Argen­ti­na. Nor­ma Duran­go pre­sen­tó un pro­yec­to para que se decla­re la Emer­gen­cia por Vio­len­cia de Género

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de abril de 2020

La sena­do­ra pam­pea­na, Nor­ma Duran­go pre­sen­tó un pro­yec­to de ley para decla­rar la emer­gen­cia por dos años. Advir­tió sobre el cre­ci­mien­to de las esta­dís­ti­cas duran­te el aislamiento.

Nor­ma Duran­go, como pre­si­den­ta de la comi­sión de la Ban­ca de la Mujer en el Sena­do Nacio­nal, pre­sen­tó un pro­yec­to de ley que pro­po­ne decla­rar la emer­gen­cia públi­ca en mate­ria social por vio­len­cia por razo­nes de géne­ro por el tér­mino de dos años.

El obje­ti­vo de la iniciativa,
dijo Duran­go, es «pre­ve­nir y rever­tir el núme­ro de víc­ti­mas por
vio­len­cia de géne­ro en todos sus tipos y moda­li­da­des en nues­tro país».

En su pro­yec­to, la legisladora
pro­pu­so decla­rar en todo el terri­to­rio de la Nación, según lo dis­pues­to en el
artícu­lo 75 inci­so 23 y en el artícu­lo 76 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, la
emer­gen­cia públi­ca en mate­ria social por vio­len­cia por razo­nes de géne­ro por el
tér­mino de dos años, que podrá ser pro­rro­ga­do por el Poder Eje­cu­ti­vo por igual
pla­zo «si sub­sis­ten las razo­nes que la han originado».

«Que­re­mos, nece­si­ta­mos, nos urge
que el Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal, a tra­vés de las áreas com­pe­ten­tes, adop­te las
medi­das nece­sa­rias para la imple­men­ta­ción de una ley de emer­gen­cia por
vio­len­cia, que per­mi­ta dotar del pre­su­pues­to nece­sa­rio al Minis­te­rio de las
Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad para cum­plir su fun­ción de órgano de aplicación
de la Ley No 26.485 de Pro­tec­ción Inte­gral para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erradicar
la Vio­len­cia con­tra las Muje­res. Y que a la vez, dé facul­ta­des a la Jefa­tu­ra de
Gabi­ne­te para dis­po­ner y reasig­nar las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias nece­sa­rias para
hacer fren­te a la emer­gen­cia», detalló.

Esta decla­ra­ción es un pedi­do de
lar­ga data de la mili­tan­cia por los dere­chos de las muje­res. Y que recrudeció
duran­te este año, don­de las esta­dís­ti­cas de casos de femi­ci­dios, sobre todo
duran­te el perio­do de ais­la­mien­to, aumen­ta­ron exponencialmente.

La sena­do­ra pam­pea­na remar­có que
su preo­cu­pa­ción por la pro­ble­má­ti­ca «no es nue­va» y que de ello «dan cuen­ta las
dis­tin­tas ini­cia­ti­vas que he pre­sen­ta­do en estos años». En 2018 había
pre­sen­ta­do un pro­yec­to simi­lar que fue tra­ta­do en la Comi­sión Ban­ca de la
Mujer, jun­to con ini­cia­ti­vas simi­la­res de otras sena­do­ras nacio­na­les. «Si bien arri­ba­mos a un con­sen­so, el mis­mo per­dió estado
par­la­men­ta­rio»
, se lamentó.

«He deci­di­do vol­ver a
pre­sen­tar­lo, con el obje­ti­vo pri­mor­dial de pre­ve­nir y rever­tir los casos de
vio­len­cia por razo­nes de géne­ro, y de con­tri­buir, des­de el lugar que ocupamos
en el Con­gre­so Nacio­nal, a hacer uso de los ins­tru­men­tos de los que disponemos
para ello», apuntó.

«Esta medi­da bus­ca cons­ti­tuir­se como
una ver­da­de­ra herra­mien­ta que per­mi­ta avan­zar de mane­ra con­cre­ta y efectiva
sobre una pro­ble­má­ti­ca que día a día se cobra más vidas de muje­res en nuestro
país. Coor­di­nar, for­ta­le­cer, refor­zar, capa­ci­tar, imple­men­tar son pala­bras con
mucha fuer­za de acción pero que sin los pre­su­pues­tos sufi­cien­tes que­dan cual
meras decla­ra­cio­nes de volun­tad. Hoy nues­tro país nos exi­ge respuestas
efec­ti­vas y rápi­das fren­te a una situa­ción tan com­ple­ja y preocupante»,
fundamentó.

Medi­das.

El pro­yec­to de Duran­go pre­vé una serie
de «medi­das prio­ri­ta­rias» para enfren­tar la pro­ble­má­ti­ca y dotar a los
dis­po­si­ti­vos del Esta­do. Una de ellas es «coor­di­nar con los gobiernos
pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les la asig­na­ción de recur­sos pre­su­pues­ta­rios y la
imple­men­ta­ción de capa­ci­ta­cio­nes para la con­for­ma­ción de las Unidades
espe­cia­li­za­das en vio­len­cia en el pri­mer nivel de aten­ción que tra­ba­jen en la
pre­ven­ción y asis­ten­cia de hechos de vio­len­cia por razo­nes de género».

Pro­po­ne crear para las
muje­res que se encuen­tren en situa­ción de emer­gen­cia social por violencia
de géne­ro una asig­na­ción eco­nó­mi­ca men­sual equi­va­len­te a
un sala­rio míni­mo, vital y móvil
 a car­go de ANSES «duran­te todo
el tiem­po que las mis­mas se encuen­tren fue­ra de sus domi­ci­lios y/​o has­ta tanto
se rein­ser­ten labo­ral­men­te según cada caso».

Tam­bién pro­po­ne crear en todo el
terri­to­rio nacio­nal al menos un Hogar de Pro­tec­ción Inte­gral o refu­gio en cada
juris­dic­ción y for­ta­le­cer el sis­te­ma de aler­ta tem­pra­na y geolocalización
inme­dia­ta a uti­li­zar en situa­cio­nes de vio­len­cia de géne­ro en coor­di­na­ción con
las fuer­zas de segu­ri­dad fede­ra­les, pro­vin­cia­les, muni­ci­pa­les y los poderes
judi­cia­les locales.

Tam­bién recla­ma refor­zar los
meca­nis­mos de arti­cu­la­ción y coor­di­na­ción con el Poder Judi­cial de cada
pro­vin­cia «para garan­ti­zar el acce­so a la jus­ti­cia de las per­so­nas que están en
situa­ción de vio­len­cia» y hacer­los tam­bién en fun­ción de los mecanismos
de «acce­so rápi­do y efec­ti­vo a los ser­vi­cios de salud sexual y
repro­duc­ti­va»
.

Pro­po­ne for­ta­le­cer las
capa­ci­ta­cio­nes obli­ga­to­rias para todas las per­so­nas que se desem­pe­ñen en la
fun­ción públi­ca y reva­lo­ri­zar las redes terri­to­ria­les de acompañamiento
comu­ni­ta­rio que tra­ba­jen con situa­cio­nes de vio­len­cia por razo­nes de género,
así como «sus­cri­bir con­ve­nios de coope­ra­ción con orga­nis­mos nacionales,
pro­vin­cia­les e internacionales».

Fun­da­men­tos.

En los fun­da­men­tos, Durango
remar­ca que «el femi­ci­dio es la máxi­ma expre­sión de la vio­len­cia con­tra las
muje­res» y recor­dó que duran­te 2019, según datos ofi­cia­les, se registraron
327 femi­ci­dios en Argen­ti­na, lo que repre­sen­ta un pro­me­dio de 27 mujeres
ase­si­na­das por mes.

«De estos ase­si­na­tos, el 84%
fue­ron come­ti­dos por hom­bres cono­ci­dos o del círcu­lo ínti­mo de las víc­ti­mas; el
23% de las muje­res eran jóve­nes de entre 15 y 25 años; y el 63% de las víctimas
fue­ron ase­si­na­das en sus pro­pias casas. El hogar sigue sien­do el lugar más
inse­gu­ro para las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro ya que el 33% de
ellas fue­ron ase­si­na­das den­tro de la vivien­da com­par­ti­da, el 19% en la casa de
la víc­ti­ma, el 14% en un des­cam­pa­do, el 9,5% en la vía públi­ca y el 5% en la
casa de un fami­liar o en un hotel alo­ja­mien­to», analizó.

Remar­có que la situa­ción de
ais­la­mien­to por la pan­de­mia de coro­na­vi­rus «tor­na aún más dra­má­ti­ca la
vida de cien­tos de muje­res»
. «El ais­la­mien­to recru­de­ce la
pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia de géne­ro fun­da­men­tal­men­te por­que las mujeres
están obli­ga­das a una con­vi­ven­cia for­zo­sa con sus agre­so­res», advirtió.

Apun­tó que des­de comen­zó la
cua­ren­te­na decre­ta­da por el Poder Eje­cu­ti­vo se regis­tra­ron 22 femi­ci­dios. «Una mujer
fue ase­si­na­da cada 29 horas. Y si tene­mos en cuen­ta los casos des­de el 1 de
enero de este año, al 30 de mar­zo se regis­tra­ron 86 femi­ci­dios, el 62% de ellos
en la vivien­da de la mujer; en el 65% de los casos come­ti­dos por pare­jas o
expa­re­jas», subrayó.

Ade­más, recor­dó el reciente
infor­me de la minis­tra Eli­za­beth Gómez Alcor­ta quien expli­có que los lla­ma­dos a la Línea 144 se incre­men­ta­ron en un 39% en
rela­ción a la pri­me­ra quin­ce­na de ese mes.

«Valo­ra­mos enor­me­men­te el
esfuer­zo que está hacien­do el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diversidad
fren­te a esta reali­dad. No pode­mos dejar de men­cio­nar las recien­tes medidas
adop­ta­das, y que como bien nos deta­lló la minis­tra Gómez Alcor­ta, impli­can reforzar
las accio­nes y los dis­po­si­ti­vos nacio­na­les de aten­ción a las per­so­nas en
situa­ción de vio­len­cia por moti­vos de géne­ro», destacó.

Entre esas medi­das, se determinó
que la aten­ción de la Línea 144 es un ser­vi­cio indis­pen­sa­ble en el mar­co de la
emer­gen­cia sani­ta­ria refor­zán­do­se sus cana­les de atención.

El Pro­yec­to

DECLARACIÓN DE EMERGENCIA PÚBLICA
EN MATERIA SOCIAL POR VIOLENCIA POR RAZONES DE GÉNERO EN TODO EL TERRITORIO
NACIONAL

Artícu­lo 1°: Declá­re­se en todo el territorio
de la Nación, según lo dis­pues­to en el artícu­lo 75 inci­so 23 y en el artículo
76 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, la emer­gen­cia públi­ca en mate­ria social por
vio­len­cia por razo­nes de géne­ro por el tér­mino de DOS (2) años, que podrá ser
pro­rro­ga­do por el Poder Eje­cu­ti­vo por igual pla­zo si sub­sis­ten las razo­nes que
la han originado.

Artícu­lo 2°: La pre­sen­te ley tie­ne por
obje­to pre­ve­nir y rever­tir el núme­ro de víc­ti­mas por vio­len­cia de géne­ro en
todos sus tipos y moda­li­da­des, en el terri­to­rio nacional.

Artícu­lo 3°: El Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal, a
tra­vés de las áreas com­pe­ten­tes, adop­ta­rá y dic­ta­rá las medi­das nece­sa­rias y
urgen­tes para la imple­men­ta­ción de la pre­sen­te ley, dotan­do del presupuesto
nece­sa­rio al Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad para cum­plir su
fun­ción de órgano de apli­ca­ción de la Ley No 26.485 de Pro­tec­ción Inte­gral para
Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra las Muje­res en los Ámbitos
en que Desa­rro­llen sus Rela­cio­nes Inter­per­so­na­les, en acuer­do con las
facul­ta­des y fun­cio­nes que la mis­ma le confiere.

Artícu­lo 4°: Facúl­te­se a Jefa­tu­ra de
Gabi­ne­te de Minis­tros a dis­po­ner y reasig­nar las par­ti­das presupuestarias
nece­sa­rias para hacer fren­te a la emer­gen­cia decla­ra­da, entre las que se
debe­rán con­si­de­rar, las siguien­tes medi­das prioritarias:

a) Coor­di­nar con los gobiernos
pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les la asig­na­ción de recur­sos pre­su­pues­ta­rios y la
imple­men­ta­ción de capa­ci­ta­cio­nes para la con­for­ma­ción de las Unidades
espe­cia­li­za­das en vio­len­cia en el pri­mer nivel de aten­ción que tra­ba­jen en la
pre­ven­ción y asis­ten­cia de hechos de vio­len­cia por razo­nes de géne­ro, según lo
pre­vis­to por el artícu­lo 10 inci­so 2 de la Ley Nº 26.485;

b) Crear en todo el territorio
nacio­nal al menos UN (1) Hogar de Pro­tec­ción Inte­gral, refu­gio y/​o casa de
abri­go en cada juris­dic­ción y for­ta­le­cer todas las estra­te­gias de pro­tec­ción a
las per­so­nas en situa­ción de vio­len­cia por razo­nes de género.

c) For­ta­le­cer el sis­te­ma de
aler­ta tem­pra­na y geo­lo­ca­li­za­ción inme­dia­ta a uti­li­zar en situa­cio­nes de
vio­len­cia por razo­nes de géne­ro en coor­di­na­ción con las fuer­zas de seguridad
fede­ra­les, pro­vin­cia­les, muni­ci­pa­les y los pode­res judi­cia­les loca­les en lo que
res­pec­ta al ámbi­to terri­to­rial de su competencia;

d) Refor­zar los meca­nis­mos de
arti­cu­la­ción y coor­di­na­ción con el Poder Judi­cial de cada pro­vin­cia para
garan­ti­zar el acce­so a la jus­ti­cia de las per­so­nas que están en situa­ción de
vio­len­cia por razo­nes de género.

e) For­ta­le­cer los meca­nis­mos de
acce­so rápi­do y efec­ti­vo a los ser­vi­cios de salud sexual y reproductiva.

f) For­ta­le­cer las capacitaciones
obli­ga­to­rias en la temá­ti­ca de géne­ro y vio­len­cia con­tra las muje­res para todas
las per­so­nas que se desem­pe­ñen en la fun­ción públi­ca en todos sus nive­les y
jerar­quías en los pode­res Eje­cu­ti­vo, Legis­la­ti­vo y Judi­cial de la Nación, de
con­for­mi­dad con las dis­po­si­cio­nes de la Ley Nº 27.499;

g) For­ta­le­cer las redes
terri­to­ria­les de acom­pa­ña­mien­to comu­ni­ta­rio que tra­ba­jen con situa­cio­nes de
vio­len­cia por razo­nes de género;

h) Sus­cri­bir con­ve­nios de
coope­ra­ción con orga­nis­mos nacio­na­les, pro­vin­cia­les e inter­na­cio­na­les, que
ten­gan por obje­to pre­ve­nir la pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia de género.

Artícu­lo 5°: Se esta­ble­ce, para las mujeres
que se encuen­tren en situa­ción de emer­gen­cia social por vio­len­cia por razones
de géne­ro, una asig­na­ción eco­nó­mi­ca men­sual equi­va­len­te a un Sala­rio Mínimo,
Vital y Móvil a car­go de la Admi­nis­tra­ción Nacio­nal de la Segu­ri­dad Social
(ANSES), duran­te todo el tiem­po que las mis­mas se encuen­tren fue­ra de sus
domi­ci­lios y/​o has­ta tan­to se rein­ser­ten labo­ral­men­te según cada caso​.La reglamentación
de la pre­sen­te ley esta­ble­ce­rá los requi­si­tos y la moda­li­dad de otor­ga­mien­to de
la asig­na­ción eco­nó­mi­ca, sien­do la mis­ma com­pa­ti­ble con las asignaciones,
bene­fi­cios y segu­ros de capa­ci­ta­ción y empleo que el Esta­do Nacio­nal otor­ga a
las muje­res y a sus hijos/​as.

Artícu­lo 6º: El Poder Eje­cu­ti­vo Nacional
adop­ta­rá las medi­das nece­sa­rias para cele­brar con­ve­nios y coor­di­nar acciones
para el cum­pli­mien­to de las dis­po­si­cio­nes de la pre­sen­te ley, en articulación
con los gobier­nos pro­vin­cia­les y de la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires, y con
el Poder Judi­cial de la Nación.

Artícu­lo 7º: La pre­sen­te ley entra­rá en
vigen­cia a par­tir de su publicación.

Artícu­lo 8°: Comu­ní­que­se al Poder Ejecutivo
Nacional.

Pren­sa Nor­ma Durango

Fuen­te: Dia­rio Digi­tal Femenino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *