Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La pan­de­mia que estre­me­ce al capi­ta­lis­mo (I) (por Clau­dio Katz)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 abril 2020

El coro­na­vi­rus es
una cala­mi­dad natu­ral poten­cia­da por el capi­ta­lis­mo. Des­de hace muchos años se
espe­ra­ba un cata­clis­mo seme­jan­te como con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, el
calen­ta­mien­to glo­bal, las inun­da­cio­nes o las sequías. Pero la catástrofe
irrum­pió a tra­vés de una pan­de­mia, en un sis­te­ma eco­nó­mi­co-social que deteriora
la natu­ra­le­za, corroe la salud y des­pro­te­ge a los vulnerables.

Lo más impactante
de la infec­ción es la velo­ci­dad y esca­la de los con­ta­gios. Como aún no ha
con­clui­do la pri­me­ra olea­da de irra­dia­ción se des­co­no­ce la peli­gro­si­dad del
virus. Pero es evi­den­te que supera los efec­tos de una gri­pe corrien­te. Hay más
de mil millo­nes de per­so­nas enclaus­tra­das en sus hoga­res, en un iné­di­to experimento
social de con­fi­na­mien­to. El anti­guo antí­do­to de las cua­ren­te­nas ha reaparecido
a pleno.

El estra­go
natu­ral en cur­so no equi­va­le a una gue­rra. Aun­que la inter­ven­ción que
des­plie­gan los esta­dos pre­sen­ta muchas seme­jan­zas con esce­na­rios de conflagración,
en el pri­mer caso impe­ra la pro­tec­ción y en el segun­do la des­truc­ción de vidas
huma­nas. En lugar de bata­llas y bom­bar­deos hay res­guar­do de víc­ti­mas y socorro
de afectados.

La
ana­lo­gía con la gue­rra es muy peli­gro­sa. La uti­li­za Trump para crear un clima
de hos­ti­li­dad con­tra el “virus de Chi­na” y la fomen­tan los dere­chis­tas para
resu­ci­tar los vie­jos estig­mas del colo­nia­lis­mo. Con dia­tri­bas racis­tas contra
el “cóle­ra asiá­ti­co” se acu­sa­ba en el siglo XIX a los paí­ses orien­ta­les de
expan­dir la infección. 

Los men­sa­jes de
bata­lla con­tra un “enemi­go invi­si­ble” faci­li­tan la mili­ta­ri­za­ción. Incluyen
peli­gro­sas ana­lo­gías con la “gue­rra al terro­ris­mo”, que muchos gobiernos
occi­den­ta­les ins­ta­la­ron para pro­pa­gar el mie­do fren­te a un agre­sor omnipresente
e inde­tec­ta­ble. La pan­de­mia no es una cons­pi­ra­ción, un cas­ti­go divino o un
acon­te­ci­mien­to aza­ro­so. Cons­ti­tu­ye un ava­tar de la natu­ra­le­za que asume
dimen­sio­nes gigan­tes­cas por los des­equi­li­brios que gene­ra el capitalismo
contemporáneo.

DETERMINANTES
ECONÓMICOS
 

El demo­le­dor
impac­to eco­nó­mi­co de la pan­de­mia está a la vis­ta, pero el coro­na­vi­rus no generó
esa eclo­sión. Sólo deto­nó ten­sio­nes pre­vias de las finan­zas y la producción.

Des­en­ca­de­nó en
pri­mer tér­mino otro esta­lli­do de la finan­cia­ri­za­ción. El gran divor­cio entre el
bajo cre­ci­mien­to mun­dial y la con­ti­nua­da eufo­ria de las Bol­sas anti­ci­pa­ba un
con­vul­si­vo desar­me de otra bur­bu­ja. Era inmi­nen­te la deva­lua­ción de los
capi­ta­les infla­dos duran­te la últi­ma déca­da, median­te recom­pras de accio­nes y
espe­cu­la­cio­nes con bonos. Pero esa pre­vi­si­ble con­mo­ción finan­cie­ra asu­mió una
enver­ga­du­ra descomunal.

Esta vez el
des­plo­me de los mer­ca­dos obe­de­ce más a los pasi­vos acu­mu­la­dos por las empresas
(deu­da cor­po­ra­ti­va) y los esta­dos (deu­da sobe­ra­na), que a los des­ba­lan­ces bancarios
o al endeu­da­mien­to de las fami­lias. A dife­ren­cia del 2008, la cri­sis empie­za en
las com­pa­ñías y se pro­yec­ta a los ban­cos, invir­tien­do la secuen­cia de la década
pasa­da. Las empre­sas no pue­den afron­tar el pago de intere­ses con sus ganancias
corrien­tes[3].

La
sobre­pro­duc­ción es el segun­do des­equi­li­brio que irrum­pió jun­to a la pandemia,
con un gran des­plo­me del pre­cio del petró­leo. En los últi­mos dos años el
exce­den­te de mer­can­cías fue deter­mi­nan­te del enfren­ta­mien­to comer­cial entre
Esta­dos Uni­dos y China. 

El esta­lli­do actual
ha inte­rrum­pi­do los sumi­nis­tros y que­bran­ta­do las cade­nas glo­ba­les de valor. Se
ha trans­pa­ren­ta­do la gran depen­den­cia mun­dial de los insu­mos fabri­ca­dos en
Orien­te y la enor­me inci­den­cia de los sobran­tes que acu­mu­la China.

El coro­na­vi­rus
ha deto­na­do, por lo tan­to, las ten­sio­nes gene­ra­das por la finan­cia­ri­za­cion y la
sobre­pro­duc­ción. Pero la mag­ni­tud de la cri­sis obe­de­ce a otros desequilibrios
ges­ta­dos en las últi­mas cua­tros décadas.

Es evi­den­te que la globalización
ace­le­ró la tra­di­cio­nal trans­mi­sión de enfer­me­da­des a tra­vés de las rutas
comer­cia­les. La expan­sión de la avia­ción incre­men­tó en for­ma expo­nen­cial el
núme­ro de via­je­ros y la con­si­guien­te mul­ti­pli­ca­ción de los con­ta­gios. La
pan­de­mia se tras­la­da siguien­do los cir­cui­tos del capi­tal. Hay 51.000 empresas
de todo el mun­do con pro­vee­do­res en Wuhan y la infec­ción ha tran­si­ta­do por un
mapa de con­cen­tra­cio­nes fabri­les y cen­tros de almacenamiento.

En el Medioe­vo la
pes­te negra tar­dó una déca­da en pro­pa­gar­se y en 1918 – 19 la gri­pe espa­ño­la se
difun­dió al cabo de varios meses. En cam­bio en la era del just in time, el coro­na­vi­rus con­ta­mi­nó a 72 paí­ses en muy pocos
días[4].

Tam­bién la urbanización
ha poten­cia­do la dise­mi­na­ción de infec­cio­nes, a tra­vés de aglo­me­ra­cio­nes y
haci­na­mien­tos de la fuer­za de tra­ba­jo, que depri­men las respuestas
inmunitarias. 

Pero
los espe­cia­lis­tas atri­bu­yen mayor inci­den­cia en la gene­ra­ción de la pandemia
actual, a la cre­cien­te des­truc­ción del hábi­tat de las espe­cies sil­ves­tres. Esa
demo­li­ción es un resul­ta­do de la ence­gue­ci­da indus­tria­li­za­ción de acti­vi­da­des agro­pe­cua­rias[5].
Ese pro­ce­so mul­ti­pli­ca la irra­dia­ción de bac­te­rias y la expan­sión de
enfer­me­da­des deri­va­das del que­bran­to de la bio­di­ver­si­dad. La defo­res­ta­ción ha
incre­men­ta­do en for­ma expo­nen­cial la trans­mi­sión de virus por el creciente
con­tac­to de los seres huma­nos con ani­ma­les encerrados. 

Los dos bro­tes del Ébola
(2013−2016 en Áfri­ca occi­den­tal y 2018 en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Congo),
emer­gie­ron cuan­do la expan­sión de nue­vas indus­trias de pro­duc­tos primarios
des­pla­zó a las pobla­cio­nes ori­gi­na­rias de los bos­ques, per­tur­ban­do los
eco­sis­te­mas locales.

El exó­ti­co hallazgo
de un mur­cié­la­go infec­tan­do comi­das en los mer­ca­dos asiá­ti­cos, indu­ce a olvidar
la fre­cuen­te trans­mi­sión de bac­te­rias en los cen­tros corrien­tes de producción.
Allí se efec­ti­vi­za el ingre­so habi­tual de los pató­ge­nos a la cade­na ali­men­ta­ria[6].

Los estu­dio­sos enfa­ti­zan la estre­cha relación
de los dis­tin­tos virus, con un mode­lo de indus­tria­li­za­ción gana­de­ra que
enri­que­ce a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Esas com­pa­ñías impu­sie­ron la
reduc­ción de las ins­pec­cio­nes sani­ta­rias y trans­fie­ren a la pobla­ción, los
cos­tos de su mor­tí­fe­ro mode­lo de dise­mi­na­ción de enfer­me­da­des. Toda la sociedad
ter­mi­na sol­ven­ta­do con gra­ves pade­ci­mien­tos, las altí­si­mas ganan­cias obtenidas
por la agro-indus­tria[7].

Esa acti­vi­dad ha
exa­cer­ba­do una diná­mi­ca his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo, que siem­pre for­zó lucrativas
moda­li­da­des de gana­de­ría, para aba­ra­tar ali­men­ta­ción y el cos­to de la fuer­za de
tra­ba­jo. Esos pro­ce­di­mien­tos ori­gi­na­ron epi­de­mias en Ingla­te­rra en el debut del
capi­ta­lis­mo y en Áfri­ca a fines del siglo XIX. Pero los últi­mos cua­ren­ta años
de extrac­ti­vis­mo neo­li­be­ral han des­ata­do una ven­gan­za mayús­cu­la de la
natu­ra­le­za, que aho­ra con­vul­sio­na a todo el pla­ne­ta[8].

GLOBALIZACIÓN SIN CORRELATO
SANITARIO

El cata­clis­mo
actual tie­ne deter­mi­nan­tes inme­dia­tos (finan­cia­ri­za­ción y sobre­pro­duc­ción) y
estruc­tu­ra­les (glo­ba­li­za­ción, urba­ni­za­ción y agro-nego­cio). Pero su causa
sub­ya­cen­te es la ausen­cia de corre­la­to sani­ta­rio, al avan­ce regis­tra­do en la globalización
de la pro­duc­ción y el con­su­mo. Se fabri­ca y con­su­me con patro­nes mun­dia­les, en
un mar­co de estruc­tu­ras de salud inva­ria­ble­men­te nacionales.

Esa con­tra­dic­ción
sal­ta a la vis­ta en la monu­men­tal expan­sión ‑sin res­guar­do sani­ta­rio- que
tuvie­ron la avia­ción, los hote­les o el turis­mo. Se internacionalizaron
acti­vi­da­des lucra­ti­vas, pre­ser­van­do las fron­te­ras en un ámbi­to como la salud,
que invo­lu­cra mayo­res ries­gos e incier­tas ganan­cias[9].

Esa des­co­ne­xión
expre­sa la prin­ci­pal con­tra­dic­ción del perío­do. Un seg­men­to estra­té­gi­co de la
eco­no­mía se ha glo­ba­li­za­do en el vie­jo mar­co de los esta­dos nacio­na­les. Por esa
razón el capi­ta­lis­mo no pudo anti­ci­par, evi­tar o mane­jar el tor­be­llino del
coro­na­vi­rus. Una ges­tión pre­ven­ti­va (y efec­ti­va) de la pan­de­mia hubiera
reque­ri­do el coman­do sani­ta­rio de la OMS, coor­di­nan­do todos los test y
cua­ren­te­nas a esca­la global.

Pero ese organismo
no cuen­ta con un sta­tus equi­va­len­te a las estruc­tu­ras que mane­jan las empresas
o los ban­cos trans­na­cio­na­les. Nun­ca fue el epi­cen­tro de las con­fe­ren­cias de
Davos, ni des­per­tó la aten­ción del G 20. Tam­po­co actuó como un verdadero
dis­po­si­ti­vo inter­es­ta­tal. Por esa des­co­ne­xión, todos los esta­dos nacionales
actúan por su cuen­ta fren­te a la pandemia. 

La
exis­ten­cia de una eco­no­mía mun­dia­li­za­da ges­tio­na­da por múl­ti­ples estados
nacio­na­les es una dis­fun­cio­na­li­dad del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, que los
neo­li­be­ra­les igno­ran por com­ple­to. Sus expo­nen­tes pre­sen­tan el coro­na­vi­rus como
una des­gra­cia de la natu­ra­le­za que afec­tó a un sis­te­ma prós­pe­ro y salu­da­ble. A
lo sumo, esti­man que hubo “erro­res”, “fal­ta de pre­vi­sión” o “irres­pon­sa­bi­li­dad”
de los “polí­ti­cos populistas”.

Pero la
cre­di­bi­li­dad de esos argu­men­tos es nula. No hay for­ma de enten­der lo que está
ocu­rrien­do si se des­co­nec­ta la cri­sis de sus basa­men­tos capi­ta­lis­tas. Los
neo­li­be­ra­les igual­men­te apro­ve­chan una impor­tan­te dife­ren­cia con el 2008,
cuan­do fue inme­dia­ta­men­te visi­ble la cul­pa­bi­li­dad de los ban­que­ros. Ahora
pre­sen­tan a la eco­no­mía como otro pacien­te más afec­ta­do por la infección.

Muchos
crí­ti­cos del neo­li­be­ra­lis­mo des­ta­can esas incon­sis­ten­cias y remar­can los
múl­ti­ples enla­ces de la pan­de­mia con el mode­lo eco­nó­mi­co actual. Pero frecuentemente
supo­nen que esa des­ven­tu­ra será resuel­ta median­te la sim­ple inter­ven­ción del
esta­do, como si el capi­ta­lis­mo fue­ra un ingre­dien­te pres­cin­di­ble del problema.
Por el con­tra­rio, el enfo­que mar­xis­ta colo­ca direc­ta­men­te al capi­ta­lis­mo en el
ban­qui­llo de los acusados.

Pero es importante
evi­tar las mira­das sim­pli­fi­ca­do­ras que obser­van a la pan­de­mia, como un mero
des­en­ca­de­nan­te de tur­bu­len­cias finan­cie­ras o pro­duc­ti­vas. Hay que regis­trar los
des­equi­li­brios sub­ya­cen­tes y el gran alcan­ce de la con­tra­dic­ción que opo­ne a la
mun­dia­li­za­ción con los esta­dos nacio­na­les. Esa ten­sión expli­ca más lo sucedido
que la enun­cia­ción de múl­ti­ples desajustes.

IMPACTOS EN VARIOS SECTORES

La cri­sis del
coro­na­vi­rus ha pro­pi­na­do un duro gol­pe al neo­li­be­ra­lis­mo. En pocas sema­nas se ha
gene­ra­li­zan­do una drás­ti­ca inter­ven­ción de los esta­dos con alcan­ces supe­rio­res al
2008. Esa regu­la­ción impac­ta sobre incon­ta­bles áreas some­ti­das al pro­ce­so de privatización.

Los neo­li­be­ra­les
temen que esos cam­bios sean per­du­ra­bles y des­em­bo­quen en la rever­sión de la
gran mer­can­ti­li­za­ción de las últi­mas déca­das. Bus­can cual­quier argu­men­to para
ocul­tar cómo el des­man­te­la­mien­to de la salud públi­ca des­guar­ne­ció a la
población. 

Es cier­to que
tam­bién la cri­sis del 2008 ali­men­tó muchos pre­sa­gios de fin del neoliberalismo.
Esas carac­te­ri­za­cio­nes esta­ban cen­tra­das en la expec­ta­ti­va de regu­lar los bancos
y ocu­rrió lo con­tra­rio. La finan­cia­ri­za­ción per­du­ró median­te el res­ca­te y
reci­cla­je del mis­mo sis­te­ma. Pero la con­vul­sión actual difie­re de ese
pre­ce­den­te, des­bor­da amplia­men­te a las finan­zas y soca­va varios pila­res del
neo­li­be­ra­lis­mo[10].

La
cri­sis acre­cien­ta en lo inme­dia­to la des­igual­dad. El coro­na­vi­rus noes un virus demo­crá­ti­co que afec­ta a
todos por igual, con dis­tin­cio­nes mera­men­te eta­rias. Son evi­den­tes las brechas
socia­les de cober­tu­ra y recur­sos para enfren­tar la des­gra­cia[11].
Esa dife­ren­cia­ción que­dó enmas­ca­ra­da al comien­zo de la pan­de­mia por la gran
con­ta­mi­na­ción de via­je­ros y por su inci­den­cia en la cla­se media, las eli­tes y
has­ta los pre­si­den­tes y sus ministros.

Pero la desigualdad
sal­ta a la vis­ta en el tra­ta­mien­to de los afec­ta­dos. En Esta­dos Uni­dos se
pro­pa­ga entre 30 millo­nes de per­so­nas que care­cen de segu­ro médi­co, afectando
dura­men­te a los empo­bre­ci­dos. Los afro­ame­ri­ca­nos repre­sen­tan un ter­cio de la
pobla­ción, pero car­gan con el grue­so de los falle­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con la
Covid-19. Es pro­ba­ble que nun­ca se conoz­ca la ver­da­de­ra cifra de muer­tos por el
alto núme­ro víc­ti­mas indo­cu­men­ta­das. Las fosas comu­nes en Nue­va York son el símbolo
de esa extre­ma cruel­dad[12].

La inequi­dad se
afian­za con el pro­gra­ma de res­ca­te dis­pues­to por el gobierno estadounidense,
que otor­ga gigan­tes­cos sub­si­dios a las empre­sas y miga­jas a los tra­ba­ja­do­res[13].
Dos ter­cios del incre­men­to del gas­to públi­co están des­ti­na­dos a soco­rrer a las
empre­sas y sólo el ter­cio res­tan­te a com­pen­sar a los trabajadores. 

Otro impac­to
de la con­vul­sión es la dife­ren­cia­ción labo­ral que intro­du­ce el nue­vo esque­ma de
tele­tra­ba­jo, acti­vi­da­des indis­pen­sa­bles y pre­ca­ri­za­ción. Esa dis­tin­ción afianza
un cor­te entre labo­res domi­ci­lia­rias, pro­ce­sos esen­cia­les a la intem­pe­rie (salud,
ali­men­ta­ción) y dra­má­ti­co desamparo.

En la casa se
desa­rro­llan los tra­ba­jos de cier­ta cali­fi­ca­ción, en la calle se desenvuelven
las tareas ruti­na­rias y en los már­ge­nes sobre­vi­ven los infor­ma­les. Esa
dife­ren­cia­ción acen­túa una frac­tu­ra pre­via, que en muchos paí­ses con­ver­ge con
cober­tu­ras sani­ta­rias pri­va­das, sin­di­cal-coope­ra­ti­vas o públicas. 

Las
cla­ses domi­nan­tes inten­ta­rán apro­ve­char este esce­na­rio para pro­fun­di­zar la
fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral. Bus­ca­rán ins­tru­men­tar la “doc­tri­na del shock”, en el
con­tex­to de alto des­em­pleo que la dere­cha sue­le uti­li­zar para for­zar el
acha­ta­mien­to de los salarios. 

La coro­na-cri­sis ha
pues­to de relie­ve, ade­más, la extra­or­di­na­ria gra­vi­ta­ción del mun­do digi­tal. Ese
teji­do man­tie­ne conec­ta­dos a millo­nes de indi­vi­duos en medio de la parálisis
labo­ral. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, más de 1000 millo­nes de per­so­na están
con­fi­na­das y al mis­mo tiem­po comunicadas.

Ese uni­ver­so de
redes afian­za la inci­den­cia de una revo­lu­ción digi­tal, que en el cur­so de la
pan­de­mia incre­men­tó en 40% el trá­fi­co de datos[14].
Las compu­tado­ras y telé­fo­nos inte­li­gen­tes son uti­li­za­dos no sólo para
reor­ga­ni­zar el tra­ba­jo. Tam­bién via­bi­li­zan los test y las cua­ren­te­nas, mediante
el segui­mien­to de los indi­vi­duos con­ta­gia­dos, hos­pi­ta­li­za­dos y recuperados. 

EL ESPECTRO NEGACIONISTA

El coro­na­vi­rus ha suscitado
reac­cio­nes con­tra­pues­tas. Los
ais­la­mien­tos socia­les que los sani­ta­ris­tas pro­pi­cian al unísono
tie­nen apli­ca­cio­nes muy disí­mi­les. La afi­ni­dad con el neo­li­be­ra­lis­mo y la
cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te en cada país han sido deter­mi­nan­tes de esa implementación.

Entre los
dere­chis­tas pre­va­le­ció des­de el comien­zo un fron­tal nega­cio­nis­mo, que incluyó
des­car­na­das jus­ti­fi­ca­cio­nes de índo­le mal­thu­sia­na. Varios presidentes
pro­pu­sie­ron tole­rar la expan­sión del virus para inmu­ni­zar a la población,
des­car­tan­do a los ancia­nos y a los vul­ne­ra­bles. Con esos pre­su­pues­tos de darwinismo
social, el dis­tan­cia­mien­to social fue demo­ra­do u obs­trui­do en Esta­dos Uni­dos y
Bra­sil. En el caso inglés, el pro­pio Boris John­son ter­mi­nó hos­pi­ta­li­za­do luego
mini­mi­zar el alcan­ce de la infección. 

Algu­nos analistas
acep­tan con toda natu­ra­li­dad que “mori­rá mucha gen­te” y prio­ri­zan la
con­ti­nui­dad de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca[15].
Otros cues­tio­nan la cua­ren­te­na resal­tan­do la bara­tu­ra del test y advirtiendo
que el con­fi­na­mien­to con­du­ce al colap­so de la pro­duc­ción[16].
Pero omi­ten que se pue­de imple­men­tar el ais­la­mien­to social median­te una
drás­ti­ca reor­ga­ni­za­ción de la eco­no­mía, como siem­pre ha ocu­rri­do en las
situa­cio­nes de excepción.

La con­tra­po­si­ción
entre eco­no­mía y salud es total­men­te fal­sa. Fren­te a los cata­clis­mos naturales
el fun­cio­na­mien­to de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va debe adap­tar­se a la emergencia,
ins­tau­ran­do reglas anti­té­ti­cas con el libre-mercado.

Los gobier­nos
occi­den­ta­les tuvie­ron a su dis­po­si­ción la expe­rien­cia de Chi­na y el tiempo
sufi­cien­te para orga­ni­zar cua­ren­te­nas y prue­bas con los reac­ti­vos. Pospusieron
ambas medi­das para no afec­tar las ganan­cias de las empresas.

En Ita­lia esa
demo­ra con­du­jo a un cri­men social. En el área más devas­ta­da de Bér­ga­mo no se
decla­ró la cua­ren­te­na por pre­sio­nes de los empre­sa­rios, que des­con­si­de­ra­ban el
peli­gro for­zan­do la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo. Esta acti­tud se man­tu­vo cuando
seten­ta camio­nes mili­ta­res cru­za­ron la región trans­por­tan­do cadá­ve­res. Sólo las
pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res indu­je­ron al cese de las acti­vi­da­des[17].

Tam­bién en Estados
Uni­dos la patro­nal ha pre­sio­na­do por la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo. Con ese
obje­ti­vo impu­so que cual­quier limi­ta­ción labo­ral sea defi­ni­da por el Departamento
de Segu­ri­dad Nacio­nal y no por el Cen­tro de Con­trol de Enfermedades.

La influen­cia del
nega­cio­nis­mo se ha exten­di­do inclu­so a cier­tos ámbi­tos de la izquier­da, que
com­par­ten los cues­tio­na­mien­tos a la gra­ve­dad del coro­na­vi­rus. Obje­tan la
imple­men­ta­ción de la cua­ren­te­na, seña­lan­do que la infec­ción se ase­me­ja a una gripe
corrien­te. Esti­man que la enfer­me­dad tie­ne baja mor­ta­li­dad y que es un error
con­va­li­dar el páni­co que des­mo­ro­na el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio. Sugie­ren que la
pan­de­mia es un com­plot de los medios y las empre­sas far­ma­céu­ti­cas[18].

En una mirada
seme­jan­te, la pan­de­mia es pre­sen­ta­da como un inven­to para jus­ti­fi­car la
mili­ta­ri­za­ción, median­te la trans­for­ma­ción de la cien­cia en una reli­gión que
escla­vi­za a la pobla­ción[19].
Esta ópti­ca con­ver­ge con algu­nas pre­sen­ta­cio­nes de la cua­ren­te­na como un
dese­cha­ble méto­do medieval.

Pero la
iden­ti­fi­ca­ción de la pan­de­mia con una malé­fi­ca cons­pi­ra­ción ha que­da­do refutada
por la exten­sión y peli­gro­si­dad del virus. La OMS ya advir­tió que tie­ne una
mor­ta­li­dad muy supe­rior a la gri­pe. Al rela­ti­vi­zar el daño de la enfer­me­dad se
des­va­lo­ri­za el esfuer­zo que des­plie­ga la pobla­ción para pre­ser­var su salud. La
pro­tec­ción de ese acti­vo dis­tin­gue a la izquier­da y al pro­gre­sis­mo de Bolsonaro
o Johnson.

DESAPRENSIÓN Y PIRATERIA

Tam­bién se deba­te con
inten­si­dad las cau­sas del con­tras­te entre paí­ses asiá­ti­cos, que logran
con­tro­lar la pan­de­mia y nacio­nes occi­den­ta­les, que no pue­den con­te­ner­la. La
capa­ci­dad exhi­bi­da en Orien­te para mane­jar la cua­ren­te­na se ali­men­ta del
adies­tra­mien­to obte­ni­do duran­te la expe­rien­cia pre­via del SARS. Ade­más, el
cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na tie­ne raí­ces en tra­di­cio­nes amol­da­das a ese tipo
de dis­ci­pli­na[20].

Nume­ro­sos ana­lis­tas han des­ta­ca­do que las
nor­mas de cui­da­do (uso de mas­ca­ri­llas, dis­tan­cia en el salu­do, estricta
acep­ta­ción de reglas colec­ti­vas) fue­ron rápi­da­men­te incor­po­ra­das en Orien­te y
afron­tan mayo­res resis­ten­cias en el uni­ver­so indi­vi­dua­lis­ta de Occi­den­te[21].

Quié­nes desconocen
esa varie­dad de con­di­cio­na­mien­tos sue­len pos­tu­lar que Chi­na con­tro­ló el virus
con méto­dos tota­li­ta­rios. Omi­ten que otros paí­ses asiá­ti­cos recu­rrie­ron a las
mis­mas fór­mu­las para obte­ner resul­ta­dos seme­jan­tes. Corea del Sur des­ple­gó, por
ejem­plo, una super­vi­sión digi­tal de la pobla­ción para detec­tar con­ta­gios, con
moda­li­da­des más sofis­ti­ca­das e inva­si­vas que las ensa­ya­das en China.

El uso de las
nue­vas tec­no­lo­gías vul­ne­ran­do la pri­va­ci­dad de los indi­vi­duos, inclu­yó al menos
en estos casos un pro­pó­si­to sani­ta­rio. Esa moti­va­ción es más jus­ti­fi­ca­da que el
sim­ple espio­na­je prac­ti­ca­do con el auxi­lio de Cam­brid­ge Ana­lí­ti­ca, para mani­pu­lar elec­cio­nes (Trump) o inducir
los resul­ta­dos de un ple­bis­ci­to (Bre­xit).

La varie­dad de
res­pues­tas nacio­na­les a la pan­de­mia retra­ta en for­ma cate­gó­ri­ca la ausen­cia de
coor­di­na­ción mun­dial. Esta caren­cia es la prin­ci­pal dife­ren­cia con la crisis
del 2008. En la déca­da pasa­da pre­va­le­ció una reac­ción común de los Bancos
Cen­tra­les bajo el coman­do de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se y el decisivo
sos­tén de Chi­na. Esa coope­ra­ción ha sido reem­pla­za­da por una reac­ción inversa
de pura regu­la­ción nacio­nal y res­ta­ble­ci­mien­to de fron­te­ras, en un cli­ma de
sál­ve­se quien pue­da. El G 20 ha que­da­do con­ver­ti­do en un G 0, que sólo intentó
una reu­nión vir­tual para con­va­li­dar la inexis­ten­cia de medi­das conjuntas.

Esa
dis­lo­ca­ción es cohe­ren­te con la total des­apren­sión que impe­ró en el debut de la
pan­de­mia. Todos los gobier­nos rela­ti­vi­za­ron el peli­gro, con la misma
dis­pli­cen­cia que dese­cha­ron las adver­ten­cias de la OMS (2018)[22].
Hubo ante­ce­den­tes muy con­tun­den­tes con el SARS (2002−03), la gri­pe por­ci­na H1N1
(2009), el MERS (2012), el Ébo­la (2014−16), el zika (2015) y el den­gue (2016).

Pero como las grandes
empre­sas far­ma­céu­ti­cas no engro­san sus for­tu­nas con la pre­ven­ción, los
prin­ci­pa­les pro­gra­mas de inves­ti­ga­ción de virus fue­ron des­fi­nan­cia­dos por los
gobier­nos occi­den­ta­les. El desa­rro­llo de nue­vos anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les es
poco redi­tua­ble, para com­pa­ñías que se espe­cia­li­zan en la ven­ta de medicamentos
a los enfer­mos sol­ven­tes. De las 18 com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas más gran­des de Estados
Uni­dos sólo 3 des­en­vuel­ven inves­ti­ga­cio­nes de algu­na índo­le[23].

La pri­ma­cía de la
com­pe­ten­cia por nego­cios lucra­ti­vos ‑en des­me­dro de la salud públi­ca- ha
pro­vo­ca­do la inde­fen­sión gene­ral fren­te a la pan­de­mia. Esa riva­li­dad se ha
inten­si­fi­ca­do aho­ra para diri­mir quién des­cu­bre pri­me­ro la vacu­na. Europa,
Esta­dos Uni­dos y Chi­na dispu­tan ese tro­feo para ganar pun­tos en las futuras
paten­tes. Trump fue más lejos e inten­tó aca­pa­rar las inves­ti­ga­cio­nes sobornando
a varios cien­tí­fi­cos alemanes.

La mis­ma piratería
impe­ra en la cap­tu­ra de los apre­cia­dos insu­mos médi­cos. Los emi­sa­rios de
dis­tin­tos paí­ses nego­cian en los aero­puer­tos la reven­ta de los pro­duc­tos ya
embar­ca­dos. Esta­dos Uni­dos y Fran­cia adop­ta­ron ese com­por­ta­mien­to de corsarios
fren­te a car­ga­men­tos des­ti­na­dos a Espa­ña o Ita­lia. La pan­de­mia ha exa­cer­ba­do la
diná­mi­ca bru­tal e inhu­ma­na que rige al capitalismo.

MIRADAS
SOBRE CHINA

La loca­li­za­ción ini­cial de la pan­de­mia en Chi­na ha sido cohe­ren­te con el
pro­ta­go­nis­mo de ese país en la glo­ba­li­za­ción y su con­si­guien­te capa­ci­dad para
expor­tar alte­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas al res­to del mun­do. La
expan­sión de la urba­ni­za­ción, las cade­nas glo­ba­les de valor y las nue­vas normas
de ali­men­ta­ción fue ver­ti­gi­no­sa en la nue­va poten­cia asiá­ti­ca. El peso del país
en el PBI glo­bal tre­pó más de 30% des­de el 2008 y un fuer­te pico de
sobre-inver­sión pre­ce­dió a la cri­sis actual. La gran pene­tra­ción del capitalismo
en Chi­na expli­ca la mag­ni­tud de la con­vul­sión en curso.

Esa expan­sión
dete­rio­ró tam­bién la estruc­tu­ra sani­ta­ria más igua­li­ta­ris­ta del perío­do previo
y afian­zó nor­mas de pri­va­ti­za­ción, que sólo fue­ron rela­ti­va­men­te aco­ta­das en
los últi­mos años. Enor­mes sec­to­res de la pobla­ción ‑espe­cial­men­te migrante-
tie­nen seria­men­te limi­ta­do el acce­so a la salud[24].
Estos pro­ble­mas reco­bra­ron actua­li­dad en el debut del coronavirus.

Exis­te una gran
con­tro­ver­sia en torno al mane­jo ini­cial de Chi­na de ese bro­te. Algu­nos sectores
remar­can el ocul­ta­mien­to de la infec­ción en Wuhan y la hos­ti­li­dad oficial
con­tra quié­nes resal­ta­ban los peli­gros de la enfer­me­dad[25].
Otros des­mien­ten ese silen­cia­mien­to y resal­tan la deci­di­da acción del gobierno
para con­tro­lar la epi­de­mia. Recuer­dan que la secuen­cia gené­ti­ca del nue­vo virus
fue inme­dia­ta­men­te com­par­ti­da con la OMS y afir­man que al cabo de varios
ensa­yos y erro­res, Chi­na mos­tró un camino para enfren­tar los con­ta­gios[26].

La enfá­ti­ca crítica
al con­trol repre­si­vo en la cua­ren­te­na es tam­bién rela­ti­vi­za­da con ejem­plos de acción
del volun­ta­ria­do, en un mar­co de cre­cien­te con­cien­cia del pro­ble­ma. En
cual­quier caso, Chi­na comien­za a con­te­ner la pan­de­mia com­bi­nan­do el cierre
total de cier­tas loca­li­da­des, con seve­ras res­tric­cio­nes a la cir­cu­la­ción y un distanciamiento
social efectivo.

Los gobier­nos
occi­den­ta­les obser­va­ron con satis­fac­ción y mali­cia el debut de la pandemia.
Espe­ra­ban su exclu­si­va loca­li­za­ción en Chi­na y el con­si­guien­te debilitamiento
del rival asiá­ti­co. Aun­que ese escenario
se ha inver­ti­do, las cam­pa­ñas con­tra el “virus chino” per­sis­ten con alocados
argu­men­tos[27]. Se afir­ma inclu­so que el
coro­na­vi­rus fue crea­do adre­de para afec­tar a Esta­dos Uni­dos y Trump sugie­re una
com­pli­ci­dad direc­ta de la OMS con esa operación. 

Pero esos disparates
con­tras­tan con la efec­ti­vi­dad exhi­bi­da por Chi­na para lidiar con la infección.
Ese logro es com­ple­men­ta­do con la sim­pa­tía que gene­ran las actitudes
soli­da­rias. Avio­nes chi­nos con equi­pa­mien­to médi­co han ate­rri­za­do en Italia,
Espa­ña y en muchos paí­ses de varios continentes.

Pero esa
coope­ra­ción no pre­sen­ta ‑has­ta aho­ra- la dimen­sión de una nue­va “ruta sanitaria
de la seda”. Ade­más, Chi­na es una poten­cia acree­do­ra de muchas naciones
auxi­lia­das y afron­ta­rá un serio dile­ma, si la cri­sis desem­bo­ca en un default
gene­ral de sus deu­do­res. En esa even­tua­li­dad: ¿el gigan­te asiá­ti­co acep­ta­rá la
cesa­ción de pagos?

ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Estados
Uni­dos ha que­da­do ubi­ca­do en el casi­lle­ro opues­to de su prin­ci­pal rival.
Pare­cía el gana­dor geo­po­lí­ti­co ini­cial de la coro­na-cri­sis y aho­ra car­ga con
las con­se­cuen­cias más duras de la pan­de­mia. Las ven­ta­jas del comien­zo se
insi­nua­ron en la gran la afluen­cia de capi­ta­les inter­na­cio­na­les que suce­dió al
tem­blor de los mer­ca­dos. Tal como ocu­rrió en el 2008, el dólar y los bonos del
teso­ro se con­vir­tie­ron en los refu­gios pre­di­lec­tos de los inver­so­res asustados.

El encie­rro
fron­te­ri­zo apun­ta­la, ade­más, la estra­te­gia del sec­tor ame­ri­ca­nis­ta, fren­te a
los seg­men­tos glo­ba­li­za­dos de las cla­ses domi­nan­tes esta­dou­ni­den­ses. Algunos
ana­lis­tas esti­man que el abrup­to replie­gue hacia acti­vi­da­des económicas
auto-cen­tra­das favo­re­ce el pro­yec­to de Trump[28].

Pero esos datos pro­mi­so­rios para el magnate
han que­da­do neu­tra­li­za­dos por la masa de con­ta­gia­dos. En Esta­dos Uni­dos se
loca­li­za el mayor núme­ro de afec­ta­dos y todos los días Trump impro­vi­sa alguna
medi­da, para afron­tar un peli­gro que dese­chó en for­ma expli­ci­ti­ca. Desmanteló
el equi­po de res­guar­dos fren­te a las pan­de­mias del Con­se­jo de Seguridad
Nacio­nal y des­co­no­ció los resul­ta­dos de una simu­la­ción de ese cata­clis­mo. Ahora
no logra arti­cu­lar un plan míni­mo para lidiar con el desas­tre sanitario.

Por esa razón se agravó
la grie­ta inter­na. Los gober­na­do­res desa­fían la auto­ri­dad pre­si­den­cial y cada
esta­do reac­cio­na por su cuen­ta. Mien­tras Cali­for­nia y Washing­ton lograron
pre­ve­nir­se con la adop­ción tem­pra­na de la cua­ren­ta­na, Nue­va York elu­dió el
ais­la­mien­to y afron­ta las terro­rí­fi­cas con­se­cuen­cias de esa omisión.

Toda la estrategia
inter­na­cio­nal de Trump ha que­da­do en sus­pen­so. Nadie sabe cómo segui­rá su
mer­can­ti­lis­mo bila­te­ral y el inten­to de recom­po­ner la hege­mo­nía estadounidense
uti­li­zan­do la supre­ma­cía tec­no­ló­gi­ca, mili­tar y finan­cie­ra del país. Las
con­ce­sio­nes que el millo­na­rio bra­vu­cón había logra­do de sus competidores
vol­ve­rán a la mesa de negociación.

Pero lo más impactante
de la cri­sis actual es el replie­gue inter­na­cio­nal de un impe­rio que aban­do­na su
dis­fraz de auxi­lia­dor del mun­do. Se ha reti­ra­do al auto­a­is­la­mien­to y transmite
una ima­gen de impo­ten­cia inter­na, que soca­va su auto­ri­dad para actuar en el
exte­rior[29].

Algu­nos analistas
esti­man que Esta­dos Uni­dos ha per­di­do atrac­ción. Ya no es el país que el resto
del mun­do quie­re emu­lar. Remar­can com­pa­ra­cio­nes con el decli­ve de otras
poten­cias y afir­man que atra­vie­sa por el “momen­to Cher­nobyl” de la Unión
Sovié­ti­ca (1986) o por un equi­va­len­te a la cri­sis de Suez de Ingla­te­rra (1956)[30].

Pero habrá que ver
si esta eva­lua­ción de la coyun­tu­ra se corro­bo­ra en el lar­go pla­zo. Un
con­tun­den­te indi­ca­dor del decli­ve sería la caí­da del dólar y la sali­da de capitales
hacia otros des­ti­nos. Este vira­je mar­ca­ría efec­ti­va­men­te un pun­to de inflexión.
Por el momen­to la pan­de­mia no eli­mi­na la pri­ma­cía mili­tar del Pen­tá­gono, ni el
lugar de Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal res­guar­do impe­rial del capitalismo.

En
Euro­pa la cri­sis del coro­na­vi­rus asu­me pro­por­cio­nes mayús­cu­las. La Unión ha
que­da­do prác­ti­ca­men­te licua­da por el tor­be­llino. Mien­tras se cie­rran las fronteras
den­tro de la pro­pia comu­ni­dad, los miem­bros no logran con­cer­tar acuerdos
mínimos.

Los líde­res
pro­cla­man que el virus no tie­ne pasa­por­te, pero lidian con la pan­de­mia por su
pro­pia cuen­ta. En la dispu­ta por los medi­ca­men­tos han que­da­do sepul­ta­dos todos
los prin­ci­pios de cola­bo­ra­ción. Ale­ma­nia nie­ga hos­pi­ta­les a varios socios y
nin­guno ven­de reme­dios al otro.

La finan­cia­ción de
la cri­sis con­cen­tra el prin­ci­pal con­flic­to. Las reglas neo­li­be­ra­les de ajuste
pre­su­pues­ta­rio han sido archi­va­das, pero la for­ma de sol­ven­tar la fuerte
expan­sión del gas­to públi­co, opo­ne nue­va­men­te a las poten­cias del nor­te europeo
con los afec­ta­dos del sur.

Ita­lia con­vo­ca a emitir
“coro­na-bonos” com­par­ti­dos por todos los esta­dos. Pero Holan­da y Ale­ma­nia exigen
con­ser­var la nor­ma actual de cré­di­tos suje­tos a repa­go, median­te severos
ajus­tes inter­nos. Pro­pi­cian para Ita­lia el mis­mo meca­nis­mo que asfi­xió a Gre­cia[31].

Sal­ta a la vista
las gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias de ese pro­ce­di­mien­to, para un país que aún no
con­tro­ló la tra­ge­dia del nor­te y se pre­pa­ra para afron­tar la expan­sión del
con­ta­gio al sur. Lo mis­mo vale para Espa­ña que sopor­ta una catás­tro­fe de
fallecimiento.

En los dos casos se
veri­fi­can las terri­bles con­se­cuen­cias de los recor­tes de pre­su­pues­to que impuso
la polí­ti­ca sani­ta­ria neo­li­be­ral. La esca­sez de reac­ti­vos y mas­ca­ri­llas es
con­se­cuen­cia de un mane­jo hos­pi­ta­la­rio basa­do en prin­ci­pios de ren­ta­bi­li­dad y
reduc­ción de cos­tos. Por dón­de se lo mire el coro­na­vi­rus ha refor­za­do la
ero­sión de la Unión Europea.

17 – 4‑2020

RESUMEN

El coro­na­vi­rus es
una cala­mi­dad natu­ral poten­cia­da por el capi­ta­lis­mo, que a dife­ren­cia de la
gue­rra exi­ge pro­tec­ción y no des­truc­ción de vidas huma­nas. Deto­nó las tensiones
pre­vias de la finan­cia­ri­za­ción y la super­pro­duc­ción y pre­ci­pi­tó los
des­equi­li­brios acu­mu­la­dos con la glo­ba­li­za­ción, la urba­ni­za­ción y el
agro-nego­cio. La cri­sis irrum­pió por ausen­cia de corre­la­tos sani­ta­rios de la
mundialización.

La con­tra­po­si­ción
nega­cio­nis­ta entre salud y eco­no­mía es fal­sa. La acti­vi­dad pro­duc­ti­va puede
adap­tar­se a la emer­gen­cia, median­te las regu­la­cio­nes que recha­za el
neo­li­be­ra­lis­mo. Las adver­ten­cias de la pan­de­mia fue­ron igno­ra­das por la baja
ren­ta­bi­li­dad de su pre­ven­ción y la com­pe­ten­cia actual entre las farmacéuticas
ha deri­va­do en pira­te­ría entre los gobiernos.

Mien­tras China
con­tie­ne una infec­ción que esta­lló por la expan­sión del capi­ta­lis­mo, Estados
Uni­dos afron­ta el con­ta­gio en for­ma caó­ti­ca. Ya aban­do­nó su dis­fraz de auxiliador
del mun­do. La ges­tión nacio­nal de la pan­de­mia que­bran­ta a la Unión Europea.


[1]Este tex­to desa­rro­lla con­cep­tos inicialmente
expues­tos en una entre­vis­ta (“Espe­ro
que la salud públi­ca pue­da triun­far sobre el capi­ta­lis­mo”) Rebe­lión, 2 – 4‑2020 y un artícu­lo (“Un deto­na­dor de la crisis
poten­cia­do por el lucro”), 13 – 3‑2020, www​.lahai​ne​.org/​k​atz

[2] Eco­no­mis­ta, inves­ti­ga­dor del CONICET,
pro­fe­sor de la UBA, miem­bro del EDI. Su pági­na web es: www​.lahai​ne​.org/​k​atz

[3] Un pano­ra­ma de esta ten­sión en: Hus­son, Michel. Neoliberalismo
con­ta­mi­na­do, 02/​04/​2020, https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​793.
Tous­saint, Eric. La pan­de­mia del capi­ta­lis­mo, el coro­na­vi­rus y la crisis
eco­nó­mi­ca, 20 – 3‑2020, https://​www​.cadtm​.org

[4] Moody. Kim, Cómo el capi­ta­lis­mo del “just-in-time” pro­pa­gó el
Covid-19, 12 – 4‑2020, https://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com

[5] Ribei­ro, Sil­via. Coro­na­vi­rus, agro-nego­cios y esta­do de excepción,
11 – 3‑2020, http://​www​.rede​co​.com​.ar

[6]VVAA, COVID-19 y los cir­cui­tos del capital,15/04/2020, https://​vien​to​sur​.info/

[7] Walla­ce, Rob. La agro­in­dus­tria está dispuesta
a poner en ries­go de muer­te a millo­nes de per­so­nas,
11/​03/​20, https://​www​.sobe​ra​niaa​li​men​ta​ria​.info

[8] Har­vey, David. Polí­ti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta para la cua­ren­te­na, 27 – 3‑2020,
https://​rebe​lion​.org/

[9]Un
seña­la­mien­to seme­jan­te en: Badiou, Sobre la situa­ción epi­dé­mi­ca, 27 – 3‑2020, http://​lobo​suel​to​.com

[10]Ver: Boron, Ati­lio. La pan­de­mia y el fin de una era, 3 – 4‑2020. https://​www​.clac​so​.org,
Saad Filho, Alfre­do, 15 – 4‑2020. Coro­na­vi­rus, Cri­sis, and the End of Neoliberalism
http://​ppesyd​ney​.net

[11] Gines, Arman­do. Dis­tor­sio­nes y men­ti­ras a
pro­pó­si­to del coro­na­vi­rus, 24 – 3‑2020. https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​2​0​5​444,
Boua­ma­ma, Said Autop­sia de la vul­ne­ra­bi­li­dad sis­té­mi­ca de la globalización
capi­ta­lis­ta 17/​04/​2020, http://www.lacasademitia,
Hanieh, Adam This is a Glo­bal Pan­de­mic 27 – 3‑2020, https://​www​.ver​so​books​.com/​b​l​o​g​s​/​4​623

[12] Good­man, Amy, Moy­nihan, Denis. Elec­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res en
tiem­pos de pan­de­mia, 10 – 4‑2020 https://​www​.demo​cracy​now​.org/es

[13] Reich, Robert- Moral­men­te repul­si­vo cómo las cor­po­ra­cio­nes están
explo­tan­do esta cri­sis, 26 – 3‑2020 https://​rebe​lion​.org

[14]Gimé­nez Pau­la, Tra­buc­co Emi­lia. La uni­ver­sa­li­za­ción del encie­rro: del
ais­la­mien­to a la libe­ra­ción 26/​03/​2020 https://​rebe​lion​.org

[15]Friedman Tho­mas Es hora de pen­sar si hay una alter­na­ti­va mejor que
cerrar todo, 26 – 3‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[16] “Un Nobel de Eco­no­mía pro­po­ne testeos
masi­vos para fre­nar el coro­na­vi­rus” 29 – 3‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[17] Side­ra, Alba Bér­ga­mo, la masa­cre que la patro­nal no qui­so evitar,
10/​04/​2020. https://​con​tra​he​ge​mo​nia​web​.com​.ar,
Turi­gliat­to Fran­co Ita­lia: hacia la cri­sis social 02/​04/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​800

[18] Aymat, Javier. La his­te­ria inter­mi­na­ble, 27 – 3‑2020, https://​www​.info​bae​.com

[19]Agamben, Gior­gio. La inven­ción de una epi­de­mia, 27 – 2‑2020 https://​fic​cion​de​la​ra​zon​.org/​2​0​2​0​/​0​2​/27,
Agam­ben, Gior­gio. Refle­xio­nes
sobre la pes­te, 27 – 3‑2020
https://​lavo​ra​gi​ne​.net

[20] Poch de Feliu Rafael. El Impe­rio y el Capi­tal no cie­rran en domingo,
21 – 3‑2020, https://​rafael​poch​.com

[21] Corra­di­ni, Lui­sa. Coro­na­vi­rus: res­pe­tar las medi­das de con­fi­na­mien­to, 22 – 3‑2020
https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[22]Capdevila, Inés, El mun­do des­pués de la pan­de­mia: cua­tro pre­gun­tas que
lo defi­ni­rán, 22 – 3‑2020. https://​www​.lana​cion​.com​.ar/ Tanu­ro, Daniel. Ocho tesis sobre el Covid-19
10/​03/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​700

[23] Roberts. Michael. Con­fi­na­dos, 28 – 3‑2020 https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​os/

[24]Colectivo Chaung, Con­ta­gio social: gue­rra de cla­ses micro­bio­ló­gi­ca en
Chi­na Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 – 3‑2020 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/

[25] Lin, Kevin. Cómo Chi­na con­tu­vo la Covid-19 y el peli­gro­so mun­do que
nos espe­ra, 03/​04/​2020 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​812

[26] Du Xiao­jun, Vijay Prashad e Wei­yan Zhu. El papel de
Chi­na ante el “coro­na shock”, 3 – 4‑2020, https://​www​.bra​sil​de​fa​to​.com​.br/

[27]Sorman Guy «El gran per­de­dor con esta pan­de­mia va a ser
Chi­na», 6 – 4‑2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar

[28] Haass, Richard. The Pan­de­mic Will Acce­le­ra­te His­tory Rather Than
Resha­pe, 7 – 4‑2020,
https://​www​.foreig​naf​fairs​.com/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​u​n​i​t​e​d​-​s​t​a​t​e​s​/​2​020 – 04-07

[29] Deyoung Karen; Sly Liz;
Birn­baum, Michael. Con su ais­la­cio­nis­mo, EE.UU. podría
per­der el lide­raz­go glo­bal, 28 – 3‑2020, https://​www​.lana​cion​.com​.ar/

[30]Cockburn, Patrick. El “momen­to Cher­nobyl” de Trump Esta­dos Unidos
podría per­der para siem­pre su posi­ción de super­po­ten­cia mun­dial, 03/​04/​2020 https://​rebe​lion​.org

[31] Coro­na­vi­rus en Euro­pa, 8−4−202, https://​www​.cla​rin​.com/​m​u​ndo

.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.