Argen­ti­na. Pan­de­mia y femi­ci­dios, el mari­da­je perfecto

Este­fa­nía San­to­ro y Lau­ra Salo­mé Can­te­ros /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​18 de abril de 2020

Según el obser­va­to­rio de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, son 83 los femi­ci­dios en lo que va del año, más los tra­ves­ti­ci­dios socia­les. Cami­la Taroc­co, de Moreno, es la últi­ma y son 22 de noso­tras menos des­de que comen­zó el ais­la­mien­to social por el Covid-19.

(Esta nota es resul­ta­do del tra­ba­jo cola­bo­ra­ti­vo entre Cítri­ca y Mar­cha.)

Nos matan, nos entie­rran, nos dese­chan como basu­ra. ¿Qué hace el Esta­do para pro­te­ger­nos de los femi­ci­das? ¿Qué hace el Esta­do para pre­ve­nir los femicidios?

A Cami­la Taroc­co la bus­ca­ban des­de el vier­nes tres de abril, el 15 encon­tra­ron su cuer­po, la mató el padre de sus hijxs y la ente­rró. El femi­ci­da ya tenía denun­cias por vio­len­cia de géne­ro. Otra más que nos arran­can y el Esta­do es responsable.

El 28 de mar­zo fue­ron encon­tra­das sin vida cin­co muje­res que esta­ban des­apa­re­ci­das. En mar­zo, 24 fue­ron ase­si­na­das por sus pare­jas o ex pare­jas. Ade­más, tres niñas fue­ron halla­das muer­tas por femi­ci­dios vin­cu­la­dos. Des­de que comen­zó el 2020, ya son 83 las ase­si­na­das. 

La cifra aumen­ta al sumar­le sie­te tra­ves­ti­ci­dios socia­les cau­sa­dos por la fal­ta de acce­so a dere­chos bási­cos como edu­ca­ción, salud, tra­ba­jo y vivien­da. La mayo­ría de estas muer­tes de tra­ves­tis y trans se vin­cu­lan a enfer­me­da­des evi­ta­bles de las que no mue­ren tem­pra­na­men­te otras poblaciones.

A nivel mun­dial, esta­mos atra­ve­san­do un momen­to iné­di­to pro­duc­to de la pan­de­mia por el Covid-19. Se habla de la nece­si­dad de un cam­bio de social, de soli­da­ri­dad, de colec­ti­vi­zar las tareas de cui­da­dos ‑siem­pre rea­li­za­das por muje­res- y de la impor­tan­cia de pri­vi­le­giar la salud por sobre la economía.

Fren­te a los lími­tes impues­tos por el ais­la­mien­to, ¿cómo repen­sar la fami­lia y los víncu­los, cuan­do el peli­gro se encuen­tra en el hogar? Fren­te a una pan­de­mia, que per­ju­di­ca la eco­no­mía de las per­so­nas, el Gobierno nacio­nal entre­gó sub­si­dios, fre­nó los aumen­tos de los alqui­le­res y prohi­bió la sus­pen­sión de servicios.

Hoy las medi­das de ais­la­mien­to social recru­de­cen la vio­len­cia machis­ta. ¿Por qué aún no se han imple­men­ta­do medi­das urgen­tes para enfren­tar­la? ¿Por qué siem­pre hay algo por delan­te que impor­ta más que fre­nar esta matan­za? ¿Se aumen­tó la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria des­ti­na­da a polí­ti­cas de géne­ro? ¿Cómo gene­rar comu­ni­dad, cui­da­dos, aler­tas? ¿Cómo hacer de los hoga­res un lugar seguro? 

La socie­dad será la mis­ma si los pedi­dos de auxi­lio con­ti­núan sin ser oídos. Urge un cam­bio de para­dig­ma. La cru­za­da con­tra la pan­de­mia que ata­ca al mun­do debe librar­se com­ba­tien­do en simul­tá­neo a la vio­len­cia machis­ta que no para de cre­cer: son vidas las que están en ries­go, no se pue­den pen­sar medi­das para enfren­tar la pan­de­mia sin pen­sar medi­das para enfren­tar la vio­len­cia machista. 

La solu­ción no la vamos a encon­trar copian­do ideas impor­ta­das que no res­pon­den a las deman­das de nues­tros terri­to­rios. El “Que­da­te en casa” debe con­tem­plar de mane­ra inte­gral la vio­len­cia machis­ta con acce­so real a la Justicia.

Esa vio­len­cia que des­tru­ye vidas y que no es una pan­de­mia, ni una enfer­me­dad, ni un virus. Es la for­ma más cruel en la que se expre­sa el machis­mo, per­pe­tua­do por el régi­men patriar­cal (y capi­ta­lis­ta) que domi­na a nivel mun­dial.  

Fáti­ma Ace­ve­do había denun­cia­do seis veces a su expa­re­ja, tenía un botón de páni­co y vivía en un cen­tro para víc­ti­mas de vio­len­cia machis­ta. Su femi­ci­dio puso en evi­den­cia que nin­gu­na de estas medi­das alcan­zó para res­guar­dar su vida. Se encon­tra­ba des­apa­re­ci­da des­de el 1 de marzo.

El cuer­po sin vida fue encon­tra­do sie­te días des­pués. Su ex novio, Jor­ge Nico­lás Mar­tí­nez, se encuen­tra con pri­sión pre­ven­ti­va, impu­tado por «homi­ci­dio agra­va­do por el víncu­lo y por mediar vio­len­cia de género». 

Si tene­mos en cuen­ta que el 87% de los femi­ci­dios que se regis­tra­ron en 2019 se come­tie­ron en el hogar, según las últi­mas esta­dís­ti­cas de la Defen­so­ría del Pue­blo de Nación, la cua­ren­te­na en las casas se con­vier­te en una jau­la mortal.

¿Qué medi­da se des­plie­ga para ais­lar a esa mujer, tra­ves­ti, trans de su agre­sor? ¿Por qué no se aís­la al agre­sor? ¿Alcan­za con un lla­ma­do, una denun­cia, un botón de pánico?

Si corre en ries­go nues­tra vida, ¿debe­mos que­dar­nos en casa?

Pre­ve­nir. San­cio­nar. Erra­di­car. Esas son las máxi­mas que la Ley de Pro­tec­ción Inte­gral N° 26.485, y nos pre­gun­ta­mos: ¿en qué eta­pa nos encon­tra­mos como socie­dad? ¿En qué eta­pa se encuen­tra el Esta­do des­de la gene­ra­ción de polí­ti­cas públi­cas? ¿Sigue sien­do tan ínfi­mo ‑como denun­ciá­ba­mos años ante­rio­res- el pre­su­pues­to des­ti­na­do a la lucha? En el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ro y Diver­si­dad, ¿están todes capa­ci­ta­des para los pues­tos que ocu­pan? ¿En qué con­di­cio­nes tra­ba­jan? ¿Están pudien­do arti­cu­lar recur­sos de for­ma inter-ministerial?

Hace años como perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­ras femi­nis­tas y popu­la­res, recla­ma­mos que no se igno­re el asun­to de los femi­ci­dios y la vio­len­cia machis­ta en los medios tra­di­cio­na­les. No esta­mos en ellos y fal­tan nues­tros enfo­ques inte­gra­les, sobre todo los que des­ti­nan argu­men­tos en la pre­ven­ción, en hablar de pro­ble­má­ti­ca social y en la sen­si­bi­li­za­ción más que en el cas­ti­go, que ya está esta­ble­ci­do por nues­tras leyes, códi­gos y sen­ten­cias que sien­tan jurisprudencia.

No pode­mos solo con­tar a las muer­tas ni las horas tras las que vamos a decir «Ni una menos» y com­par­tir en redes socia­les o en minu­tos tele­vi­si­vos una ima­gen y nom­bre que olvi­da­re­mos has­ta que apa­rez­ca uno nue­vo, por­que son his­to­rias de vida. ¿Qui­zá sea por­que deci­mos lo incon­ve­nien­te? ¿O por­que, es obvio, los varo­nes del pri­me time deben correr­se de la hege­mo­nía del tra­ta­mien­to de estos temas también? 

Dejar­nos lle­var por la retó­ri­ca poli­cial pare­ce­ría ale­jar­nos cada vez más de la comu­ni­ca­ción inte­gral de las vio­len­cias machis­tas para el obje­ti­vo de la pre­ven­ción. Pan­de­mia y femi­ci­dios pare­cen ser el mari­da­je per­fec­to. Y mari­da­je, la pala­bra correc­ta para denun­ciar­lo. 

Cuan­do cons­trui­mos decá­lo­gos para el tra­ta­mien­to de las vio­len­cias machis­tas en los medios, reco­men­da­mos que las fuen­tes ofi­cia­les ‑entre las que se encuen­tran orga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, el Poder Judi­cial y la Poli­cía- no sean las voces que guíen la cons­truc­ción de nues­tras noti­cias. Sin embar­go hoy, tan­to unos como otros, supie­ron ser lo sufi­cien­te­men­te recep­ti­vos para tomar y absor­ver aque­llo que des­de los femi­nis­mos tene­mos para pro­po­ner para una vida dig­na y sin violencias. 

Si, en cua­ren­te­na, una orga­ni­za­ción femi­nis­ta terri­to­rial deci­de rea­li­zar una con­vo­ca­to­ria con­tra los femi­ci­dios, ¿solo la cali­fi­ca­mos de irres­pon­sa­ble por pro­vo­car a la ley y el orden social y como perio­dis­tas igno­ra­mos esa mani­fes­ta­ción polí­ti­ca de rebel­día en favor de nues­tras vidas? ¿Vamos a igno­rar a esas fuen­tes femi­nis­tas? ¿Aca­so el dere­cho a la pro­tes­ta y la libre expre­sión no es una acti­vi­dad esen­cial? ¿Aca­so debe­mos difun­dir solo fuen­tes oficiales?

¿Pode­mos decir que esta­mos a medio camino si el obje­ti­vo es erra­di­car las vio­len­cias sobre los cuer­pos femi­ni­za­dos? ¿Cómo cons­trui­mos lo que fal­ta si las crí­ti­cas no son posi­bles o solo nos dedi­ca­mos a ser obe­dien­tes, rodea­das de los pri­vi­le­gios a los que aho­ra debe­mos sumar­le el de estar seguras? 

En dife­ren­tes perío­dos his­tó­ri­cos, los femi­nis­mos han demos­tra­do rom­per con las direc­ti­vas de los pode­res, inclu­so den­tro de quie­nes pre­ten­den coman­dar un movi­mien­to de movi­mien­tos, un movi­mien­to de libe­ra­ción… En con­tex­tos de ais­la­mien­tos obli­ga­dos con nues­tros agre­so­res y de pre­sen­cia de las fuer­zas repre­si­vas en las calles, ¿segui­mos cui­dán­do­nos entre noso­tras? ¿Des­de dón­de? ¿Cómo? ¿Son los medios ampli­fi­ca­do­res de esos cuidados?

Las mani­fes­ta­cio­nes que gri­ta­ron «Ni una menos» empo­de­ra­ron nues­tra voz colec­ti­va y eso hoy nos per­mi­te pre­gun­tar­nos: ¿qué tipo de men­sa­jes se están (esta­mos) cons­tru­yen­do para las muje­res, les­bia­nas, bise­xua­les, tra­ves­tis, trans y no bina­ries en este ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio y preventivo? 

Des­de el Esta­do, des­de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, des­de los femi­nis­mos… Si solo esta­mos pre­sen­tes miran­do ‑como en la TV- cuan­do nos cuen­tan como una víc­ti­ma más; no, NO nos vamos a que­dar en casa. 

Por eso, si corre en ries­go tu vida, no te que­des en tu casa, anda­te a lo de una ami­ga. Y si nos cuen­tan como una más, apa­gá la tele. 

Revis­ta Cítrica*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *