Perú. Resis­ten­cias: Muje­res indí­ge­nas con­tra la pandemia

Por: Nelly Luna Aman­cio /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de abr8o de 2020

Dor­mir bien, o tan solo dor­mir, en estos días de encie­rro obli­ga­to­rio es un lujo de unos cuan­tos en esta Amé­ri­ca Lati­na ace­cha­da por el coro­na­vi­rus y la des­igual­dad. Mien­tras a muchos los mor­ti­fi­ca la angus­tia del ais­la­mien­to y el freno intem­pes­ti­vo de las acti­vi­da­des socia­les, a otros les qui­ta el sue­ño no tener dine­ro para comer al día siguien­te. En las altu­ras de los andes perua­nos, Madai Rodrí­guez, madre sol­te­ra que antes ven­día qui­nua calien­te en las calles de Apu­rí­mac, se endeu­da para com­prar ali­men­tos en una bode­ga cer­ca a su casa. Lle­va 32 días fián­do­se comi­da que no sabe cómo va a pagar lue­go. Y eso le qui­ta el sue­ño. Ha deja­do de des­can­sar bien en las noches. “Cuan­do no tie­nes pla­ta no pue­des ni dor­mir”, dice. Ella como otras seis mil muje­res de esta región habi­ta­da en gran par­te por comu­ni­da­des que­chua, man­tie­ne y edu­ca sola a sus hijos.

En el Perú, una de las regio­nes con mayor por­cen­ta­je de empleo infor­mal es pre­ci­sa­men­te Apu­rí­mac (90%). La situa­ción es simi­lar en otros paí­ses. El tra­ba­jo infor­mal afec­ta más amplia­men­te a la pobla­ción indí­ge­na. Un recien­te estu­dio de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo con­clu­ye que los pue­blos ori­gi­na­rios tie­nen pocas opor­tu­ni­da­des de con­se­guir un empleo de cali­dad y tie­nen un 31,5% más pro­ba­bi­li­da­des de tra­ba­jar en la eco­no­mía infor­mal que los tra­ba­ja­do­res no indí­ge­nas. El coro­na­vi­rus nos gol­pea en la cara con estas brechas.

“ELLAS LUCHAN” EXPONE A TRAVÉS DE LAS HISTORIAS DE UN GRUPO DE MUJERES INDÍGENAS DE CINCO PAÍSES DE AMÉRICA LATINA CÓMO LAS MEDIDAS RESTRICTIVAS AFECTAN SUS ECONOMÍAS Y PROYECTOS.

Acha­chaw, dice Madai Rodrí­guez en que­chua cuan­do habla del mie­do a la incer­ti­dum­bre de estos días. Al otro lado, al nor­te de Colom­bia, Ire­ne Jaya­ri­yu, mujer Wayuu que ha deja­do de ven­der sus her­mo­sas bol­sas de colo­res a los via­je­ros, bai­la la dan­za de la ‘yon­na’ y escu­cha el men­sa­je de un sue­ño que las sabias de su comu­ni­dad les han con­ta­do como el secre­to más pre­cia­do para la resis­ten­cia. En Chi­le, Ana Llao, la fuer­te lide­re­sa mapu­che dice: “Noso­tros tene­mos el newen (la fuer­za) en la san­gre, pero eso no bas­ta para que per­ma­nez­ca­mos sanos”. 

OIT
DIFERENCIAS. Situa­ción del empleo entre pobla­ción indí­ge­na y no indígena.
Fuen­te: Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Trabajo

“Ellas luchan” es una serie perio­dís­ti­ca que bus­ca expo­ner a tra­vés de las his­to­rias de un gru­po de muje­res indí­ge­nas de cin­co paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na cómo las medi­das res­tric­ti­vas afec­tan sus eco­no­mías, sus pro­yec­tos y su coti­dia­ni­dad, y qué están hacien­do para enfren­tar­la. El espe­cial, coor­di­na­do por Ojo­Pú­bli­co, retra­ta los tes­ti­mo­nios y desa­fíos de muje­res en Perú, Colom­bia, Chi­le, Bra­sil y Méxi­co, y denun­cia cómo los dife­ren­tes gobier­nos de la región no han dise­ña­do medi­das sani­ta­rias y sub­si­dios espe­cí­fi­cos para los pue­blos indígenas.

EL 7% DE LAS MUJERES INDÍGENAS VIVE CON MENOS DE 1,90 DÓLARES AL DÍA.

Los pue­blos ori­gi­na­rios en la región repre­sen­tan más del 8,5% de la pobla­ción, el por­cen­ta­je más gran­de en com­pa­ra­ción con otras regio­nes del mun­do. Pese a ello, los Esta­dos no han logra­do garan­ti­zar el acce­so a ser­vi­cios bási­cos ele­men­ta­les y salud de cali­dad: el 30%, ade­más, vive en extre­ma pobre­za. En tiem­pos de pan­de­mia y acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas para­li­za­das, estas gigan­tes­cas inequi­da­des los con­vier­ten en uno de los gru­pos más vul­ne­ra­bles de la región. 

OIT
BRECHAS. Las muje­res indí­ge­nas per­ci­ben menos sala­rios que los hombres.
Fuen­te: Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Trabajo

El docu­men­to de la OIT des­ta­ca que el sala­rio de las per­so­nas indí­ge­nas con empleo remu­ne­ra­do está un 31% por deba­jo del de otros tra­ba­ja­do­res, la mayor bre­cha sala­rial de las per­so­nas indí­ge­nas en todo el mun­do. Las cifras del infor­me nos reve­lan que entre estas des­igual­da­des hay aún una más aplas­tan­te, la de géne­ro: el 7% de las muje­res indí­ge­nas vive con menos de 1,90 dóla­res al día.

En Méxi­co, antes de que la pan­de­mia ate­rri­za­ra en Méxi­co, Ofe­lia ven­día muñe­cas hechas a mano, de cabe­llos negros y tra­jes tra­di­cio­na­les, a los visi­tan­tes de la zona turís­ti­ca de León, en Gua­na­jua­to. Como a las demás, tam­bién a ella las medi­das res­tric­ti­vas ame­na­zan su eco­no­mía familiar.

La his­to­ria de Eli­zân­ge­la da Sil­va, en Bra­sil, expo­ne cómo el ais­la­mien­to es una con­tra­dic­ción a la vida en comu­ni­dad a la que están acos­tum­bra­dos los pue­blos ama­zó­ni­cos. «No pode­mos ais­lar­nos, nues­tra casa no tie­ne cuar­tos, la hama­ca es colec­ti­va. Vivi­mos para el colec­ti­vo. La pan­de­mia es algo que nos tomó por sor­pre­sa», dice la lide­re­sa del Río Negro.

Fuen­te: Ojo Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *