Eus­kal Herria. Tiem­po para la auda­cia: actuar por la vía del ecosocialismo-feminista

Itxa­so Apraiz, Ritxi Her­nan­dez Abai­tua y Tomi Etxean­dia /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​20 de abril de 2020

Covid-19. Pode­mos afir­mar que esta­mos vivien­do otro momen­to his­tó­ri­co: si tene­mos en cuen­ta que esta pan­de­mia está afec­tan­do a todos los con­ti­nen­tes, las gene­ra­cio­nes pre­sen­tes nun­ca hemos cono­ci­do nada simi­lar. En estos días, lo que nos decían que era impo­si­ble se ha pro­du­ci­do: todo se ha modi­fi­ca­do, des­de el fun­cio­na­mien­to de la socie­dad has­ta, por supues­to, nues­tro modo de vida. Pare­ce, en con­se­cuen­cia, muy difí­cil, que, a par­tir de aho­ra, poda­mos seguir como si no hubie­ra pasa­do nada y sin que se reali­cen en nues­tra socie­dad cam­bios sustanciales.

Aho­ra bien, el rum­bo de esos cam­bios no está escri­to de ante­mano. Tene­mos moti­vos para la preo­cu­pa­ción, a la vis­ta de las seña­les de auto­ri­ta­ris­mo, mili­ta­ris­mo, con­trol social y recen­tra­li­za­ción que esta­mos vivien­do. No es aven­tu­ra­do afir­mar que, al final de esta cri­sis sani­ta­ria, exis­ti­rá un gra­ve ries­go de que ese «kit auto­ri­ta­rio» se siga uti­li­zan­do para poner en mar­cha otra «doc­tri­na del shock», como siem­pre en bene­fi­cio exclu­si­vo de las élites.

Por todo ello, es urgen­te que quie­nes tra­ba­ja­mos por ese «otro mun­do posi­ble» sea­mos capa­ces de cola­bo­rar en el dise­ño de un rum­bo alter­na­ti­vo al que están pro­mo­vien­do Con­fe­bask y sus socios eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y mediá­ti­cos. No es el momen­to de espe­cu­lar, sino de ser auda­ces en nues­tros plan­tea­mien­tos, tan­to a la hora de com­par­tir nues­tros pun­tos de vis­ta y pro­pues­tas, como a la hora de actuar con­jun­ta­men­te y lle­var­las a la práctica.

Una red con la vida como cen­tro. Para que las medi­das pos­te­rio­res a esta cri­sis no se tomen de nue­vo en bene­fi­cio de las éli­tes, como ocu­rrió en 2008, por ejem­plo, y para que no siga­mos el camino del cre­ci­mien­to cie­go que nos lle­va al abis­mo, de la mer­can­ti­li­za­ción de todos los ámbi­tos de la vida y de la natu­ra­le­za, de la pro­duc­ción y del con­su­mo des­pro­por­cio­na­dos que solo nos con­du­cen al colap­so, las per­so­nas que defen­de­mos un mode­lo alter­na­ti­vo en Eus­kal Herria, pode­mos jun­tar­nos, orga­ni­zar­nos y qui­zás dar pasos para cons­ti­tuir una red cola­bo­ra­ti­va, lo más amplia y plu­ral posi­ble, a favor de la Vida, inclu­so des­de el actual con­fi­na­mien­to. Una red, lo cual no sig­ni­fi­ca­rá otro «chi­rin­gui­to». Una red para conec­tar las dife­ren­tes ini­cia­ti­vas y pla­ta­for­mas ya en mar­cha y, en la medi­da de lo posi­ble, coor­di­nar­las en la mis­ma direc­ción: La vida, la dig­ni­dad, la jus­ti­cia y la defen­sa de la Madre Tierra.

Medi­das urgen­tes. En este sen­ti­do, ya están sur­gien­do dife­ren­tes ini­cia­ti­vas pro­po­nien­do medi­das urgen­tes nece­sa­rias para dar res­pues­ta a la emer­gen­cia sani­ta­ria actual. En Eus­kal Herria, por ejem­plo, está la «mesa téc­ni­ca» pro­pues­ta por el Movi­mien­to Femi­nis­ta o el docu­men­to de la Car­ta de Dere­chos Socia­les defi­nien­do diver­sas prio­ri­da­des socia­les o la defen­sa de la agri­cul­tu­ra y los mer­ca­dos loca­les. En el Esta­do espa­ñol exis­te el «Plan de Cho­que Social» que está cose­chan­do muchas adhe­sio­nes. Bien­ve­ni­das sean estas iniciativas.

Una mira­da más a lar­go pla­zo. Exis­ten medi­das urgen­tes que deben adop­tar­se de for­ma inme­dia­ta, pero para res­pon­der ade­cua­da­men­te a la cri­sis eco­so­cial, la cual vol­ve­rá con toda su cru­de­za tras la emer­gen­cia sani­ta­ria, habrá que pro­po­ner medi­das de mayor alcan­ce trans­for­ma­dor, ya que de lo con­tra­rio vol­ve­ría­mos a la fal­sa nor­ma­li­dad. Es pues el momen­to de hacer una refle­xión sobre el rum­bo que que­re­mos tomar des­de aho­ra ‑con el hori­zon­te en el 2030, por ejemplo‑, y dise­ñar un pro­yec­to de país alter­na­ti­vo. Uni­fi­car el esfuer­zo tác­ti­co y el estra­té­gi­co, nos pue­de per­mi­tir man­te­ner la cohe­ren­cia entre medi­das urgen­tes y las pro­pues­tas a medio y lar­go pla­zo. Esta cri­sis está dejan­do al des­cu­bier­to una serie de mitos y men­ti­ras que están en la base del neo­li­be­ra­lis­mo y ello faci­li­ta tra­tar de socia­li­zar, si somos auda­ces, el mode­lo alter­na­ti­vo que defen­de­mos. En con­se­cuen­cia, se hace más nece­sa­rio que nun­ca, aun­que sea des­de nues­tro con­fi­na­mien­to, en esta emer­gen­cia, refor­zar la coope­ra­ción y el inter­cam­bio entre quie­nes des­de dife­ren­tes pun­tos de vis­ta y expe­rien­cias esta­mos apos­tan­do por ese pro­fun­do cam­bio de rum­bo. Y, una de las herra­mien­tas váli­das para ese futu­ro, pudie­ra ser esa «Red por la vida» (o algo simi­lar) antes cita­da. Una red a favor de la vida de las per­so­nas y de los eco­sis­te­mas, es decir, de una socie­dad jus­ta y sos­te­ni­ble que garan­ti­ce una vida dig­na para todas las per­so­nas y que res­pe­te los equi­li­brios y los ciclos de la naturaleza.

Por la vía del eco­so­cia­lis­mo-femi­nis­ta. Una vez más cree­mos fun­da­men­tal sub­ra­yar la dimen­sión eco­so­cial de la cri­sis y rei­vin­di­car una alter­na­ti­va que debie­ra sur­gir de la sín­te­sis de dife­ren­tes mira­das. Fun­dir en un solo cuer­po las «cua­tro mira­das» (sin­di­cal, eco­lo­gis­ta, femi­nis­ta y de auto­ges­tión) que, por ejem­plo, plan­tea Eus­kal Gune Eko­so­zia­lis­ta (Espa­cio Eco­so­cia­lis­ta Vas­co), nos pare­ce un buen camino. Estos son algu­nos cri­te­rios bási­cos que pro­po­ne­mos para pen­sar y actuar.

1) Prio­ri­zar y refor­zar los ser­vi­cios públi­cos que garan­ti­cen las nece­si­da­des bási­cas de salud, edu­ca­ción, ali­men­ta­ción, cui­da­do, ener­gía, agua, vivien­da, ges­tión de resi­duos etc. Para empe­zar, habría que rever­tir todos los recor­tes habi­dos has­ta aho­ra, pero sin renun­ciar a rei­vin­di­car las nacio­na­li­za­cio­nes-socia­li­za­cio­nes que sean nece­sa­rias. Socia­li­za­cio­nes que pue­den dejar esos ser­vi­cios bási­cos en manos de las comu­ni­da­des (y no sólo del Esta­do): un ejem­plo, pue­den ser las comu­ni­da­des ener­gé­ti­cas des­cen­tra­li­za­das. Ser­vi­cios algu­nos que pue­den y deben ges­tio­nar­se como bie­nes comunes.

2) Esta­ble­cer medi­das, pla­zos y pre­su­pues­to para la cons­truc­ción de una red uni­ver­sal, dig­na y gra­tui­ta de ser­vi­cios colec­ti­vos de cuidados.

3) Impul­sar la tran­si­ción eco­so­cial, comen­zan­do por la ener­gé­ti­ca, y pla­ni­fi­can­do con un hori­zon­te en el año 2030; adop­tar medi­das para redu­cir la pro­duc­ción y el con­su­mo de ener­gía y mate­ria­les, pro­mo­ver los sec­to­res cla­ve que sir­ven para cubrir las nece­si­da­des bási­cas (agro­eco­lo­gía, cui­da­dos, sani­dad …), prio­ri­zar la pro­duc­ción y el con­su­mo local, supri­mir y/​o recon­ver­tir los sec­to­res más con­ta­mi­nan­tes y per­ju­di­cia­les para la vida (armas, automóviles …).

4) Faci­li­tar el repar­to de la rique­za y del tra­ba­jo (pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo): ins­tau­rar una fis­ca­li­dad pro­gre­si­va y redis­tri­bu­ti­va; impe­dir los des­pi­dos que se pre­ten­dan plan­tear en supues­tas rees­truc­tu­ra­cio­nes. En rela­ción con esto, cree­mos con­ve­nien­te relan­zar en socie­dad deba­tes tan nece­sa­rios como los rela­ti­vos a las «limi­ta­cio­nes a la pro­pie­dad pri­va­da» o a la «ren­ta bási­ca universal».

5) Favo­re­cer el empo­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía, pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción y el poder de deci­sión de las comu­ni­da­des y de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras en las empre­sas, apo­yar y for­ta­le­cer las ini­cia­ti­vas auto­ges­tio­na­das y la eco­no­mía social y soli­da­ria. En esta épo­ca de con­fi­na­mien­to sería esti­mu­lan­te apo­yar y difun­dir, las ini­cia­ti­vas comu­ni­ta­rias de soli­da­ri­dad que están sur­gien­do en Eus­kal Herria.

A modo de con­clu­sión, cui­dar (red de cui­da­dos), pro­te­ger (ser­vi­cios públi­cos bási­cos), redu­cir (pro­duc­ción, con­su­mo…), dis­tri­buir (rique­za y tra­ba­jo) y refor­zar (empo­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía). Estos son algu­nos de los fun­da­men­tos de nues­tro ecosocialismo-feminista.

https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​i​r​i​t​z​i​a​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​t​i​e​m​p​o​-​p​a​r​a​-​l​a​-​a​u​d​a​c​i​a​-​a​c​t​u​a​r​-​p​o​r​-​l​a​-​v​i​a​-​d​e​l​-​e​c​o​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​f​e​m​i​n​i​sta

Itxa­so Apraiz, Ritxi Her­nan­dez Abai­tua y Tomi Etxean­dia (Eus­kal Gune Ekosozialista)

Ima­gen de las jor­na­das eco­fe­mi­nis­tas del Ayun­ta­mien­to de Barcelona

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *