EEUU. Escri­tor bri­tá­ni­co escri­be la mejor des­crip­ción de Trump

Liset Gar­cía, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 abril 2020.-

Se mul­ti­pli­ca en las redes un men­sa­je escri­to por el escri­tor inglés Nate Whi­te y repro­du­ci­do en el sitio https://​thehob​ble​dehoy​.com/​2​0​1​9​/​0​3​/​0​8​/​b​r​i​t​i​s​h​-​w​r​i​t​e​r​-​p​e​n​s​-​t​h​e​-​b​e​s​t​-​d​e​s​c​r​i​p​t​i​o​n​-​o​f​-​t​r​ump por Michael Ste­ven­son, actor bri­tá­ni­co, cono­ci­do por su par­ti­ci­pa­ción en series de tele­vi­sión y en varios fil­mes, en el que recrea la carac­te­ri­za­ción de Trump, que según él es la mejor des­crip­ción de ese pre­si­den­te que ha leído.

¿Por qué a algu­nos bri­tá­ni­cos no les gus­ta Donald Trump?, fue la pre­gun­ta que sir­vió de pie para moti­var al cita­do escri­tor, “elo­cuen­te e inge­nio­so”, para escri­bir una res­pues­ta que al mag­na­te de la Casa Blan­ca no le gus­ta­rá pre­ci­sa­men­te por­que lo retrata.

Whi­te expli­có que Trump care­ce de cier­tas cua­li­da­des que los bri­tá­ni­cos tra­di­cio­nal­men­te esti­man. “Por ejem­plo, no tie­ne cla­se, ni encan­to, ni frial­dad, ni cre­di­bi­li­dad, ni com­pa­sión, ni inge­nio, ni cali­dez, ni sabi­du­ría, ni suti­le­za, ni sen­si­bi­li­dad, ni auto­con­cien­cia, ni humil­dad, ni honor ni gracia”. 

Pro­si­gue su des­crip­ción con el cono­ci­do sen­ti­do del humor inglés. “Nos gus­ta reír. Y aun­que Trump pue­de ser risi­ble, nun­ca ha dicho nada iró­ni­co, inge­nio­so o inclu­so lige­ra­men­te diver­ti­do, ni una vez, nun­ca… ese hecho es par­ti­cu­lar­men­te per­tur­ba­dor para la sen­si­bi­li­dad británica”.

Agre­ga que con Trump, es un hecho. “Ni siquie­ra pare­ce enten­der lo que es una bro­ma. Su idea de una bro­ma es un comen­ta­rio gro­se­ro, un insul­to anal­fa­be­to, un acto casual de crueldad.

“Trump es un troll. Y como todos los trolls, nun­ca es diver­ti­do y nun­ca se ríe… Es todo super­fi­cial… Lo vemos como que no tie­ne un mun­do inte­rior, ni alma”.

Lue­go hace una reve­la­ción devas­ta­do­ra para Trump: “En Gran Bre­ta­ña tra­di­cio­nal­men­te esta­mos del lado de David, no de Goliat. Todos nues­tros héroes son valien­tes per­de­do­res: Robin Hood, Dick Whit­ting­ton, Oli­ver Twist. Trump no es ni valien­te, ni un des­va­li­do. Él es exac­ta­men­te lo con­tra­rio de eso. Ni siquie­ra es un niño rico mal­cria­do, o un gato gor­do codi­cio­so. Él es más un babo­so blan­co gordo”.

Lue­go, men­cio­na reglas de la decen­cia bási­ca, que Trump las rom­pe todas. “Gol­pea bajo, lo que un caba­lle­ro no debe, nun­ca podría hacer, y cada gol­pe que apun­ta está por deba­jo del cin­tu­rón. Le gus­ta par­ti­cu­lar­men­te patear a los vul­ne­ra­bles o los sin voz.”

Al des­cri­bir el ojo par­ti­cu­lar­men­te agu­do para detec­tar algu­nos defec­tos en las per­so­nas, que tie­nen los esta­dou­ni­den­ses, pun­to que con­fun­de y cons­ter­na a los bri­tá­ni­cos, y a muchas otras per­so­nas tam­bién, por­que los defec­tos de Trump pare­cen bas­tan­te difí­ci­les de pasar por alto, afir­ma el escri­tor británico.

“Se con­vier­te en una for­ma de arte; es un Picas­so de mez­quin­da­des; un Sha­kes­pea­re de mier­da”, y agre­ga: “Sus defec­tos tie­nen defec­tos… Dios sabe que siem­pre ha habi­do gen­te estú­pi­da en el mun­do, y mucha gen­te des­agra­da­ble tam­bién. Pero rara­men­te la estu­pi­dez ha sido tan des­agra­da­ble, o la mal­dad tan estú­pi­da. Él hace que Nixon parez­ca digno de con­fian­za y Geor­ge W parez­ca inteligente”.

Para fina­li­zar su des­crip­ción escri­be que “si Fran­kens­tein deci­die­ra hacer un mons­truo mon­ta­do ente­ra­men­te de defec­tos huma­nos, haría un Trump. Y si ser un idio­ta fue­ra un pro­gra­ma de tele­vi­sión, Trump sería una serie”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *