Uru­guay. 47.332 soli­ci­tu­des de des­em­pleo en los pri­me­ros 13 días de abril/​Orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das con la salud cues­tio­nan estra­te­gia para enfren­tar pan­de­mia en Uruguay/​+info

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 18 abril 2020.

Entre mar­zo y el lunes 13 de abril, el Ban­co de Previsión
Social (BPS) reci­bió 133.376 soli­ci­tu­des de sub­si­dios por desempleo,
según la sín­te­sis del infor­me ela­bo­ra­do por esta ins­ti­tu­ción y difundido
por el Equi­po de la Repre­sen­ta­ción de los Tra­ba­ja­do­res (ERT).

Debi­do a la emer­gen­cia sani­ta­ria que vive Uru­guay a cau­sa del covid-19,
des­de el 1° de abril has­ta el lunes 13 hubo 47.332 soli­ci­tu­des de
sub­si­dios por des­em­pleo. De estas, 39.410 (83,26%) fue­ron por suspensión
de acti­vi­dad, 2.123 (4,49%) por des­pi­dos y 5.799 (12,25%) por
reduc­ción. Ade­más, en el perío­do com­pren­di­do entre el 1° de mar­zo y el
13 de abril hubo un total de 8.812 despidos.

Las soli­ci­tu­des duran­te abril en las que no se inte­rrum­pe la relación
labo­ral es de 95,51% (45.209). El ERT acla­ra que las soli­ci­tu­des no
corres­pon­den a beneficiarios.

En cuan­to a los sub­si­dios por enfer­me­dad, el ERT afir­ma que en marzo
se regis­tra­ron 105.697 cer­ti­fi­ca­cio­nes de enfer­me­dad, por lo que
infie­re, en base a la pro­yec­ción de años ante­rio­res, que eso implicaría
en total unas 80.000 soli­ci­tu­des y el pago a más de 40.000 per­so­nas por
enfermedad. 

Esta baja entre las cer­ti­fi­ca­cio­nes y el núme­ro total de solicitudes,
expli­ca el infor­me de ERT, tie­ne varios moti­vos: si bien son 105.697
las cer­ti­fi­ca­cio­nes médi­cas, no todos son bene­fi­cia­rios, por­que es
posi­ble que una mis­ma per­so­na se haya cer­ti­fi­ca­do más de una vez, por
tener más de un empleo.

Ade­más, no todos los tra­ba­ja­do­res que se cer­ti­fi­can reci­ben el
sub­si­dio por enfer­me­dad. Por ejem­plo: a los fun­cio­na­rios públicos
(ense­ñan­za), el Ban­co de Pre­vi­sión Social (BPS) no les paga el subsidio
por los días que se cer­ti­fi­can, y los tra­ba­ja­do­res pri­va­dos que fueron
cer­ti­fi­ca­dos por menos de tres días tam­po­co reci­ben sub­si­dios por
enfer­me­dad. Por eso es que siem­pre hay una dife­ren­cia entre la cantidad
de cer­ti­fi­ca­dos y la can­ti­dad de per­so­nas a las que el BPS les paga.

De las 105.697 cer­ti­fi­ca­cio­nes de mar­zo, 22% (23.107) fue­ron por
enfer­me­da­des vin­cu­la­das a las vías res­pi­ra­to­rias. Los depar­ta­men­tos con
más cer­ti­fi­ca­cio­nes fue­ron: Mon­te­vi­deo (13.504), Cane­lo­nes (4.146),
Mal­do­na­do (1.126), San José (674) y Colo­nia (534).

Orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das con la salud cues­tio­nan estra­te­gia para enfren­tar pan­de­mia en Uruguay

Entien­den que es con­tra­dic­to­rio lla­mar a “que­dar­se en casa” y
simul­tá­nea­men­te auto­ri­zar la incor­po­ra­ción al tra­ba­jo en la
cons­truc­ción e ini­ciar las cla­ses en escue­las rurales.

En una decla­ra­ción emi­ti­da este jue­ves por el Movimiento
Nacio­nal de Usua­rios de la Salud Públi­ca y Pri­va­da, la Socie­dad Uruguaya
de Medi­ci­na Fami­liar y Comu­ni­ta­ria y la Orga­ni­za­ción Nacio­nal de
Aso­cia­cio­nes de Jubi­la­dos y Pen­sio­nis­tas del Uru­guay, entre otras
orga­ni­za­cio­nes, se expre­sa “preo­cu­pa­ción fren­te al rum­bo toma­do ante la
emer­gen­cia sani­ta­ria”, en pri­mer lugar por­que las deci­sio­nes se toman
“des­co­no­cien­do la estruc­tu­ra de gobierno del Sis­te­ma Nacio­nal Integrado
de Salud [SNIS], que es la Jun­ta Nacio­nal de Salud [Juna­sa]”.

Por eso, recla­man “el res­ta­ble­ci­mien­to inme­dia­to de toda la
estruc­tu­ra de par­ti­ci­pa­ción social”, inclu­yen­do a la Juna­sa y las juntas
depar­ta­men­ta­les y loca­les de salud. “Esto per­mi­ti­rá una con­duc­ción que
cuen­te con la mira­da de todos los acto­res y en la que se pri­vi­le­gie la
acción de la comu­ni­dad en la imple­men­ta­ción de las estrategias
sani­ta­rias”, argumentan.

Ade­más, expre­san que no hay “un rum­bo cla­ro, trans­pa­ren­te y seguro”
para enfren­tar la pan­de­mia, y que la estra­te­gia de “con­cen­tra­ción y
cen­tra­li­za­ción de los ser­vi­cios” y de la toma de deci­sio­nes “aten­ta
con­tra la posi­bi­li­dad de apli­car polí­ti­cas de pre­ven­ción y contención”.
“A la fal­ta de un rum­bo cla­ro se le agre­ga que en algu­nos temas la
comu­ni­ca­ción, ade­más de opa­ca, ha sido con­tra­dic­to­ria, así como con
caren­cias, mar­chas y con­tra­mar­chas en la ges­tión”, dicen, cues­tio­nan­do
el cie­rre de las poli­clí­ni­cas de la Red de Aten­ción Pri­ma­ria de la
Admi­nis­tra­ción de los Ser­vi­cios de Salud del Esta­do (ASSE)
, que
gene­ró un impac­to de aten­ción en los terri­to­rios y con­ges­tio­na­mien­tos en
el segun­do nivel de aten­ción. Tam­bién cri­ti­can que a “las caren­cias y
resis­ten­cias habi­tua­les al desa­rro­llo del pri­mer nivel en los efectores
no esta­ta­les” del SNIS “se les sumó una reduc­ción de hora­rio y
ser­vi­cios” en muchos cen­tros de aten­ción des­cen­tra­li­za­da. Esta atención
se sus­ti­tu­yó por la aten­ción por medio de call cen­ters, una alter­na­ti­va que “está fuer­te­men­te en dis­cu­sión por su cali­dad y esca­sa capa­ci­dad de res­pues­ta y resolutividad”.

El tema de los test

Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes tam­bién cues­tio­nan la fal­ta de
trans­pa­ren­cia sobre las deci­sio­nes res­pec­to de los test diag­nós­ti­cos, ya
que aún “no se cono­ce” el Pro­to­co­lo de Aten­ción Médi­ca para la
rea­li­za­ción del test que se anun­ció, pero, ade­más, por­que se anun­ció una
can­ti­dad dia­ria de test que serían rea­li­za­dos “que lue­go no se
con­cre­ta­ron y no se expli­ca­ron las razones”.

Otros aspec­tos de la estra­te­gia que se cues­tio­nan son la deci­sión de
con­vo­car a los usua­rios de ASSE a lla­mar al SAME-105, por­que este
ser­vi­cio fue “inca­paz de res­pon­der a la deman­da”, la fal­ta de recursos
mate­ria­les para el cui­da­do y pro­tec­ción de los fun­cio­na­rios, téc­ni­cos y
médi­cos, y el envío de cien­tos de tra­ba­ja­do­res de la salud pri­va­da a
segu­ro de paro, en medio de la emer­gen­cia sanitaria.

Por todo lo ante­rior, las orga­ni­za­cio­nes exi­gen a las auto­ri­da­des del
Minis­te­rio de Salud Públi­ca que “afir­men su rol de rec­to­ría y no
per­mi­tan que dis­po­si­ti­vos crea­dos para empre­sas y tra­ba­ja­do­res afectados
por el ais­la­mien­to social sean apro­ve­cha­dos inde­bi­da­men­te para fines
pura­men­te mer­can­ti­les de empre­sas pri­va­das de la salud”, ni que sean
“uti­li­za­dos por empre­sa­rios que toman a la salud como un nego­cio, con
obje­ti­vos de rees­truc­tu­ra y achi­ca­mien­to de fun­cio­na­rios, o de ahorro
para acu­mu­la­ción de dine­ro”. Recha­zan, por lo tan­to, “las estra­te­gias de
enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia que pri­vi­le­gian las con­si­de­ra­cio­nes de
carác­ter eco­nó­mi­co por enci­ma de la opi­nión de los científicos
com­pro­me­ti­dos con la salud, de acto­res téc­ni­cos y socia­les de la salud, y
de las nece­si­da­des de la población”. 

Final­men­te, con­si­de­ran que el lla­ma­do del Poder Eje­cu­ti­vo “al ais­la­mien­to social, a ‘que­dar­se en casa’ y simul­tá­nea­men­te –y con­tra­dic­to­ria­men­te– auto­ri­zar la incor­po­ra­ción al tra­ba­jo de más de 40.000 tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción en diver­sos pun­tos del país, así como el ini­cio de las cla­ses en las escue­las rura­les […], es “un gra­ve error” que pone “en ries­go” la vida de niños, maes­tros y pobla­ción en general.

Cla­ses en escue­las rura­les serán de tres horas y media y sólo tres días a la semana

El CEIP resol­vió las con­di­cio­nes que debe­rán tener las escue­las para comen­zar las cla­ses la pró­xi­ma semana. 

El Con­se­jo de Edu­ca­ción Ini­cial y Pri­ma­ria (CEIP) resol­vió este
jue­ves que sólo las escue­las rura­les que ten­gan las condiciones
sani­ta­rias nece­sa­rias comen­za­rán las cla­ses el miér­co­les 22, tal como
soli­ci­tó el Poder Eje­cu­ti­vo. En la reso­lu­ción se agre­ga que “las
escue­las selec­cio­na­das fun­cio­na­rán con un régi­men de tres días a la
sema­na, de 9.00 a 12.30, brin­dan­do alter­na­ti­va para un sis­te­ma de
ali­men­ta­ción en el hogar”.

Según comen­tó a la dia­ria el con­se­je­ro del CEIP Pablo
Cag­gia­ni, la pri­me­ra apro­xi­ma­ción indi­ca que serán unas 500 escuelas
rura­les las habi­li­ta­das, de las 950 que están acti­vas este año.
Asi­mis­mo, indi­có que aún res­ta defi­nir­se la moda­li­dad por la que se
ase­gu­ra­rá la ali­men­ta­ción de los niños, pero que no se pien­sa en el
mis­mo mode­lo de vian­das que se usa en las escue­las urba­nas con aquellos
niños que se ins­cri­bie­ron en la pri­me­ra sema­na de sus­pen­sión de clases
presenciales.

En la reso­lu­ción se deta­lla con qué cri­te­rios se selec­cio­na­rán las
escue­las que abri­rán la pró­xi­ma sema­na. Debe con­tar con buenas
con­di­cio­nes edi­li­cias, no tener difi­cul­ta­des con el agua, con­tar con
auxi­liar de ser­vi­cio, con­tar con trans­por­te públi­co o transporte
ofi­cial, y pre­sen­tar exce­len­te higie­ne. Para moni­to­rear este último
pun­to se pidió a la divi­sión Edu­ca­ción Ini­cial y Pri­ma­ria del CEIP que
inter­ven­ga a tra­vés de auxi­lia­res o coope­ra­ti­vas sociales.

En la reso­lu­ción tam­bién se indi­ca lo ya plan­tea­do por los sin­di­ca­tos este miér­co­les:
a los docen­tes que resi­dan “en loca­li­da­des en las que se registraron
casos de covid-19 se les rea­li­za­rá el hiso­pa­do y se les administrará
vacu­na anti­gri­pal”. En caso de que los tra­ba­ja­do­res se encuen­tren dentro
de la pobla­ción de ries­go no ten­drán que con­cu­rrir a las escue­las; se
soli­ci­ta­rá un docen­te suplen­te o se podrá asig­nar un auxi­liar de
ser­vi­cio de otra escuela.

El comu­ni­ca­do sur­ge lue­go de la reu­nión que man­tu­vo el CEIP con el secre­ta­rio y pro­se­cre­ta­rio de Pre­si­den­cia, y repre­sen­tan­tes del Sis­te­ma Nacio­nal de Emer­gen­cia, de los minis­te­rios de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra y Salud Públi­ca, y de los sin­di­ca­tos de la edu­ca­ción y de los médi­cos rurales.

*la dia­ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *