Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La pan­de­mia que estre­me­ce al capi­ta­lis­mo (I) (por Clau­dio Katz)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 abril 2020

El coro­na­vi­rus es
una cala­mi­dad natu­ral poten­cia­da por el capi­ta­lis­mo. Des­de hace muchos años se
espe­ra­ba un cata­clis­mo seme­jan­te como con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, el
calen­ta­mien­to glo­bal, las inun­da­cio­nes o las sequías. Pero la catástrofe
irrum­pió a tra­vés de una pan­de­mia, en un sis­te­ma eco­nó­mi­co-social que deteriora
la natu­ra­le­za, corroe la salud y des­pro­te­ge a los vulnerables.

Lo más impactante
de la infec­ción es la velo­ci­dad y esca­la de los con­ta­gios. Como aún no ha
con­clui­do la pri­me­ra olea­da de irra­dia­ción se des­co­no­ce la peli­gro­si­dad del
virus. Pero es evi­den­te que supera los efec­tos de una gri­pe corrien­te. Hay más
de mil millo­nes de per­so­nas enclaus­tra­das en sus hoga­res, en un iné­di­to experimento
social de con­fi­na­mien­to. El anti­guo antí­do­to de las cua­ren­te­nas ha reaparecido
a pleno.

El estra­go
natu­ral en cur­so no equi­va­le a una gue­rra. Aun­que la inter­ven­ción que
des­plie­gan los esta­dos pre­sen­ta muchas seme­jan­zas con esce­na­rios de conflagración,
en el pri­mer caso impe­ra la pro­tec­ción y en el segun­do la des­truc­ción de vidas
huma­nas. En lugar de bata­llas y bom­bar­deos hay res­guar­do de víc­ti­mas y socorro
de afectados.

La
ana­lo­gía con la gue­rra es muy peli­gro­sa. La uti­li­za Trump para crear un clima
de hos­ti­li­dad con­tra el “virus de Chi­na” y la fomen­tan los dere­chis­tas para
resu­ci­tar los vie­jos estig­mas del colo­nia­lis­mo. Con dia­tri­bas racis­tas contra
el “cóle­ra asiá­ti­co” se acu­sa­ba en el siglo XIX a los paí­ses orien­ta­les de
expan­dir la infección. 

Los men­sa­jes de
bata­lla con­tra un “enemi­go invi­si­ble” faci­li­tan la mili­ta­ri­za­ción. Incluyen
peli­gro­sas ana­lo­gías con la “gue­rra al terro­ris­mo”, que muchos gobiernos
occi­den­ta­les ins­ta­la­ron para pro­pa­gar el mie­do fren­te a un agre­sor omnipresente
e inde­tec­ta­ble. La pan­de­mia no es una cons­pi­ra­ción, un cas­ti­go divino o un
acon­te­ci­mien­to aza­ro­so. Cons­ti­tu­ye un ava­tar de la natu­ra­le­za que asume
dimen­sio­nes gigan­tes­cas por los des­equi­li­brios que gene­ra el capitalismo
contemporáneo.

DETERMINANTES
ECONÓMICOS
 

El demo­le­dor
impac­to eco­nó­mi­co de la pan­de­mia está a la vis­ta, pero el coro­na­vi­rus no generó
esa eclo­sión. Sólo deto­nó ten­sio­nes pre­vias de las finan­zas y la producción.

Des­en­ca­de­nó en
pri­mer tér­mino otro esta­lli­do de la finan­cia­ri­za­ción. El gran divor­cio entre el
bajo cre­ci­mien­to mun­dial y la con­ti­nua­da eufo­ria de las Bol­sas anti­ci­pa­ba un
con­vul­si­vo desar­me de otra bur­bu­ja. Era inmi­nen­te la deva­lua­ción de los
capi­ta­les infla­dos duran­te la últi­ma déca­da, median­te recom­pras de accio­nes y
espe­cu­la­cio­nes con bonos. Pero esa pre­vi­si­ble con­mo­ción finan­cie­ra asu­mió una
enver­ga­du­ra descomunal.

Esta vez el
des­plo­me de los mer­ca­dos obe­de­ce más a los pasi­vos acu­mu­la­dos por las empresas
(deu­da cor­po­ra­ti­va) y los esta­dos (deu­da sobe­ra­na), que a los des­ba­lan­ces bancarios
o al endeu­da­mien­to de las fami­lias. A dife­ren­cia del 2008, la cri­sis empie­za en
las com­pa­ñías y se pro­yec­ta a los ban­cos, invir­tien­do la secuen­cia de la década
pasa­da. Las empre­sas no pue­den afron­tar el pago de intere­ses con sus ganancias
corrien­tes[3].

La
sobre­pro­duc­ción es el segun­do des­equi­li­brio que irrum­pió jun­to a la pandemia,
con un gran des­plo­me del pre­cio del petró­leo. En los últi­mos dos años el
exce­den­te de mer­can­cías fue deter­mi­nan­te del enfren­ta­mien­to comer­cial entre
Esta­dos Uni­dos y China. 

El esta­lli­do actual
ha inte­rrum­pi­do los sumi­nis­tros y que­bran­ta­do las cade­nas glo­ba­les de valor. Se
ha trans­pa­ren­ta­do la gran depen­den­cia mun­dial de los insu­mos fabri­ca­dos en
Orien­te y la enor­me inci­den­cia de los sobran­tes que acu­mu­la China.

El coro­na­vi­rus
ha deto­na­do, por lo tan­to, las ten­sio­nes gene­ra­das por la finan­cia­ri­za­cion y la
sobre­pro­duc­ción. Pero la mag­ni­tud de la cri­sis obe­de­ce a otros desequilibrios
ges­ta­dos en las últi­mas cua­tros décadas.

Es evi­den­te que la globalización
ace­le­ró la tra­di­cio­nal trans­mi­sión de enfer­me­da­des a tra­vés de las rutas
comer­cia­les. La expan­sión de la avia­ción incre­men­tó en for­ma expo­nen­cial el
núme­ro de via­je­ros y la con­si­guien­te mul­ti­pli­ca­ción de los con­ta­gios. La
pan­de­mia se tras­la­da siguien­do los cir­cui­tos del capi­tal. Hay 51.000 empresas
de todo el mun­do con pro­vee­do­res en Wuhan y la infec­ción ha tran­si­ta­do por un
mapa de con­cen­tra­cio­nes fabri­les y cen­tros de almacenamiento.

En el Medioe­vo la
pes­te negra tar­dó una déca­da en pro­pa­gar­se y en 1918 – 19 la gri­pe espa­ño­la se
difun­dió al cabo de varios meses. En cam­bio en la era del just in time, el coro­na­vi­rus con­ta­mi­nó a 72 paí­ses en muy pocos
días[4].

Tam­bién la urbanización
ha poten­cia­do la dise­mi­na­ción de infec­cio­nes, a tra­vés de aglo­me­ra­cio­nes y
haci­na­mien­tos de la fuer­za de tra­ba­jo, que depri­men las respuestas
inmunitarias. 

Pero
los espe­cia­lis­tas atri­bu­yen mayor inci­den­cia en la gene­ra­ción de la pandemia
actual, a la cre­cien­te des­truc­ción del hábi­tat de las espe­cies sil­ves­tres. Esa
demo­li­ción es un resul­ta­do de la ence­gue­ci­da indus­tria­li­za­ción de acti­vi­da­des agro­pe­cua­rias[5].
Ese pro­ce­so mul­ti­pli­ca la irra­dia­ción de bac­te­rias y la expan­sión de
enfer­me­da­des deri­va­das del que­bran­to de la bio­di­ver­si­dad. La defo­res­ta­ción ha
incre­men­ta­do en for­ma expo­nen­cial la trans­mi­sión de virus por el creciente
con­tac­to de los seres huma­nos con ani­ma­les encerrados. 

Los dos bro­tes del Ébola
(2013−2016 en Áfri­ca occi­den­tal y 2018 en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Congo),
emer­gie­ron cuan­do la expan­sión de nue­vas indus­trias de pro­duc­tos primarios
des­pla­zó a las pobla­cio­nes ori­gi­na­rias de los bos­ques, per­tur­ban­do los
eco­sis­te­mas locales.

El exó­ti­co hallazgo
de un mur­cié­la­go infec­tan­do comi­das en los mer­ca­dos asiá­ti­cos, indu­ce a olvidar
la fre­cuen­te trans­mi­sión de bac­te­rias en los cen­tros corrien­tes de producción.
Allí se efec­ti­vi­za el ingre­so habi­tual de los pató­ge­nos a la cade­na ali­men­ta­ria[6].

Los estu­dio­sos enfa­ti­zan la estre­cha relación
de los dis­tin­tos virus, con un mode­lo de indus­tria­li­za­ción gana­de­ra que
enri­que­ce a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Esas com­pa­ñías impu­sie­ron la
reduc­ción de las ins­pec­cio­nes sani­ta­rias y trans­fie­ren a la pobla­ción, los
cos­tos de su mor­tí­fe­ro mode­lo de dise­mi­na­ción de enfer­me­da­des. Toda la sociedad
ter­mi­na sol­ven­ta­do con gra­ves pade­ci­mien­tos, las altí­si­mas ganan­cias obtenidas
por la agro-indus­tria[7].

Esa acti­vi­dad ha
exa­cer­ba­do una diná­mi­ca his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo, que siem­pre for­zó lucrativas
moda­li­da­des de gana­de­ría, para aba­ra­tar ali­men­ta­ción y el cos­to de la fuer­za de
tra­ba­jo. Esos pro­ce­di­mien­tos ori­gi­na­ron epi­de­mias en Ingla­te­rra en el debut del
capi­ta­lis­mo y en Áfri­ca a fines del siglo XIX. Pero los últi­mos cua­ren­ta años
de extrac­ti­vis­mo neo­li­be­ral han des­ata­do una ven­gan­za mayús­cu­la de la
natu­ra­le­za, que aho­ra con­vul­sio­na a todo el pla­ne­ta[8].

GLOBALIZACIÓN SIN CORRELATO
SANITARIO

El cata­clis­mo
actual tie­ne deter­mi­nan­tes inme­dia­tos (finan­cia­ri­za­ción y sobre­pro­duc­ción) y
estruc­tu­ra­les (glo­ba­li­za­ción, urba­ni­za­ción y agro-nego­cio). Pero su causa
sub­ya­cen­te es la ausen­cia de corre­la­to sani­ta­rio, al avan­ce regis­tra­do en la globalización
de la pro­duc­ción y el con­su­mo. Se fabri­ca y con­su­me con patro­nes mun­dia­les, en
un mar­co de estruc­tu­ras de salud inva­ria­ble­men­te nacionales.

Esa con­tra­dic­ción
sal­ta a la vis­ta en la monu­men­tal expan­sión ‑sin res­guar­do sani­ta­rio- que
tuvie­ron la avia­ción, los hote­les o el turis­mo. Se internacionalizaron
acti­vi­da­des lucra­ti­vas, pre­ser­van­do las fron­te­ras en un ámbi­to como la salud,
que invo­lu­cra mayo­res ries­gos e incier­tas ganan­cias[9].

Esa des­co­ne­xión
expre­sa la prin­ci­pal con­tra­dic­ción del perío­do. Un seg­men­to estra­té­gi­co de la
eco­no­mía se ha glo­ba­li­za­do en el vie­jo mar­co de los esta­dos nacio­na­les. Por esa
razón el capi­ta­lis­mo no pudo anti­ci­par, evi­tar o mane­jar el tor­be­llino del
coro­na­vi­rus. Una ges­tión pre­ven­ti­va (y efec­ti­va) de la pan­de­mia hubiera
reque­ri­do el coman­do sani­ta­rio de la OMS, coor­di­nan­do todos los test y
cua­ren­te­nas a esca­la global.

Pero ese organismo
no cuen­ta con un sta­tus equi­va­len­te a las estruc­tu­ras que mane­jan las empresas
o los ban­cos trans­na­cio­na­les. Nun­ca fue el epi­cen­tro de las con­fe­ren­cias de
Davos, ni des­per­tó la aten­ción del G 20. Tam­po­co actuó como un verdadero
dis­po­si­ti­vo inter­es­ta­tal. Por esa des­co­ne­xión, todos los esta­dos nacionales
actúan por su cuen­ta fren­te a la pandemia. 

La
exis­ten­cia de una eco­no­mía mun­dia­li­za­da ges­tio­na­da por múl­ti­ples estados
nacio­na­les es una dis­fun­cio­na­li­dad del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, que los
neo­li­be­ra­les igno­ran por com­ple­to. Sus expo­nen­tes pre­sen­tan el coro­na­vi­rus como
una des­gra­cia de la natu­ra­le­za que afec­tó a un sis­te­ma prós­pe­ro y salu­da­ble. A
lo sumo, esti­man que hubo “erro­res”, “fal­ta de pre­vi­sión” o “irres­pon­sa­bi­li­dad”
de los “polí­ti­cos populistas”.

Pero la
cre­di­bi­li­dad de esos argu­men­tos es nula. No hay for­ma de enten­der lo que está
ocu­rrien­do si se des­co­nec­ta la cri­sis de sus basa­men­tos capi­ta­lis­tas. Los
neo­li­be­ra­les igual­men­te apro­ve­chan una impor­tan­te dife­ren­cia con el 2008,
cuan­do fue inme­dia­ta­men­te visi­ble la cul­pa­bi­li­dad de los ban­que­ros. Ahora
pre­sen­tan a la eco­no­mía como otro pacien­te más afec­ta­do por la infección.

Muchos
crí­ti­cos del neo­li­be­ra­lis­mo des­ta­can esas incon­sis­ten­cias y remar­can los
múl­ti­ples enla­ces de la pan­de­mia con el mode­lo eco­nó­mi­co actual. Pero frecuentemente
supo­nen que esa des­ven­tu­ra será resuel­ta median­te la sim­ple inter­ven­ción del
esta­do, como si el capi­ta­lis­mo fue­ra un ingre­dien­te pres­cin­di­ble del problema.
Por el con­tra­rio, el enfo­que mar­xis­ta colo­ca direc­ta­men­te al capi­ta­lis­mo en el
ban­qui­llo de los acusados.

Pero es importante
evi­tar las mira­das sim­pli­fi­ca­do­ras que obser­van a la pan­de­mia, como un mero
des­en­ca­de­nan­te de tur­bu­len­cias finan­cie­ras o pro­duc­ti­vas. Hay que regis­trar los
des­equi­li­brios sub­ya­cen­tes y el gran alcan­ce de la con­tra­dic­ción que opo­ne a la
mun­dia­li­za­ción con los esta­dos nacio­na­les. Esa ten­sión expli­ca más lo sucedido
que la enun­cia­ción de múl­ti­ples desajustes.

IMPACTOS EN VARIOS SECTORES

La cri­sis del
coro­na­vi­rus ha pro­pi­na­do un duro gol­pe al neo­li­be­ra­lis­mo. En pocas sema­nas se ha
gene­ra­li­zan­do una drás­ti­ca inter­ven­ción de los esta­dos con alcan­ces supe­rio­res al
2008. Esa regu­la­ción impac­ta sobre incon­ta­bles áreas some­ti­das al pro­ce­so de privatización.

Los neo­li­be­ra­les
temen que esos cam­bios sean per­du­ra­bles y des­em­bo­quen en la rever­sión de la
gran mer­can­ti­li­za­ción de las últi­mas déca­das. Bus­can cual­quier argu­men­to para
ocul­tar cómo el des­man­te­la­mien­to de la salud públi­ca des­guar­ne­ció a la
población. 

Es cier­to que
tam­bién la cri­sis del 2008 ali­men­tó muchos pre­sa­gios de fin del neoliberalismo.
Esas carac­te­ri­za­cio­nes esta­ban cen­tra­das en la expec­ta­ti­va de regu­lar los bancos
y ocu­rrió lo con­tra­rio. La finan­cia­ri­za­ción per­du­ró median­te el res­ca­te y
reci­cla­je del mis­mo sis­te­ma. Pero la con­vul­sión actual difie­re de ese
pre­ce­den­te, des­bor­da amplia­men­te a las finan­zas y soca­va varios pila­res del
neo­li­be­ra­lis­mo[10].

La
cri­sis acre­cien­ta en lo inme­dia­to la des­igual­dad. El coro­na­vi­rus noes un virus demo­crá­ti­co que afec­ta a
todos por igual, con dis­tin­cio­nes mera­men­te eta­rias. Son evi­den­tes las brechas
socia­les de cober­tu­ra y recur­sos para enfren­tar la des­gra­cia[11].
Esa dife­ren­cia­ción que­dó enmas­ca­ra­da al comien­zo de la pan­de­mia por la gran
con­ta­mi­na­ción de via­je­ros y por su inci­den­cia en la cla­se media, las eli­tes y
has­ta los pre­si­den­tes y sus ministros.

Pero la desigualdad
sal­ta a la vis­ta en el tra­ta­mien­to de los afec­ta­dos. En Esta­dos Uni­dos se
pro­pa­ga entre 30 millo­nes de per­so­nas que care­cen de segu­ro médi­co, afectando
dura­men­te a los empo­bre­ci­dos. Los afro­ame­ri­ca­nos repre­sen­tan un ter­cio de la
pobla­ción, pero car­gan con el grue­so de los falle­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con la
Covid-19. Es pro­ba­ble que nun­ca se conoz­ca la ver­da­de­ra cifra de muer­tos por el
alto núme­ro víc­ti­mas indo­cu­men­ta­das. Las fosas comu­nes en Nue­va York son el símbolo
de esa extre­ma cruel­dad[12].

La inequi­dad se
afian­za con el pro­gra­ma de res­ca­te dis­pues­to por el gobierno estadounidense,
que otor­ga gigan­tes­cos sub­si­dios a las empre­sas y miga­jas a los tra­ba­ja­do­res[13].
Dos ter­cios del incre­men­to del gas­to públi­co están des­ti­na­dos a soco­rrer a las
empre­sas y sólo el ter­cio res­tan­te a com­pen­sar a los trabajadores. 

Otro impac­to
de la con­vul­sión es la dife­ren­cia­ción labo­ral que intro­du­ce el nue­vo esque­ma de
tele­tra­ba­jo, acti­vi­da­des indis­pen­sa­bles y pre­ca­ri­za­ción. Esa dis­tin­ción afianza
un cor­te entre labo­res domi­ci­lia­rias, pro­ce­sos esen­cia­les a la intem­pe­rie (salud,
ali­men­ta­ción) y dra­má­ti­co desamparo.

En la casa se
desa­rro­llan los tra­ba­jos de cier­ta cali­fi­ca­ción, en la calle se desenvuelven
las tareas ruti­na­rias y en los már­ge­nes sobre­vi­ven los infor­ma­les. Esa
dife­ren­cia­ción acen­túa una frac­tu­ra pre­via, que en muchos paí­ses con­ver­ge con
cober­tu­ras sani­ta­rias pri­va­das, sin­di­cal-coope­ra­ti­vas o públicas. 

Las
cla­ses domi­nan­tes inten­ta­rán apro­ve­char este esce­na­rio para pro­fun­di­zar la
fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral. Bus­ca­rán ins­tru­men­tar la “doc­tri­na del shock”, en el
con­tex­to de alto des­em­pleo que la dere­cha sue­le uti­li­zar para for­zar el
acha­ta­mien­to de los salarios. 

La coro­na-cri­sis ha
pues­to de relie­ve, ade­más, la extra­or­di­na­ria gra­vi­ta­ción del mun­do digi­tal. Ese
teji­do man­tie­ne conec­ta­dos a millo­nes de indi­vi­duos en medio de la parálisis
labo­ral. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, más de 1000 millo­nes de per­so­na están
con­fi­na­das y al mis­mo tiem­po comunicadas.

Ese uni­ver­so de
redes afian­za la inci­den­cia de una revo­lu­ción digi­tal, que en el cur­so de la
pan­de­mia incre­men­tó en 40% el trá­fi­co de datos[14].
Las compu­tado­ras y telé­fo­nos inte­li­gen­tes son uti­li­za­dos no sólo para
reor­ga­ni­zar el tra­ba­jo. Tam­bién via­bi­li­zan los test y las cua­ren­te­nas, mediante
el segui­mien­to de los indi­vi­duos con­ta­gia­dos, hos­pi­ta­li­za­dos y recuperados. 

EL ESPECTRO NEGACIONISTA

El coro­na­vi­rus ha suscitado
reac­cio­nes con­tra­pues­tas. Los
ais­la­mien­tos socia­les que los sani­ta­ris­tas pro­pi­cian al unísono
tie­nen apli­ca­cio­nes muy disí­mi­les. La afi­ni­dad con el neo­li­be­ra­lis­mo y la
cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te en cada país han sido deter­mi­nan­tes de esa implementación.

Entre los
dere­chis­tas pre­va­le­ció des­de el comien­zo un fron­tal nega­cio­nis­mo, que incluyó
des­car­na­das jus­ti­fi­ca­cio­nes de índo­le mal­thu­sia­na. Varios presidentes
pro­pu­sie­ron tole­rar la expan­sión del virus para inmu­ni­zar a la población,
des­car­tan­do a los ancia­nos y a los vul­ne­ra­bles. Con esos pre­su­pues­tos de darwinismo
social, el dis­tan­cia­mien­to social fue demo­ra­do u obs­trui­do en Esta­dos Uni­dos y
Bra­sil. En el caso inglés, el pro­pio Boris John­son ter­mi­nó hos­pi­ta­li­za­do luego
mini­mi­zar el alcan­ce de la infección. 

Algu­nos analistas
acep­tan con toda natu­ra­li­dad que “mori­rá mucha gen­te” y prio­ri­zan la
con­ti­nui­dad de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca[15].
Otros cues­tio­nan la cua­ren­te­na resal­tan­do la bara­tu­ra del test y advirtiendo
que el con­fi­na­mien­to con­du­ce al colap­so de la pro­duc­ción[16].
Pero omi­ten que se pue­de imple­men­tar el ais­la­mien­to social median­te una
drás­ti­ca reor­ga­ni­za­ción de la eco­no­mía, como siem­pre ha ocu­rri­do en las
situa­cio­nes de excepción.

La con­tra­po­si­ción
entre eco­no­mía y salud es total­men­te fal­sa. Fren­te a los cata­clis­mos naturales
el fun­cio­na­mien­to de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va debe adap­tar­se a la emergencia,
ins­tau­ran­do reglas anti­té­ti­cas con el libre-mercado.

Los gobier­nos
occi­den­ta­les tuvie­ron a su dis­po­si­ción la expe­rien­cia de Chi­na y el tiempo
sufi­cien­te para orga­ni­zar cua­ren­te­nas y prue­bas con los reac­ti­vos. Pospusieron
ambas medi­das para no afec­tar las ganan­cias de las empresas.

En Ita­lia esa
demo­ra con­du­jo a un cri­men social. En el área más devas­ta­da de Bér­ga­mo no se
decla­ró la cua­ren­te­na por pre­sio­nes de los empre­sa­rios, que des­con­si­de­ra­ban el
peli­gro for­zan­do la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo. Esta acti­tud se man­tu­vo cuando
seten­ta camio­nes mili­ta­res cru­za­ron la región trans­por­tan­do cadá­ve­res. Sólo las
pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res indu­je­ron al cese de las acti­vi­da­des[17].

Tam­bién en Estados
Uni­dos la patro­nal ha pre­sio­na­do por la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo. Con ese
obje­ti­vo impu­so que cual­quier limi­ta­ción labo­ral sea defi­ni­da por el Departamento
de Segu­ri­dad Nacio­nal y no por el Cen­tro de Con­trol de Enfermedades.

La influen­cia del
nega­cio­nis­mo se ha exten­di­do inclu­so a cier­tos ámbi­tos de la izquier­da, que
com­par­ten los cues­tio­na­mien­tos a la gra­ve­dad del coro­na­vi­rus. Obje­tan la
imple­men­ta­ción de la cua­ren­te­na, seña­lan­do que la infec­ción se ase­me­ja a una gripe
corrien­te. Esti­man que la enfer­me­dad tie­ne baja mor­ta­li­dad y que es un error
con­va­li­dar el páni­co que des­mo­ro­na el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio. Sugie­ren que la
pan­de­mia es un com­plot de los medios y las empre­sas far­ma­céu­ti­cas[18].

En una mirada
seme­jan­te, la pan­de­mia es pre­sen­ta­da como un inven­to para jus­ti­fi­car la
mili­ta­ri­za­ción, median­te la trans­for­ma­ción de la cien­cia en una reli­gión que
escla­vi­za a la pobla­ción[19].
Esta ópti­ca con­ver­ge con algu­nas pre­sen­ta­cio­nes de la cua­ren­te­na como un
dese­cha­ble méto­do medieval.

Pero la
iden­ti­fi­ca­ción de la pan­de­mia con una malé­fi­ca cons­pi­ra­ción ha que­da­do refutada
por la exten­sión y peli­gro­si­dad del virus. La OMS ya advir­tió que tie­ne una
mor­ta­li­dad muy supe­rior a la gri­pe. Al rela­ti­vi­zar el daño de la enfer­me­dad se
des­va­lo­ri­za el esfuer­zo que des­plie­ga la pobla­ción para pre­ser­var su salud. La
pro­tec­ción de ese acti­vo dis­tin­gue a la izquier­da y al pro­gre­sis­mo de Bolsonaro
o Johnson.

DESAPRENSIÓN Y PIRATERIA

Tam­bién se deba­te con
inten­si­dad las cau­sas del con­tras­te entre paí­ses asiá­ti­cos, que logran
con­tro­lar la pan­de­mia y nacio­nes occi­den­ta­les, que no pue­den con­te­ner­la. La
capa­ci­dad exhi­bi­da en Orien­te para mane­jar la cua­ren­te­na se ali­men­ta del
adies­tra­mien­to obte­ni­do duran­te la expe­rien­cia pre­via del SARS. Ade­más, el
cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na tie­ne raí­ces en tra­di­cio­nes amol­da­das a ese tipo
de dis­ci­pli­na[20].

Nume­ro­sos ana­lis­tas han des­ta­ca­do que las
nor­mas de cui­da­do (uso de mas­ca­ri­llas, dis­tan­cia en el salu­do, estricta
acep­ta­ción de reglas colec­ti­vas) fue­ron rápi­da­men­te incor­po­ra­das en Orien­te y
afron­tan mayo­res resis­ten­cias en el uni­ver­so indi­vi­dua­lis­ta de Occi­den­te[21].

Quié­nes desconocen
esa varie­dad de con­di­cio­na­mien­tos sue­len pos­tu­lar que Chi­na con­tro­ló el virus
con méto­dos tota­li­ta­rios. Omi­ten que otros paí­ses asiá­ti­cos recu­rrie­ron a las
mis­mas fór­mu­las para obte­ner resul­ta­dos seme­jan­tes. Corea del Sur des­ple­gó, por
ejem­plo, una super­vi­sión digi­tal de la pobla­ción para detec­tar con­ta­gios, con
moda­li­da­des más sofis­ti­ca­das e inva­si­vas que las ensa­ya­das en China.

El uso de las
nue­vas tec­no­lo­gías vul­ne­ran­do la pri­va­ci­dad de los indi­vi­duos, inclu­yó al menos
en estos casos un pro­pó­si­to sani­ta­rio. Esa moti­va­ción es más jus­ti­fi­ca­da que el
sim­ple espio­na­je prac­ti­ca­do con el auxi­lio de Cam­brid­ge Ana­lí­ti­ca, para mani­pu­lar elec­cio­nes (Trump) o inducir
los resul­ta­dos de un ple­bis­ci­to (Bre­xit).

La varie­dad de
res­pues­tas nacio­na­les a la pan­de­mia retra­ta en for­ma cate­gó­ri­ca la ausen­cia de
coor­di­na­ción mun­dial. Esta caren­cia es la prin­ci­pal dife­ren­cia con la crisis
del 2008. En la déca­da pasa­da pre­va­le­ció una reac­ción común de los Bancos
Cen­tra­les bajo el coman­do de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se y el decisivo
sos­tén de Chi­na. Esa coope­ra­ción ha sido reem­pla­za­da por una reac­ción inversa
de pura regu­la­ción nacio­nal y res­ta­ble­ci­mien­to de fron­te­ras, en un cli­ma de
sál­ve­se quien pue­da. El G 20 ha que­da­do con­ver­ti­do en un G 0, que sólo intentó
una reu­nión vir­tual para con­va­li­dar la inexis­ten­cia de medi­das conjuntas.

Esa
dis­lo­ca­ción es cohe­ren­te con la total des­apren­sión que impe­ró en el debut de la
pan­de­mia. Todos los gobier­nos rela­ti­vi­za­ron el peli­gro, con la misma
dis­pli­cen­cia que dese­cha­ron las adver­ten­cias de la OMS (2018)[22].
Hubo ante­ce­den­tes muy con­tun­den­tes con el SARS (2002−03), la gri­pe por­ci­na H1N1
(2009), el MERS (2012), el Ébo­la (2014−16), el zika (2015) y el den­gue (2016).

Pero como las grandes
empre­sas far­ma­céu­ti­cas no engro­san sus for­tu­nas con la pre­ven­ción, los
prin­ci­pa­les pro­gra­mas de inves­ti­ga­ción de virus fue­ron des­fi­nan­cia­dos por los
gobier­nos occi­den­ta­les. El desa­rro­llo de nue­vos anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les es
poco redi­tua­ble, para com­pa­ñías que se espe­cia­li­zan en la ven­ta de medicamentos
a los enfer­mos sol­ven­tes. De las 18 com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas más gran­des de Estados
Uni­dos sólo 3 des­en­vuel­ven inves­ti­ga­cio­nes de algu­na índo­le[23].

La pri­ma­cía de la
com­pe­ten­cia por nego­cios lucra­ti­vos ‑en des­me­dro de la salud públi­ca- ha
pro­vo­ca­do la inde­fen­sión gene­ral fren­te a la pan­de­mia. Esa riva­li­dad se ha
inten­si­fi­ca­do aho­ra para diri­mir quién des­cu­bre pri­me­ro la vacu­na. Europa,
Esta­dos Uni­dos y Chi­na dispu­tan ese tro­feo para ganar pun­tos en las futuras
paten­tes. Trump fue más lejos e inten­tó aca­pa­rar las inves­ti­ga­cio­nes sobornando
a varios cien­tí­fi­cos alemanes.

La mis­ma piratería
impe­ra en la cap­tu­ra de los apre­cia­dos insu­mos médi­cos. Los emi­sa­rios de
dis­tin­tos paí­ses nego­cian en los aero­puer­tos la reven­ta de los pro­duc­tos ya
embar­ca­dos. Esta­dos Uni­dos y Fran­cia adop­ta­ron ese com­por­ta­mien­to de corsarios
fren­te a car­ga­men­tos des­ti­na­dos a Espa­ña o Ita­lia. La pan­de­mia ha exa­cer­ba­do la
diná­mi­ca bru­tal e inhu­ma­na que rige al capitalismo.

MIRADAS
SOBRE CHINA

La loca­li­za­ción ini­cial de la pan­de­mia en Chi­na ha sido cohe­ren­te con el
pro­ta­go­nis­mo de ese país en la glo­ba­li­za­ción y su con­si­guien­te capa­ci­dad para
expor­tar alte­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas al res­to del mun­do. La
expan­sión de la urba­ni­za­ción, las cade­nas glo­ba­les de valor y las nue­vas normas
de ali­men­ta­ción fue ver­ti­gi­no­sa en la nue­va poten­cia asiá­ti­ca. El peso del país
en el PBI glo­bal tre­pó más de 30% des­de el 2008 y un fuer­te pico de
sobre-inver­sión pre­ce­dió a la cri­sis actual. La gran pene­tra­ción del capitalismo
en Chi­na expli­ca la mag­ni­tud de la con­vul­sión en curso.

Esa expan­sión
dete­rio­ró tam­bién la estruc­tu­ra sani­ta­ria más igua­li­ta­ris­ta del perío­do previo
y afian­zó nor­mas de pri­va­ti­za­ción, que sólo fue­ron rela­ti­va­men­te aco­ta­das en
los últi­mos años. Enor­mes sec­to­res de la pobla­ción ‑espe­cial­men­te migrante-
tie­nen seria­men­te limi­ta­do el acce­so a la salud[24].
Estos pro­ble­mas reco­bra­ron actua­li­dad en el debut del coronavirus.

Exis­te una gran
con­tro­ver­sia en torno al mane­jo ini­cial de Chi­na de ese bro­te. Algu­nos sectores
remar­can el ocul­ta­mien­to de la infec­ción en Wuhan y la hos­ti­li­dad oficial
con­tra quié­nes resal­ta­ban los peli­gros de la enfer­me­dad[25].
Otros des­mien­ten ese silen­cia­mien­to y resal­tan la deci­di­da acción del gobierno
para con­tro­lar la epi­de­mia. Recuer­dan que la secuen­cia gené­ti­ca del nue­vo virus
fue inme­dia­ta­men­te com­par­ti­da con la OMS y afir­man que al cabo de varios
ensa­yos y erro­res, Chi­na mos­tró un camino para enfren­tar los con­ta­gios[26].

La enfá­ti­ca crítica
al con­trol repre­si­vo en la cua­ren­te­na es tam­bién rela­ti­vi­za­da con ejem­plos de acción
del volun­ta­ria­do, en un mar­co de cre­cien­te con­cien­cia del pro­ble­ma. En
cual­quier caso, Chi­na comien­za a con­te­ner la pan­de­mia com­bi­nan­do el cierre
total de cier­tas loca­li­da­des, con seve­ras res­tric­cio­nes a la cir­cu­la­ción y un distanciamiento
social efectivo.

Los gobier­nos
occi­den­ta­les obser­va­ron con satis­fac­ción y mali­cia el debut de la pandemia.
Espe­ra­ban su exclu­si­va loca­li­za­ción en Chi­na y el con­si­guien­te debilitamiento
del rival asiá­ti­co. Aun­que ese escenario
se ha inver­ti­do, las cam­pa­ñas con­tra el “virus chino” per­sis­ten con alocados
argu­men­tos[27]. Se afir­ma inclu­so que el
coro­na­vi­rus fue crea­do adre­de para afec­tar a Esta­dos Uni­dos y Trump sugie­re una
com­pli­ci­dad direc­ta de la OMS con esa operación. 

Pero esos disparates
con­tras­tan con la efec­ti­vi­dad exhi­bi­da por Chi­na para lidiar con la infección.
Ese logro es com­ple­men­ta­do con la sim­pa­tía que gene­ran las actitudes
soli­da­rias. Avio­nes chi­nos con equi­pa­mien­to médi­co han ate­rri­za­do en Italia,
Espa­ña y en muchos paí­ses de varios continentes.

Pero esa
coope­ra­ción no pre­sen­ta ‑has­ta aho­ra- la dimen­sión de una nue­va “ruta sanitaria
de la seda”. Ade­más, Chi­na es una poten­cia acree­do­ra de muchas naciones
auxi­lia­das y afron­ta­rá un serio dile­ma, si la cri­sis desem­bo­ca en un default
gene­ral de sus deu­do­res. En esa even­tua­li­dad: ¿el gigan­te asiá­ti­co acep­ta­rá la
cesa­ción de pagos?

ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Estados
Uni­dos ha que­da­do ubi­ca­do en el casi­lle­ro opues­to de su prin­ci­pal rival.
Pare­cía el gana­dor geo­po­lí­ti­co ini­cial de la coro­na-cri­sis y aho­ra car­ga con
las con­se­cuen­cias más duras de la pan­de­mia. Las ven­ta­jas del comien­zo se
insi­nua­ron en la gran la afluen­cia de capi­ta­les inter­na­cio­na­les que suce­dió al
tem­blor de los mer­ca­dos. Tal como ocu­rrió en el 2008, el dólar y los bonos del
teso­ro se con­vir­tie­ron en los refu­gios pre­di­lec­tos de los inver­so­res asustados.

El encie­rro
fron­te­ri­zo apun­ta­la, ade­más, la estra­te­gia del sec­tor ame­ri­ca­nis­ta, fren­te a
los seg­men­tos glo­ba­li­za­dos de las cla­ses domi­nan­tes esta­dou­ni­den­ses. Algunos
ana­lis­tas esti­man que el abrup­to replie­gue hacia acti­vi­da­des económicas
auto-cen­tra­das favo­re­ce el pro­yec­to de Trump[28].

Pero esos datos pro­mi­so­rios para el magnate
han que­da­do neu­tra­li­za­dos por la masa de con­ta­gia­dos. En Esta­dos Uni­dos se
loca­li­za el mayor núme­ro de afec­ta­dos y todos los días Trump impro­vi­sa alguna
medi­da, para afron­tar un peli­gro que dese­chó en for­ma expli­ci­ti­ca. Desmanteló
el equi­po de res­guar­dos fren­te a las pan­de­mias del Con­se­jo de Seguridad
Nacio­nal y des­co­no­ció los resul­ta­dos de una simu­la­ción de ese cata­clis­mo. Ahora
no logra arti­cu­lar un plan míni­mo para lidiar con el desas­tre sanitario.

Por esa razón se agravó
la grie­ta inter­na. Los gober­na­do­res desa­fían la auto­ri­dad pre­si­den­cial y cada
esta­do reac­cio­na por su cuen­ta. Mien­tras Cali­for­nia y Washing­ton lograron
pre­ve­nir­se con la adop­ción tem­pra­na de la cua­ren­ta­na, Nue­va York elu­dió el
ais­la­mien­to y afron­ta las terro­rí­fi­cas con­se­cuen­cias de esa omisión.

Toda la estrategia
inter­na­cio­nal de Trump ha que­da­do en sus­pen­so. Nadie sabe cómo segui­rá su
mer­can­ti­lis­mo bila­te­ral y el inten­to de recom­po­ner la hege­mo­nía estadounidense
uti­li­zan­do la supre­ma­cía tec­no­ló­gi­ca, mili­tar y finan­cie­ra del país. Las
con­ce­sio­nes que el millo­na­rio bra­vu­cón había logra­do de sus competidores
vol­ve­rán a la mesa de negociación.

Pero lo más impactante
de la cri­sis actual es el replie­gue inter­na­cio­nal de un impe­rio que aban­do­na su
dis­fraz de auxi­lia­dor del mun­do. Se ha reti­ra­do al auto­a­is­la­mien­to y transmite
una ima­gen de impo­ten­cia inter­na, que soca­va su auto­ri­dad para actuar en el
exte­rior[29].

Algu­nos analistas
esti­man que Esta­dos Uni­dos ha per­di­do atrac­ción. Ya no es el país que el resto
del mun­do quie­re emu­lar. Remar­can com­pa­ra­cio­nes con el decli­ve de otras
poten­cias y afir­man que atra­vie­sa por el “momen­to Cher­nobyl” de la Unión
Sovié­ti­ca (1986) o por un equi­va­len­te a la cri­sis de Suez de Ingla­te­rra (1956)[30].

Pero habrá que ver
si esta eva­lua­ción de la coyun­tu­ra se corro­bo­ra en el lar­go pla­zo. Un
con­tun­den­te indi­ca­dor del decli­ve sería la caí­da del dólar y la sali­da de capitales
hacia otros des­ti­nos. Este vira­je mar­ca­ría efec­ti­va­men­te un pun­to de inflexión.
Por el momen­to la pan­de­mia no eli­mi­na la pri­ma­cía mili­tar del Pen­tá­gono, ni el
lugar de Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal res­guar­do impe­rial del capitalismo.

En
Euro­pa la cri­sis del coro­na­vi­rus asu­me pro­por­cio­nes mayús­cu­las. La Unión ha
que­da­do prác­ti­ca­men­te licua­da por el tor­be­llino. Mien­tras se cie­rran las fronteras
den­tro de la pro­pia comu­ni­dad, los miem­bros no logran con­cer­tar acuerdos
mínimos.

Los líde­res
pro­cla­man que el virus no tie­ne pasa­por­te, pero lidian con la pan­de­mia por su
pro­pia cuen­ta. En la dispu­ta por los medi­ca­men­tos han que­da­do sepul­ta­dos todos
los prin­ci­pios de cola­bo­ra­ción. Ale­ma­nia nie­ga hos­pi­ta­les a varios socios y
nin­guno ven­de reme­dios al otro.

La finan­cia­ción de
la cri­sis con­cen­tra el prin­ci­pal con­flic­to. Las reglas neo­li­be­ra­les de ajuste
pre­su­pues­ta­rio han sido archi­va­das, pero la for­ma de sol­ven­tar la fuerte
expan­sión del gas­to públi­co, opo­ne nue­va­men­te a las poten­cias del nor­te europeo
con los afec­ta­dos del sur.

Ita­lia con­vo­ca a emitir
“coro­na-bonos” com­par­ti­dos por todos los esta­dos. Pero Holan­da y Ale­ma­nia exigen
con­ser­var la nor­ma actual de cré­di­tos suje­tos a repa­go, median­te severos
ajus­tes inter­nos. Pro­pi­cian para Ita­lia el mis­mo meca­nis­mo que asfi­xió a Gre­cia[31].

Sal­ta a la vista
las gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias de ese pro­ce­di­mien­to, para un país que aún no
con­tro­ló la tra­ge­dia del nor­te y se pre­pa­ra para afron­tar la expan­sión del
con­ta­gio al sur. Lo mis­mo vale para Espa­ña que sopor­ta una catás­tro­fe de
fallecimiento.

En los dos casos se
veri­fi­can las terri­bles con­se­cuen­cias de los recor­tes de pre­su­pues­to que impuso
la polí­ti­ca sani­ta­ria neo­li­be­ral. La esca­sez de reac­ti­vos y mas­ca­ri­llas es
con­se­cuen­cia de un mane­jo hos­pi­ta­la­rio basa­do en prin­ci­pios de ren­ta­bi­li­dad y
reduc­ción de cos­tos. Por dón­de se lo mire el coro­na­vi­rus ha refor­za­do la
ero­sión de la Unión Europea.

17 – 4‑2020

RESUMEN

El coro­na­vi­rus es
una cala­mi­dad natu­ral poten­cia­da por el capi­ta­lis­mo, que a dife­ren­cia de la
gue­rra exi­ge pro­tec­ción y no des­truc­ción de vidas huma­nas. Deto­nó las tensiones
pre­vias de la finan­cia­ri­za­ción y la super­pro­duc­ción y pre­ci­pi­tó los
des­equi­li­brios acu­mu­la­dos con la glo­ba­li­za­ción, la urba­ni­za­ción y el
agro-nego­cio. La cri­sis irrum­pió por ausen­cia de corre­la­tos sani­ta­rios de la
mundialización.

La con­tra­po­si­ción
nega­cio­nis­ta entre salud y eco­no­mía es fal­sa. La acti­vi­dad pro­duc­ti­va puede
adap­tar­se a la emer­gen­cia, median­te las regu­la­cio­nes que recha­za el
neo­li­be­ra­lis­mo. Las adver­ten­cias de la pan­de­mia fue­ron igno­ra­das por la baja
ren­ta­bi­li­dad de su pre­ven­ción y la com­pe­ten­cia actual entre las farmacéuticas
ha deri­va­do en pira­te­ría entre los gobiernos.

Mien­tras China
con­tie­ne una infec­ción que esta­lló por la expan­sión del capi­ta­lis­mo, Estados
Uni­dos afron­ta el con­ta­gio en for­ma caó­ti­ca. Ya aban­do­nó su dis­fraz de auxiliador
del mun­do. La ges­tión nacio­nal de la pan­de­mia que­bran­ta a la Unión Europea.


[1]Este tex­to desa­rro­lla con­cep­tos inicialmente
expues­tos en una entre­vis­ta (“Espe­ro
que la salud públi­ca pue­da triun­far sobre el capi­ta­lis­mo”) Rebe­lión, 2 – 4‑2020 y un artícu­lo (“Un deto­na­dor de la crisis
poten­cia­do por el lucro”), 13 – 3‑2020, www​.lahai​ne​.org/​k​atz

[2] Eco­no­mis­ta, inves­ti­ga­dor del CONICET,
pro­fe­sor de la UBA, miem­bro del EDI. Su pági­na web es: www​.lahai​ne​.org/​k​atz

[3] Un pano­ra­ma de esta ten­sión en: Hus­son, Michel. Neoliberalismo
con­ta­mi­na­do, 02/​04/​2020, https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​793.
Tous­saint, Eric. La pan­de­mia del capi­ta­lis­mo, el coro­na­vi­rus y la crisis
eco­nó­mi­ca, 20 – 3‑2020, https://​www​.cadtm​.org

[4] Moody. Kim, Cómo el capi­ta­lis­mo del “just-in-time” pro­pa­gó el
Covid-19, 12 – 4‑2020, https://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com

[5] Ribei­ro, Sil­via. Coro­na­vi­rus, agro-nego­cios y esta­do de excepción,
11 – 3‑2020, http://​www​.rede​co​.com​.ar

[6]VVAA, COVID-19 y los cir­cui­tos del capital,15/04/2020, https://​vien​to​sur​.info/

[7] Walla­ce, Rob. La agro­in­dus­tria está dispuesta
a poner en ries­go de muer­te a millo­nes de per­so­nas,
11/​03/​20, https://​www​.sobe​ra​niaa​li​men​ta​ria​.info

[8] Har­vey, David. Polí­ti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta para la cua­ren­te­na, 27 – 3‑2020,
https://​rebe​lion​.org/

[9]Un
seña­la­mien­to seme­jan­te en: Badiou, Sobre la situa­ción epi­dé­mi­ca, 27 – 3‑2020, http://​lobo​suel​to​.com

[10]Ver: Boron, Ati­lio. La pan­de­mia y el fin de una era, 3 – 4‑2020. https://​www​.clac​so​.org,
Saad Filho, Alfre­do, 15 – 4‑2020. Coro­na­vi­rus, Cri­sis, and the End of Neoliberalism
http://​ppesyd​ney​.net

[11] Gines, Arman­do. Dis­tor­sio­nes y men­ti­ras a
pro­pó­si­to del coro­na­vi­rus, 24 – 3‑2020. https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​2​0​5​444,
Boua­ma­ma, Said Autop­sia de la vul­ne­ra­bi­li­dad sis­té­mi­ca de la globalización
capi­ta­lis­ta 17/​04/​2020, http://www.lacasademitia,
Hanieh, Adam This is a Glo­bal Pan­de­mic 27 – 3‑2020, https://​www​.ver​so​books​.com/​b​l​o​g​s​/​4​623

[12] Good­man, Amy, Moy­nihan, Denis. Elec­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res en
tiem­pos de pan­de­mia, 10 – 4‑2020 https://​www​.demo​cracy​now​.org/es

[13] Reich, Robert- Moral­men­te repul­si­vo cómo las cor­po­ra­cio­nes están
explo­tan­do esta cri­sis, 26 – 3‑2020 https://​rebe​lion​.org

[14]Gimé­nez Pau­la, Tra­buc­co Emi­lia. La uni­ver­sa­li­za­ción del encie­rro: del
ais­la­mien­to a la libe­ra­ción 26/​03/​2020 https://​rebe​lion​.org

[15]Friedman Tho­mas Es hora de pen­sar si hay una alter­na­ti­va mejor que
cerrar todo, 26 – 3‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[16] “Un Nobel de Eco­no­mía pro­po­ne testeos
masi­vos para fre­nar el coro­na­vi­rus” 29 – 3‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[17] Side­ra, Alba Bér­ga­mo, la masa­cre que la patro­nal no qui­so evitar,
10/​04/​2020. https://​con​tra​he​ge​mo​nia​web​.com​.ar,
Turi­gliat­to Fran­co Ita­lia: hacia la cri­sis social 02/​04/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​800

[18] Aymat, Javier. La his­te­ria inter­mi­na­ble, 27 – 3‑2020, https://​www​.info​bae​.com

[19]Agamben, Gior­gio. La inven­ción de una epi­de­mia, 27 – 2‑2020 https://​fic​cion​de​la​ra​zon​.org/​2​0​2​0​/​0​2​/27,
Agam­ben, Gior­gio. Refle­xio­nes
sobre la pes­te, 27 – 3‑2020
https://​lavo​ra​gi​ne​.net

[20] Poch de Feliu Rafael. El Impe­rio y el Capi­tal no cie­rran en domingo,
21 – 3‑2020, https://​rafael​poch​.com

[21] Corra­di­ni, Lui­sa. Coro­na­vi­rus: res­pe­tar las medi­das de con­fi­na­mien­to, 22 – 3‑2020
https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[22]Capdevila, Inés, El mun­do des­pués de la pan­de­mia: cua­tro pre­gun­tas que
lo defi­ni­rán, 22 – 3‑2020. https://​www​.lana​cion​.com​.ar/ Tanu­ro, Daniel. Ocho tesis sobre el Covid-19
10/​03/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​700

[23] Roberts. Michael. Con­fi­na­dos, 28 – 3‑2020 https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​os/

[24]Colectivo Chaung, Con­ta­gio social: gue­rra de cla­ses micro­bio­ló­gi­ca en
Chi­na Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 – 3‑2020 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/

[25] Lin, Kevin. Cómo Chi­na con­tu­vo la Covid-19 y el peli­gro­so mun­do que
nos espe­ra, 03/​04/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​812

[26] Du Xiao­jun, Vijay Prashad e Wei­yan Zhu. El papel de
Chi­na ante el “coro­na shock”, 3 – 4‑2020, https://​www​.bra​sil​de​fa​to​.com​.br/

[27]Sorman Guy «El gran per­de­dor con esta pan­de­mia va a ser
Chi­na», 6 – 4‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[28] Haass, Richard. The Pan­de­mic Will Acce­le­ra­te His­tory Rather Than
Resha­pe, 7 – 4‑2020,
https://​www​.foreig​naf​fairs​.com/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​u​n​i​t​e​d​-​s​t​a​t​e​s​/​2​020 – 04-07

[29] Deyoung Karen; Sly Liz;
Birn­baum, Michael. Con su ais­la­cio­nis­mo, EE.UU. podría
per­der el lide­raz­go glo­bal, 28 – 3‑2020, https://​www​.lana​cion​.com​.ar/

[30]Cockburn, Patrick. El “momen­to Cher­nobyl” de Trump Esta­dos Unidos
podría per­der para siem­pre su posi­ción de super­po­ten­cia mun­dial, 03/​04/​2020 https://​rebe​lion​.org

[31] Coro­na­vi­rus en Euro­pa, 8−4−202, https://​www​.cla​rin​.com/​m​u​ndo

.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *