El mun­do tras la pandemia

Por Luis Brit­to Gar­cía, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 abril 2020

1
Cin­co meses han pasa­do des­de la detec­ción del Coro­na­vi­rus, se lo ha decla­ra­do pan­de­mia, pero no pode­mos pre­ver sus efec­tos defi­ni­ti­vos. Sabe­mos que su tasa de muta­ción es baja, por lo cual es poco pro­ba­ble que mute hacia una varie­dad ino­fen­si­va. Sin embar­go, esa esta­bi­li­dad impli­ca que se podría desa­rro­llar con­tra él una vacu­na de efi­ca­cia per­du­ra­ble. Su des­tino y el nues­tro depen­den de las polí­ti­cas sani­ta­rias, vale decir, de la res­pues­ta huma­na. O de las res­pues­tas huma­nas, por­que a pesar de que la pan­de­mia es una sola, se han plan­tea­do mane­ras anta­gó­ni­cas de enfrentarla.

2
Dos con­cep­cio­nes sobre la socie­dad y la eco­no­mía se dispu­tan el mun­do. La pri­me­ra sos­tie­ne que la eco­no­mía exis­te para ser­vir a la socie­dad y que por tan­to en algu­na medi­da debe estar bajo con­trol social. La segun­da afir­ma que la socie­dad exis­te para ser­vir a la eco­no­mía y que por tan­to la debe dejar hacer, dejar pasar. Las posi­cio­nes ante la eco­no­mía se tra­du­cen en estra­te­gias ante la pan­de­mia. Las nacio­nes que inten­tan con­tro­lar la eco­no­mía –Chi­na, Cuba, Vene­zue­la- con­tro­lan el con­ta­gio. Las nacio­nes que dejan hacer y pasar a la eco­no­mía tam­bién dejan hacer y pasar al coronavirus.

3
En los paí­ses don­de la socie­dad ejer­ce algún gra­do de con­trol sobre la eco­no­mía se garan­ti­zó asis­ten­cia médi­ca a todos; se adop­tó la cua­ren­te­na para impe­dir el con­ta­gio per­so­nal, se pre­fi­rió la pér­di­da de divi­den­dos a la de vidas. En los paí­ses que dicen dejar hacer y dejar pasar, se pre­fi­rió la pér­di­da de vidas a la de divi­den­dos: no se adop­tó cua­ren­te­na; se reser­vó la asis­ten­cia médi­ca sólo para quie­nes pudie­ran pagar­la. En Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo, no hay polí­ti­ca nacio­nal de cua­ren­te­na; sólo se pue­de soli­ci­tar licen­cias de enfer­me­dad por dos sema­nas en empre­sas de más de qui­nien­tos emplea­dos; más del 40% de la pobla­ción care­ce de segu­ro médi­co, el cual por cier­to inclu­ye cláu­su­las que lo exo­ne­ran de cubrir casos de pan­de­mia, y tam­po­co exis­te pago extra ni segu­ro para tra­ba­jo de alto ries­go, como el de enfer­me­ros, cami­lle­ros o con­duc­to­res de ambu­lan­cias. Qui­zá por ello sea el país que enca­be­za las esta­dís­ti­cas mun­dia­les de la pan­de­mia para el 15 de abril, con 636.350 casos con­fir­ma­dos, 28.326 falle­ci­dos, a una caden­cia de 9 por día y una pro­por­ción de 195 por 100.000 habi­tan­tes. Espa­ña, país neo­li­be­ral si los hay, ocu­pa un hon­ro­so ter­cer lugar mun­dial en la pan­de­mia, con 182.616 casos, 19.130 víc­ti­mas, 41 muer­tes dia­rias y 391 por 100.000 habi­tan­tes. Mien­tras que Chi­na, don­de se loca­li­za­ron los pri­me­ros casos, a pesar de su enor­me pobla­ción pre­sen­ta sólo 83.356 casos con­fir­ma­dos, con 3.346 falle­ci­dos, en pro­por­ción de 6 por 100.000 habi­tan­tes. Cuba, país blo­quea­do y agre­di­do, pre­sen­ta sólo 814 enfer­mos, con 24 falle­ci­dos, 7 por cada 100.000 habi­tan­tes. Toma­mos estas cifras de El País, dia­rio espa­ñol que se ocu­pa obse­si­va­men­te de cuan­to ocu­rre en Vene­zue­la, y que curio­sa­men­te omi­te infor­mar sobre la salud en nues­tro blo­quea­do, calum­nia­do y agre­di­do país, don­de ape­nas se han pre­sen­ta­do 204 casos, con 111 recu­pe­ra­dos y 9 falle­ci­dos. A tal glo­ba­li­za­ción, tal pan­de­mia infor­ma­ti­va. El País tam­po­co infor­ma­rá que Chi­na, Cuba y Vene­zue­la coope­ran con otros paí­ses envián­do­les medi­ci­nas, per­so­nal y equi­pos médi­cos, mien­tras que Esta­dos Uni­dos blo­quea a Vene­zue­la para que no pue­da reci­bir ali­men­tos ni medi­ci­nas, con agre­si­vo des­plie­gue de guar­da­cos­tas, des­truc­to­res, bar­ca­zas de des­em­bar­co, avio­nes de reco­no­ci­mien­to Awacs, de apo­yo y bata­lla F‑8, Joint Stars, aero­na­ves de vigi­lan­cia, heli­cóp­te­ros, guar­da­cos­tas, Mari­nes, efec­ti­vos de la Fuer­za Aérea y fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les en núme­ros y equi­pa­mien­tos no determinados. 

4
Los núme­ros cita­dos invi­tan a la rec­ti­fi­ca­ción, los pode­res domi­nan­tes con­vo­can a la obs­ti­na­ción. Como de cos­tum­bre, sólo pien­san cómo sacar­le pro­ve­cho al desas­tre. Henry Kis­sin­ger afir­mó en el Wall Street Jour­nal que “Los líde­res están lidian­do con la cri­sis des­de una pers­pec­ti­va prin­ci­pal­men­te nacio­nal, pero los efec­tos corro­si­vos que el virus tie­ne en las socie­da­des no cono­cen fron­te­ras. Si bien el ata­que a la salud huma­na será —espe­re­mos— tem­po­ral, la agi­ta­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ha des­en­ca­de­na­do podría durar gene­ra­cio­nes”. Con­clu­ye el pla­ni­fi­ca­dor de los geno­ci­dios de Chi­le y de Indo­ne­sia que es indis­pen­sa­ble “sal­va­guar­dar los prin­ci­pios del orden mun­dial libe­ral”, y para ello enfren­tar la cri­sis como un pro­ble­ma inter­na­cio­nal o más bien glo­ba­li­za­dor, con medi­das que asi­mis­mo podrían “durar gene­ra­cio­nes”. Más de lo mis­mo por los siglos de los siglos.

5
Pues la pan­de­mia ha ser­vi­do como cor­ti­na de humo mediá­ti­ca para dis­traer la aten­ción sobre la para­le­la pato­lo­gía del sis­te­ma eco­nó­mi­co. No sabe­mos el por­cen­ta­je de la pobla­ción del pla­ne­ta que pere­ce­rá por cau­sa del mor­bo. Hemos indi­ca­do que, en los pri­me­ros dos meses de este año, cau­só 2.360 muer­tes, mien­tras en el mis­mo lap­so falle­cían 69.602 per­so­nas por res­fria­do común; 140.584 por mala­ria. 153.696 por sui­ci­dio, 193.479 por acci­den­tes de trá­fi­co, 358.471 por abu­so del alcohol. Estas heca­tom­bes per­fec­ta­men­te evi­ta­bles no pare­cen haber teni­do efec­tos en el mun­do tal como lo cono­ce­mos. Pero la difi­cul­tad de con­tro­lar un pató­geno nue­vo podría per­mi­tir su pro­pa­ga­ción expo­nen­cial. Ya en 1980 el Depar­ta­men­to de Esta­do en el Infor­me Glo­bal 2000 para el Pre­si­den­te, pre­pa­ra­do con­jun­ta­men­te con el Con­se­jo de la Casa Blan­ca y la Comi­sión Tri­la­te­ral, afir­ma­ba que a la vuel­ta del siglo habría un exce­den­te de 2.400 millo­nes de per­so­nas. .Para el neo­li­be­ra­lis­mo es inso­lu­ble pro­ble­ma la enor­me masa de exclui­dos a los cua­les no pue­de ofre­cer tra­ba­jo ni inte­gra­ción a la pro­duc­ción ni al con­su­mo, suma­do al de una deu­da públi­ca impa­ga­ble, una mone­da sin res­pal­do y una eco­no­mía de casino cuyo prin­ci­pal pro­duc­to son divi­den­dos espe­cu­la­ti­vos . Nada más cómo­do que cul­par al coro­na­vi­rus y a la cua­ren­te­na de la cri­sis que sacu­de al mun­do. Pero las cri­sis eco­nó­mi­cas, siguien­do la pro­fe­cía de Marx, se han hecho cada vez más con­ti­nuas, gra­ves y devas­ta­do­ras sin nece­si­dad de un solo estor­nu­do. Bas­ta­ría una sig­ni­fi­ca­ti­va ausen­cia de tra­ba­ja­do­res en las maqui­las y de com­pra­do­res en los mer­ca­dos para que el sis­te­ma se desplome.

6

Aun­que nin­gu­na epi­de­mia eli­mi­na­rá por sí sola el capi­ta­lis­mo, sal­vo que sea tan des­truc­ti­va que ani­qui­le el sis­te­ma eco­nó­mi­co en su casi tota­li­dad. Pero recor­de­mos que gue­rras cuyo cos­to mate­rial y demo­grá­fi­co debi­li­ta­ron a los impe­rios abrie­ron paso a las gran­des revo­lu­cio­nes del siglo pasa­do. La pri­me­ra Gue­rra Mun­dial des­ba­ra­tó a tal pun­to las estruc­tu­ras del zaris­mo, que el peque­ño par­ti­do bol­che­vi­que pudo decla­rar la pri­me­ra gran revo­lu­ción socia­lis­ta en el país más exten­so del pla­ne­ta. La Segun­da Gue­rra Mun­dial, con su cos­to humano de 60 millo­nes de vidas, no sólo barrió al Impe­rio del Sol Nacien­te, faci­li­tan­do el triun­fo del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino: tam­bién dio paso a una olea­da de des­co­lo­ni­za­ción que sacu­dió a los impe­rios bri­tá­ni­co, fran­cés, ita­liano, holan­dés y bel­ga. Una catás­tro­fe a la vez eco­nó­mi­ca y demo­grá­fi­ca podría ter­mi­nar de debi­li­tar a los impe­rios actua­les y crear opor­tu­ni­da­des revo­lu­cio­na­rias. Pero esto no cul­mi­na­rá por sí solo. Duran­te el siglo pasa­do, el capi­ta­lis­mo apren­dió a uti­li­zar las cri­sis para for­jar los más per­fec­tos ins­tru­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios: los fas­cis­mos. Una cri­sis de post­gue­rra fue pedes­tal de Beni­to Mus­so­li­ni y esca­li­na­ta de Adol­fo Hitler; suce­si­vas depre­sio­nes fue­ron cam­pos de cul­ti­vo de los votos que ele­va­ron a Mar­ga­ret Tat­cher, a Nixon, a Bush padre e hijo, a Donald Trump. Ni la dia­léc­ti­ca ni los virus se lle­va­rán al capi­ta­lis­mo. A sus víc­ti­mas nos toca pen­sar las estra­te­gias, crear las orga­ni­za­cio­nes, dina­mi­zar los movi­mien­tos que lo ani­qui­len. O hace­mos pre­va­le­cer la socie­dad sobre la eco­no­mía, o no ten­dre­mos eco­no­mía ni sociedad. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *