Femi­nis­mos. Capi­ta­lis­mo, repro­duc­ción y cua­ren­te­na. Por Sil­via Federici

Resu­men Latinoamericano*/ 20 de abril 2020 .–

Noso­tras como femi­nis­tas, los movi­mien­tos de muje­res en todo el mun­do, hace muchí­si­mos años veni­mos repi­tien­do que este sis­te­ma no garan­ti­za nues­tro futu­ro, no garan­ti­za nues­tra vida. Este sis­te­ma nos está matan­do de tan­tas for­mas dife­ren­tes pero conec­ta­das: nos está matan­do con la agri­cul­tu­ra indus­tria­li­za­da, con la comi­da que nos da dia­be­tes. En el 2019 más de 4 millo­nes de per­so­nas murie­ron de dia­be­tes en el mun­do por esta comi­da fast food tan vene­no­sa. Y tam­bién la con­ta­mi­na­ción de las aguas, los pes­ti­ci­das. Enton­ces las muje­res del mun­do, cam­pe­si­nas, indí­ge­nas, urba­nas, son la pri­me­ra línea en la lucha por una socie­dad dife­ren­te. Por una repro­duc­ción que nos da vida, nos da futu­ro, que nos nutre, que no nos va a matar.

Es muy impor­tan­te decir que esta pan­de­mia hace muy visi­ble, muy evi­den­te, lo que pasa cada día con la gue­rra, con los desahu­cios, con las des­lo­ca­li­za­cio­nes, las expro­pia­cio­nes, la gen­te que es expul­sa­da de su cam­po, con la con­ta­mi­na­ción del medio ambien­te, la des­truc­ción de la natu­ra­le­za. Otro ejem­plo es el aumen­to de la deses­pe­ra­ción. Hoy se habla en Esta­dos Uni­dos de que 20 mil per­so­nas murie­ron por el coro­na­vi­rus. Es terri­ble, es terro­rí­fi­co. Sola­men­te el año pasa­do 48 mil per­so­nas se sui­ci­da­ron. Se sui­ci­da­ron por­que esta vida siem­pre es más tris­te, siem­pre es más difícil.

Como siem­pre, las que más sufren son las muje­res. Hoy pode­mos ver que son la pri­me­ra línea como tra­ba­ja­do­ras de cui­da­do (enfer­me­ras, caje­ras en las tien­das). Y tam­bién el incre­men­to de tra­ba­jo en la casa, tener a los hijos, no trans­mi­tir­les mie­do, pro­te­ger­los de esta amenaza.

Todo esto pone en el cen­tro, hace muy visi­ble, la impor­tan­cia de la repro­duc­ción. Repro­duc­ción es una pala­bra que toda­vía hace refe­ren­cia a muchí­si­mas reali­da­des dife­ren­tes pero conec­ta­das. Repro­duc­ción es el cui­da­do, las crian­zas, coci­nar, acom­pa­ñar a los enfer­mos. Y tam­bién el cui­da­do de la natu­ra­le­za. Es la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble, don­de las muje­res son las pri­me­ras tra­ba­ja­do­ras. Una agri­cul­tu­ra que no ter­mi­na en el lucro, sino en el sus­ten­to de su fami­lia. Es así que pue­den con­tro­lar que lo que entra al cuer­po no te va a matar, te va a nutrir. Esta agri­cul­tu­ra indus­tria­li­za­da nos ha dado el cán­cer, muchí­si­mas enfer­me­da­des que son com­ple­ta­men­te deri­va­das de un mode­lo basa­do en el lucro. No es como la peque­ña agri­cul­tu­ra, don­de la gen­te tra­ba­ja­ba con una rela­ción muy direc­ta con la natu­ra­le­za. Esta glo­ba­li­za­ción, esta divi­sión inter­na­cio­nal de la pro­duc­ción basa­da en el lucro no tie­ne nin­gún sen­ti­do: bus­car la man­za­na que lle­ga de Chi­na o de miles de kilómetros.

Enton­ces pode­mos ver que la repro­duc­ción es el terreno estra­té­gi­co fun­da­men­tal para la cons­truc­ción de un futu­ro, de una socie­dad. Repro­duc­ción sig­ni­fi­ca vida, sig­ni­fi­ca futu­ro. Vivi­mos en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta que su pro­ble­ma fun­da­men­tal, lo que lo hace insus­ten­ta­ble, es que sis­te­má­ti­ca­men­te se basa sobre la subor­di­na­ción de la repro­duc­ción de la vida. La subor­di­na­ción de nues­tra vida, de nues­tro futu­ro. Se basa en el lucro indi­vi­dual, en el lucro de las gran­des com­pa­ñías y cor­po­ra­cio­nes. Esto es el capi­ta­lis­mo. Se fun­da sobre la explo­ta­ción del tra­ba­jo humano y la subor­di­na­ción de nues­tra repro­duc­ción. Se pue­de ver que todas las medi­das polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que ponen en acción están con­for­ma­das por esta finalidad.

Las muje­res ya están dan­do esta lucha. Los movi­mien­tos de muje­res son hoy estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­tes. Pode­mos ver que la lucha es para recu­pe­rar la medi­da más bási­ca de nues­tra repro­duc­ción. Que sea la rique­za social que hemos pro­du­ci­do, que sea la tie­rra, que sea el con­trol sobre el agua, sobre las sel­vas. Crear una for­ma de orga­ni­za­ción. Hay redes de muje­res que ya se están for­man­do para for­ta­le­cer los lazos. For­ta­le­cer no solo nues­tra capa­ci­dad de resis­ten­cia al Esta­do, sino de impo­ner otro tipo de socie­dad. Como se dice en Espa­ña y en Amé­ri­ca Lati­na: una socie­dad don­de la vida esté en el cen­tro. Y tam­bién crear for­mas de repro­duc­ción más solidarias.

Duran­te muchos años, con com­pa­ñe­ras de todo el mun­do habla­mos de la polí­ti­ca de los comu­nes. Nun­ca se veri­fi­có con tan­ta cla­ri­dad este con­cep­to. Pen­sar colec­ti­va­men­te, no indi­vi­dual­men­te. Pen­sar nues­tra vida coti­dia­na, nues­tro tra­ba­jo, el futu­ro. Pen­sar­lo colec­ti­va­men­te, no como seres ais­la­dos. Aho­ra están inten­tan­do ais­lar­nos en el nom­bre de esta epi­de­mia. Debe­mos tener mucho cui­da­do. El mie­do es que usa­rán la epi­de­mia. El mie­do de morir, que es muy fuer­te, muy legí­ti­mo, lo usa­rán para con­ti­nuar ais­lán­do­nos, des­man­te­lan­do nues­tras protestas.

Es impor­tan­te que des­de aba­jo empe­za­mos a recu­pe­rar el con­trol de nues­tra vida y a tomar deci­sio­nes colec­ti­vas. Esto sign­fi­ca tam­bién que par­te de nues­tra lucha debe ser la de impo­ner al Esta­do como par­te de la recu­pe­ra­ción de la rique­za social. El Esta­do debe relo­ca­li­zar los luga­res don­de pode­mos cui­dar nues­tra salud. Aho­ra solo pode­mos estar en la casa o en el hos­pi­tal. Mucha gen­te tie­ne mie­do de ir al hos­pi­tal por­que saben que se pue­den infec­tar. El hos­pi­tal no es sola­men­te un espa­cio de cui­da­do de la salud. Es un lugar don­de no hay insu­mos, don­de quie­nes tra­ba­jan están en peli­gro. Enton­ces: la impor­tan­cia de relo­ca­li­zar, de tener estruc­tu­ras de la comu­ni­dad, como algu­na vez tuvie­ron muchí­si­mos paí­ses. Antes del neo­li­be­ra­lis­mo exisi­tie­ron peque­ñas clí­ni­cas, luga­res, don­de una per­so­na podía ir si tenía pro­ble­mas, sin nece­si­dad de ir al hos­pi­tal. En esta estruc­tu­ra se podía ejer­ci­tar tam­bién un mayor con­trol sobre el tipo de cui­da­do que nos dan, que nece­si­ta­mos. Se podría esta­ble­cer un inter­cam­bio entre la gen­te del barrio, de la comu­ni­dad, con quie­nes tra­ba­jan en las ins­ti­tu­cio­nes. Nece­si­ta­mos revi­ta­li­zar esta estructura.

Hoy no es Esta­do sí o no. Es cla­ro que tene­mos la nece­si­dad de usar estruc­tu­ras que lle­gan de las ins­ti­tu­cio­nes, por­que no tene­mos alter­na­ti­va. Una alter­na­ti­va es comen­zar a refle­xio­nar colec­ti­va­men­te sobre lo que nece­si­ta­mos, sobre nues­tra salud, sobre la comi­da, sobre el terri­to­rio, sobre todas las situa­cio­nes que afec­tan nues­tra vida. Mien­tras tan­to, relo­ca­li­zar la agri­cul­tu­ra, la salud. Crear for­mas de con­trol colec­ti­vo, de tomar deci­sio­nes de comprender.

Yo creo que es impor­tan­te refle­xio­nar sobre la reali­dad coti­dia­na antes del coro­na­vi­rus. Y hablo sobre todo de Esta­dos Uni­dos: en el perío­do 2017 – 2018 más de 60 per­so­nas han muer­to por Influen­za. Y cer­ca de medio millón de per­so­nas murie­ron de cán­cer. Miles y miles mue­ren de dia­be­tes. Es una esta­dís­ti­ca increí­ble. Vol­vien­do al comien­zo: es un sis­te­ma que crea una con­di­ción de muer­te per­ma­nen­te. Y sin hablar de la gue­rra: por años y años Esta­dos Uni­dos y la Comu­ni­dad Euro­pea en com­pli­ci­dad están crean­do una situa­ción de gue­rra per­ma­nen­te que ha des­trui­do Medio Orien­te y aho­ra el nor­te de África.

Enton­ces: como muje­res, como femi­nis­tas, ver que tene­mos una mira­da par­ti­cu­lar­men­te cla­ra de la impor­tan­cia de la repro­duc­ción de la vida. De cuá­les son nues­tras vul­ne­ra­bi­li­da­des y cuá­les son las nece­si­da­des que tene­mos. Pode­mos ver que nece­si­ta­mos una lucha muy amplia. Una lucha que conec­ta a las muje­res de áreas urba­nas con áreas rura­les para crear nue­vas estruc­tu­ras, nue­vos lazos de soli­da­ri­dad, nue­vas for­mas de repro­duc­ción. Siem­pre ins­pi­ra­das por el con­cep­to de que la repro­duc­ción de la vida, la fina­li­dad de la socie­dad, debe ser el bien­es­tar, el buen vivir y no el lucro privado.

Trans­crip­ción: Tin­ta Limón Ediciones. 

*Fuen­te: Lobo Suelto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *