Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Con­tra el ‘coro­naop­ti­mis­mo’

Àngel Ferre­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​19 de abril de 2020

¿Qué orga­ni­za­ción, polí­ti­ca o sin­di­cal, tie­ne aho­ra mis­mo la fuer­za y la deter­mi­na­ción de pre­sio­nar a los gobier­nos para que lle­ven a cabo medi­das key­ne­sia­nas de recu­pe­ra­ción de la economía?

A estas altu­ras muy pocos pare­cen cues­tio­nar toda­vía que las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia de SARS-CoV-19 pue­dan dejar intac­ta la arqui­tec­tu­ra de nues­tras socie­da­des, y son muchos ya los artícu­los inten­tan­do dilu­ci­dar cuál será su impac­to des­de en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les has­ta las inter­per­so­na­les. ¿Has­ta qué pun­to lle­va­rá esta cri­sis a replan­tear­se el mode­lo de glo­ba­li­za­ción, que se ha vis­to afec­ta­do por las alte­ra­cio­nes e inte­rrup­cio­nes en las cade­nas de pro­duc­ción y sumi­nis­tro? ¿Se hará den­tro de un mayor des­or­den inter­na­cio­nal y en un con­tex­to de replie­gue al egoís­mo nacio­nal y retorno a la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca entre Esta­dos o, por el con­tra­rio, con un refuer­zo del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y la coope­ra­ción? ¿Des­gas­ta­rá aún más la posi­ción de Esta­dos Uni­dos como poten­cia hege­mó­ni­ca, per­mi­tien­do a Chi­na pro­mo­ver su pro­pio mode­lo de glo­ba­li­za­ción? ¿Logra­rá la Unión Euro­pea supe­rar esta cri­sis pre­ser­van­do su mode­lo actual con unos pocos cam­bios, se refor­ma­rá –y en qué sen­ti­do– o podre­mos lle­gar a ver, inclu­so, a algún miem­bro optar por aban­do­nar el blo­que en los pró­xi­mos años?

La capa de Perseo

Des­de la izquier­da se han des­ta­ca­do estos días –sin ir más lejos, des­de las pági­nas de este medio– ini­cia­ti­vas impul­sa­das por dife­ren­tes colec­ti­vos para la fabri­ca­ción de mas­ca­ri­llas case­ras o la crea­ción de redes de apo­yo. Todo ello es des­de lue­go enco­mia­ble, pero con­vie­ne recor­dar que estas ini­cia­ti­vas sur­gen para suplir la ausen­cia de una res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal ade­cua­da, que difí­cil­men­te pue­den sus­ti­tuir a la gran indus­tria en la fabri­ca­ción de apa­ra­tos de res­pi­ra­ción o mate­rial de labo­ra­to­rio ni al Esta­do en la orga­ni­za­ción del envío de equi­pos médi­cos, y que en el peor de los esce­na­rios una admi­nis­tra­ción que opte por el cinis­mo pue­de fiar a sus ciu­da­da­nos la rea­li­za­ción de accio­nes que, en pro­pie­dad, les corres­pon­den a ella, y lue­go con­gra­tu­lar­se por la exis­ten­cia de héroes anónimos.

Se nos ha invi­ta­do asi­mis­mo a con­si­de­rar la cri­sis como una opor­tu­ni­dad para modi­fi­car nues­tros hábi­tos de con­su­mo o a cele­brar la drás­ti­ca caí­da de la polu­ción por las medi­das de con­fi­na­mien­to, obvian­do que este tipo de corre­la­cio­nes pue­de lle­var­se sin dema­sia­dos pro­ble­mas a terri­to­rios favo­ra­bles a la dere­cha: gra­cias a esas mis­mas medi­das tam­bién ha caí­do en pica­do el núme­ro de deli­tos y las san­cio­nes con­tra los infrac­to­res son más duras debi­do al esta­do de alar­ma, en el que como es sabi­do se sus­ti­tu­yen los dere­chos por pre­rro­ga­ti­vas y los cuer­pos y fuer­zas de segu­ri­dad de los Esta­dos se encuen­tran des­ple­ga­dos por las calles.

Pero lla­ma sobre todo la aten­ción quie­nes, des­de un opti­mis­mo digno de mejor cau­sa, pare­cen dar por sen­ta­do que, por algu­na fata­li­dad, nues­tras rela­cio­nes socia­les mejo­ra­rán y los gobier­nos cede­rán a sus pos­tu­la­dos neo­li­be­ra­les y lle­va­rán a cabo medi­das key­ne­sia­nas para reac­ti­var la economía.

La pre­gun­ta que pocos pare­cen for­mu­lar­se, y que con­de­na a muchos de estos artícu­los al wish­ful thin­king, es, ¿qué orga­ni­za­ción, polí­ti­ca o sin­di­cal, tie­ne aho­ra mis­mo la fuer­za y la deter­mi­na­ción de pre­sio­nar a los gobier­nos para que lle­ven a cabo este tipo de medi­das? ¿Cuá­les son capa­ces de reco­ger, orga­ni­zar y cana­li­zar el más que pro­ba­ble des­con­ten­to social? ¿Cuál es su pre­pa­ra­ción y capa­ci­dad de movi­li­za­ción y cuál es el gra­do de con­cien­cia de sus mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes? Inclu­so en un plano teó­ri­co, el esta­do de la cues­tión pue­de defi­nir­se con las pala­bras con las que Rosa Luxem­burg cali­fi­có el edi­fi­cio ideo­ló­gi­co de Eduard Berns­tein: “Una pila de escom­bros en el que frag­men­tos de todos los sis­te­mas, los cas­co­tes del pen­sa­mien­to de todos los pen­sa­do­res, gran­des y peque­ños, han encon­tra­do su fosa común.” La situa­ción exi­ge algo más que vacuos esló­ga­nes como “poner la vida en el centro”.

La his­to­ria no avan­za siem­pre “por su peor lado”, pero el balan­ce es des­de lue­go des­igual, y no par­ti­cu­lar­men­te posi­ti­vo para la izquier­da que supues­ta­men­te iba a salir for­ta­le­ci­da de estos enviones.

Este mode­ra­do opti­mis­mo ante la catás­tro­fe es recu­rren­te. ¿Aca­so la cri­sis finan­cie­ra de 2008 no fue vis­ta por algu­nos auto­res como una opor­tu­ni­dad en tér­mi­nos no muy dife­ren­tes a deter­mi­na­dos artícu­los que vemos publi­ca­dos estos días? Los ajus­tes estruc­tu­ra­les iban a lle­var­nos a valo­rar la fru­ga­li­dad, a con­su­mir menos y mejor, replan­tear nues­tro esti­lo de vida, pres­cin­dir más del auto­mó­vil y así suce­si­va­men­te. Dos déca­das antes, la desin­te­gra­ción del cam­po socia­lis­ta en Euro­pa orien­tal iba a supo­ner el regre­so de la izquier­da con bríos reno­va­dos, libra­da de una vez por todas de la omi­no­sa car­ga de la his­to­ria soviética.

Huel­ga decir­lo, el pesi­mis­mo está de más: la his­to­ria no avan­za siem­pre “por su peor lado”, pero el balan­ce es des­de lue­go des­igual, y no par­ti­cu­lar­men­te posi­ti­vo para la izquier­da que supues­ta­men­te iba a salir for­ta­le­ci­da de estos envio­nes. La cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa­da por la pan­de­mia de Covid-19 muy bien podría ter­mi­nar, ¿por qué no?, en una nue­va fase de con­cen­tra­ción de capi­tal y un mayor con­trol social.

Por lo pron­to, muchas peque­ñas y media­nas care­cen del capi­tal y el acce­so al cré­di­to que les per­mi­ta sobre­vi­vir a esta cri­sis, mien­tras los gran­des gru­pos inver­so­res dis­po­nen des­de hace años de la liqui­dez nece­sa­ria como para absor­ber a muchos de sus com­pe­ti­do­res. ¿Qué impi­de a las éli­tes recu­rrir a medi­das de fuer­za para ase­gu­rar­se ese esce­na­rio, apro­ve­chan­do la expe­rien­cia de los esta­dos de alar­ma decre­ta­dos ya en varios paí­ses y el can­san­cio psi­co­ló­gi­co de la pobla­ción des­pués de sema­nas de con­fi­na­mien­to, mucho más vul­ne­ra­ble eco­nó­mi­ca­men­te, y, en con­se­cuen­cia, tam­bién más recep­ti­va a los dis­cur­sos que pro­me­ten una mayor segu­ri­dad? ¿Por qué la soli­da­ri­dad habría de aumen­tar espon­tá­nea­men­te en una situa­ción en la que se incre­men­ta la com­pe­ti­ción por unos recur­sos más esca­sos y cuyo mode­lo de dis­tri­bu­ción no con­tem­pla cri­te­rios de jus­ti­cia ni equi­dad? Son pre­gun­tas que con­vie­nen repe­tir estos días.

Opor­tu­na­men­te, Chris Gil­bert recor­da­ba días atrás una fra­se de Karl Marx en el pre­fa­cio a la pri­me­ra edi­ción de El capi­tal: “Per­seo lle­va­ba una capa mági­ca que lo hacía invi­si­ble a los ojos de los mons­truos que per­se­guía. Noso­tros la exten­de­mos sobre nues­tros ojos y oídos para poder negar la exis­ten­cia de monstruos.”

A vuel­tas con el Estado

“La pan­de­mia vuel­ve a situar posi­cio­nes de izquier­da en el cen­tro del deba­te: sani­dad, eco­no­mía, redis­tri­bu­ción; en todo ello se espe­ra la inter­ven­ción del Esta­do”, afir­ma­ba en su segun­do núme­ro de abril el sema­na­rio de eco­no­mía ale­mán Wir­ts­chafts­wo­che. En efec­to, “la pan­de­mia ha aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te el caris­ma del Esta­do fuer­te en todo el mun­do”, escri­bía Matan Kami­ner en Lef­tEast. “En Occi­den­te, las pri­me­ras y pre­ci­pi­ta­das carac­te­ri­za­cio­nes de las res­pues­tas en Asia orien­tal como auto­ri­ta­rias e ili­be­ra­les”, con­ti­núa, “han que­da­do com­ple­ta­men­te des­acre­di­ta­das a medi­da que las prin­ci­pa­les demo­cra­cias libe­ra­les, como Rei­no Uni­do y EE UU, sucum­ben a una ate­rra­do­ra espi­ral de con­ta­gios mien­tras paí­ses como Chi­na, Sin­ga­pur y Viet­nam emer­gen rela­ti­va­men­te indem­nes, por no men­cio­nar el bochorno de los equi­pos médi­cos cuba­nos pro­por­cio­nan­do asis­ten­cia médi­ca en sue­lo europeo.”

Kami­ner recuer­da en su artícu­lo la his­tó­ri­ca des­con­fian­za, cuan­do no hos­ti­li­dad, de la izquier­da hacia el Esta­do. Sin duda, fun­da­men­ta­da por su carác­ter his­tó­ri­co de cla­se. Pero esta pue­de demos­trar­se fatal en momen­tos como el actual, cuan­do “fac­cio­nes de la cla­se diri­gen­te se enfren­tan por la adop­ción de medi­das, cuan­do los intere­ses inme­dia­tos del capi­tal finan­cie­ro para la cir­cu­la­ción inin­te­rrum­pi­da de mer­can­cías con­tra­di­cen el inte­rés de la salud pública”.

Con el áni­mo de des­pe­jar dudas, el autor aplau­de todas las ini­cia­ti­vas de base y lla­ma a apo­yar las rei­vin­di­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor de la sani­dad, pero tam­bién aler­ta de la posi­bi­li­dad de que los Esta­dos blin­den toda­vía más sus apa­ra­tos repre­si­vos en ausen­cia de un con­tra­pe­so polí­ti­co capaz de ejer­cer un ver­da­de­ro con­trol demo­crá­ti­co. “A medi­da que las fau­ces de la cri­sis se abren y son más temi­bles”, escri­be, “muchos esta­rán ten­ta­dos de arro­jar el aná­li­sis y los mati­ces por la bor­da y correr bajo el ala del Esta­do, ‘el suje­to que en teo­ría hemos de conocer’”.

La cues­tión que empie­za a vis­lum­brar­se es, por lo tan­to, polí­ti­ca, y su impor­tan­cia segu­ra­men­te cre­ce­rá en los tiem­pos veni­de­ros. No pare­ce que el deba­te entre los “refe­ren­tes inte­lec­tua­les” –mejor aho­rré­mo­nos nom­bres– esté a la altu­ra del momen­to, y bue­na par­te de lo publi­ca­do más bien arras­tra todos los pro­ble­mas que han carac­te­ri­za­do a estos círcu­los aca­dé­mi­cos, y ale­da­ños, des­de hace déca­das y apa­re­ce, así, como extem­po­rá­nea y fue­ra de lugar a los ojos de la mayo­ría de lec­to­res. En una entre­vis­ta con­ce­di­da en 2007, Anto­ni Domè­nech recal­ca­ba cómo lo que nece­si­ta­ba la izquier­da “son exper­tos com­pe­ten­tes, no can­ta­ma­ña­nas, ni fal­sa­rios espe­cu­la­do­res de tres al cuar­to (aun­que se colum­pien en un ‘pen­sa­mien­to débil’), ni arbi­tra­rios cul­ti­va­do­res de arca­nas ‘cien­cias pri­va­das’.” Por lo demás, con­ti­nua­ba, “al lego siem­pre le resul­ta­rá más fácil con­tro­lar demo­crá­ti­ca­men­te a un exper­to espe­cia­lis­ta de ver­dad, obli­ga­do a hablar el len­gua­je de la razón y de la deli­be­ra­ción públi­cas, que al ideó­lo­go de turno (al peri­to en ‘paz’, en ‘socia­lis­mo del siglo XXI’, en ‘decons­truc­ción’, en ‘dis­cur­sos de géne­ro’, en ‘bio­po­lí­ti­ca’, en pre­ten­di­das ‘onto­lo­gías de lo social’, en ‘socie­dad de la infor­ma­ción’ o en ‘alter­glo­ba­li­za­ción’) que, bus­can­do fas­ci­nar a pro­pios y extra­ños con una jer­ga pri­va­da eso­té­ri­ca y ape­nas inte­li­gi­ble, ter­mi­na por cul­ti­var lo que los fran­ce­ses –¡que de eso saben un rato!— lla­man el bluff à l’expertise”.

En su pró­lo­go a ¿Comu­nis­mo sin cre­ci­mien­to?, Manuel Sacris­tán lla­ma­ba a “sobre­po­ner­se a esa ten­ta­ción de cel­tí­be­ro liber­ta­rio” fren­te al papel inter­ven­tor del Esta­do ya que “el pro­ble­ma mate­rial (no sólo el moral) no es un inven­to, está plan­tea­do real­men­te y no se pue­de redu­cir a dis­po­si­cio­nes cul­tu­ra­les” del autor de aquel libro, el con­tro­ver­ti­do pero inte­lec­tual­men­te fér­til Wolf­gang Harich. Qui­zá vol­ver a los deba­tes clá­si­cos sobre el Esta­do, sobre su con­trol polí­ti­co y su trans­for­ma­ción en un sen­ti­do repu­bli­cano demo­crá­ti­co, no sea tan mala idea des­pués de todo.

El Sal­to Diario*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *