Al pue­blo del Cau­ca – farc​-ep​.net

Desde lo más pro­fun­do de nues­tra con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, levan­ta­mos nue­va­men­te la voz, a nom­bre de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, para pedir el fin de la bar­ba­rie en el Cau­ca, un depar­ta­men­to de gen­te mayo­ri­ta­ria­men­te bue­na, con un pro­yec­to de vida que pal­pi­ta huma­ni­dad bajo el color de una piel. Nues­tro apre­cio y con­si­de­ra­ción para los pue­blos indí­ge­nas, las comu­ni­da­des negras, y para la pobla­ción blan­ca y mes­ti­za del Suroccidente.

Nos due­len todos los muer­tos acri­bi­lla­dos por la irra­cio­na­li­dad de unos intere­ses eco­nó­mi­cos oscu­ros que pien­san que todo se debe resol­ver a tiros. Nos due­len los indí­ge­nas, los líde­res y lide­re­sas socia­les y los excom­ba­tien­tes del par­ti­do de la Rosa, muer­tos por acto­res arma­dos. Y nos due­len tam­bién las muer­tes de estos, ya vis­tan el uni­for­me insur­gen­te, ya el uni­for­me mili­tar. Dis­pa­rar con­tra indí­ge­nas des­ar­ma­dos que solo tie­nen un bas­tón, no tie­ne pre­sen­ta­ción, ni jus­ti­fi­ca­ción. Eso debe parar. Toda muer­te injus­ta es una siem­bra de dis­cor­dias y resen­ti­mien­tos. Exi­gi­mos al Esta­do y a sus orga­nis­mos de inte­li­gen­cia fre­nar el ase­si­na­to y su absur­da estra­te­gia de esti­mu­lar los enfren­ta­mien­tos en la región.

Los gue­rri­lle­ros de la Segun­da Mar­que­ta­lia pro­po­ne­mos el diá­lo­go y el enten­di­mien­to como el recur­so más inte­li­gen­te para devol­ver­le la nor­ma­li­dad y la tran­qui­li­dad al Cau­ca. Ins­pi­ra­dos en el his­tó­ri­co acuer­do fir­ma­do por los líde­res indí­ge­nas y los coman­dan­tes de las FARC, Manuel Maru­lan­da Vélez y Jaco­bo Are­nas, esta­mos dis­pues­tos a apor­tar expe­rien­cias en la cons­truc­ción de un nue­vo pac­to para la con­vi­ven­cia con la diri­gen­cia indí­ge­na, exten­dien­do sus bene­fi­cios a las comu­ni­da­des negras del lito­ral pacífico.

Suge­ri­mos pro­mo­ver en Popa­yán un gran even­to de paz, un foro de reen­cuen­tro, que en sus con­clu­sio­nes con­sig­ne el com­pro­mi­so de con­for­mar en el suroc­ci­den­te colom­biano una poten­cia, una fuer­za de sen­ti­mien­tos huma­nos, una ener­gía de paz y vida dig­na, que con su sola pre­sen­cia disua­da las inten­cio­nes de los enemi­gos de los con­cor­dia, y se con­vier­ta en un fac­tor muy acti­vo en la bús­que­da de un gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal para la ins­tau­ra­ción de un nue­vo gobierno de coa­li­ción demo­crá­ti­ca, que le garan­ti­ce a Colom­bia la paz com­ple­ta, la refor­ma polí­ti­ca y la jus­ti­cia social.

FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Abril 20 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *