­mos que no exis­te en Colom­bia quien no sepa de los cos­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les y huma­nos de la con­fron­ta­ción. Ese no es asun­to de cono­ci­mien­to del que alguien pue­de dar­se ínfu­las, como tam­po­co nadie pue­de tener­las res­pec­to a sus com­pro­mi­sos con la paz. Todo esto es dis­cu­ti­ble, más si se actúa den­tro de la sen­da del cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co como la for­ma más ele­va­da de adop­tar y mate­ria­li­zar deter­mi­na­cio­nes; así nos toque dis­cu­tir­lo todo y a algu­nos les parez­ca manía de mal gus­to. En últi­mas tene­mos el deber de encon­trar coin­ci­den­cias y cree­mos que exis­ten en la visión que com­par­ti­mos en sus aspec­tos más gene­ra­les sobre el blo­que de poder alter­na­ti­vo, la Con­ver­gen­cia por los cam­bios demo­crá­ti­cos y las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les de la nación y la gran­co­ali­ción por la paz, la vida y la democracia.

13. Enton­ces, aun­que está cla­ro que las visio­nes dife­ren­tes res­pec­to a la reali­dad polí­ti­ca y las vías de la lucha revo­lu­cio­na­ria, nos dis­tan­cia­ron y nos divi­die­ron, más allá que se pre­sen­ten deba­tes ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos, lo que no pue­de ocu­rrir es que nos enfren­te­mos como enemi­gos, más aún des­pués de haber teni­do algo que no se pue­de negar ni dese­char, que es el pasa­do his­tó­ri­co común. Pero esto no quie­re decir que deba­mos admi­tir impa­si­bles que sec­to­res de la diri­gen­cia Rosa, por­que nos es la tota­li­dad, nos acha­quen las des­gra­cias de la gue­rra sucia o que se difun­da que nues­tras accio­nes y posi­cio­nes polí­ti­cas son actos enca­mi­na­do­sa favo­re­cer al enemi­go que enfren­ta­mos. Pues, es muy faci­lis­ta y de mala laya, inclu­so, decir que seguir en las armas le dio razo­nes al uri­bis­mo para con­ti­nuar su fer­vor gue­rre­ris­ta, por­que tam­bién podría enton­ces enten­der­se que asu­mir el pro­ce­so de paz con todo y la per­fi­dia que lo car­co­me es con­for­mis­mo que enva­len­tó y des­bo­có a ese mis­mo uri­bis­mo que hoy por hoy pata­lea como par­ti­do de gobierno y como gobierno en cri­sis, etc. Podrían ambas afir­ma­cio­nes ser o no ser cier­tas, pero lo con­cre­to en lo que a noso­tros res­pec­ta, es que no anda­mos en la onda y el filin de com­pla­cer al el gobierno a fin de pare­cer más papis­tas que el papa, y menos en el pro­pó­si­to dedar jus­ti­fi­ca­cio­nes a nadie para que per­ma­nez­ca la explo­ta­ción y el mal vivir de la mayo­ría de los colombianos.

14. Este cer­ta­men, si bien debe dejar en cla­ro con altu­ra y madu­rez polí­ti­ca las pos­tu­ras del dis­tan­cia­mien­to, debe dejar tam­bién clau­su­ra­da la posi­bi­li­dad del des­co­no­ci­mien­to mutuo. Y en esto, debe tomar­se en cuen­ta que, si se hace una aná­li­sis de los docu­men­tos públi­cos de par­te y par­te, sin duda, no se va a encon­trar nin­gu­na pie­za de enfren­ta­mien­to, des­ca­li­fi­ca­ción o seña­la­mien­to per­so­nal de quie­nes den­tro del pro­yec­to FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia) nos dis­tan­cia­mos del rum­bo del pro­ce­so de paz falli­do, des­de el momen­to en que se hizo noto­ria la per­fi­dia y el incum­pli­mien­to en gene­ral por par­te del esta­ble­ci­mien­to. Pero, en con­tras­te, las dia­tri­bas de par­te de quie­nes no com­par­ten nues­tros pun­tos de vis­ta abun­dan, no sola­men­te en los corri­llos y men­ti­de­ros públi­cos y pri­va­dos, sino tam­bién en los pape­les y espa­cios mediá­ti­cos de toda índo­le, lo cual en un momen­to deter­mi­na­do ha con­du­ci­do a que nos mani­fes­te­mos en honor a la ver­dad y en res­pues­ta a las des­ca­li­fi­ca­cio­nes en cuan­to a que no tene­mos un pro­yec­to polí­ti­co sino per­so­nal, o aque sí estu­vi­mos invo­lu­cra­dos en enri­que­ci­mien­tos indi­vi­dua­les, en asun­tos de mafias, etc. que han sali­do de boca de algu­nos varios per­so­na­jes cono­ci­dos que fue­ron nues­tros com­pa­ñe­ros de armas, sumán­do­se a los mon­ta­jes de la Fis­ca­lía. Eso no está bien. Sien las dos, las tres o quien sabe cuan­tas ori­llas en que nos hemos frac­tu­ra­do, hay revo­lu­cio­na­rios de ver­dad, esto debe­mos parar­lo. Sería el mejor apor­te que le demos a la nece­si­dad de avan­ce de cual­quier pro­yec­to de con­ver­gen­cia y alter­na­ti­va polí­ti­ca que, según obser­va­mos, es deseo de muchos acto­res polí­ti­cos del país. Así que, es una nece­si­dad y un deber cul­ti­var el mutuo res­pe­to, inde­pen­dien­te­men­te que ya no com­par­ta­mos iden­ti­da­des en lo que res­pec­ta a las vías y a las for­mas de la revo­lu­ción, o en cuan­to a asun­to más sen­ci­llo que es el de la acti­tud y dis­cur­so que debe­mos asu­mir fren­te a la trai­ción guber­na­men­tal o a las polí­ti­cas de Duque en general.

15. Aho­ra bien, sobre si es o no aven­tu­ra el camino empren­di­do por noso­tros, cree­mos que lo mejor es dejar­le ese vere­dic­to a la his­to­ria, lo mis­mo que sobre defi­nir si es o no correc­ta la per­ma­nen­cia de uste­des en la lega­li­dad, por­que en las con­di­cio­nes de terro­ris­mo de Esta­do que carac­te­ri­zan a nues­tro país, ambas rutas entra­ñan ries­gos y resul­ta­dos incier­tos, y ambas rutas son res­pe­ta­bles si se asu­men con con­ven­ci­mien­to, des­pren­di­mien­to y sacri­fi­cio, así la visión que plan­tean en sus tesis sobre la omni­pre­sen­cia inque­bran­ta­ble del capi­ta­lis­mo no la com­par­ta­mos. De tal mane­ra que, aun­que se tra­ta de pun­tos­de vis­ta polí­ti­cos que tie­nen aspec­tos de pro­fun­da con­tro­ver­sia, esta debe dar­se en el cam­po de bata­lla de las ideas; no pode­mos lle­var­los a enfren­ta­mien­tos irra­cio­na­les de otro orden. De res­to, opi­nar sobre los plan­tea­mien­tos orga­ni­za­ti­vos, estatutarios,de sim­bo­lo­gía y demás asun­tos que con­cier­nen a la vida inter­na de un Par­ti­do de La Rosa, si ya no per­te­ne­ce­mos al mis­mo, reite­ra­mos, no tie­ne sen­ti­do. Cada quien se orga­ni­za según los cri­te­rios que con­sen­sue con sus camaradas.

16. Sola­men­te, pre­ci­se­mos, en lo que res­pec­ta al pro­pó­si­to de la uni­dad, val­dría decir que la lega­li­dad defi­ne unos lin­de­ros que segu­ra­men­te uste­des no pue­den ni deben pro­pa­sar, pero toman­do en cuen­ta que si se va a asu­mir una polí­ti­ca de bús­que­da de la paz, uno pre­su­mi­ría que se debe comen­zar por no des­co­no­cer la exis­ten­cia del con­flic­to, la trai­ción a un acuer­do que ya se pue­de con­si­de­rar falli­do y la jus­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de quie­nes deci­di­mos no seguir el camino del mar­ti­ro­lo­gio con los bra­zos des­ar­ma­dos. Muy valien­tes los que deseen hacer­lo, pero no lo son menos quie­nes no. Enton­ces, si ya hemos dicho que tene­mos iden­ti­dad en lo que res­pec­ta al camino de la con­ver­gen­cia, al gobierno alter­na­ti­vo, a la nece­si­dad de seguir luchan­do por la paz, etc., cen­tré­mo­nos en ello para bus­car más bien esce­na­rios de encuen­tro. En tal pers­pec­ti­va, es enten­di­ble, enton­ces, si no quie­ren seguir la clan­des­ti­ni­dad, pero es repro­ba­ble que se des­ca­li­fi­que, demo­ni­ce o seña­le a quien opta por ella; es com­pren­si­ble si se desis­te del mar­xis­mo y del leni­nis­mo, o de ele­men­tos de estas con­cep­cio­nes del uni­ver­so, pero es inad­mi­si­ble que se reprue­be al que siga cre­yen­do y mili­tan­do en sus principios.

17. No esta­ría de más decir que en el pun­to refe­ri­do al res­ca­te de la memo­ria, esta­mos con­jun­ta­men­te obli­ga­dos a actuar con sen­sa­tez, ecua­ni­mi­dad y sobre todo con ape­go a la ver­dad, sin dejar que se siga ver­tien­do des­de las plu­mas de mili­tan­tes de filas pro­pias, noci­va tin­ta que dise­mi­ne el veneno de la dis­cor­dia. A nadie que no sea el enemi­go bene­fi­cia dis­pa­rar pala­bras para des­co­no­cer, menos­pre­ciar, enjui­ciar, calum­niar o zahe­rir a todo aquel que no com­par­ta o coin­ci­da con los pre­cep­tos, códi­gos, cáno­nes, axio­mas, creen­cias o con­ven­ci­mien­tos de quien escri­be, sea por que le pagan por ello o por­que lo haga por resen­ti­mien­to, con­ven­ci­mien­to o gusto.

18. Al res­pec­to, no pode­mos pasar por alto lo dicho en las tesis de La Rosa en el pun­to 21 “Pro­ble­mas al inte­rior nues­tro”. Sobre ello, la mar­cha de los hechos va colo­can­do cada cosa en su lugar y dan­do la razón a quien la ten­ga, pero no es sen­sa­to insis­tir en que el “des­en­fo­ca­do polí­ti­ca­men­te” y “deser­tor”, es aquel que siguió ruta dife­ren­te a la asu­mi­da por quie­nes se man­tie­nen en la línea de La Rosa, sea esta acer­ta­da o no. Agre­gan­do, eso si, que nadie debe cali­fi­car a otro como enemi­go por­que no com­par­ta sus pun­tos de vis­ta. De esas posi­cio­nes intran­si­gen­tes nos des­lin­da­mos rotun­da­men­te, pues hay que tener muy pre­sen­te aque­lla máxi­ma que dice que NO TODO LO ADVERSO ES ENEMIGO. Y pen­sa­mos que insis­tir en seña­lar como cul­pa­bles de todo mal a quie­nes no coin­ci­den con el lla­ma­do pun­to de vis­ta de la “ofi­cia­li­dad” del Par­ti­do de la Rosa, pue­de resul­tar más “útil a la extre­ma dere­cha”, que la radi­ca­li­dad que se le endil­ga a los disi­den­tes o deser­to­res con acu­sa­cio­nes des­bo­ca­das, que tam­bién pulu­lan por doquiera. 

19. Por otro lado, pero en el mis­mo sen­ti­do, ¿a qué vie­ne y a quié­nes con­vie­ne seguir con la can­ti­ne­la de hablar del “Otro gru­po de anti­guos man­dos”, que habien­do toma­do par­te en las con­ver­sa­cio­nes de La Haba­na y fir­man­tes de los Acuer­dos comen­za­ron a cues­tio­nar lo acor­da­do, par­ti­cu­lar­men­te la deter­mi­na­ción de dejar atrás­los cami­nos de la ile­ga­li­dad, apo­yán­do­se en los diver­sos incum­pli­mien­tos por par­te del Esta­do? Hoy por hoy las razo­nes, de esos cues­tio­na­mien­tos y del rear­me están más que argu­men­ta­das y jus­ti­fi­ca­das por la fuer­za del los hechos que con­fi­gu­ran la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal y otras trai­cio­nes. Por ejem­plo, no era una fan­ta­sía la inten­ción de abrir y man­te­ner la tro­cha de la extra­di­ción a par­tir de cual­quier acu­sa­ción fal­sa­ria, o que íba­mos a ser ase­si­na­dos, o que se pre­ten­de­ría con­ver­tir la JEP en ins­tru­men­to para la apli­ca­ción del dere­cho penal del enemi­go, o que la rein­cor­po­ra­ción sin garan­tías ni pro­yec­tos pro­duc­ti­vos sería un fias­co, o que el con­jun­to del Acuer­do sería con­ver­ti­do en tri­zas, etc. Y al res­pec­to, con­cluir sobre qué camino habría sido ade­cua­do tomar tras un incum­pli­mien­to de tan gran­des dimen­sio­nes, impli­ca un deba­te de anchas, lar­gas y pro­fun­das dimen­sio­nes que tie­ne bas­tan­te por desa­rro­llar. Tan­to como el deba­te sobre la afir­ma­ción de la idea que aho­ra reite­ra­mos con mayor con­ven­ci­mien­to, en cuan­to a que la deja­ción­de armas en la mane­ra en que se hizo, con­vir­tién­do­la en entre­ga, fue un gra­ve error. 

20. Hay muchas otras razo­nes por las que se jus­ti­fi­ca pasar a la clan­des­ti­ni­dad y vol­ver­se a levan­tar en armas, pero cada quien sabrá el rum­bo que deci­de, se ha dicho, así que “equi­vo­ca­ción deli­ran­te” o no, es asun­to de cali­fi­car que no corres­pon­de a una Direc­ción par­ti­da­ria que se deba­te en la cuer­da flo­ja de sus pro­pias incon­se­cuen­cias. Y dis­cul­pen que nues­tras decla­ra­cio­nes sean por inter­net, pues no tene­mos esta­cio­nes de radio, agen­cias de noti­cias, pren­sa escri­ta ni cana­les de tele­vi­sión, para expre­sar estos asun­tos que entre otras cosas, cuan­do fue­ron sus­ten­ta­dos en ins­tan­cias per­ti­nen­tes, nun­ca fue­ron aten­di­das por quie­nes corres­pon­día. Enton­ces, para estar cla­ros, decir que cada día esta­mos más ale­ja­dos tan­to del sen­tir de la mayo­ría de los colom­bia­nos, como de las reali­da­des polí­ti­cas del momen­to, apar­te de ser una espe­cu­la­ción hecha con el race­ro de la oje­ri­za, tie­ne la falla gra­ve de la inep­cia y fal­ta de auto­ri­dad moral de quien lo expre­sa, ade­más de la pre­ca­rie­dad orgá­ni­ca mis­ma de lo que diri­gen; de tal mane­ra que, ¿para qué meter­se en esa candela?

21. En el col­mo de lane­ce­dad, aho­ra nos atri­bu­yen estar hacien­do al lado de quie­nes lla­man deser­to­res, “las más absur­das acu­sa­cio­nes con­tra la Direc­ción Actual del Par­ti­do, así como las más fal­sas ver­sio­nes acer­ca de lo que ocu­rrió real­men­te en las con­ver­sa­cio­nes y acuer­dos desa­rro­lla­dos en La Haba­na”. Pues resul­ta que están los archi­vos y las viven­cias de mucha de la mili­tan­cia duran­te las con­ver­sa­cio­nes de paz, duran­te la Déci­ma Con­fe­ren­cia, en el Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo del Par­ti­do y en el día a día de la épo­ca de la” imple­men­ta­ción”; enton­ces, por qué mejor no parar la ver­bo­rra­gia sobre la temá­ti­ca y más bien, lue­go de tan­ta agua corri­da bajo el puen­te, no deja­mos que cada quien juz­gue por si, con­tras­tan­do los hechos que han vis­to y pade­ci­do. De nues­tra par­te y ya obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias, hemos pues­to el ejem­plo del los audios de lo dicho en la ELAM por nues­tros ex cama­ra­das Car­los A y Timo­chen­ko, como ele­men­to para que se haga esta valo­ra­ción; así que si en ver­dad “Al inte­rior del par­ti­do y su direc­ción” se inten­tó mane­jar las con­tra­dic­cio­nes polí­ti­ca­men­te, con el obje­ti­vo de evi­tar rup­tu­ras y divi­sio­nes, lo cual pier­de peso de vera­ci­dad si se obser­va en la des­ban­da­da pro­duc­to del pro­ce­der incon­se­cuen­te, asu­man la auto­crí­ti­ca pro­ce­dien­do con nue­vas acti­tu­des que devuel­van la con­fian­za a la mili­tan­cia. La men­ti­ra no ayu­da. Esto, inde­pen­dien­te­men­te de que digan que se des­lin­dan de los comu­ni­ca­dos y actua­cio­nes nues­tras, es algo abso­lu­ta­men­te inane, por­que tam­po­co noso­tros que­re­mos repre­sen­tar ni ser repre­sen­ta­dos por una Direc­ción que en su mayo­ría de inte­gran­tes está derrui­da por el aci­do de sus pro­pios erro­res y fra­ca­sos. Cier­ta­men­te, lo que pen­sa­mos y hace­mos no pue­de com­pro­me­ter, por aho­ra, a una Direc­ción soli­ta­ria que nada tie­ne que ver con nues­tras “aven­tu­ras”, uto­pías y sue­ños, a los que con­de­nan­por el moti­vo que sea. Y, cla­ro, tie­nen razón, más allá de los afec­tos e his­to­ria común que no se pue­den rom­per por cuen­ta de unos pocos, ya no somos inte­gran­tes del Par­ti­do al que han con­du­ci­do detan mala mane­ra, y esta­mos fue­ra de él por­que deci­di­mos seguir sien­do revo­lu­cio­na­rios y comu­nis­tas. Pero, cami­nan­te, no hay camino, se hace camino al andar, y los que en uno u otro lugar somos revo­lu­cio­na­rios en algún tra­mo de la mar­cha nos habre­mos de encon­trar; sobre todo si de bus­car la paz con jus­ti­cia social se trata.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia Mar­zo de 2020 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *