Boli­via. Zonas rojas de ayer y de hoy

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 18 de abril de 2020

El gobierno de Víc­tor Paz Estens­so­ro en los años 60 del siglo pasa­do, fue el gober­nan­te que tra­tó de mini­mi­zar el poder de la joven COB, y en espe­cial del pro­le­ta­ria­do minero. 

La “relo­ca­li­za­ción” de 1985 debe ser ana­li­za­da en ese con­tex­to.
Pero fue René Barrien­tos el que pro­fun­di­zó la repre­sión de los “comu­nis­tas y anar­co­sin­di­ca­lis­tas”, los cen­tros mine­ros se con­vir­tie­ron en “zonas rojas”. Hoy des­pués de más de medio siglo, nue­va­men­te un terri­to­rio nacio­nal tie­ne el estig­ma de “zona Roja”. 

El Cha­pa­re, cen­tro de per­ma­nen­te resis­ten­cia a las polí­ti­cas de con­trol impe­ria­lis­ta, a tra­vés de la lla­ma­da “Gue­rra fal­sa” con­tra las dro­gas, ha reem­pla­za­do a los cen­tros mine­ros como bas­tión de la con­cien­cia de patria sobe­ra­na y digna. 

La for­ma­ción social del Tró­pi­co cocha­bam­bino tie­ne que ver con las migra­cio­nes prin­ci­pal­men­te de los valles inter­an­di­nos y de muchos mine­ros “relo­ca­li­za­dos”. La pri­me­ra vez que fui al Cha­pa­re, fue por invi­ta­ción de un ex mine­ro que cum­plía las tareas de diri­gen­te en la loca­li­dad de Ivirgarzama. 

La con­cien­cia de cla­se del pro­le­ta­ria­do mine­ro comen­zó a com­ple­men­tar­se con la iden­ti­dad cul­tu­ral y el terri­to­rio, es la hoja de coca que logra esta fusión, rom­pien­do los esque­mas teó­ri­cos de manua­les y apli­ca­cio­nes mecá­ni­cas de teo­rías marxistas. 

Esta nue­va fuer­za ideo­ló­gi­ca, es la que con­so­li­da la idea del “Ins­tru­men­to Polí­ti­co”, que devie­ne en un momen­to cons­ti­tu­ti­vo, que más tar­de se expre­sa­ría en la con­vo­ca­to­ria a la Asam­blea Constituyente. 

Los boli­via­nos y boli­via­nas debe­mos muchas con­quis­tas socia­les al pro­le­ta­ria­do mine­ro, pero el pri­mer inten­to serio de trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les tie­ne ori­gen en esa lar­ga resis­ten­cia del Cha­pa­re a las polí­ti­cas de erra­di­ca­ción de la hoja de coca. 

El poder colo­nial no pue­de acep­tar dispu­tas de hege­mo­nía, por eso Barrien­tos dejó en la calle a 6.000 tra­ba­ja­do­res mine­ros (pri­me­ra relo­ca­li­za­ción) y dan­do escar­mien­to a los “rojos” que estu­vie­ren apo­yan­do la gue­rri­lla del Che, orde­nó la Masa­cre de San Juan. 

Este es el com­por­ta­mien­to tra­di­cio­nal de la oli­gar­quía colo­nial; la fuer­za y el des­man­te­la­mien­to del pue­blo organizado. 

No pode­mos espe­rar otro tipo de com­por­ta­mien­to de quie­nes año­ran a Barrien­tos, Ban­zer (que orde­nó matar “rojos” en Cocha­bam­ba) o Gar­cía Meza; las redes socia­les están pla­ga­das de pedi­dos de “cie­rre del con­gre­so”, de “meter bala”, de cas­ti­gar a estos jani­was”, una anto­lo­gía de adje­ti­vos fas­cis­toi­des y racis­tas ador­na­dos con las cari­ca­tu­ras de un tal Abe­cor, una plu­ma des­ti­na­da a des­ti­lar el racis­mo hecho ima­gen, para delei­te de men­tes colonizadas. 

No impor­ta que sean trolls paga­dos, lo que intere­sa es el posi­cio­na­mien­to de las ideas racis­tas, jus­ti­fi­can­do los posi­bles esce­na­rios lle­nos de violencia. 

Las polí­ti­cas colo­nia­les, des­de su ins­ta­la­ción hege­mó­ni­ca, se han basa­do en el mie­do, la vio­len­cia, la trai­ción y la muer­te ¿por qué tene­mos que pen­sar que hoy será diferente? 

Nue­va­men­te a espal­das del pue­blo se está hipo­te­can­do el país, se rega­lan millo­nes de dóla­res a empre­sa­rios hote­le­ros, en lugar de pro­te­ger ade­cua­da­men­te la vida de los tra­ba­ja­do­res del sis­te­ma de salud, la acu­mu­la­ción y con­cen­tra­ción de la rique­za es el motor y razón del colo­nia­lis­mo y su pri­mo­gé­ni­to el sis­te­ma capitalista. 

El mun­do no cam­bia­rá de mane­ra natu­ral, como nos quie­ren hacer pen­sar, sino por la acción de hom­bres y muje­res deci­di­dos a rever­tir la lógi­ca de gue­rra que el capi­ta­lis­mo ha desa­rro­lla­do y don­de el coro­na­vi­rus es una más de las armas suti­les que uti­li­za en su afán de pro­lon­gar su exis­ten­cia.
*Cami­lo Kata­ri, es escri­tor e his­to­ria­dor potosino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *