Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. Para que “ocu­par, resis­tir y pro­du­cir” sea ley/​Infor­me sobre las vio­la­cio­nes a los dere­chos labo­ra­les … (Más info)

Resu­men Latinoamericano*/ 20 de abril 2020 .-

EL DNU 3672020 y el Covid- 19 como enfer­me­dad profesional

La gra­ví­si­ma cri­sis mun­dial, pro­vo­ca­da por la pan­de­mia del COVID 19 ha pues­to de mani­fies­to el rol insus­ti­tui­ble del sis­te­ma públi­co de salud y la nece­si­dad de pro­te­ger a las per­so­nas y a la socie­dad, por sobre el inte­rés del mercado.

EL DNU 367/2020 y el Covid- 19 como enfermedad profesional

Des­de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos y Abo­ga­das Labo­ra­lis­tas mani­fes­tá­ba­mos, pocos días atrás, nues­tra preo­cu­pa­ción por la situa­ción que pade­cen las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res que, pese al ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, deben con­cu­rrir a tra­ba­jar, por per­te­ne­cer a acti­vi­da­des excep­tua­das con­for­me al Decre­to 2972020, Deci­sión Admi­nis­tra­ti­vas 4292020, y aho­ra tam­bién la 4902020.

Vale recor­dar que ins­tá­ba­mos a los emplea­do­res a cum­plir con todas las medi­das de pre­ven­ción indi­ca­das por la auto­ri­dad sani­ta­ria y por la Super­in­ten­den­cia de Ries­gos del Tra­ba­jo fren­te a la pan­de­mia del Covid 19.

Afir­má­ba­mos tam­bién que, si no se cum­plía con las ele­men­ta­les medi­das de protección,generándose así un ries­go inmi­nen­te para la salud y la vida de la per­so­na que tra­ba­ja, el art. 75 de la LCT 20.744 – como asi­mis­mo, las nor­mas del dere­cho común –reco­no­ce al afec­ta­do el dere­cho a rea­li­zar una reten­ción de sus tareas, sin menos­ca­bo para su remu­ne­ra­ción. Se tra­ta de un dere­cho indis­cu­ti­ble, den­tro del con­tra­to de tra­ba­jo, fren­te a un gra­ve incum­pli­mien­to patronal.

Des­ta­cá­ba­mos en esa opor­tu­ni­dad el rol fun­da­men­tal de la acción sin­di­cal, y soli­ci­tá­ba­mos que se cum­plie­ra con el fun­cio­na­mien­to de los Comi­té Mix­tos de Salud y Segu­ri­dad en el Tra­ba­jo. En la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, la ley 14.408 y el decre­to pro­vin­cial 80114 esta­ble­cen la obli­ga­ción de cons­ti­tuir­los, o, en su caso, la par­ti­ci­pa­ción del Dele­ga­do de Pre­ven­ción en cada esta­ble­ci­mien­to. Lo mis­mo regu­la la Pro­vin­cia de San­ta Fe median­te la ley 12.913. Asi­mis­mo, en algu­nos con­ve­nios colec­ti­vos de tra­ba­jo se pre­vé esa ins­tan­cia pari­ta­ria en mate­ria de salud laboral.

Para el caso que se tra­te de juris­dic­cio­nes en el país que no lo pre­vean, las y los dele­ga­dos de base, o las auto­ri­da­des de Comi­sión Direc­ti­va del Sin­di­ca­to, serán quie­nes deban ser con­sul­ta­dos, inter­ve­nir y con­tro­lar en cada lugar de tra­ba­jo que se adop­ten las medi­das nece­sa­rias para cui­dar a la inte­gri­dad psi­co­fí­si­ca de la per­so­na, y en todo lo vin­cu­la­do a la pro­tec­ción de la salud y segu­ri­dad labo­ral en cada esta­ble­ci­mien­to laboral.

Reafir­má­ba­mos tam­bién, en esa opor­tu­ni­dad, el rol pri­mor­dial e inde­le­ga­ble de la auto­ri­dad de apli­ca­ción en sus dis­tin­tos nive­les, para con­tro­lar, ins­pec­cio­nar y san­cio­nar en su caso la fal­ta de cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va de salud y seguridad.

Por otra par­te, ins­tá­ba­mos a que median­te el dic­ta­do de una nor­ma se reco­noz­ca la enfer­me­dad del COVID-19 y el tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co con­traí­dos por expo­si­ción en el tra­ba­jo, como enfer­me­dad pro­fe­sio­nal para aque­llas acti­vi­da­des que ten­gan expo­si­ción a su contagio.

Diver­sos sec­to­res sin­di­ca­les, algu­nos vin­cu­la­dos a la salud, ini­cia­ron una cam­pa­ña a fin de lograr el reco­no­ci­mien­to del COVID-19 como enfer­me­dad pro­fe­sio­nal y la cober­tu­ra den­tro del sis­te­ma de dicha afección.

Asi­mis­mo des­de la UART se des­ató un pode­ro­so lobby empre­sa­rial ten­dien­te a limi­tar la inclu­sión y cober­tu­ra del coro­na­vi­rus como enfer­me­dad labo­ral, a efec­tos de redu­cir los cos­tos de las Ase­gu­ra­do­ras de Ries­gos del Trabajo.

El día 13 de abril de 2020, median­te el decre­to 3672020, se esta­ble­ció que la enfer­me­dad COVID-19 pro­du­ci­da por el coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 se con­si­de­ra­rá “pre­sun­ti­va­men­te” una enfer­me­dad de carác­ter pro­fe­sio­nal ‑no lis­ta­da– res­pec­to de las y los tra­ba­ja­do­res excep­tua­dos del ais­la­mien­to, suje­to a cier­tas con­di­cio­nes y pla­zos, esta­ble­cien­do una­di­fe­ren­cia­ción res­pec­to a los tra­ba­ja­do­res de la salud.

Según el artícu­lo 1, para las y los tra­ba­ja­do­res que reali­cen acti­vi­da­des decla­ra­das esen­cia­les, en gene­ral, esta pre­sun­ción ope­ra­rá mien­tras se encuen­tren vigen­tes las medi­das que orde­nan el ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obligatorio.Conforme al artícu­lo 2, al tomar cono­ci­mien­to de la denun­cia del infor­tu­nio labo­ral, acom­pa­ña­da del corres­pon­dien­te diag­nós­ti­co emi­ti­do por enti­dad sani­ta­ria, las ase­gu­ra­do­ras de ries­gos del tra­ba­jo (A.R.T.) no podrán recha­zar la cober­tu­ra de esta con­tin­gen­cia y debe­rán brin­dar en for­ma inme­dia­ta, las pres­ta­cio­nes pre­vis­tas en la Ley N° 24.557 y sus nor­mas modi­fi­ca­to­rias y complementarias.

Enten­de­mos que, con­for­me la nor­ma­ti­va vigen­te, la per­so­na debe­rá reci­bir todas las pres­ta­cio­nes sis­té­mi­cas corres­pon­dien­tes has­ta su cura­ción (asis­ten­cia médi­ca, far­ma­co­ló­gi­ca, pres­ta­cio­nes dine­ra­rias, etc.) y,si se cura sin secue­las, debe­rá retor­nar a su acti­vi­dad habi​tual​.No obs­tan­te, si pro­duc­to de la enfer­me­dad, el tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra que­da con inca­pa­ci­dad – par­cial o total -, o en el caso de falle­ci­mien­to, será, según este DNU, la Comi­sión Médi­ca Cen­tral quien deter­mi­ne y con­fir­me si hay rela­ción cau­sal entre la enfer­me­dad y el trabajo.

En efec­to, el art. 3º del DNU 3672020 esta­ble­ce que la deter­mi­na­ción defi­ni­ti­va del carác­ter pro­fe­sio­nal de la men­cio­na­da pato­lo­gía que­da­rá, en cada caso, a car­go de la COMISIÓN MÉDICA CENTRAL (C.M.C.) quien enten­de­rá con carác­ter ori­gi­na­rio, y debe­rá esta­ble­cer la rela­ción de cau­sa­li­dad direc­ta e inme­dia­ta entre la afec­ción y la acti­vi­dad labo­ral. La COMISIÓN MÉDICA CENTRAL podrá inver­tir la car­ga de la prue­ba de la rela­ción de cau­sa­li­dad a favor del tra­ba­ja­dor cuan­do se cons­ta­te la exis­ten­cia de un núme­ro rele­van­te de infec­ta­dos por la enfer­me­dad COVID-19 en acti­vi­da­des rea­li­za­das en el refe­ri­do con­tex­to, y en un esta­ble­ci­mien­to deter­mi­na­do en el que tuvie­ren cer­ca­nía o posi­ble con­tac­to, o cuan­do se demues­tren otros hechos reve­la­do­res de la pro­ba­bi­li­dad cier­ta de que el con­ta­gio haya sido en oca­sión del cum­pli­mien­to de las tareas desem­pe­ña­das. Den­tro del con­cep­to de oca­sio­na­li­dad debe incluir­se el tra­yec­to al trabajo.

Corres­pon­de pon­de­rar los ries­gos de los tras­la­dos en trans­por­te públi­co y la nor­mal aglo­me­ra­ción en los luga­res de tra­ba­jo, lo que debe­ría fun­cio­nar como pre­sun­ción a favor de la víc­ti­ma. La ley de pro­ba­bi­li­da­des dice que es más que posi­ble que la per­so­na se con­ta­gie por el hecho o en oca­sión del tra­ba­jo (LRT, art. 6º), que en otras circunstancias.

En los casos de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la salud se esta­ble­ce tam­bién una pre­sun­ción legal, afir­mán­do­se en el art. 4° que se con­si­de­ra­rá que la enfer­me­dad COVID19, pro­du­ci­da por el coro­na­vi­rus SARS- CoV‑2, guar­da rela­ción de cau­sa­li­dad direc­ta e inme­dia­ta con la labor efec­tua­da, sal­vo que se demues­tre, en el caso con­cre­to, la inexis­ten­cia de este últi­mo supues­to fáctico.

Esto es, se esta­ble­ce una pre­sun­ción a favor del carác­ter pro­fe­sio­nal de la enfer­me­dad, que no requie­re rati­fi­ca­ción pos­te­rior de la Comi­sión Medi­ca Cen­tral, pero que sí admi­te prue­ba en con­tra­rio por par­te de la ART. Será esta enti­dad quien deba ini­ciar el pro­ce­di­mien­to admi­nis­tra­ti­vo en ese caso.

Para este sec­tor de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras­las pre­sun­cio­nes rigen has­ta los60 días pos­te­rio­res a la fina­li­za­ción de la vigen­cia de la decla­ra­ción de la amplia­ción de emer­gen­cia­pú­bli­ca en mate­ria sani­ta­ria rea­li­za­da en el Decre­to 26020 y sus even­tua­les pró­rro­gas (es decir, 60 días pos­te­rio­res al 12/​03/​2021).

Por otra par­te, den­tro del DNU 36720 se esta­ble­ce que la cober­tu­ra del COVID-19 se paga con recur­sos del Fon­do Fidu­cia­rio de Enfer­me­da­des Pro­fe­sio­na­les, crea­do median­te el Decre­to 59097. Es decir, las ART no ven agra­va­das sus obli­ga­cio­nes en tér­mi­nos finan­cie­ros, por lo que lla­ma la aten­ción que este DNU no haya avan­za­do mucho más en la cober­tu­ra del coro­na­vi­rus como enfer­me­dad pro­fe­sio­nal para todas y todos los tra­ba­ja­do­res excep­tua­dos de la cuarentena.

Por últi­mo, hay que men­cio­nar que según su art. 7º esta nor­ma apli­ca a todos los con­ta­gios cuya pri­me­ra mani­fes­ta­ción se haya pro­du­ci­do a par­tir del 19 de mar­zo de 2020. Es decir que tie­ne efec­tos retroactivos.

Sin per­jui­cio del avan­ce que, de algu­na for­ma, impli­ca la san­ción del decre­to de nece­si­dad y urgen­cia men­cio­na­do, sabe­mos que den­tro del res­tric­ti­vo sis­te­ma de enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les­con­sa­gra­do median­te el art. 6 LRT 24.557, decre­to 6589612782000 – y cuya lógi­ca con­ti­núa esta nor­ma – el reco­no­ci­mien­to y cober­tu­ra ter­mi­na sien­do ínfi­mo, de acuer­do alos res­tric­ti­vos pará­me­tros de cau­sa­li­dad que se exi­geny el pro­ce­di­mien­to labe­rín­ti­co ante la Comi­sión Médi­ca Cen­tral que se instituye.

En ese sen­ti­do, rati­fi­ca­mos la nece­si­dad de reco­no­cer la enfer­me­dad del COVID-19 y el tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co con­traí­dos por expo­si­ción en el tra­ba­jo, como enfer­me­dad pro­fe­sio­nal para todas aque­llas acti­vi­da­des que ten­gan expo­si­ción alta a su con­ta­gio, en for­ma amplia y sin res­tric­cio­nes. El DNU que esta­mos ana­li­zan­do bien pudo refor­mar la LRT y auto­ri­zar al Poder Eje­cu­ti­vo, en situa­cio­nes excep­cio­na­les (como la pre­sen­te), a modi­fi­car el Lis­ta­do de Enfer­me­da­des Profesionales.

Pro­pi­cia­mos, asi­mis­mo, que se cum­pla con el Con­ve­nio 155 OIT y su Pro­to­co­lo del año 2002, y Reco­men­da­ción sobre segu­ri­dad y salud de los tra­ba­ja­do­res, 1981 (núm. 164), que esta­ble­cen “…el tér­mino enfer­me­dad pro­fe­sio­nal desig­na toda enfer­me­dad con­traí­da por la expo­si­ción a fac­to­res de ries­go que resul­te de la acti­vi­dad laboral”.

La pro­tec­ción de la inte­gri­dad psi­co­fí­si­ca de las per­so­nas que tra­ba­jan y el dere­cho al goce de con­di­cio­nes dig­nas y equi­ta­ti­vas de labor, se hallan garan­ti­za­dos por el art. 14 bis de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal y múl­ti­ples tra­ta­dos inter­na­cio­na­les con jerar­quía constitucional.

El sis­te­ma de ries­gos del tra­ba­jo vigen­te jamás cum­plió los obje­ti­vos de la segu­ri­dad social que lo fun­da­men­tan, en vio­la­ción al men­ta­do art. 14 bis CN.

El dise­ño esta­ble­ci­do por la LRT 24.557 ins­ti­tu­yó un sis­te­ma de exter­na­li­za­ción y socia­li­za­ción de cos­tos empre­sa­rios, con trans­fe­ren­cia de recur­sos de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras asa­la­ria­dos al sec­tor finan­cie­ro. Colo­có a las ase­gu­ra­do­ras de ries­gos del tra­ba­jo como ges­to­ras del mis­mo, enti­da­des pri­va­das con fines de lucro, cuyo prin­ci­pal nego­cio es el mer­ca­do finan­cie­ro, tenien­do obje­ti­va­men­te intere­ses opues­tos a las per­so­nas que trabajan.

La gra­ví­si­ma cri­sis mun­dial, regio­nal y nacio­nal pro­vo­ca­da por la pan­de­mia del COVID 19, ha pues­to de mani­fies­to el rol insus­ti­tui­ble del sis­te­ma públi­co de salud y la nece­si­dad de pro­te­ger a las per­so­nas y a la socie­dad, por sobre el inte­rés del mer­ca­do, cum­plien­do con la man­da cons­ti­tu­cio­nal del art. 14 bis CN y el segu­ro social obli­ga­to­rio en mate­ria de salud, que inclu­ye, sin lugar a dudas, el sub­sis­te­ma de ries­gos del trabajo.

TRABAJADORES

Para que “ocu­par, resis­tir y pro­du­cir” sea ley

La recien­te­men­te crea­da Direc­ción Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das pre­sen­tó en el Con­gre­so un pro­yec­to que reco­ge 20 años de expe­rien­cia y bus­ca faci­li­tar la tarea de aque­llos tra­ba­ja­do­res que se ani­man a auto­ges­tio­nar las fábri­cas que sus patro­nes abandonaron

Redac­ción Canal Abier­to | Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la Argen­ti­na demos­tra­ron que cuan­do los patro­nes defec­cio­nan pue­den recu­pe­rar el tra­ba­jo y asu­mir la con­duc­ción de las empre­sas por medio de la auto­ges­tión. Son sobra­dos los casos en que ante el cie­rre de una uni­dad pro­duc­ti­va, bajo el lema “Ocu­par, Resis­tir y Pro­du­cir” los emplea­dos vol­vie­ron a abrir las puer­tas de fábri­cas y empresas.

Hoy fun­cio­nan en nues­tro país más de 400 empre­sas de este tipo, dan­do lugar a más de 18.000 pues­tos de tra­ba­jo auto­ges­tio­na­do, que desa­rro­llan sus acti­vi­da­des en los más diver­sos rubros de la indus­tria nacio­nal. A su vez el movi­mien­to de fábri­cas recu­pe­ra­das supo aso­ciar el resur­gir del ámbi­to labo­ral con un entra­ma­do social que a la vez de ser­vir de apo­yo per­mi­tió alber­gar y desa­rro­llar espa­cios popu­la­res de acce­so a edu­ca­ción, cul­tu­ra, cui­da­dos, for­ma­ción e inclu­sión. Así, jun­to y den­tro de las fábri­cas cre­cie­ron cen­tros cul­tu­ra­les, bachi­lle­ra­tos popu­la­res, cen­tros de salud, salas tea­tra­les y has­ta un canal de tele­vi­sión como Barri­ca­da TV que hoy emi­te su señal por la tele­vi­sión digi­tal abier­ta (TDA) des­de la meta­lúr­gi­ca IMPA en el barrio de Almagro.

En el mar­co de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus COVID-19 se agu­di­zan las con­di­cio­nes de fra­gi­li­dad para las recu­pe­ra­das que han cre­ci­do, la mayo­ría de las veces, sin la tute­la esta­tal y, las más de las veces, luchan­do con­tra el ata­que de repar­ti­cio­nes públi­cas, sín­di­cos mafio­sos y jue­ces que bus­ca­ban nego­cios en la liqui­da­ción de estas empresas.

Con más de dos déca­das de desa­rro­llo de esta expe­rien­cia que se estu­dia en el mun­do, lle­gó hora de gene­rar polí­ti­cas estra­té­gi­cas de reco­no­ci­mien­to y acom­pa­ña­mien­to para un sec­tor que ha demos­tra­do via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y com­pro­mi­so social. Con este fin, el Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (MNER) que ha asu­mi­do la Direc­ción Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das en el Minis­te­rio de Desa­rro­llo de la Nación, en la figu­ra de Eduar­do Murúa, ha pre­sen­ta­do en el Con­gre­so Nacio­nal el Pro­yec­to de Ley de Recu­pe­ra­ción de Uni­da­des Pro­duc­ti­vas (Expe­dien­te1400-D-2020).

La ini­cia­ti­va ‑pre­sen­ta­da por Leo­nar­do Gros­so y acom­pa­ña­da con la fir­ma de las dipu­tadas y dipu­tados Juan Car­los Alde­re­te, Héc­tor Bár­ba­ro, Mabel Capa­rrós, Fede­ri­co Fagio­li, Itai Hag­man, Gra­cie­la Lan­dris­ci­ni, Móni­ca Macha y Aye­lén Spó­si­to– pro­po­ne decla­rar de uti­li­dad públi­ca la recu­pe­ra­ción de empre­sas por sus tra­ba­ja­do­res, impul­sa el reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal a esta expe­rien­cia y pro­po­ne herra­mien­tas estra­té­gi­cas de pro­tec­ción y desa­rro­llo.

El pro­yec­to de ley de “Recu­pe­ra­ción de uni­da­des productivas”

El pro­yec­to pro­po­ne que “toda Uni­dad Pro­duc­ti­va que se encuen­tre en esta­do de cesa­ción de pagos, cie­rre del esta­ble­ci­mien­to, aban­dono de sus titu­la­res, des­man­te­la­mien­to, vacia­mien­to por par­te de las/​os emplea­do­res, diso­lu­ción de la socie­dad con cau­sal de liqui­da­ción o de cie­rre por cual­quier cau­sa, y sin per­jui­cio de los pro­ce­sos judi­cia­les que pue­da o no tener ini­cia­dos, podrá ser expro­pia­da y cedi­da en favor de las/​os tra­ba­ja­do­res de la mis­ma que se hallen con­for­ma­dos en coope­ra­ti­vas de tra­ba­jo o en trá­mi­te de cons­ti­tu­ción y que deseen con­ti­nuar con la acti­vi­dad productiva”.

La ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria pre­vé que el mon­to de la indem­ni­za­ción sea deter­mi­na­do por un acuer­do entre el Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal (PEN) y el juez o la jue­za de la quie­bra o con­cur­so pre­ven­ti­vo y deter­mi­na la crea­ción de un Fon­do Fidu­cia­rio a efec­tos de pagar el mon­to de la indem­ni­za­ción. Este fon­do se con­for­ma­rá con par­ti­das pre­vis­tas en la Ley de Pre­su­pues­to Nacio­nal de cada año y el pro­yec­to pro­po­ne que el mon­to no sea infe­rior al 5% del pre­su­pues­to anual del Minis­te­rio de Economía.

El Poder Eje­cu­ti­vo cede­rá en como­da­to los inmue­bles expro­pia­dos por la apli­ca­ción de esta ley a la coope­ra­ti­va de trabajadores/​as, para la con­se­cu­ción de su obje­to social, con la con­di­ción de que ésta ceda par­te de sus ins­ta­la­cio­nes, no uti­li­za­das para la pro­duc­ción, para el desa­rro­llo de acti­vi­da­des socia­les, edu­ca­ti­vas, cul­tu­ra­les, tareas de cui­da­dos y/​o de for­ma­ción profesional.

La ley pro­po­ne ade­más una serie de exen­cio­nes tri­bu­ta­rias para las empre­sas recu­pe­ra­das y crea el Regis­tro Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (RENACER).

Aque­llas coope­ra­ti­vas ins­crip­tas en el RENACER ten­drán acce­so a una serie de beneficios:

  • Asis­ten­cia téc­ni­ca, jurí­di­ca y acom­pa­ña­mien­to para la sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la empre­sa recuperada;
  • pre­fe­ren­cia como pro­vee­do­res del Estado;
  • tra­ta­mien­to fis­cal pre­fe­ren­cial para favo­re­cer el man­te­ni­mien­to y gene­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo de la empresa;
  • líneas de cré­di­tos, pro­gra­mas de fomen­to y desa­rro­llo tecnológico;
  • acom­pa­ña­mien­to y asis­ten­cia por par­te del Esta­do en los trá­mi­tes corres­pon­dien­tes para la expor­ta­ción de productos;
  • acce­so a la tari­fa social para aque­llos ser­vi­cios afec­ta­dos a la producción.

Ocu­par, resis­tir y producir

“Segu­ra­men­te nos encon­tre­mos, des­pués de la pan­de­mia, con un mon­tón de empre­sas que no vuel­van a abrir, con des­pi­dos masi­vos y vacia­mien­tos. Lo que esta­mos pro­po­nien­do es una ley que faci­li­te la recu­pe­ra­ción de las empre­sas que hoy en día está libra­da a la capa­ci­dad de lucha, orga­ni­za­ción y resis­ten­cia que ten­gan los tra­ba­ja­do­res en las fábri­cas, que se hace difí­cil a veces. Esta ley supo­ne que la empre­sa sea expro­pia­da por el Esta­do y sea dada en como­da­to a una coope­ra­ti­va de tra­ba­ja­do­res que ten­ga la volun­tad de con­ti­nuar con la explo­ta­ción”, sos­tie­ne Bruno Di Mau­ro, pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va Far­ma­coop, ex labo­ra­to­rio Roux Oce­fa, quie­nes recien­te­men­te con­si­guie­ron la apro­ba­ción de la ANMAT para vol­ver a pro­du­cir y han mon­ta­do una línea de pro­duc­ción de alcohol en gel.

El tra­ba­jo es un bien muy esca­so en el mun­do y tene­mos que defen­der­lo. Tene­mos que defen­der cada pues­to de tra­ba­jo en Argen­ti­na y es posi­ble hacer­lo. Hemos demos­tra­do duran­te más de 20 años que con este méto­do de lucha se pue­de recu­pe­rar una empre­sa, la pue­den ges­tio­nar los tra­ba­ja­do­res, es sus­ten­ta­ble y ren­ta­ble. A los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras les diría que se orga­ni­cen y se lar­guen a la lucha que se pue­de salir ade­lan­te”, alien­ta Di Mau­ro que jun­to a sus cien com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros sos­tu­vie­ron la con­ti­nui­dad de la fuen­te de tra­ba­jo y hoy, tras tres años de lucha, comien­zan a ver los frutos.

EMERGENCIA SOCIAL

¿Es hora de un ingre­so ciu­da­dano en la Argentina?

La pro­pues­ta, deba­ti­da en Espa­ña, vol­vió a ins­ta­lar­se en nues­tro país para neu­tra­li­zar los efec­tos de la pan­de­mia. Dis­tin­tas voces denun­cian la des­igual­dad rei­nan­te y acer­can ideas que, hacien­do núme­ros, no pare­cen tan lejanas 

Por Pablo Bas­si | Nada pare­cie­ra alcan­zar en una Argen­ti­na para­li­za­da, con 10 millo­nes de tra­ba­ja­do­res sin ingre­sos fijos. Ni siquie­ra el impues­to por úni­ca vez a las gran­des for­tu­nas, que por estas horas dise­ñan dipu­tados del Fren­te de Todos, y que redun­da­ría en algo más de 66 dóla­res por habi­tan­te. ¿Sería nece­sa­rio garan­ti­zar un sala­rio uni­ver­sal de sobre­vi­ven­cia? ¿Es posible?

El esce­na­rio de pan­de­mia dio impul­so a la idea en Espa­ña y hoy se encuen­tra en la agen­da de la coa­li­ción de gobierno. El Papa bre­gó por ella en un men­sa­je a los movi­mien­tos popu­la­res días atrás, y en nues­tro país comen­zó a cir­cu­lar en boca de diri­gen­tes, perio­dis­tas y eco­no­mis­tas bajo la deno­mi­na­ción de ren­ta uni­ver­sal o ingre­so de ciu­da­da­nía.

Se tra­ta de un per­ci­bi­mien­to bási­co, incon­di­cio­nal y para todos. Inclu­so para ricos, por­que el meca­nis­mo correc­tor de esa dis­tor­sión es un sis­te­ma impo­si­ti­vo pro­gre­si­vo. Varios paí­ses lo imple­men­ta­ron duran­te las últi­mas déca­das, aun­que de mane­ra seg­men­ta­da: Fin­lan­dia, Alas­ka, Nami­bia, Bra­sil, Méxi­co o la Argen­ti­na, con la AUH.

La pri­me­ra vez que se plan­teó aquí fue en 2001, cuan­do el Fren­te Nacio­nal con­tra la Pobre­za (Fre­Na­Po), impul­sa­do por la CTA, pro­pu­so cons­truir un piso bási­co de ingre­sos median­te un segu­ro de empleo y for­ma­ción para jefes des­ocu­pa­dos de hoga­res, más una asig­na­ción uni­ver­sal por hijo, más una jubi­la­ción universal.

“El ingre­so de ciu­da­da­nía tie­ne una actua­li­dad impre­sio­nan­te ‑dice Clau­dio Lozano, pro­mo­tor del Fre­Na­Po, direc­tor del Ban­co Nación-. Por­que la Argen­ti­na tie­ne hoy un pro­ble­ma gra­ve: 8.500.000 de per­so­nas que tran­si­tan por el cam­po de la infor­ma­li­dad labo­ral y 2 millo­nes de cuen­ta­pro­pis­tas en blan­co. En total, casi 11 millo­nes de hom­bres y muje­res que hoy no pue­den salir a trabajar”.

Lozano sos­tie­ne que, de uni­ver­sa­li­zar­se la AUH, el sala­rio social com­ple­men­ta­rio y la jubi­la­ción, podría asis­tir­se a esas 11 millo­nes de per­so­nas que en los pró­xi­mos días acce­de­rán, por úni­ca vez, al Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia decre­ta­do por el Gobierno.

No pode­mos seguir mane­ján­do­nos con cri­te­rios de tran­si­to­ria­li­dad: hoy te pago, el mes que vie­ne no. Tam­po­co con cri­te­rios de con­di­cio­na­li­dad”, agre­ga Lozano.

Con­di­cio­na­li­dad

“La con­di­cio­na­li­dad tie­ne que ver con la meri­to­cra­cia”, seña­la Cori­na Rodrí­guez Enrí­quez, eco­no­mis­ta, inves­ti­ga­do­ra del CONICET y del Cen­tro Inter­dis­ci­pli­na­rio para el Estu­dio de Polí­ti­cas Públi­cas (CIEPP) que diri­ge Rubén Lo Vuolo.

Y agre­ga: “Por­que, si bien quie­nes tie­nen altos ingre­sos no per­ci­ben AUH, des­gra­van en su decla­ra­ción impo­si­ti­va la tenen­cia de hijos. Y a cam­bio, el Esta­do no les exi­ge que los vacu­nen o man­den a la escue­la. Es una dife­ren­cia­ción muy clasista”.

Rodrí­guez Enrí­quez pone en evi­den­cia que, si estu­vie­se imple­men­ta­do un ingre­so ciu­da­dano, el Esta­do no ten­dría por qué emi­tir ingre­sos fami­lia­res de emer­gen­cia ni bonos. “No pue­de ser una polí­ti­ca de emer­gen­cia, sino de exis­ten­cia”, afirma.

Por su par­te, Lozano hace números:

-¿De cuán­to esta­mos hablando?

-Supo­nien­do que los pobres no reci­ben ren­ta del Esta­do, garan­ti­zar­les un ingre­so para que dejen de ser pobres impli­ca­ría 6 pun­tos del PBI. Para que los indi­gen­tes dejen de ser­lo, 1 pun­to del pro­duc­to. Y en con­di­cio­nes nor­ma­les, don­de los pobres tie­nen un ingre­so, la dife­ren­cia para alcan­zar ese umbral equi­va­le a 3 pun­tos del pro­duc­to. Mag­ni­tu­des posibles.

Y razo­na: “en la Argen­ti­na, 114.000 per­so­nas tie­nen patri­mo­nios netos supe­rio­res al millón de dóla­res. Con una alí­cuo­ta del 0,75% de Bie­nes Per­so­na­les se podría ter­mi­nar con la pobreza”.

Son varios los enfo­ques que legi­ti­man el ingre­so ciu­da­dano. Entre ellos, el de remu­ne­ra­ción a un tra­ba­jo que el mer­ca­do no reco­no­ce, nece­sa­rio para repro­du­cir las con­di­cio­nes de vida: tareas domés­ti­cas o cui­da­do de niños y mayo­res, por ejem­plo. En 2013, el INDEC demos­tró que las muje­res dedi­can a esas labo­ra­les seis horas y media; los hom­bres tres.

“Es un argu­men­to váli­do, pero con­tro­ver­ti­do ‑seña­la Rodrí­guez Enrí­quez-. Las femi­nis­tas te podría­mos decir que el ingre­so ciu­da­dano va con­tra la redis­tri­bu­ción del tra­ba­jo de cui­da­do. Ais­la­do, ter­mi­na con­so­li­dan­do las rela­cio­nes de géne­ro patriarcales”.

Por eso, Rodrí­guez Enrí­quez afir­ma que son nece­sa­rias polí­ti­cas públi­cas que otor­guen más licen­cias para padres o que ofrez­can ser­vi­cios de cui­da­do. El Minis­te­rio de las Muje­res cuen­ta con una direc­ción nacio­nal tra­ba­jan­do el tema.

Genea­lo­gía de una idea

Des­de sus orí­ge­nes, el con­cep­to de sala­rio o ren­ta uni­ver­sal nació como res­pues­ta al cam­bio tec­no­ló­gi­co en el capi­ta­lis­mo. El menor empleo de mano de obra, uno de los efec­tos más impor­tan­tes, trae apa­re­ja­do una ten­den­cia a la baja en el nivel de empleo, rota­ción, pre­ca­ri­za­ción, dete­rio­ro de ingre­sos, caí­da de la deman­da, con­cen­tra­ción de riqueza.

El capi­ta­lis­mo meri­to­crá­ti­co no ofre­ce el mis­mo acce­so a la for­ma­ción que exi­gen las nue­vas tec­no­lo­gías. Tam­po­co bus­ca incor­po­rar a los exclui­dos, redu­cien­do la jor­na­da labo­ral y man­te­nien­do el nivel de empleo. El pro­ble­ma, para el sis­te­ma, es individual.

Ilus­tra­ción: Mar­ce­lo Spotti

Para la OIT, los jóve­nes serán los más afec­ta­dos eco­nó­mi­ca­men­te por la pandemia

Des­de la enti­dad inter­na­cio­nal expli­can que esto se debe a la difi­cul­tad para que este sec­tor acce­da al empleo for­mal. La ten­den­cia se amplía jun­to con el avan­ce del coronavirus.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) indi­có que a raíz de la pan­de­mia los más jóve­nes serán los más afec­ta­dos en mate­ria eco­nó­mi­ca. Des­de la enti­dad inter­na­cio­nal expli­ca­ron que esto se debe a la difi­cul­tad que tie­ne este sec­tor eta­rio a la hora de for­ma­li­zar su situa­ción laboral.

Según la OIT, las cifras del año pró­xi­mo pasa­do refuer­zan esta tesis ya que “una de cada cin­co per­so­nas meno­res de 25 años (267 millo­nes) no tra­ba­jan ni estu­dian, ni tam­po­co se for­man”. “Las cri­sis gol­pean más duro a los más vul­ne­ra­bles. Uno de esos gru­pos es el juve­nil, par­ti­cu­lar­men­te expues­to al impac­to socio-eco­nó­mi­co de la pan­de­mia. La tran­si­ción hacia el empleo decen­te es un enor­me desa­fío para ese sec­tor”, subrayaron.

Al mis­mo tiem­po, el orga­nis­mo labo­ral tri­par­ti­to mun­dial hizo hin­ca­pié en esta fran­ja de la pobla­ción por ser los más afec­ta­dos a raíz de ser “los pri­me­ros en sufrir el recor­te de horas labo­ra­les o des­pi­dos”.

“La ausen­cia de redes y expe­rien­cia difi­cul­ta la bús­que­da de otro empleo decen­te, por lo que son empu­ja­dos hacia tareas de menor pro­tec­ción jurí­di­ca y social. Los empren­de­do­res jóve­nes y sus coope­ra­ti­vas afron­tan pro­ble­mas simi­la­res a par­tir de las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas para obte­ner recur­sos y finan­cia­ción, y ese sec­tor des­co­no­ce cómo afron­tar esce­na­rios comer­cia­les com­pli­ca­dos”, detallaron.

Asi­mis­mo, la orga­ni­za­ción men­cio­na­da des­ta­có que los jóve­nes se desa­rro­llan gene­ral­men­te en acti­vi­da­des que se encuen­tran seria­men­te com­pro­me­ti­das por el avan­ce de la pan­de­mia, como el comer­cio, indus­tria, hote­le­ría, entre otros, con lo cual se encuen­tran afec­ta­dos directamente.

Por últi­mo, ase­gu­ra­ron que “son los más ame­na­za­dos por la auto­ma­ti­za­ción total o par­cial, por lo que urge de par­te de los gobier­nos de los paí­ses medi­das de apo­yo o estímulo”.

El Obser­va­to­rio del Dere­cho Social de la CTA Autó­no­ma pre­sen­tó la actua­li­za­ción del siguien­te infor­me en el que se sis­te­ma­ti­zan más de 200 denun­cias rea­li­za­das por tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras refe­ri­das a dis­tin­tas vio­la­cio­nes a dere­chos labo­ra­les que han teni­do lugar en el mar­co del Ais­la­mien­to Social Pre­ven­ti­vo Obli­ga­to­rio dis­pues­to por el Gobierno Nacio­nal. Este docu­men­to, ade­más, fue envia­do opor­tu­na­men­te al Minis­tro de Tra­ba­jo, Clau­dio Moro­ni, con el fin de poner­le un lími­te a los abu­sos patro­na­les en el mar­co de la pre­sen­te emer­gen­cia sani­ta­ria.  El tra­ba­jo en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria: des­pi­dos, sus­pen­sio­nes, reba­jas sala­ria­les y defi­cien­cias para ase­gu­rar la salud de las y los tra­ba­ja­do­res El infor­me apun­ta a sis­te­ma­ti­zar denun­cias por vio­la­cio­nes a los dere­chos labo­ra­les rea­li­za­das por tra­ba­ja­do­res, tra­ba­ja­do­ras y orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les duran­te la cua­ren­te­na, y cons­ti­tu­ye una actua­li­za­ción de la infor­ma­ción pre­sen­ta­da por el Obser­va­to­rio del Dere­cho Social de la CTA‑A el 28 de mar­zo. Se inclu­ye infor­ma­ción pro­ve­nien­te de más de 200 denun­cias y recla­mos colec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de dife­ren­tes acti­vi­da­des de todo el país que han seña­la­do, de una u otra for­ma, incum­pli­mien­tos por par­te de las patro­na­les de las dis­po­si­cio­nes vigen­tes. Este con­jun­to de cues­tio­nes requie­ren ser abor­da­das con carác­ter urgen­te a fin de poder tran­si­tar la emer­gen­cia. En par­ti­cu­lar, se ha denun­cia­do la fal­ta de deli­mi­ta­ción cla­ra entre las líneas de pro­duc­ción que deben seguir fun­cio­nan­do y otras que cla­ra­men­te no son esen­cia­les y que inclu­so podrían for­ta­le­cer la pro­duc­ción de aque­llos bie­nes que son impres­cin­di­bles para la sub­sis­ten­cia del con­jun­to de la pobla­ción; tam­bién se han efec­tua­do recla­mos fren­te a con­duc­tas patro­na­les que no garan­ti­zan las con­di­cio­nes nece­sa­rias de salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo; final­men­te, se sis­te­ma­ti­zan casos de denun­cias por des­pi­dos, sus­pen­sio­nes y reduc­cio­nes sala­ria­les que se han pro­fun­di­za­do en las últi­mas dos sema­nas. En par­ti­cu­lar, a par­tir de las denun­cias y recla­mos se abor­dan abor­dar las siguien­tes cua­tro dimen­sio­nes con carác­ter de urgen­te: ● Deter­mi­nar con la mayor pre­ci­sión posi­ble las áreas de la pro­duc­ción que deben con­ti­nuar fun­cio­nan­do y for­ta­le­cer­las con la redis­tri­bu­ción de los recur­sos y tra­ba­ja­do­res que se desem­pe­ñan en las áreas o líneas de pro­duc­ción no esen­cia­les; ● Garan­ti­zar las máxi­mas con­di­cio­nes de salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo, prin­ci­pal­men­te aque­llas que hacen a la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos de las polí­ti­cas sani­ta­rias fija­das por el Minis­te­rio de Salud; ● For­ta­le­cer la pro­tec­ción de los pues­tos de tra­ba­jo y los sala­rios duran­te la cua­ren­te­na, gene­ran­do medi­das efi­ca­ces para garan­ti­zar la prohi­bi­ción de los des­pi­dos y sus­pen­sio­nes dic­ta­da por Poder Eje­cu­ti­vo; ● Garan­ti­zar la acti­vi­dad sin­di­cal, la liber­tad de cir­cu­la­ción de diri­gen­tes y abo­ga­dos gre­mia­les, y for­ta­le­cer los meca­nis­mos ofi­cia­les para la pre­sen­ta­ción de denun­cias como pro­tec­ción prin­ci­pal de quie­nes están desa­rro­llan­do acti­vi­da­des. Ade­más, el docu­men­to, jun­to a la car­ta envia­da al minis­tro Moro­ni, recla­ma en torno a la deter­mi­na­ción de las áreas de pro­duc­ción esen­cia­les. 

Para baja­rIn­for­me com­ple­to del ODS-CTAA:  

EL SALARIO DEL MIEDO

Millo­nes de tra­ba­ja­do­res se arries­gan a dia­rio al con­ta­gio, atra­ve­sa­dos por la nece­si­dad de trabajar

POR VICTORIO PAULÓN

Pelí­cu­la de H. G. Clou­zot, 1953. Una obra maes­tra del suspenso.

“En esta pan­de­mia la escue­la es la gran orga­ni­za­do­ra social”

Angé­li­ca Gra­ciano. Secre­ta­ria Gene­ral de UTE (CABA)

Cada vez sobre­vue­la mayor angus­tia cuan­do men­cio­nan que para el fin de la cua­ren­te­na habrá más con­ta­gios, más inter­na­dos y más muer­tos. Los que se resis­ten a resig­nar algo de lo mucho que acu­mu­la­ron para paliar la cri­sis bus­can los argu­men­tos más mise­ra­bles a medi­da que avan­za el pro­yec­to de impues­to a la cúpu­la empre­sa­rial. ¿De dón­de pue­de salir la gui­ta para asis­tir a los más débi­les? Pron­to para su con­si­de­ra­ción está un gra­va­men extra­or­di­na­rio en el mar­co de la pan­de­mia. Un pago equi­va­len­te al 2% de las ven­tas glo­ba­les de cada empre­sa podría ser dis­tri­bui­do para paliar las nece­si­da­des más urgen­tes, bus­can­do recau­da­ción entre los gran­des gana­do­res de la dis­tri­bu­ción de la ren­ta. Se podría recau­dar 3.400 millo­nes de dóla­res actua­les, ape­nas un 0,9% del PIB, que apor­ta­ría un aire indis­pen­sa­ble para las arcas del Estado.

El minis­tro Mar­tín Guz­mán expli­có los con­cep­tos cen­tra­les de la pro­pues­ta de rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da con los bonis­tas pri­va­dos. 1) No pagar por 3 años. A par­tir de ahí tasa del 0,5% ini­cial lle­gan­do a un máxi­mo de 2,33%. 2) Qui­ta de intere­ses de 37.900 millo­nes de dóla­res equi­va­len­te a un 62% y de capi­tal de 3.600 millo­nes que repre­sen­ta un 5,4%. 3) La pro­pues­ta que se lle­va­rá al FMI es de no pagar por 3 años y no hacer ajus­te fis­cal. «Lo que dicen los acree­do­res es que tie­ne que haber más ajus­te fis­cal, con­ti­nuar por el sen­de­ro del ajus­te rápi­do (…) eso des­trui­ría el futu­ro de millo­nes de argen­ti­nos y no lo vamos a per­mi­tir”, señaló.

Ade­más de res­pon­der a la cri­sis de endeu­da­mien­to que dejó el gobierno de Macri, la pro­pues­ta repre­sen­ta la toma de la ini­cia­ti­va polí­ti­ca en mate­ria eco­nó­mi­ca y expli­ca el pro­yec­to de gra­var a los sec­to­res más ricos y dis­ci­pli­nar a los espe­cu­la­do­res eter­nos para que se some­tan a las deci­sio­nes del poder polí­ti­co. Habrá ríos de tin­ta, rumo­res, des­men­ti­das, ame­na­zas, manio­bras, pero la fle­cha en el aire va camino al cora­zón de la patria especulativa.

Vivien­do con el enemigo

El sala­rio del mie­do es el títu­lo de una his­tó­ri­ca pelí­cu­la que rela­ta con angus­tian­te sus­pen­so la lucha de cua­tro hom­bres por su liber­tad mien­tras con­du­cen camio­nes car­ga­dos con nitro­gli­ce­ri­na explo­si­va a tra­vés de acci­den­ta­dos cami­nos de una sel­va. Al menor sacu­dón todo esta­lla­ría por los aires. Aque­lla fic­ción enmu­de­ce hoy ante el mul­ti­tu­di­na­rio esce­na­rio de la vida coti­dia­na de millo­nes de tra­ba­ja­do­res atra­ve­sa­dos por la nece­si­dad de salir a sus trabajos.

Cua­tro muer­tos en el metro de Madrid y casi 60 falle­ci­dos denun­cia­dos por el sin­di­ca­to del sub­te de Nue­va York (agru­pa per­so­nal de una úni­ca empre­sa de buses y sub­tes) pusie­ron en aler­ta a los Metro­de­le­ga­dos por la des­apren­sión con que Metro­vías vie­ne apli­can­do el pro­to­co­lo. La secre­ta­ria de Orga­ni­za­ción del Sin­di­ca­to del Sub­te, Vir­gi­nia Bou­vet, seña­ló que “la empre­sa no inter­vino con un caso sos­pe­cho­so (debe­ría haber inte­rrum­pi­do el ser­vi­cio las últi­mas horas del domin­go para desin­fec­tar y ais­lar a la gen­te que estu­vo en con­tac­to con el com­pa­ñe­ro). Sen­si­bles como están los tra­ba­ja­do­res tras la bata­lla del asbes­to, fue la base del gre­mio quien apli­có el pro­to­co­lo y la empre­sa se vio obli­ga­da a sacar los tre­nes con per­so­nal de supervisión”.

La Fede­ra­ción de Sin­di­ca­tos de Pro­fe­sio­na­les de la Salud está cons­tru­yen­do un regis­tro nacio­nal de con­ta­gios, que a media sema­na ya superó los 200 casos de tra­ba­ja­do­res de la salud con Covid-19 de un total de 14 pro­vin­cias. Del Sana­to­rio de La Pro­vi­den­cia en la Capi­tal al Hos­pi­tal Bel­grano de San Mar­tín, nues­tra socie­dad paga el pre­cio de la esca­sa gim­na­sia en asep­sia y ele­men­tos de pro­tec­ción sin la huma­ni­dad en el cen­tro. Denun­cias del Sin­di­ca­to de Sani­dad habían anun­cia­do con­ta­gios en el Hos­pi­tal Ita­liano por­te­ño. El gober­na­dor Axel Kici­llof fue some­ti­do al test tras su visi­ta al Hos­pi­tal Bel­grano, con resul­ta­do negativo.

Denun­cian que es muy alta la pro­por­ción de pro­fe­sio­na­les enfer­mos por coronavirus.

La ecua­ción labo­ral que atra­vie­sa los sen­ti­mien­tos de mie­do y nece­si­dad lle­ga a su resul­ta­do más visi­ble en los emplea­dos de los comer­cios que tie­nen con­tac­to con el públi­co. Las denun­cias de silen­cia­dos test posi­ti­vos del virus en las sucur­sa­les de Coto son el resul­ta­do de una inevi­ta­ble cir­cu­la­ción de la enfer­me­dad por las gón­do­las, los ser­vi­cios de deli­very y las cin­tas trans­por­ta­do­ras de las cajas, allí don­de mue­ren las ilu­sio­nes ante la cares­tía. Sin el cui­da­do ni los recur­sos dis­po­ni­bles (como en las temi­das aglo­me­ra­cio­nes de los ban­cos) todo es igual, nada es mejor. Menos mal que abren de nue­vo los loca­les de Pago Fácil y Rapi­pa­go y evi­tan las colas ante modes­tos kios­qui­tos. Ver­du­le­rías, car­ni­ce­rías y peque­ños nego­cios fue­ra de la cua­ren­te­na ven cir­cu­lar un mun­do de deli­verys en negro, emplea­dos teme­ro­sos y pro­pie­ta­rios deses­pe­ra­dos por sobre­vi­vir. La muer­te que ace­cha tras el coro­na­vi­rus es una tris­te reali­dad cotidiana.

“Por un lado tene­mos suer­te de poder salir a la calle a labu­rar algui­to para lle­var un man­go para el alqui­ler y la dia­ria. Como somos jóve­nes, los men­sa­je­ros y los deli­verys nos sen­ti­mos un poco más inmu­nes, aun­que a sabien­das de que des­pués podés con­ta­giar a alguien más en tu casa. Inten­ta­mos tomar todas las pre­cau­cio­nes posi­bles, con todas las limi­ta­cio­nes que tene­mos. “Al que le toca le toca, la suer­te es loca”, dice mi hija en joda, aun­que solo nos vemos a lo lejos cuan­do voy a ver­la. Este labu­ro no es chis­te, algo de mie­do te da entre­gar paque­tes a suer­te y ver­dad. La elec­ción ter­mi­na sien­do infec­tar­te o ver que los tuyos se cagan de ham­bre, ahí tenés la del­ga­da línea roja entre salud y enfermedad”.

Enemi­go invi­si­ble vs. ejér­ci­to invisibilizado

“Es impre­sio­nan­te el tra­ba­jo que vie­nen desa­rro­llan­do lxs docen­tes des­de las casas y en las pro­pias Escue­las; garan­ti­zan­do los apren­di­za­jes y la con­ti­nui­dad peda­gó­gi­ca de lxs chicxs, y entre­gan­do ali­men­tos para que a nin­gu­na fami­lia le fal­te un pla­to de comi­da sobre la mesa. Don­de está la Escue­la, está la Patria y, den­tro de ella, los docen­tes que la hon­ran y dig­ni­fi­can”, dice Rober­to Baradel.

Para Sil­via Alma­zán, secre­ta­ria adjun­ta de SUTEBA, “en las actua­les situa­cio­nes de ais­la­mien­to social se han modi­fi­ca­do las con­di­cio­nes labo­ra­les, la jor­na­da labo­ral, los vehícu­los tec­no­ló­gi­cos para tras­mi­tir el cono­ci­mien­to y los con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos, muchas veces con la para­do­ja de enfren­tar nue­vas tec­no­lo­gías que sus alum­nos mane­jan mejor. Las auto­ri­da­des de cada escue­la son agen­tes pre­sen­cia­les en los come­do­res don­de se pre­pa­ran las racio­nes para los alum­nos. Se han cam­bia­do, en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, las racio­nes de desa­yuno almuer­zo o merien­da por bol­so­nes que con­tie­nen los ali­men­tos nece­sa­rios para con­su­mir­los en casa. Eso impli­ca la pre­pa­ra­ción de cien­tos de racio­nes en cada escue­la don­de lle­gan los packs con los paque­tes de fideos, bote­llas de acei­te, leche en pol­vo, latas de toma­te, etc., para con­ver­tir­los en uni­da­des que se entre­gan a cada fami­lia inde­pen­dien­te de la can­ti­dad de comi­das que reci­bie­ra el alumno en la escue­la. Cada entre­ga de ali­men­tos impli­ca el arma­do de un millón de bol­sos que se dis­tri­bu­yen en toda la provincia.

El repar­to de ali­men­tos en las escue­las con­vo­ca a todos los trabajadores

Eduar­do López, de UTE y secre­ta­rio gene­ral de la CTA de los Tra­ba­ja­do­res (CABA), agre­ga: “Las tareas peda­gó­gi­cas que desa­rro­lla­mos a dis­tan­cia resul­tan nove­do­sas y expo­nen una serie de difi­cul­ta­des pro­pias de la fal­ta de inver­sión edu­ca­ti­va en el dis­tri­to más rico del país, don­de hace años se dis­con­ti­nuó la entre­ga de net­books a lxs estu­dian­tes. Dia­ria­men­te nos encon­tra­mos con una enor­me dis­pa­ri­dad en el acce­so a la tec­no­lo­gía y la conec­ti­vi­dad de las fami­lias, lo que com­pli­ca el desa­rro­llo de la con­ti­nui­dad educativa”.

“Ape­nas ini­cia­da la cua­ren­te­na, tuvi­mos hacer pre­sen­ta­cio­nes para exi­gir que deja­ran de ofre­cer sand­wi­ches de puro pan y fru­tas magu­lla­das a las fami­lias que bus­ca­ban un refuer­zo ali­men­ta­rio para sus hijxs. Esta sema­na el GCBA ofre­ce para que lxs niñxs desa­yu­nen duran­te 14 días, cin­co man­za­nas, unos saqui­tos de té y mate coci­do y leche en pol­vo que rin­de menos que los dos litros de lar­ga vida en car­tón que entre­ga­ron hace dos sema­nas. Mien­tras se nie­ga a equi­par a lxs docen­tes que par­ti­ci­pan de la entre­ga de comi­da, Larre­ta com­pra bar­bi­jos a 3.000 pesos, en una lici­ta­ción escan­da­lo­sa por la que, tar­de o tem­prano, debe­rá ren­dir cuen­tas ante la ley».

Madres, maes­tras, mili­tan­tes socia­les, todo eso son las y los edu­ca­do­res en tiem­pos de la pes­te. En San­ta Fe, más de 6.000 tra­ba­ja­do­res están afec­ta­dos a los come­do­res esco­la­res (direc­to­res, vice­di­rec­to­res, ecó­no­mos, docen­tes) y todos ellos rea­li­zan la tarea peda­gó­gi­ca. “Las cla­ses no van a vol­ver por­que nun­ca se fue­ron”, repi­te una y otra vez Sonia Ales­so, la Secre­ta­ria Gene­ral de la CTERA y diri­gen­te del gre­mio en la pro­vin­cia de San­ta Fe.

Ali­nea­dos con la res­pon­sa­bi­li­dad social

La pará­li­sis de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca está pri­van­do a los sin­di­ca­tos y a las cen­tra­les sin­di­ca­les de su prin­ci­pal herra­mien­ta de pre­sión: el paro, movi­li­za­ción, la asam­blea. Has­ta las elec­cio­nes sin­di­ca­les se han sus­pen­di­do. En ese con­tex­to la reali­dad se divi­de entre quie­nes tra­ba­jan com­pe­li­dos por la res­pon­sa­bi­li­dad social y los que están sus­pen­di­dos rogan­do que el por­cen­ta­je del sala­rio que per­ci­ben alcan­ce lo máxi­mo posi­ble. El docu­men­to de la CGT cono­ci­do el jue­ves últi­mo con­tie­ne pro­cla­mas gene­ra­les y sólo pide comi­tés inter­mi­nis­te­ria­les en los que estén repre­sen­ta­dos el sin­di­ca­lis­mo y las patro­na­les para admi­nis­trar la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. Todas las frac­cio­nes del movi­mien­to obre­ro se ali­nea­ron detrás del gobierno y des­de ahí bus­can posicionarse.

Tan­to las side­rúr­gi­cas Acin­dar, como el gru­po Techint anun­cian que para el mes de abril solo paga­rán el 75% del sala­rio de bol­si­llo. “El sala­rio pro­me­dio bru­to para la plan­ta de Acin­dar, en la Matan­za, ape­nas lle­ga a los $ 45.000 (dedu­ci­do el 19,5% de apor­tes y la qui­ta del 25% que pre­ten­den ape­nas res­ta­rían $27.000 para vivir)”, ase­gu­ra Hugo Melo, secre­ta­rio gene­ral de la UOM local.

Las gran­des side­rúr­gi­cas tie­nen pla­nes mun­dia­les y no resig­nan ganancia.

La pre­sión patro­nal para reini­ciar la pro­duc­ción se mani­fies­ta a tra­vés de sus comu­ni­ca­do­res en los medios hege­mó­ni­cos, en sus recla­mos al gobierno, a los sin­di­ca­tos y a los pro­pios tra­ba­ja­do­res, quie­nes en muchos casos se deses­pe­ran por la dis­mi­nu­ción de sus ingre­sos. No se tra­ta de mero cálcu­lo polí­ti­co. Son con­glo­me­ra­dos que ope­ran así en casi todo el mun­do. Sobre esa base, Anto­nio Caló acep­tó el pago de las sus­pen­sio­nes al 70% a los meta­lúr­gi­cos del res­to de las ramas del sec­tor, con cláu­su­las de no des­pi­do y apor­tes a la obra social.

Un decre­to pre­si­den­cial clau­su­ró los cor­co­veos de las ART que pre­ten­dían no reco­no­cer al coro­na­vi­rus como enfer­me­dad pro­fe­sio­nal, bus­can­do que los bene­fi­cia­rios obli­ga­dos a cum­plir tareas y some­ti­dos al peli­gro del con­ta­gio, no pue­dan gozar de la pro­tec­ción de la ley de ries­gos del tra­ba­jo. Un buen comien­zo para la sepa­ra­ción qui­rúr­gi­ca que se debe pro­du­cir entre el acce­so a la salud y su comer­cia­li­za­ción, y para los tra­ba­ja­do­res sol­ven­tar con sus pro­pios apor­tes a tra­vés de las obras socia­les la aten­ción del infor­tu­nio. Un triun­fo de la Inter­sin­di­cal de Salud don­de se jun­tan todas las corrien­tes sin­di­ca­les. El mun­do que vie­ne sig­na­do por la enfer­me­dad y la muer­te va a exi­gir un cam­bio pro­fun­do en este tema.

Dón­de hay un man­go, vie­jo Gómez

Los tra­ba­ja­do­res debe­mos mirar en todos los bol­si­llos del gran rope­ro nacio­nal a ver si encon­tra­mos una mone­da. Ojo que los espe­cu­la­do­res y los inter­me­dia­rios se están que­dan­do con una gran por­ción de los bille­tes emi­ti­dos con des­tino asis­ten­cial. Los ban­cos se nie­gan al sal­va­ta­je de las pymes y habrá que apre­tar­los por­que la res­pon­sa­bi­li­dad no es de La Ban­ca­ria sino de los ban­que­ros. No se tra­ta solo de con­se­guir pla­ta, sino de lograr que no te la roben. Es espe­ra­ble la furia del “mer­ca­do”, que ya com­ple­men­ta los des­pi­dos y las bajas de sala­rio con un gol­pe de mano asal­tan­do el dólar y uni­fi­can­do dis­cur­sos mediá­ti­cos que­jum­bro­sos para que pidan la renun­cia del equi­po eco­nó­mi­co. ¡En el con­cur­so de alcahue­te­ría La Nación y Amé­ri­ca TV dejan a TN a la izquier­da!!! En un pase sin mirar a lo Ginó­bi­li evi­tan con­tar que en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos han toma­do medi­das key­ne­sia­nas de urgen­cia para sal­var sus eco­no­mías y aten­der la cri­sis sani­ta­ria. De Esta­dos Uni­dos al Rei­no Uni­do, de Ale­ma­nia a Fran­cia, esos paí­ses han inyec­ta­do miles de millo­nes de dóla­res sin chis­tar (entre el 10 y el 20% de sus gor­dos PBI). Pero acá se que­jan por un mor­dis­qui­to a su cuan­tio­sa ganancia.

Según datos del INDEC, las 500 empre­sas de mayo­res ven­tas del país acu­mu­la­ron 67.300 millo­nes de dóla­res de ganan­cias netas en el perío­do 2016 – 2018. En el mar­co de la deva­lua­ción y la cri­sis, la ren­ta­bi­li­dad aumen­tó del 8,5% al 11,7% entre 2017 y 2018. Sin embar­go, la tasa de inver­sión neta –des­con­ta­das las amor­ti­za­cio­nes– cayó del 8,5% al 2,2% del valor de pro­duc­ción en el mis­mo perío­do. No solo acu­mu­la­ron impor­tan­tes ganan­cias que no vol­ca­ron a la inver­sión, sino que lo man­tu­vie­ron en reser­vas dola­ri­za­das que hoy podrían cons­ti­tuir una ayu­da impor­tan­te en la cri­sis agu­di­za­da por el coronavirus.

La pan­de­mia, como las gran­des bajan­tes de los ríos, nos mues­tra lo que hay en el fon­do. El capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral como eje del mun­do glo­bal está supu­ran­do y se vuel­ve nau­sea­bun­do. La muer­te que está apa­re­cien­do en las calles por todos lados con­vo­ca a la refle­xión y a la acción colec­ti­va para cons­truir lo que viene.

*Con infor­ma­ción de : CTA A /​/​Cohete a la Luna/​/​Canal Abierto/​/​Agen­cias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *