Pen­sa­mien­to crí­ti­co. 19 tesis para com­pren­der la direc­ción del capitalismo

Mar­ce­lo D. Cor­ne­jo Vil­ches /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de abril de 2020

Tra­ba­jo dedi­ca­do a los más de 2.500 [email protected] polí[email protected] [email protected] por el Esta­do en las cár­ce­les chi­le­nas tras el alza­mien­to pro­le­ta­rio del 19 de octu­bre. Men­ción espe­cial para el coman­dan­te Rami­ro (Mau­ri­cio Her­nán­dez Noram­bue­na), com­ba­tien­te anti­fas­cis­ta y anti pinochetista. 

En medio de la pol­va­re­da político-ideológica
pre­ci­pi­ta­da tras el alza­mien­to pro­le­ta­rio chi­leno que per­sis­te des­de octubre
pasa­do y de la estra­te­gia de las cla­ses domi­nan­tes recu­pe­rán­do­se del shock en
que caye­ron, auna­do a la actual pan­de­mia de COVID-19, han eclo­sio­na­do una inmensidad
con­fu­sa de inter­pre­ta­cio­nes que osci­lan des­de la excep­cio­na­li­dad del caso chileno,
pasan­do por la rela­ti­vi­za­ción de la cen­tra­li­dad his­tó­ri­ca de la lucha de clases,
alcan­zan­do a la carac­te­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo local y mun­dial en cla­ve apocalíptica
y una geo­po­lí­ti­ca de bue­nos y malos, resul­tan­do de todo ello un capi­ta­lis­mo zombi,
mar­ca­do por la sobre acu­mu­la­ción y espe­cu­la­ción finan­cie­ra, un capi­ta­lis­mo carente
de leyes y sumi­do en el más abso­lu­to caos. 

A este res­pec­to, considero
rele­van­te pre­ci­sar die­ci­nue­ve tesis a modo de plan­tea­mien­to que se ver­te­bra en
un plan de com­pren­sión glo­bal de la direc­ción local y uni­ver­sal del capitalismo
chi­leno y mun­dial. Ya en la ter­ce­ra edi­ción de mi libro “Acu­mu­la­ción de capital
en Chi­le. Cri­sis y Desa­rro­llo, últi­mos 40 años”[1] he desa­rro­lla­do una inves­ti­ga­ción para dar
cuen­ta de algu­nas de estas afir­ma­cio­nes. En esta oca­sión he valo­ra­do como oportuno
enun­ciar sin orden corre­la­ti­vo las tesis que a mi jui­cio per­mi­ten expli­car desde
el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co los acon­te­ci­mien­tos local y pla­ne­ta­rios. El
desa­rro­llo y fun­da­men­to de cada uno, será entre­ga­do par­te a par­te por un
pro­ble­ma de espa­cio en futu­ras publicaciones.

1.- La caí­da en la tasa de la ganan­cia se con­tra­rres­ta con un aumen­to e inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses: La caí­da de la tasa de ganan­cia des­tru­ye capi­ta­les mien­tras la ren­ta se pre­sen­ta como refu­gio al capi­tal por des­truir. Esta es la res­pues­ta que el impe­ria­lis­mo da a la caí­da de pro­duc­ti­vi­dad. Se deri­va de lo ante­rior que, un aumen­to en las des­igual­da­des y la pola­ri­za­ción social no alcan­zan a posi­cio­nar­se como la con­tra­dic­ción prin­ci­pal de la socie­dad, sino más bien una con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca pero secun­da­ria que se pro­du­ce por la com­bi­na­ción de aumen­to en la ren­ta de la tie­rra y caí­da de la productividad.

2.- La ren­ta pro­du­ce una distorsión
en el repar­to de la plus­va­lía y por tan­to una agu­di­za­ción de la lucha de clases
entre las bur­gue­sías y las oli­gar­quías cuyos pro­yec­tos polí­ti­cos se polarizan
en fun­ción de las cri­sis inter imperiales. 

3.- El capi­ta­lis­mo mun­dial se
des­en­vuel­ve sobre la base de un agu­do tras­torno en su diná­mi­ca inter­na: por un
lado, la ley del valor como base de los pro­ce­sos de acu­mu­la­ción de capi­ta­les, la
tasa de ganan­cia y la lucha de cla­ses y, por el otro lado, el aumen­to de la concentración
y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les, el impe­ria­lis­mo y sus con­co­mi­tan­tes pre­cios de
mono­po­lios. La con­tra­dic­ción se expre­sa­rá en gue­rras comer­cia­les, querellas
entre bur­gue­sías por el hur­to de ganan­cias (el recla­mo Trump y sus aran­ce­les en
con­tra de Chi­na), aumen­to de la des­igual­dad social, escle­ro­ti­za­ción de las
estruc­tu­ras socia­les, vola­ti­li­za­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros y de divisas,
ente otras. 

4.- La deu­da públi­ca es una
palan­ca de acu­mu­la­ción usa­da espe­cial­men­te en tiem­pos de cri­sis rein­yec­tan­do plusvalía
en el pro­ce­so de pro­duc­ción social en con­jun­to. El capi­ta­lis­mo ha desplegado
una urgen­te estra­te­gia de mone­ti­za­ción de la deu­da públi­ca. La caí­da de los
tipos de inte­rés y los “sal­va­ta­jes” lo que hacen en reali­dad es mos­trar el carácter
de mer­can­cía de la deu­da públi­ca. En tan­to mer­can­cía, la deu­da públi­ca necesita
una masa de dine­ro que le per­mi­ta valo­ri­zar como capi­tal dicha masa. La deuda
públi­ca es uno de los ejes que con­vier­ten al Esta­do en una mer­can­cía, por lo
tan­to, aumen­tar la deu­da impli­ca aumen­tar la nece­si­dad de valo­ri­za­ción de dicha
mer­can­cía. El Esta­do bur­gués y su masa de deu­da, loca­li­za­do en cada espa­cio de
valor, está deter­mi­na­do por un tipo espe­cí­fi­co de tasa de valor, o por una
nor­ma de estan­da­ri­za­ción de valor pro­pia, que exi­ge cier­to mon­to y velo­ci­dad de
cir­cu­la­ción. En este esce­na­rio, el impe­ria­lis­mo actúa no sólo dis­tor­sio­nan­do la
dis­tri­bu­ción de valor entre los dis­tin­tos espa­cios, sino que, a modo de una
fuer­za cen­trí­fu­ga, en tiem­pos de cri­sis, suc­cio­na ingen­tes masas líqui­das de
dine­ro que le sir­ven tan­to para valo­ri­zar­se así mis­mo como a la enor­me masa de
mer­can­cías pro­du­ci­das que requie­ren rea­li­za­ción. Sin embar­go, este exce­so de moneda
no con­du­ce nece­sa­ria­men­te a un incre­men­to del nivel de pre­cios ni de la tasa de
inte­rés pues la moti­va­ción cen­tral es su con­ver­sión rápi­da en capi­tal en manos
de los más ricos mien­tras se des­tru­ye el capi­tal de los sec­to­res bur­gue­ses ubicados
por deba­jo de la línea de valor impues­ta por la res­pec­ti­va estan­da­ri­za­ción de
cada espa­cio de valor. Si bien es cier­to, la deu­da es una palan­ca de
acu­mu­la­ción de capi­tal, la lógi­ca del impe­ria­lis­mo en un con­tex­to de cri­sis y
con­tra­dic­cio­nes geo­po­lí­ti­cas agu­das, hace nece­sa­rio el aumen­to de liquidez
mone­ta­ria, ten­sio­nan­do los mer­ca­dos de valo­res, que son ate­na­za­dos por fuerzas
vec­to­ria­les con sen­ti­dos opues­tos: de un lado, se hace nece­sa­rio el crecimiento
de la deu­da para esti­mu­lar la acu­mu­la­ción y, de otro lado, se des­va­lo­ri­za la
deu­da con la mis­ma rapi­dez ins­tan­tá­nea en que se con­vier­te en efec­ti­vo líquido
para enfren­tar los reque­ri­mien­tos de la lógi­ca impe­rial. De paso, aunque
aumen­ta la liqui­dez para reva­lo­ri­zar el capi­tal, se res­trin­ge el con­su­mo de la
socie­dad como esque­ma de polí­ti­ca mone­ta­ria que bus­ca evi­tar el colap­so y
des­ca­la­bro del sistema. 

5.- El aumen­to de la masa total de asa­la­ria­dos expli­ca un aumen­to en la masa de la ganan­cia pese a la caí­da en la tasa de ganan­cia. Sin embar­go, esta con­tra­dic­ción entre gran masa de ganan­cia con­tra baja tasa de ganan­cia ha impli­ca­do una estan­ca­ción y per­sis­ten­te caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad. De aquí enton­ces que, pese a la enor­me masa de asa­la­ria­dos que actual­men­te están sien­do expul­sa­dos del mer­ca­do labo­ral pla­ne­ta­rio (se cal­cu­lan alre­de­dor de dos mil millo­nes de tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos han que­da­do cesan­tes) la correc­ción entre tasa y masa de ganan­cia no sig­ni­fi­ca­rá un sal­to en la pro­duc­ti­vi­dad, pues la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos per­te­ne­cen a los sec­to­res comer­cio, ser­vi­cio, trans­por­te e indus­trias de con­su­mo prescindibles. 

6.- Las mone­das, repre­sen­tan a mer­ca­dos con leyes de valo­res disí­mi­les. Los Esta­dos actúan como mone­das con uni­for­mes que, en tan­to repre­sen­tan­tes de las bur­gue­sías y sus capi­ta­les, luchan en el mer­ca­do mun­dial por obte­ner una por­ción mayor a lo que la tasa de ganan­cia mun­dial esta­ble­ce como lími­te obje­ti­vo. Sin embar­go, pron­to esta situa­ción crea­rá ten­sio­nes inaguan­ta­bles en los dis­tin­tos espa­cios eco­nó­mi­cos con dis­tin­ta ley y tasa de valor, las bur­gue­sías some­ti­das al cas­ti­go de una más baja tasa de valor se resen­ti­rán con el dólar, ape­lan­do a su sus­ti­tu­ción como expre­sión de valor de cam­bio uni­ver­sal. Esta ten­den­cia ya en cur­so, sólo se ace­le­ra­rá con la cri­sis actual. 

7.- La lucha por obte­ner cuo­tas de
plus­va­lía mayo­res a la esta­ble­ci­da por la tasa mun­dial de ganan­cia ali­men­ta la
ola espe­cu­la­ti­va de capi­tal finan­cie­ro y capi­tal fic­ti­cio. Empe­ro, la necesidad
de aumen­to de la velo­ci­dad de rota­ción y cir­cu­la­ción de mer­can­cías y capitales
en tiem­pos de cri­sis ha per­mi­ti­do licuar en las bol­sas del mun­do enor­mes masas
de capi­tal fic­ti­cio, con­vir­tién­do­lo en capi­tal cir­cu­lan­te y efec­ti­vo en los
corre­do­res de la bur­gue­sía. De aquí enton­ces, la apre­su­ra­da con­fis­ca­ción de los
aho­rros pre­vi­sio­na­les de los tra­ba­ja­do­res y su con­ver­sión en cir­cu­lan­te. Efectivamente,
las bol­sas del mun­do ven caer los pre­mios de sus pape­les, sin embar­go, lo que
en reali­dad ocu­rre es que el capi­tal fic­ti­cio se ha con­ver­ti­do en capital
líqui­do. De aquí enton­ces pue­de deri­var­se otra línea de acción del capi­tal, y
es que pese las inyec­cio­nes de enor­mes masas dine­ra­rias y las polí­ti­cas monetaristas
de bají­si­mas tasas de inte­rés con alzas de los tipos de cam­bio con rela­ción al dólar,
lo que en reali­dad per­si­gue es ali­men­tar de flu­jo efec­ti­vo a las burguesías
planetarias. 

8.- En el con­tex­to de la lucha de
cla­ses el capi­tal acu­mu­la reta­guar­dia median­te la ren­ta de la tierra.

9.- En el pro­ce­so de producción
social del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su con­jun­to entran en ten­sión la acumulación
y la cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les, es decir, la ley del valor ver­sus los
monopolios.

10.- En el mer­ca­do mun­dial capi­ta­lis­ta des­apa­re­cen los dis­tin­tos blo­ques estan­cos que limi­ta­ban como fron­te­ra a dis­tin­tos sec­to­res eco­nó­mi­cos «ser­vi­cios o ter­cia­rio, extrac­ti­vo o pri­ma­rio, indus­trial o secun­da­rio», en ade­lan­te el pro­ce­so comien­za a fun­cio­nar efec­ti­va­men­te como pro­ce­so social inte­gra­do, por tan­to, no es posi­ble mote­jar de “impro­duc­ti­vos” a los tra­ba­ja­do­res que se desem­pe­ñan como ven­de­do­res de intan­gi­ble y ser­vi­cios en tan­to cuan­to el pro­ce­so social de pro­duc­ción y valo­ri­za­ción se halla tan inte­gra­do que for­ma una tota­li­dad con una nor­ma de tiem­po de tra­ba­jo que tien­de a estandarizarse.

11.- Los acuer­dos comer­cia­les y unio­nes eco­nó­mi­cas entre Esta­dos bus­can repre­sen­tar nive­les de pro­duc­ti­vi­dad dis­tin­tos, aéreas o regio­nes del mun­do con ley del valor disí­mi­les, que gene­ran ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas. Se pro­du­ce una gran con­tra­dic­ción entre una ley del valor uni­ver­sal que empu­ja a leyes del valor loca­les con menor productividad.

12.- Los aspec­tos sub­je­ti­vos del
desa­rro­llo capi­ta­lis­ta adquie­ren su máxi­ma impor­tan­cia: la ideo­lo­gía, el
ciu­da­da­nis­mo, las cri­sis geo­po­lí­ti­cas, la impor­tan­cia del Esta­do, las luchas de
cla­ses, fac­to­res que en con­jun­to entran en coli­sión con los fac­to­res objetivos,
par­ti­cu­lar­men­te con la incor­po­ra­ción de par­ti­cu­la­ri­da­des fun­da­men­ta­les al
mer­ca­do mun­do capi­ta­lis­ta de par­te de Chi­na (en el plano ideo­ló­gi­co), Rusia (y
su iden­ti­dad sovié­ti­ca), India (socie­dad estamentaria).

13.- En pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tien­de a alcan­zar su nor­ma­li­dad des­de el pun­to de vis­ta mor­tí­fe­ro y san­grien­to pre­vio a la segun­da gue­rra mun­dial. Aquí cabe el coro­na­vi­rus. Si el ascen­so de un impe­rio es san­grien­to, la caí­da trans­for­ma a las socie­da­des com­ple­tas en máqui­nas de vio­len­cia des­qui­cia­da y per­ma­nen­te. Uno ejem­plo de ello es la dise­mi­na­ción y estan­da­ri­za­ción cul­tu­ral de la pro­duc­ción, trá­fi­co y con­su­mo masi­vo de dro­gas duras y alu­ci­nó­ge­nos, así como las “gue­rras” aso­cia­das a la pul­sión impe­ria­lis­ta por la dro­ga­dic­ción como arma de domi­na­ción social. Otro ejem­plo, más con­tem­po­rá­neo, es el uso de las lla­ma­das “pan­de­mias”, gue­rras bio­ló­gi­cas usa­das no sólo para el con­trol masi­vo de la pobla­ción, sino para ata­car direc­ta­men­te a las cla­ses pro­le­ta­rias del pla­ne­ta. Tal es el caso de coro­na­vi­rus, cuya prin­ci­pal víc­ti­ma está en la des­truc­ción de dere­chos y con­quis­tas labo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res del mun­do, así como la res­tric­ción de su con­su­mo usa­da como estra­te­gia de valo­ri­za­ción del capi­tal en tiem­pos de cri­sis o el cas­ti­go y con­fis­ca­ción sobre sus fon­dos de pen­sio­nes usa­das para dotas de liqui­dez al capi­ta­lis­mo. En uno u otros casos, la pan­de­mia actual de coro­no­vi­rus, ha legi­ti­ma­do un esta­do pla­ne­ta­rio de excep­ción cons­ti­tu­cio­nal que no sólo ha limi­ta­do las liber­ta­des y dere­chos de los civi­les, sino que ha dota­do de una poten­cia y vigor impla­ca­ble a las estruc­tu­ras de poder esta­ta­les (fuer­zas arma­das, entra­ma­dos judi­cia­les y legis­la­ti­vos) en con­tra de los intere­ses de cla­se de los tra­ba­ja­do­res del mundo. 

14.- Los alza­mien­tos populares,
las revuel­tas, las rebe­lio­nes socia­les acon­te­ci­das bajo los actua­les parámetros
del capi­ta­lis­mo mun­dial nacen como res­pues­ta al fra­ca­so en que han caí­do los
meca­nis­mos de correc­ción sis­té­mi­ca fren­te a la tasa de ganan­cia en decadencia.
Uno de estos meca­nis­mos dice rela­ción con la asom­bro­sa ace­le­ra­ción de la
rota­ción del capi­tal con sus con­se­cuen­tes auto­ma­ti­za­ción casi pas­mo­sa. El
pro­ce­so gene­ral de alie­na­ción y ena­je­na­ción gene­ran socie­da­des sór­di­das que
dra­gan las sub­je­ti­vi­da­des colec­ti­vas. El hechi­zo sólo se rom­pe por medio de violentas
con­vul­sio­nes por par­te de las cla­ses socia­les más pro­le­ta­ri­za­das. Estas
agi­ta­cio­nes vio­len­tas nacen de con­di­cio­nes mate­ria­les extra­or­di­na­ria­men­te agobiantes.
Es en esos bre­ví­si­mos ins­tan­tes en que se inte­rrum­pe bru­tal­men­te el embru­jo y
es la opor­tu­ni­dad para retar­dar la cir­cu­la­ción de un capi­ta­lis­mo al bor­de de la
asfi­xia. La res­pues­ta del sis­te­ma es y será des­co­mu­nal­men­te bru­tal, con un costo
social altí­si­mo. Sin embar­go, es la úni­ca opor­tu­ni­dad del pro­le­ta­ria­do local y global
para, apro­ve­chan­do la inte­rrup­ción, sal­tar al esce­na­rio his­tó­ri­co y rea­li­zar su
come­ti­do. En medio de la sus­pen­sión de la ruti­na del capi­tal, las revueltas
socia­les pue­den aspi­rar a con­ver­tir­se en revoluciones. 

15.- Chi­le no es cen­tro de nada, es
sólo una par­te inte­gran­te de la gran peri­fe­ria glo­bal de la que es par­te todo
Amé­ri­ca Lati­na. Dicho esto, es impo­si­ble lograr un cam­bio revo­lu­cio­na­rio en
Chi­le si no se logra con­fi­gu­rar un pro­yec­to de cam­bio social inter­na­cio­na­lis­ta cuya
estra­te­gia abar­que a las cla­ses explo­ta­das, opri­mi­das y exclui­das de Amé­ri­ca Latina.

16.- El “Esta­do Mer­can­cía”: habién­do­se adi­cio­na­do a la fun­ción del Esta­do la cons­ti­tu­ción de un fon­do de capi­ta­les en base a la con­fis­ca­ción de una par­te del sala­rio de la cla­se pro­le­ta­ria (median­te el sis­te­ma de capi­ta­li­za­ción indi­vi­dual ‑AFP‑, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se con­vier­te en un meca­nis­mo de tras­va­si­je y cir­cu­la­ción de capi­ta­les adi­cio­na­les extraí­dos a la socie­dad tra­ba­ja­do­ra. Pero, ade­más, el Esta­do, en tan­to per­so­ni­fi­ca­ción de los mer­ca­dos de divi­sas, valo­ra­dos en fun­ción del ries­go finan­cie­ro y segu­ri­dad con­trac­tual para los capi­ta­les que rotan con inusi­ta­da velo­ci­dad y, en tan­to cris­ta­li­za­ción de una deter­mi­na­da nor­ma de valor, se con­vier­te en encar­na­ción de la mer­can­cía. Tal como la mer­can­cía en tan­to pro­pie­dad pri­va­da, el Esta­do tie­ne un due­ño, en el caso de Chi­le es la oli­gar­quía y, por su inter­me­dio, el impe­ria­lis­mo estadounidense.

17.- Des­de el 2001, Esta­dos Uni­dos ha impul­sa­do una gue­rra mun­dial impe­ria­lis­ta híbri­da que, inde­pen­dien­te­men­te de los obje­ti­vos y aspi­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, ha teni­do los siguien­tes resul­ta­dos rele­van­tes: a) la rede­fi­ni­ción geo­po­lí­ti­ca de áreas de influen­cia impe­rial don­de EE.UU-OTAN toma la ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca median­te una ofen­si­va en pro­fun­di­dad pla­ne­ta­ria que ter­mi­na redi­bu­jan­do la geo­gra­fía mun­dial en Afga­nis­tán, Irak, Libia, Egip­to, Ara­bia Sau­di­ta, Yemen, Siria, Vene­zue­la, Corea del Nor­te, Irán. Derro­ta­dos en Siria, dete­ni­dos en Vene­zue­la, Yemen, Irán y Corea del Nor­te, con resul­ta­dos varia­bles en Egip­to y Ara­bia Sau­di­ta, vic­to­rio­sos en Irak, Libia y Afga­nis­tán, la situa­ción ha deri­va­do en la toma de ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca por par­te de Rusia y Chi­na en la cons­truc­ción de un mul­ti­la­te­ra­lis­mo pla­ne­ta­rio que obli­ga a EE.UU a repar­tir­se el pas­tel; b) la bata­lla entre EE.UU y Chi­na por la supre­ma­cía en el cam­po de la tec­no­lo­gía de inte­li­gen­cia arti­fi­cial; c) Gran cri­sis eco­nó­mi­ca sub­pri­me, con una lar­ga pau­sa des­de 2008 has­ta el 2019 y recru­de­ci­mien­to de la mis­ma a par­tir del año 2020 hacién­do­la com­pa­ra­ble sólo con la gra­ve cri­sis de 1929; d) Gue­rra Aran­ce­la­ria y comer­cial entre EE.UU y Chi­na; e) resur­gi­mien­to de Rusia como super poten­cia mili­tar, inclu­so con ven­ta­ja sobre Esta­dos Uni­dos en el cam­po de las armas hiper sóni­cas; f) Gran pan­de­mia pla­ne­ta­ria de COVID-19, cuyo orí­ge­nes no escla­re­ci­dos aún, ha impli­ca­do una gran ofen­si­va bur­gue­sa sobre el pro­le­ta­ria­do mun­dial; g) Schock de deman­da y ofer­ta de la pro­duc­ción y con­su­mo petro­le­ro y ener­gé­ti­co de hidro­car­bu­ros, agua, litio, aire. 

18.- Al igual que las fases socio­ló­gi­cas de la pri­me­ra gue­rra mun­dial que osci­la­ron entre los esta­dos de eufo­ria-mie­do-infierno-ira, la actual pan­de­mia de COVID-19, como ejer­ci­cio de pri­me­ra gue­rra mun­dial híbri­da del siglo XXI, hará que las socie­da­des tran­si­ten rápi­da­men­te por los mis­mos esta­dos aní­mi­cos. Las socie­da­des están sien­do mol­dea­das bajo el esque­ma de un gran sana­to­rio men­tal mili­ta­ri­za­do. Más que com­ba­tir el COVID-19 (excu­sa moral de la gue­rra), la ver­da­de­ra “enfer­me­dad” a com­ba­tir es el esta­do de agi­ta­ción y alza­mien­to de las masas pro­le­ta­rias del mun­do (“cha­le­cos ama­ri­llos” en Euro­pa, des­con­ten­to en EE. UU, etc.) y sus expre­sio­nes de movi­mien­ta­li­dad social en cla­ve de males­tar, insa­tis­fac­ción y pér­di­da de fe en el capi­ta­lis­mo como modo de vida. La fie­bre de alza­mien­tos en Amé­ri­ca Lati­na ha sido con­te­ni­da con­ve­nien­te­men­te. Como una gran cáma­ra fri­go­rí­fi­ca todas las mar­chas, huel­gas y pro­tes­tas fue­ron inmo­vi­li­za­das bajo el argu­men­to de salu­bri­dad de turno. Extra­ña­men­te, pare­cie­se ser que la socie­dad sólo pue­de mejo­rar y sal­var­se de la pan­de­mia si se sacri­fi­can los dere­chos labo­ra­les y socia­les, si se con­fis­can los fon­dos pre­vi­sio­na­les y si se con­trae y cas­ti­ga el con­su­mo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra del pla­ne­ta ente­ro. Pare­cie­se sor­pren­der­nos que el reme­dio a la enfer­me­dad pase por con­tem­plar los mul­ti millo­na­rios “res­ca­tes” que los Esta­dos bur­gue­ses rea­li­zan a las empre­sas del sec­tor pri­va­do con fon­dos recau­da­dos y nutri­dos por la mis­ma cla­se tra­ba­ja­do­ra pla­ne­ta­ria. No es al virus que se le ata­ca con vehe­men­cia, sino a los intere­ses del pro­le­ta­ria­do mun­dial. Lle­ga­dos a la fase de la ira, cabe pre­gun­tar­se, ¿ter­mi­na­rá esta como en la pri­me­ra gue­rra mun­dial del siglo XX, con una revolución? 

19.- La lucha de cla­ses es un
pro­ce­so gene­ral que se mate­ria­li­za, se con­den­sa y encar­na en lo par­ti­cu­lar. La intensidad
de la lucha de cla­ses en el cam­po de los explo­ta­dos depen­de­rá de la agudización
de fac­to­res obje­ti­vos, cuya fun­ción es rom­per e inte­rrum­pir la cade­na de producción
alie­na­ción y ena­je­na­ción. Es pre­ci­sa­men­te en esos momen­tos de inte­rrup­ción que
la cla­se tra­ba­ja­do­ra pue­de apre­ciar lo que real­men­te se ocul­ta tras el espe­so y
com­ple­jo man­to ideo­ló­gi­co teji­do en torno a la valo­ri­za­ción de los pro­ce­sos de
pro­duc­ción-dis­tri­bu­ción-con­su­mo de capi­tal y mer­can­cía. En el plano subjetivo,
la lucha de cla­se depen­de­rá del gra­do de orga­ni­za­ción y con­cien­cia política
adqui­ri­da por la cla­se pro­le­ta­ria. Es pre­ci­sa­men­te en este pun­to don­de puede
encon­trar­se la mayor debi­li­dad de la cla­se asa­la­ria­da y explo­ta­da: un gran
por­cen­ta­je de ella se encuen­tra pre­ca­ri­za­da y des­en­vol­vién­do­se en el comercio,
los ser­vi­cios y el trans­por­te. Por lo mis­mo, la pre­gun­ta que sur­ge es ¿dón­de se
inte­gran a la lucha de cla­ses los sec­to­res con menor orga­ni­za­ción y conciencia
polí­ti­ca? Es en el plano terri­to­rial, en el plano comu­ni­ta­rio y local. Es en el
nivel geo­grá­fi­co y social terri­to­rial y local don­de la lucha de cla­ses alcanza
a los des­po­li­ti­za­dos y desorganizados. 


[1] Año 2013, dis­po­ni­ble en https://​es​.scribd​.com/​d​o​c​u​m​e​n​t​/​3​6​0​0​6​2​9​8​1​/​A​C​U​M​U​L​A​C​I​O​N​-​D​E​-​C​A​P​I​T​A​L​-​E​N​-​C​H​I​L​E​-​1​8​-​d​e​-​s​e​p​t​i​e​m​b​r​e​-​pdf

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *