¿Quié­nes son los gran­des “gana­do­res” de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus? – La otra Andalucía

En momen­tos de fuer­te retrac­ción eco­nó­mi­ca en todo el mun­do por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, hay cier­tos sec­to­res que han sabi­do apro­ve­char la “opor­tu­ni­dad” que otor­ga cada cri­sis, según se des­pren­de de un tri­lla­do dicho.

Son pocos y, en su mayo­ría, ya venían muy bien des­de antes de la par­ti­cu­lar situa­ción de ais­la­mien­to social, pero hoy se obser­van cómo la con­tra­ca­ra de los vas­tos comer­cios y empre­sas —des­de las más peque­ñas tien­das has­ta los gru­pos con­cen­tra­dos— que no paran de ver cómo caen su pro­duc­ción y sus ganancias. 

Sin dudas, las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con la tec­no­lo­gía y lo digi­tal no solo han man­te­ni­do sus ope­ra­cio­nes, sino que han incre­men­ta­do sus ven­tas, o sus coti­za­cio­nes en bol­sa, has­ta nive­les envi­dia­bles. Pero tam­bién, ante el siem­pre laten­te temor de la esca­sez mate­rial, algu­nas tien­das de con­su­mo pri­ma­rio mul­ti­pli­ca­ron su fac­tu­ra­ción por estos días.

Apli­ca­cio­nes de envíos a domicilio

Las apli­ca­cio­nes de envío a domi­ci­lio, del esti­lo de Glo­vo, Rap­pi, Uber Eats o Pedi­dos Ya, que ope­ran en Lati­noa­mé­ri­ca y Espa­ña, han expe­ri­men­ta­do un aumen­to en la deman­da de alre­de­dor del 30%. Tan­to es así, que, según el eco­no­mis­ta y ana­lis­ta en mar­ke­ting, Damián Di Pace, algu­nas de estas fir­mas “no están incor­po­ran­do comer­cios a su red y ni siquie­ra atien­den el telé­fono por­que están des­bor­da­das”. “Le ha pasa­do a una famo­sa piz­ze­ría del cen­tro de Bue­nos Aires, ima­gí­na­te lo que le suce­de­ría a un comer­cio de barrio que quie­re ofre­cer el ser­vi­cio”, agrega.

Hay que sumar­le el hecho de que la moda­li­dad de con­tra­ta­ción de estas empre­sas les deja un mar­gen de ganan­cia supe­rior, ya que al con­si­de­rar a sus tra­ba­ja­do­res como “inde­pen­dien­tes”, no pagan car­gas socia­les. Esto aca­rrea ries­gos para los “rap­pi­ten­de­ros”, quie­nes están expues­tos al con­ta­gio, pero no tie­nen cober­tu­ra médi­ca. A fal­ta de con­tro­les estric­tos, eso no les gene­ra a las pla­ta­for­mas mayo­res incon­ve­nien­tes para operar.

A pesar de la bonan­za, en Espa­ña, los tra­ba­ja­do­res de Glo­vo salie­ron a pro­tes­tar a las calles para denun­ciar una reba­ja en la tari­fa base que los “rai­ders” ganan por pedi­do, de 2,5 euros a 1,2, lo que impli­ca una pér­di­da sala­rial de casi 50%. “Es un nego­cio súper redon­do hoy en día para estas com­pa­ñías”, des­ta­ca Di Pace.

Los ban­cos

Aun­que por estos días son dura­men­te cues­tio­na­dos por la baja cali­dad de aten­ción que ofre­cen a sus clien­tes, en el mar­co del ais­la­mien­to social, los ban­cos son con­si­de­ra­dos fun­da­men­ta­les para poder afron­tar el con­ge­la­mien­to de la eco­no­mía en todo el mun­do. Millo­nes de empre­sas y comer­cios deben pedir prés­ta­mos para cum­plir con sala­rios, alqui­le­res, o para man­te­ner la cade­na de pagos, aún cuan­do el cos­to pue­da ser muy alto. Por otra par­te, la ayu­da social que ofre­cen los gobier­nos pasan por las arcas de estas empre­sas, esta­ta­les o pri­va­das, entre las cua­les la mayo­ría son multinacionales. 

“Los ban­cos hoy están ganan­do por­cen­ta­jes que lle­gan al 90 por cien­to, lo cual es una locu­ra”, ana­li­za el titu­lar de la con­sul­to­ra Focus Mar­ket. Pero tam­bién se debe tener en cuen­ta que hay fac­to­res de la eco­no­mía que pue­den impac­tar en esos már­ge­nes, espe­cial­men­te en el con­tex­to de la pan­de­mia y, sobre todo, si habla­mos de un país tan volá­til como Argentina.

“Hoy los ban­cos están pres­tan­do dine­ro al 50 % de inte­rés, que es altí­si­mo. Pero, ¿qué pasa si este año la infla­ción es de 60 %?”, se pre­gun­ta Di Pace. Aun­que acla­ra que, si al sec­tor le toca­ra per­der en algún momen­to, per­de­ría muchí­si­mo menos que el resto. 

En Argen­ti­na, las enti­da­des cobran has­ta un 70 % de inte­rés por refi­nan­ciar las tar­je­tas de cré­di­to. En Colom­bia, han denun­cia­do que algu­nos ban­cos están cobrán­do­se deu­das del dine­ro que el Gobierno otor­gó como asis­ten­cia social a los sec­to­res más vulnerables.

Sin embar­go, este pano­ra­ma posi­ti­vo para la ban­ca podría tor­nar­se com­pli­ca­do, debi­do a la posi­bi­li­dad de una deba­cle finan­cie­ra glo­bal. “Ganan más que otros sec­to­res sin nin­gu­na duda. Pero podrían con­ver­tir­se en gran­des per­de­do­res. De todas mane­ras, siem­pre que pier­den los ban­cos apa­re­ce el Esta­do para res­ca­tar­los”, advier­te el especialista.

Ven­tas en línea

Otros gran­des bene­fi­cia­rios de esta cri­sis pan­dé­mi­ca son las empre­sas de ven­ta en línea, como Ama­zon, e‑bay, Mer­ca­do Libre, Ali­ba­ba, entre otras. Las accio­nes de esas com­pa­ñías están “volan­do”, dice Di Pace.

Por cier­to, duran­te la jor­na­da del miér­co­les en Wall Street, las accio­nes de Ama­zon tre­pa­ron has­ta los 2.333,17 dóla­res, un máxi­mo his­tó­ri­co para el gigan­te del comer­cio electrónico.

Con la impo­si­bi­li­dad de los con­su­mi­do­res de salir de sus casas, es tal el incre­men­to de la deman­da, que Ama­zon pidió 75.000 emplea­dos más para afron­tar la can­ti­dad de tra­ba­jo en depó­si­to y logís­ti­ca que tie­nen des­de que comen­zó la cri­sis sanitaria.

El due­ño y fun­da­dor de la com­pa­ñía, Jeff Bezos, con­si­de­ra­do el núme­ro 1 en la lis­ta de las per­so­nas más adi­ne­ra­das del mun­do, según la agen­cia Bloom­berg, logró aumen­tar su patri­mo­nio en 24.000 millo­nes de dóla­res este año, alcan­zan­do una for­tu­na de 138.000 millo­nes de dólares. 

Entre­te­ni­mien­to y comu­ni­ca­ción en cuarentena

La indus­tria del entre­te­ni­mien­to digi­tal, así como la tele­vi­sión por cable, está en cons­tan­te cre­ci­mien­to. Todo lo que sean ser­vi­cios de ‘strea­ming’ (trans­mi­sión de video) y redes socia­les, no paran de sumar sus­crip­to­res. “Tene­mos un ais­la­mien­to social, pero al mis­mo tiem­po vemos una unión digi­tal a un nivel iné­di­to”, expli­ca el entrevistado.

En ese mar­co, las accio­nes de la pla­ta­for­ma Net­flix Inc. logra­ron el miér­co­les un repun­te del 3,2 % en la bol­sa de Nue­va York, has­ta alcan­zar un valor por uni­dad de 426,75 dóla­res. Lle­gó así al récord en capi­ta­li­za­ción bur­sá­til: 187.300 millo­nes de dólares.

A su vez, la apli­ca­ción Zoom, que sir­ve para man­te­ner con­ver­sa­cio­nes gru­pa­les en línea, es uno de los ejem­plos más cla­ros. Las des­car­gas de la pla­ta­for­ma expe­ri­men­ta­ron una suba del 109 % tras las medi­das de cua­ren­te­na que rigen en bue­na par­te del mun­do. En solo una sema­na, las accio­nes de la com­pa­ñía en la bol­sa cre­cie­ron un 40 % a media­dos de marzo.

En lo que va del año, la capi­ta­li­za­ción de Zoom ha aumen­ta­do en más de dos veces, has­ta los 43.600 millo­nes de dóla­res, el doble del valor de Twitter.

Salud a distancia

Un rubro que atra­vie­sa el flo­re­ci­mien­to, y que has­ta el momen­to no había sido explo­ta­do masi­va­men­te, es el de la tele­me­di­ci­na. Es decir, con­sul­tas médi­cas de aten­ción pri­ma­ria que muchas clí­ni­cas pri­va­das ofre­cen por video­con­fe­ren­cia. Una medi­da que, ade­más, ali­via­na la pre­sen­cia de pacien­tes en los cen­tros de salud, mini­mi­zan­do el ries­go de contagio.

En Argen­ti­na, don­de la tele­me­di­ci­na no está ins­ta­la­da fuer­te­men­te en el mer­ca­do, las con­sul­tas por medio de la apli­ca­ción Doc24 se han cua­dru­pli­ca­do des­de el ini­cio de la pan­de­mia, lle­gan­do a las 1.500 dia­rias, según afir­mó Pablo Utre­ra, cofun­da­dor de la empre­sa, a la revis­ta Forbes. 

Super­mer­ca­dos

A pesar de la reco­men­da­ción del Gobierno argen­tino fren­te a la cua­ren­te­na es com­prar insu­mos en los comer­cios más cer­ca­nos al domi­ci­lio, las gran­des cade­nas de super­mer­ca­dos han vis­to cre­cer sus ven­tas en 16,2 % en uni­da­des duran­te el mes de mar­zo, y su fac­tu­ra­ción cre­ció 80,6 %, según un infor­me de la con­sul­to­ra Scen­tia al que acce­dió el dia­rio La Nación. 

Sin embar­go, esta ten­den­cia, empu­ja­da por la ven­ta en línea, comen­zó a caer en las últi­mas sema­nas del mes pasa­do, y ya se obser­va una des­ace­le­ra­ción en los pri­me­ros días de abril, vin­cu­la­da prin­ci­pal­men­te a la esca­sez de dine­ro por el con­ge­la­mien­to de la economía.

El sal­do, al menos para los gigan­tes de ese mer­ca­do, es sin dudas posi­ti­vo. El patri­mo­nio neto total de los her­ma­nos Ali­cia, Jim y Rob Wal­ton, due­ños de la cade­na nor­te­ame­ri­ca­na Wal­mart, ha aumen­ta­do este año 2,6 %, alcan­zan­do los 165.700 millo­nes de dóla­res, según regis­tra Bloomberg.

Asi­mis­mo, las far­ma­cias regis­tra­ron un sal­to en las ven­tas de casi el 25 % en uni­da­des el mes pasa­do, por la ten­den­cia de los con­su­mi­do­res a for­mar stock de medicamentos.

Pero, más que la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, el sec­tor de pro­duc­tos de lim­pie­za de ropa y hogar está hacien­do muchí­si­mo dine­ro, gra­cias a un incre­men­to sin pre­ce­den­tes en las ven­tas, prin­ci­pal­men­te de alcohol y lavan­di­na. Según Scen­tia, ese seg­men­to alcan­zó un regis­tro posi­ti­vo de 115 % en Argentina.

En Méxi­co, las fábri­cas de alcohol en gel mul­ti­pli­ca­ron sus ven­tas en un 800 %, y tie­nen pedi­dos para expor­tar a Chi­na, Ita­lia, EE.UU., entre otros paí­ses, reve­ló el pre­si­den­te de la Cáma­ra Nacio­nal de la Indus­tria de la Trans­for­ma­ción (Cana­cin­tra), Enoch Cas­te­lla­nos, a la agen­cia esta­tal Notimex. 

“Cam­bio de conducta”

Evi­den­te­men­te, la par­ti­cu­lar situa­ción que se vive en el mun­do modi­fi­ca los hábi­tos de todas las per­so­nas. Y es allí don­de apa­re­ce la opor­tu­ni­dad. Aque­llos que nun­ca tie­nen tiem­po para apren­der nue­vas herra­mien­tas de cono­ci­mien­to o per­fec­cio­nar sus dotes en la coci­na, apro­ve­chan el encie­rro obli­ga­to­rio para hacer sus pro­pias deli­cias, o ins­cri­bir­se en cur­sos y talle­res en línea.

Di Pace, quien ofre­ce este ser­vi­cio como espe­cia­lis­ta en mar­ke­ting, tan­to de mane­ra gra­tui­ta como paga, afir­ma que, de dos comi­sio­nes que tenía a car­go, pasó a cin­co. Y ha suma­do alum­nos con per­fi­les que nun­ca había vis­to antes, como es el caso de una aza­fa­ta, que está apro­ve­chan­do su exten­sa esta­día en tie­rra para capacitarse. 

Por otra par­te, según reve­la una encues­ta de la Con­fe­de­ra­ción Argen­ti­na de la Media­na Empre­sa (CAME), el 49 % de los argen­ti­nos ocu­pan su tiem­po en cua­ren­te­na en coci­nar. Eso expli­ca, por ejem­plo, el fal­tan­te de hari­nas y leva­du­ras en los mer­ca­dos. “Lo vemos inclu­so en gen­te de cla­se alta, que vivía de pedir comi­da afue­ra y aho­ra se dedi­ca a las rece­tas hoga­re­ñas. Sin dudas, esto está cam­bian­do la con­duc­ta de millo­nes de con­su­mi­do­res”, con­clu­ye Di Pace.

Fuen­te: www​.lai​gua​na​.tv

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *