Gran Bre­ta­ña. Tra­ba­ja­do­res extran­je­ros y mino­rías étni­cas, en la pri­me­ra línea en los hospitales

Céci­le Ducour­tieux /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​18 de abril de 2020

Las pala­bras de agra­de­ci­mien­to del Pri­mer Minis­tro Boris John­son a los equi­pos de aten­ción médi­ca del Hos­pi­tal St Tho­mas de Lon­dres, “que le sal­va­ron la vida”, cau­sa­ron un gran revue­lo el domin­go 12 de abril, espe­cial­men­te cuan­do se refi­rió a “Jenny de Nue­va Zelan­da y a Luis de Por­tu­gal”, los dos enfer­me­ros que lo aten­die­ron “con­ti­nua­men­te duran­te cua­ren­ta y ocho horas (…) en los momen­tos más cruciales”.

Las decla­ra­cio­nes del Pri­mer minis­tro pusie­ron en evi­den­cia algo que los bri­tá­ni­cos cono­cen bien: el Ser­vi­cio Nacio­nal de Salud (NHS), el ser­vi­cio de salud públi­ca y uni­ver­sal que todos apre­cian y valo­ran, depen­de en gran medi­da del per­so­nal extran­je­ro. Jenny y Luis no son para nada una excep­ción: según un estu­dio publi­ca­do en julio de 2019 por la Cáma­ra de los Comu­nes, el 13,1% del per­so­nal del Ser­vi­cio Nacio­nal de Salud de Ingla­te­rra no tie­ne nacio­na­li­dad bri­tá­ni­ca (es decir, 153.000 per­so­nas de un total de 1,2 millo­nes). Las cifras sobre los médi­cos son aún más impre­sio­nan­tes: el 37% obtu­vo su diplo­ma fue­ra del Rei­no Uni­do. Y según los últi­mos datos publi­ca­dos por el NHS (en mar­zo de 2019), el 40% de los médi­cos del ser­vi­cio (bri­tá­ni­cos o no) son de ori­gen étni­co “no blan­co” (prin­ci­pal­men­te asiáticos).

Esta depen­den­cia del per­so­nal extran­je­ro o “BAME” [negros, asiá­ti­cos u otras mino­rías étni­cas, sigla en inglés] es un hecho que data de cier­to tiem­po ya: el desa­rro­llo del Ser­vi­cio Nacio­nal de Salud en la déca­da de los 60 coin­ci­dió con una impor­tan­te inmi­gra­ción pro­ve­nien­te de la Com­mon­wealth y de las ex colo­nias bri­tá­ni­cas. El NHS, que es de lejos el mayor emplea­dor del país, prac­ti­có siem­pre una inten­sa polí­ti­ca de con­tra­ta­ción en el extran­je­ro, en par­ti­cu­lar en la India y en Pakis­tán, para suplir la esca­sez cró­ni­ca de médi­cos. Lo mis­mo suce­de con la con­tra­ta­ción de enfer­me­ras (fal­ta­ban 40.000 en 2018). El NHS sigue reci­bien­do y con­tra­tan­do a pro­fe­sio­na­les de todo el mun­do, moti­va­dos por los sala­rios más altos o por la repu­tación de exce­len­cia del servicio.

Happy end”, final feliz para Jenny y Luis

La his­to­ria del por­tu­gués Luis Pitar­ma y de la neo­ze­lan­de­sa Jenny McGee, los enfer­me­ros reco­no­ci­dos por John­son, tuvo un final feliz. Otros, sobre todo den­tro de las “mino­rías” del NHS, han teni­do un peri­plo y un final mucho más oscu­ro des­de que comen­zó la epi­de­mia. Los diez médi­cos muer­tos a cau­sa del coro­na­vi­rus, has­ta el 12 de abril, eran todos de ori­gen “BAME”: Anton Sebas­tian­pi­llai, de 70 años, que vino de Sri Lan­ka y tra­ba­ja como geria­tra en el sudoes­te de Lon­dres; Adil El Tayar, de 63 años, ciru­jano suda­nés; Jiten­dra Rathod, de 62 años, médi­co en Car­diff (Gales); Abdul Mabud Chowdhury, de 53 años, uró­lo­go en la zona este de Londres…

De las 25 víc­ti­mas enfer­me­ras, cami­lle­ros, auxi­lia­res o far­ma­céu­ti­cos, según la lis­ta ela­bo­ra­da por el Daily Mirror el mar­tes 14 de abril, 14 eran de ori­gen BAME. Esta pre­pon­de­ran­cia se obser­va tam­bién entre los pacien­tes ‑cua­les­quie­ra que sean sus pro­fe­sio­nes- admi­ti­dos en cui­da­dos inten­si­vos: según las últi­mas esta­dís­ti­cas del Cen­tro Nacio­nal de Audi­to­ría e Inves­ti­ga­ción sobre Cui­da­dos Inten­si­vos, un ter­cio de los pacien­tes que nece­si­ta­ron res­pi­ra­ción arti­fi­cial en Ingla­te­rra, Gales e Irlan­da del Nor­te el ‑al 10 de abril- eran de ori­gen BAME. Estos datos deben com­pa­rar­se con el 14% que repre­sen­ta la pobla­ción BAME en el Rei­no Uni­do (según el cen­so de 2011).

¿Por qué tan­tas víc­ti­mas en este sec­tor de pobla­ción? “La gené­ti­ca pue­de influir: las pobla­cio­nes BAME pre­sen­tan más ries­gos de tener hiper­ten­sión, pro­ble­mas car­día­cos o dia­be­tes”, dice Bha­rat Pankha­nia, epi­de­mió­lo­go y pro­fe­sor de la Facul­tad de Medi­ci­na de Exeter. “Si estos datos son corro­bo­ra­dos, si que­da­ra cla­ro que las pobla­cio­nes de BAME son más vul­ne­ra­bles, enton­ces tene­mos que abor­dar este pro­ble­ma de mane­ra urgen­te”, aña­de el Dr. Pankha­nia, quien sugie­re que estos pro­fe­sio­na­les no debe­rían seguir sien­do expues­tos en pri­me­ra línea de los ser­vi­cios Covid-19 de los hos­pi­ta­les británicos.

Las decla­ra­cio­nes de Azeem Majeed, jefe del depar­ta­men­to de medi­ci­na gene­ral del Impe­rial Colle­ge de Lon­dres, agre­gan un matiz a las del Dr. Pankha­nia: “No creo que sea posi­ble man­te­ner a todos estos médi­cos fue­ra de la pri­me­ra línea, la pobla­ción de ori­gen BAME repre­sen­ta una gran pro­por­ción de médi­cos y enfer­me­ras. En cam­bio, tene­mos que ase­gu­rar­nos de que se les entre­guen equi­pos de pro­tec­ción de alta cali­dad. Y hay que con­si­de­rar la posi­bi­li­dad de redu­cir la expo­si­ción de los pro­fe­sio­na­les mayo­res de 60 años, dado que el ries­go de desa­rro­llar casos gra­ves aumen­ta con­si­de­ra­ble­men­te a par­tir de esa edad.”

“El gobierno tie­ne que intervenir”

La pro­fe­so­ra de medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter, Aneez Esmail ha tra­ba­ja­do mucho sobre los médi­cos del Ser­vi­cio Nacio­nal de Salud de ori­gen asiá­ti­co. “Como en los Esta­dos Uni­dos, hay un volu­men des­pro­por­cio­na­do de víc­ti­mas del virus entre las mino­rías. El aspec­to socio­eco­nó­mi­co pue­de ser una expli­ca­ción: muchas de estas per­so­nas viven en zonas den­sas, y a menu­do varias gene­ra­cio­nes con­vi­ven bajo un mis­mo techo”, expli­ca. Por lo gene­ral, tra­ba­jan en empleos que los obli­gan a seguir salien­do, a seguir expo­nién­do­se al virus y expo­nien­do a sus fami­lias al vol­ver a casa.

“En cuan­to a los médi­cos per­te­ne­cien­tes a estas mino­rías, muchos de ellos tra­ba­jan en hos­pi­ta­les de las Mid­lands [cen­tro de Ingla­te­rra] o del nor­te de Ingla­te­rra, menos equi­pa­dos que los de Lon­dres. Y yo diría que, en gene­ral, se ofre­cen como volun­ta­rios más que los otros [en la lucha con­tra el Covid-19]: por razo­nes eco­nó­mi­cas, pero tam­bién por­que muchos de los que han lle­ga­do aquí des­pués de haber ter­mi­na­do sus estu­dios tie­nen un sen­ti­mien­to de gra­ti­tud hacia el Rei­no Uni­do, y sien­ten que tie­nen que devol­ver un poco de lo que han reci­bi­do”, agre­gó Esmail.

El 10 de abril, Chaand Nag­paul, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Médi­ca Bri­tá­ni­ca, el sin­di­ca­to de médi­cos más gran­de del Rei­no Uni­do, pidió que el gobierno de Boris John­son lle­ve a cabo una inves­ti­ga­ción. “Todos hemos oído que el virus no dis­cri­mi­na a nadie, pero no hay dudas que la pobla­ción y los médi­cos BAME son más pro­pen­sos a desa­rro­llar for­mas gra­ves de esta enfer­me­dad. El gobierno tie­ne que con­tro­lar el pro­ble­ma e inter­ve­nir, tomar medi­das.” Inte­rro­ga­do al res­pec­to en oca­sión de la con­fe­ren­cia de pren­sa dia­ria de Dow­ning Street del 12 de abril, el Minis­tro de Salud Matt Han­cock sim­ple­men­te “les rin­dió homenaje”.

El gobierno bri­tá­ni­co podría actuar, por ejem­plo, fle­xi­bi­li­zan­do las leyes res­tric­ti­vas de migra­ción que se van a apli­car como resul­ta­do del Bre­xit. Pero Ian Donald, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad de Liver­pool, tie­ne muchas dudas al res­pec­to. Al agra­de­cer a “Jenny y Luis”, “Boris John­son qui­so sobre todo enviar un men­sa­je de apo­yo a la NHS en su con­jun­to. Me pare­ce que no se diri­gía al per­so­nal BAME o a los extran­je­ros en gene­ral. Duran­te las dos Gue­rras Mun­dia­les, muchos sol­da­dos indios murie­ron en defen­sa del Rei­no Uni­do y sin embar­go, el país no los reco­no­ció des­pués de la guerra”.

Le Mon­de

Corres­pon­sal de Prensa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *