Perú.»Es urgen­te aten­der a los pue­blos indí­ge­nas para que sobrevivan»

Por Jac­que­li­ne Fowks* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de abril de 2020

En una recien­te entre­vis­ta para el dia­rio El País, la antro­pó­lo­ga perua­na Lui­sa Belaun­de, que inves­ti­ga des­de hace déca­das a los pue­blos ama­zó­ni­cos del Perú y Bra­sil, ana­li­za la situa­ción actual de los pue­blos ama­zó­ni­cos en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria por el Covid-19 para evi­tar su desaparición. 

“No aten­der la deman­da de los pue­blos ama­zó­ni­cos aho­ra sig­ni­fi­ca man­dar­los a la muerte”

La antro­pó­lo­ga perua­na Lui­sa Elvi­ra Belaun­de ana­li­za la situa­ción de las comu­ni­da­des de la Ama­zo­nia, que piden ali­men­tos, medi­ci­nas y herra­mien­tas para sobre­vi­vir duran­te la cuarentena.

En Perú, el pri­mer diag­nós­ti­co de la covid-19 se regis­tró el 6 de mar­zo y has­ta des­pués de cin­co sema­nas el Gobierno pre­pa­ró un plan para que los pue­blos indí­ge­nas afron­ta­ran la pan­de­mia. La pri­me­ra pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo, el pasa­do vier­nes, fue entre­gar un sub­si­dio indi­vi­dual, pero las orga­ni­za­cio­nes ama­zó­ni­cas lo han recha­za­do por los ries­gos que impli­ca y han soli­ci­ta­do víve­res y con­trol de embarcaciones.

En entre­vis­ta, la antro­pó­lo­ga perua­na Lui­sa Elvi­ra Belaun­de Olchews­ki, que inves­ti­ga des­de hace déca­das a los pue­blos ama­zó­ni­cos de Perú y Bra­sil, da algu­nas indi­ca­cio­nes para evi­tar una heca­tom­be en esa pobla­ción, que repre­sen­ta unas 300.000 per­so­nas solo en Perú. Belaun­de se ha espe­cia­li­za­do en los aspec­tos cul­tu­ra­les de los pro­ce­sos de inter­co­ne­xión de los indí­ge­nas de la Ama­zo­nia con la socie­dad nacio­nal. Hoy es pro­fe­so­ra en el pos­gra­do de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Mayor de San Mar­cos en Perú y lo fue en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Río de Janei­ro (UFRJ), un cen­tro here­de­ro del lega­do de Clau­de Lévi-Strauss.

– ¿La pobla­ción en la Ama­zo­nia pade­ce algu­nas enfer­me­da­des que la expo­nen a una mayor vul­ne­ra­bi­li­dad si se contagian?

La mone­ti­za­ción de la eco­no­mía ama­zó­ni­ca ha traí­do cam­bios en la ali­men­ta­ción y, por tan­to, nue­vas con­di­cio­nes de salud. La mone­ti­za­ción se debe a acti­vi­da­des extrac­ti­vas des­truc­ti­vas del bos­que, como la extrac­ción de made­ra o de hidro­car­bu­ros, que des­tru­yen los árbo­les, el hábi­tat de ani­ma­les, y la pesca.

– Des­tru­yen tam­bién la posi­bi­li­dad de con­su­mir proteínas?

Sí, tam­bién des­tru­yen la posi­bi­li­dad de hacer cha­cras [tra­ba­jar la tie­rra] por polu­ción, por des­truc­ción y por bulla. Como aque­llas acti­vi­da­des gene­ran dine­ro, las per­so­nas ya no tie­nen acce­so a los recur­sos del bos­que y del río, pero sí a comer­cian­tes, enton­ces, con­su­men arroz, fideos, atún enla­ta­do, menes­tras y gaseo­sas. El dine­ro gene­ra nue­vos deseos, espe­cial­men­te en los niños, como las gaseo­sas y cara­me­los que gene­ran dia­be­tes en los adul­tos y caries. Ade­más, cau­sa el des­pre­cio por las for­mas par­ti­cu­la­res de ali­men­ta­ción, como el masa­to, una espe­cie de cer­ve­za ela­bo­ra­da con yuca, un pro­tec­tor de la flo­ra intestinal.

– ¿Esos pro­duc­tos per­mi­ten una ali­men­ta­ción balanceada?

La pobla­ción se vuel­ve depen­dien­te de ali­men­tos no ade­cua­dos por­que tie­nen alto azú­car, son refi­na­dos y fomen­tan los pará­si­tos. El masa­to per­mi­tía com­ba­tir los pará­si­tos. Con el dine­ro, vie­ne el acce­so a alcohol bara­to como aguar­dien­te o cer­ve­zas. Esas nue­vas con­di­cio­nes traen dia­be­tes, ane­mia gene­ra­li­za­da, pre­sión alta por el uso exce­si­vo de sal y ali­men­tos refi­na­dos, son con­se­cuen­cia de la mone­ti­za­ción de la economía.

– ¿Las comu­ni­da­des se han ais­la­do para pro­te­ger­se del virus y se desabastecieron?

El pro­ble­ma del sumi­nis­tro de ali­men­tos vege­ta­les es que no hay tie­rras cul­ti­va­das por­que esta­ban vivien­do de tra­ba­jos lega­les o ile­ga­les o arren­da­ban sus tie­rras. Por ejem­plo, el pue­blo matsi­guen­ga no tie­ne yuca, [la etnia vive cer­ca del gran yaci­mien­to de gas de Cami­sea]. Hay muchos luga­res don­de no hay qué comer por el aban­dono de tie­rras. Por una pre­sión enor­me de las acti­vi­da­des lega­les e ile­ga­les, en los últi­mos cin­co años, la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria de los pue­blos indí­ge­nas ha sido que­bra­da deliberadamente.

– Quien pien­sa que quien está en la sel­va tie­ne todo para comer, está equivocado.

Ya no hay ani­ma­les ni peces. En pocos luga­res que­dan ani­ma­les, la bulla los espan­ta. Hoy en la Ama­zo­nia es muy raro que no haya algu­na acti­vi­dad extrac­ti­va legal o ile­gal, enton­ces es fuer­te el pro­ble­ma de fal­ta de pro­teí­na. La sema­na pasa­da ha habi­do un derra­me de petró­leo en el río Napo, enton­ces no hay peces.

– El sis­te­ma al que entra­ron está casi paralizado.

Por eso la deman­da de víve­res e imple­men­tos es tan urgen­te para que pue­dan auto­ais­lar­se en la cua­ren­te­na. No me sor­pren­de­ría que den­tro de un mes o dos vol­vie­ran a hacer cha­cra y fabri­car sus lan­zas y fle­chas, pero en este momen­to, no aten­der su deman­da es man­dar­los a la muer­te por­que van a ir a bus­car­los a la ciudad.

– ¿A qué imple­men­tos se refieren?

Nece­si­tan car­tu­chos para cace­ría, anzue­los de dife­ren­te tama­ño, hilo nylon, fós­fo­ros, bate­rías y gaso­li­na para la radio­co­mu­ni­ca­ción, esa radio anti­gua de “¿me copia, me copia?”. Muchos aún tie­nen móvil con cré­di­to, pero ¿cómo van a poner recar­gas si deben man­te­ner­se ais­la­dos? Para cazar y pes­car de noche aho­ra usan la lin­ter­na y nece­si­tan bate­rías, qui­zá en un tiem­po vol­ve­rán a pes­car sin luz.

– Tam­bién piden mayor con­trol de las embarcaciones.

Lo ideal es tener todo con­tro­la­do, ríos y cier­tas carre­te­ras inte­rio­res. La Cen­tral Asha­nin­ka del Río Ene ha repor­ta­do trán­si­to fuer­te en una carre­te­ra escon­di­da que va de la sel­va de Junín a Cus­co y nadie super­vi­sa. Se debe con­tro­lar a los comer­cian­tes y tam­bién el paso de sus­tan­cias ilí­ci­tas. Pero algo más impor­tan­te: has­ta aho­ra no hay un pro­to­co­lo esta­tal sobre cómo entre­ga­ría la ayu­da a las comu­ni­da­des indí­ge­nas. Las empre­sas de hidro­car­bu­ros tie­nen la logís­ti­ca para lle­gar a todas par­tes; camio­nes y heli­cóp­te­ros. La pro­pues­ta es que la entre­ga de víve­res no sea indi­vi­dual ni por fami­lia, sino por comu­ni­dad: de ese modo se evi­ta el con­tac­to y las colas.

* Jac­que­li­ne Fowks es cola­bo­ra­do­ra en dia­rio El País-España

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *