Perú. Expe­di­ción vir­tual: Paca­ya Sami­ria, la ‘sel­va de los espejos’

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de abril de 2020

Este es un via­je vir­tual por uno de los bos­ques inun­da­bles más impor­tan­tes del Perú, una tra­ve­sía pla­ni­fi­ca­da por el equi­po de Mon­ga­bay Latam para cono­cer la belle­za incon­men­su­ra­ble de la Reser­va Nacio­nal Paca­ya Samiria.

Este hume­dal gigan­tes­co de impor­tan­cia mun­dial, con una exten­sión de más de 2 millo­nes de hec­tá­reas, fue decla­ra­do Sitio Ram­sar a ini­cios de los noventa.

Exis­te una reser­va que pro­te­ge el bos­que inun­da­ble más exten­so de la Ama­zo­nía Perua­na. Un paraí­so natu­ral lla­ma­do Paca­ya Sami­ria que alber­ga un sis­te­ma de vár­zea don­de con­flu­yen ríos, islas, lagu­nas y caños; un pai­sa­je ama­zó­ni­co crea­do por las tres cuen­cas hidro­grá­fi­cas que con­ver­gen al inte­rior de esta reser­va nacio­nal: la Sami­ria, Paca­ya y Yana­ya­cu Pucate.

Una de las carac­te­rís­ti­cas más espe­cia­les de esta área pro­te­gi­da ama­zó­ni­ca, que la ha hecho cono­ci­da como la «sel­va de los espe­jos», son sus aguas de un color oscu­ro inten­so, las mis­mas que per­mi­ten obser­var el refle­jo níti­do de toda la bio­di­ver­si­dad y el pai­sa­je en sus lagunas.

Es posi­ble ver el cam­bio gra­dual en el color de sus aguas cuan­do se nave­ga por el río Yana­ya­cu rum­bo al cora­zón de la reser­va Paca­ya Sami­ria. Este reco­rri­do ter­mi­na en la emble­má­ti­ca cocha El Dora­do, en la que es posi­ble obser­var del­fi­nes rosa­dos (Inia geof­fren­sis) y mana­tíes (Tri­che­chus inun­guis) nadan­do.

Pri­me­ra para­da: Cocha El Dorado

pacaya samiria perú
La cocha emble­má­ti­ca de la Reser­va Nacio­nal Paca­ya Sami­ria y que atrae la aten­ción de los turis­tas es la cocha El Dora­do, situa­da en el cora­zón del área pro­te­gi­da. Foto: ©Gabriel Herrera.

En la cocha El Dora­do, las comu­ni­da­des indí­ge­nas desa­rro­llan una de las cade­nas más exi­to­sas de mane­jo sos­te­ni­ble del pai­che (Ara­pai­ma gigas).

pacaya samiria perú
Miem­bros de la Aso­cia­ción Yacu Tay­ta cap­tu­ran un pai­che en la cocha El Dora­do. Gra­cias al mane­jo sos­te­ni­ble por más de dos déca­das, esta espe­cie ha recu­pe­ra­do su pobla­ción en la reser­va. Foto: ©Gabriel Herrera.

Las aguas de El Dora­do, ade­más, son el hogar de una pobla­ción de del­fi­nes rosa­dos que son obje­to de estu­dio de un gru­po de cien­tí­fi­cos de las ONG Pro Delphi­nus y WWF Perú. ‘Majaz’, ‘Paca­ya’, “El Chino’ y ‘Sami­ria’ son los nom­bres de los cua­tro ejem­pla­res que nadan a sus anchas den­tro de la reser­va y que usa­ron por ocho meses trans­mi­so­res para enviar infor­ma­ción sobre su com­por­ta­mien­to a un satélite. 

Segun­da para­da: las aves alzan vue­lo en Paca­ya Samiria

pacaya samiria perú
Una gar­za blan­ca gran­de (Cas­me­ro­dius Albus) sobre­vue­la la ori­lla de la cocha El Dora­do en bus­ca de peces. Mide has­ta 85 cm de alto y es un ave común en las lagu­nas de Paca­ya Sami­ria. Foto: ©Gabriel Herrera.

En sus 2 080 000 hec­tá­reas, la Reser­va Nacio­nal Paca­ya Sami­ria alber­ga 526 espe­cies de aves.

El Plan Maes­tro de la reser­va resal­ta la pre­sen­cia de aves acuá­ti­cas, entre ellas las que fun­cio­nan como indi­ca­do­res del buen esta­do de con­ser­va­ción de los hume­da­les. Algu­nas de ellas son la gar­za blan­ca (Egret­ta alba), la gar­za ceni­za (Ardea cocoi), la puma gar­za (Tigri­so­ma linea­tum), la sha­ra­ra (Anhin­ga anhin­ga), la tuyu­yo (Jabi­ru mycte­ria) y la espá­tu­la rosa­da (Ajaia aja­ja).

Ter­ce­ra para­da: ranas, ser­pien­tes y tortugas

pacaya samiria perú
La peque­ña Rani­to­me­ya reti­cu­la­ta mide ape­nas 2 cm, pero es una voraz depre­da­do­ra de hor­mi­gas, áca­ros y esca­ra­ba­jos. Foto: ©Gabriel Herrera.

Para los intere­sa­dos en obser­var anfi­bios y rep­ti­les es nece­sa­rio ven­cer el mie­do y aven­tu­rar­se en una cami­na­ta noc­tur­na. Es el momen­to ideal para des­cu­brir entre el folla­je a una de estas escu­rri­di­zas especies.

En los bos­ques inun­da­bles de Paca­ya Sami­ria se han logra­do iden­ti­fi­car has­ta el momen­to 69 rep­ti­les y 58 anfibios.

Cuar­ta para­da: la sel­va de los espejos

pacaya samiria perú
Un pobla­dor de la comu­ni­dad de Yani­na des­li­za su peque peque por las aguas del canal de Pui­nahua. Paca­ya Sami­ria está rodea­da de comu­ni­da­des que se dedi­can a diver­sas acti­vi­da­des como la pes­ca de pai­che, la comer­cia­li­za­ción de arahua­na y la cose­cha de fru­tos sil­ves­tre. Foto: © Gabriel Herrera.

Paca­ya Sami­ria es un gigan­tes­co hume­dal de impor­tan­cia mun­dial, posee una gran diver­si­dad de eco­sis­te­mas acuá­ti­cos ama­zó­ni­cos y por ello fue reco­no­ci­da como Sitio Ram­sar en 1992. Sus bos­ques inun­da­bles, ade­más, ocu­pan el 80 % de la reser­va que com­pren­de par­te de las pro­vin­cias de Lore­to, Reque­na, Alto Ama­zo­nas y Uca­ya­li del depar­ta­men­to de Loreto.

pacaya samiria perú
La Reser­va Nacio­nal Paca­ya-Sami­ria posee un récord de 965 espe­cies de plan­tas sil­ves­tres y 59 de plan­tas cul­ti­va­das. Foto: ©Gabriel Herrera.

Bajo sus aguas exis­te una inmen­sa diver­si­dad de peces, muchos de ellos cla­ve para la ali­men­ta­ción de las comu­ni­da­des, como el pai­che (Ara­pai­ma gigas), el dora­do (Brachy­platys­to­ma rous­seau­xii), la don­ce­lla (Pseu­do­platys­to­ma fas­cia­tum), el pez torre (Phrac­to­cepha­lus hemi­liop­te­rus), la gami­ta­na (Colos­so­ma macro­po­mum), el sába­lo (Bry­con mela­nop­te­rus), la cor­vi­na (Pla­gios­cion squa­mo­sis­si­mus), el boqui­chi­co (Pro­chi­lo­dus nigri­cans), la palo­me­ta (Mylos­so­ma duri­ven­tris), entre otras espe­cies muy apre­cia­das como los peces ornamentales.

Bonus track: las tor­tu­gas taricaya

pacaya samiria perú
La tari­ca­ya (Podoc­ne­mis uni­fi­lis) es una de las espe­cies repre­sen­ta­ti­vas de los bos­ques inun­da­bles de Paca­ya-Sami­ria, y es común obser­var­las aso­leán­do­se en tron­cos a ori­llas de los ríos. Foto: ©Gabriel Herrera.

Más de 400 fami­lias tra­ba­jan en alian­za con el Ser­vi­cio Nacio­nal de Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das por el Esta­do (SERNANP) en la recu­pe­ra­ción de las pobla­ción de tari­ca­yas. Este es uno de los pro­yec­tos de apro­ve­cha­mien­to más exi­to­sos de Paca­ya Sami­ria y que cuen­ta con al res­pal­do de las comu­ni­da­des que se encar­gan de cui­dar los nidos y de reco­lec­tar los hue­vos en la cam­pa que dura 90 días y empie­za en el mes de julio.

Ima­gen prin­ci­pal: la boa cons­tric­to­ra (Boa cons­tric­tor) es una pode­ro­sa depre­da­do­ra de los bos­ques ama­zó­ni­cos. Se mue­ve ágil­men­te entre las ramas de los árbo­les y estran­gu­la a sus pre­sas gra­cias a los poten­tes múscu­los de su cuer­po. Foto: ©Gabriel Herrera.

Gabriel Herre­ra es edi­tor de libros inde­pen­dien­te, dise­ña­dor, redac­tor y fotó­gra­fo, espe­cia­li­za­do en vida sil­ves­tre y con­ser­va­ción, con más de vein­te años de expe­rien­cia. Ha par­ti­ci­pa­do en más de medio millar de pro­yec­tos edi­to­ria­les. Pue­den con­tac­tar­lo escri­bién­do­le a este correo: [email protected]​gmail.​com

Fuen­te: Mon­ga­bay Latam 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *