Boli­via. Una dic­ta­du­ra que nie­ga la pandemia

Sull­ka­ta M. Qui­lla /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de abril de 2020

Boli­via vive hoy una dra­má­ti­ca situa­ción a raíz del cóc­tel del gol­pe de Esta­do y el avan­ce de la pan­de­mia del covid-19. El gobierno de fac­to se sos­tie­ne en el poder fác­ti­co, la fuer­za bru­ta y la repre­sión, mien­tras se teme la explo­sión de la pan­de­mia, ya que los más afec­ta­dos serán los más humil­des, don­de las barre­ras eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les difi­cul­tan la cuarentena.

Las cifras ofi­cia­les hablan de solo 33 muer­tos y que el depar­ta­men­to de San­ta Cruz con­cen­tra el 50% de los con­ta­gios. Los acal­des denun­cian fal­ta de pago de los suel­dos de los médi­cos, pero la dic­ta­du­ra aumen­tó el suel­do a los policías.

El cole­gio de médi­cos de Boli­via y la fede­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res de la salud denun­cia­ron la fal­ta de de equi­pa­mien­to, insu­mos y pro­tec­ción de bio­se­gu­ri­dad, mien­tras se vira­li­za­ron en redes socia­les videos de médi­cos con pedi­dos deses­pe­ra­dos de ayu­da al Estado.

En el medio del caos, el 6 de abril se rele­vó a Aní­bal Cruz como minis­tro de salud quien había pro­yec­ta­do para los pró­xi­mos cua­tro meses en el país una catás­tro­fe de 3.840 muer­tes y 48.000 infec­ta­dos, con un pro­me­dio de mor­tan­dad de 8%, supe­rior al pro­me­dio mun­dial de 5%. Ade­más, sos­tu­vo que colap­sa­rían las camas de tera­pia inten­si­va y que su meta era redu­cir estas cifras a la mitad.

El nue­vo minis­tro de Salud es Mar­ce­lo Nava­jas, quien fue médi­co ofi­cial de la emba­ja­da de EEUU en Boli­via, y es pala­dín de la salud pri­va­da. Nava­jas se adue­ñó de los ser­vi­cios depar­ta­men­ta­les de salud, con el fin de ocul­tar infor­ma­ción sobre las cifras y el mane­jo de los fondos.

Nava­jas pre­sen­tó un “plan estra­té­gi­co nacio­nal” basa­do en 4 ejes: diag­nós­ti­co, ais­la­mien­to, hos­pi­ta­li­za­ción y moni­to­reo. Plan­teó no masi­fi­car los test como reco­mien­da la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y endu­re­ció los requi­si­tos para su acce­so. Men­cio­nó alber­gues, hote­les, hos­pi­ta­les, para ais­la­mien­to, pero en Pisi­ga la gen­te está en car­pas en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas y en Mon­te­ro en gran­jas de pollos.

Nava­jas mini­mi­zó cíni­ca­men­te las pro­yec­cio­nes catas­tró­fi­cas de su ante­ce­sor: “Las pro­yec­cio­nes serán que en 5 años el mun­do ente­ro ha teni­do con­tac­to con el COVID-19 median­te vacu­na o no”. La pos­tu­ra de mini­mi­zar el virus sigue la línea nega­cio­nis­ta de Jair Bol­so­na­ro y Donald Trump, que puso a EEUU como epi­cen­tro del virus.

“No había equi­pa­mien­to, por más volun­tad que exis­ta de com­prar, no había dón­de com­prar, noso­tros no tenía­mos la prio­ri­dad en la com­pra a nivel mun­dial (…) está­ba­mos en lis­ta de espe­ra”, dijo. Pero fue Áñez quien expul­só a las bri­ga­das médi­cas cuba­nas espe­cia­lis­tas en catás­tro­fes y prohi­bió com­prar a Oru­ro y a Pan­do la medi­ci­na cuba­na, Inter­fe­rón alfa-2B.

La dic­ta­du­ra enca­be­za­da por Jea­ni­ne Áñez, que se auto­pro­rro­gó el man­da­to y pos­pu­so las elec­cio­nes gene­ra­les pro­gra­ma­das para el 3 de mayo, mon­tó un dis­cur­so mediá­ti­co de la desas­tro­sa “heren­cia reci­bi­da” del gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Evo Mora­les y apro­ve­cha la cua­ren­te­na para hacer pro­se­li­tis­mo mien­tras la gen­te está en sus casas, toman­do deci­sio­nes en torno al rédi­to polí­ti­co, y no en fun­ción de sal­var vidas.

El COVID-19 es usa­do con el obje­ti­vo de per­pe­tuar­se en el poder y con­so­li­dar un pro­yec­to polí­ti­co neo­li­be­ral, en base a un férreo con­trol infor­ma­ti­vo, en un país don­de el 70% de la pobla­ción tra­ba­ja en la ven­ta ambu­la­to­ria y/​o son cuentapropistas.

En Beni, Cocha­bam­ba y San­ta Cruz se rom­pie­ron las cua­ren­te­nas por­que la gen­te salió a las calles a exi­gir ayu­da ali­men­ta­ria. Los exper­tos advier­ten sobre la inmi­nen­cia de una cri­sis ali­men­ta­ria por la ausen­cia de un Esta­do que garan­ti­ce el cul­ti­vo, la cose­cha, la redis­tri­bu­ción de los ali­men­tos y por la espe­cu­la­ción de los precios.

Hay un des­fa­se entre el dis­cur­so del gobierno y la reali­dad sani­ta­ria del país don­de no hay ni siquie­ra una cam­pa­ña seria de pre­ven­ción masi­va con­tra el COVID-19, mien­tras el con­ta­gio sigue en expan­sión. Ante la ausen­cia del Esta­do, hay una luz en la pobla­ción al reto­mar sus valo­res ances­tra­les de soli­da­ri­dad y reci­pro­ci­dad a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­les, barriales.

Antro­pó­lo­ga y eco­no­mis­ta, ana­lis­ta aso­cia­da al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estratégico.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *