La OTAN se des­plie­ga para «luchar con­tra el coro­na­vi­rus» – La otra Andalucía

Los 30 minis­tros de Asun­tos Exte­rio­res de la OTAN que se reu­nie­ron el 2 de abril por video­con­fe­ren­cia, ins­tru­ye­ron al gene­ral esta­dou­ni­den­se Tod Wol­ters, Coman­dan­te Supre­mo Alia­do en Euro­pa, para “coor­di­nar el apo­yo mili­tar nece­sa­rio para com­ba­tir la cri­sis del coro­na­vi­rus”. Es el mis­mo gene­ral que, en el Sena­do de los Esta­dos Uni­dos el 25 de febre­ro, decla­ró que “las fuer­zas nuclea­res están apo­yan­do todas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa” y que es “un par­ti­da­rio de una polí­ti­ca fle­xi­ble de pri­mer uso” de armas nuclea­res, es decir de un ata­que nuclear por sorpresa.

El gene­ral Wol­ters es el coman­dan­te supre­mo de la OTAN como jefe del Coman­do Euro­peo de los Esta­dos Uni­dos. Por lo tan­to, es par­te de la cade­na de man­do del Pen­tá­gono, que tie­ne prio­ri­dad abso­lu­ta. Un epi­so­dio muy recien­te ‎con­fir­ma la rigi­dez de esa cade­na de man­do: el capi­tán Brett Cro­zier, coman­dan­te del ‎por­ta­vio­nes esta­dou­ni­den­se USS Theo­do­re Roo­se­velt (CVN-71), fue des­ti­tui­do hace solo días por haber vio­la­do ‎el secre­to mili­tar al soli­ci­tar ayu­da para su tri­pu­la­ción, ante la apa­ri­ción de varios casos de ‎coro­na­vi­rus a bor­do del portaviones. ‎ 

Los bom­bar­de­ros esta­dou­ni­den­ses tam­bién uti­li­zan los corre­do­res pre­fe­ri­dos del ata­que nuclear B2-Spi­rit: el 20 de mar­zo, des­pe­ga­ron de Fair­ford en Ingla­te­rra, jun­to con los cazas norue­gos F‑16, fue­ron al Árti­co hacia terri­to­rio ruso. De esta mane­ra, expli­ca el vice­co­man­dan­te del gene­ral Basham de la Fuer­za Aérea de los Esta­dos Uni­dos en Euro­pa, “pode­mos res­pon­der de mane­ra rápi­da y efec­ti­va a las ame­na­zas en la región, demos­tran­do nues­tra deter­mi­na­ción de lle­var nues­tro poder de com­ba­te a todas par­tes del mundo”.

Mien­tras la OTAN se com­pro­me­te a “com­ba­tir el coro­na­vi­rus” en Euro­pa, dos de los prin­ci­pa­les alia­dos euro­peos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, envían sus buques de gue­rra al Cari­be. El bar­co de asal­to anfi­bio Dix­mund nave­gó des­de Tou­lon a la Gua­ya­na Fran­ce­sa el 3 de abril por lo que el pre­si­den­te Macron lla­ma “una ope­ra­ción mili­tar sin pre­ce­den­tes”. lla­ma­do “Resi­lien­cia”, en el mar­co de la “gue­rra con­tra el coro­na­vi­rus”. Dix­mund pue­de rea­li­zar la fun­ción secun­da­ria de buque hos­pi­tal con 69 camas, 7 de las cua­les para cui­da­dos intensivos.

El papel prin­ci­pal de este gran bar­co, de 200 m de lar­go con una cubier­ta de vue­lo de 5000 m², es el asal­to anfi­bio: al acer­car­se a la cos­ta enemi­ga, ata­ca con doce­nas de heli­cóp­te­ros y lan­chas de des­em­bar­co que trans­por­tan tro­pas y vehícu­los blin­da­dos. Carac­te­rís­ti­cas simi­la­res, aun­que a menor esca­la, tie­nen el bar­co bri­tá­ni­co RFA Argus, que zar­pó el 2 de abril a Guya­na Bri­tá­ni­ca. Los dos bar­cos euro­peos se posi­cio­na­rán en las mis­mas aguas del Cari­be cer­ca de Vene­zue­la a don­de lle­ga la flo­ta de gue­rra, con los bar­cos de com­ba­te cos­te­ros más moder­nos (tam­bién cons­trui­dos por el ita­liano Leo­nar­do para la Mari­na de los EE. UU.) y miles de infan­tes de mari­na, envia­dos por el pre­si­den­te Trump ofi­cial­men­te para dete­ner el narcotráfico.

Acu­sa al pre­si­den­te vene­zo­lano Madu­ro de “apro­ve­char la cri­sis del coro­na­vi­rus para aumen­tar el nar­co­trá­fi­co con el que finan­cia su nar­co­es­ta­do”. El obje­ti­vo de la ope­ra­ción, con el apo­yo de la OTAN, es for­ta­le­cer el endu­re­ci­mien­to del embar­go para estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a Vene­zue­la (un país con las mayo­res reser­vas de petró­leo del mun­do), cuya situa­ción se ve agra­va­da por el coro­na­vi­rus que ha comen­za­do a extenderse.

El obje­ti­vo es poner al pre­si­den­te Madu­ro ele­gi­do regu­lar­men­te (en cuya cabe­za los Esta­dos Uni­dos han pues­to una recom­pen­sa de $ 15 millo­nes) y esta­ble­cer un gobierno que trai­ga al país a la esfe­ra de la domi­na­ción esta­dou­ni­den­se. No se pue­de des­car­tar que un inci­den­te pue­da ser­vir como pre­tex­to para la inva­sión de Vene­zue­la. La cri­sis del coro­na­vi­rus crea con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les favo­ra­bles para una ope­ra­ción de este tipo, tal vez pre­sen­ta­da como “huma­ni­ta­ria”.

Fuen­te: www​.ilma​ni​fes​to​.it

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *