Cuba. EEUU man­ten­drá blo­queo y exclu­ye a la Isla de ayu­da humanitaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 abril 2020

Sor­do al recla­mo inter­na­cio­nal, el gobierno de Esta­dos Uni­dos man­ten­drá su polí­ti­ca de blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro, comer­cial y sani­ta­rio con­tra Cuba, pese a la pan­de­mia de la Covid-19, que afec­ta tam­bién a los cubanos.

Tam­po­co Washing­ton envia­rá ayu­da huma­ni­ta­ria de emer­gen­cia a la isla, a la cual exclu­yó de una lis­ta por la cual repar­ti­rá cer­ca de 508 millo­nes de dóla­res entre 106 naciones.

Así lo anun­cia­ron el Depar­ta­men­to de Esta­do y la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID,) que infor­ma­ron res­pec­to al paque­te des­ti­na­do a ayu­dar a con­tro­lar la pro­pa­ga­ción del nue­vo coronavirus.

Los fon­dos, para des­ti­nos sani­ta­rios y eco­nó­mi­cos, serán entre­ga­dos a orga­ni­za­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les y no guber­na­men­ta­les invo­lu­cra­das en accio­nes como cam­pa­ñas rápi­das de infor­ma­ción sobre salud públi­ca, agua y sanea­mien­to, y la pre­ven­ción y el con­trol de infec­cio­nes en cen­tros de aten­ción de la salud.

Nin­gu­na de esos orga­nis­mos son cuba­nos ni tam­po­co podrán inver­tir los recur­sos en pro­gra­mas para com­ba­tir la enfer­me­dad en la isla caribeña.

Tam­bién que­da cla­ro en otro docu­men­to emi­ti­do por el Depar­ta­men­to del Teso­ro, el encar­ga­do de man­te­ner el cerro­jo y apre­tar­lo más para asfi­xiar a Cuba y sus ciu­da­da­nos sin impor­tar la difí­cil coyun­tu­ra actual.

El pro­nun­cia­mien­to jus­ti­fi­ca la exclu­sión del peque­ño y vecino país bajo el argu­men­to de que el ‘embar­go’ per­mi­te ‘comer­cio, asis­ten­cia o acti­vi­dad legí­ti­ma rela­cio­na­da con la asis­ten­cia huma­ni­ta­ria con­for­me a las regla­men­ta­cio­nes de la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC).

Sin embar­go reco­no­ce que el blo­queo per­ma­ne­ce en vigor y la mayo­ría de las­tran­sac­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos, o per­so­nas suje­tas a la juris­dic­ción de Esta­dos Uni­dos, y Cuba siguen estan­do prohibidas.

Y lue­go aco­ta que la OFAC man­tie­ne varias auto­ri­za­cio­nes de licen­cia gene­ral dise­ña­das para per­mi­tir el soco­rro y la asis­ten­cia huma­ni­ta­ria al pue­blo cubano, indi­ca el documento.

No dice, sin embar­go, que la OFAC apli­ca con todo el rigor las dis­po­si­cio­nes del cer­co, por la cual Cuba no pue­de acce­der a equi­pos e insu­mos médi­cos, mucho menos a tec­no­lo­gías de la salud que pue­den sal­var vidas.

Hace unos días auto­ri­da­des de la mayor de las Anti­llas denun­cia­ron que la empre­sa Medi­cu­ba no podrá adqui­rir los res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les con­tra­ta­dos a los fabri­can­tes IMT Medi­cal AG y Acutronic.

La cau­sa se repi­te. Esas fir­mas fue­ron com­pra­das por una com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se la cual, por las prohi­bi­cio­nes del blo­queo, no podrá ven­der a La Haba­na esos equi­pos, vita­les para aten­der a enfer­mos del nue­vo coronavirus.

Esto se suma a las afec­ta­cio­nes del cer­co en el sec­tor sani­ta­rio cubano, que solo entre abril de 2018 y mar­zo de 2019 regis­tró, debi­do al blo­queo de la Casa Blan­ca, pér­di­das por más de 104 millo­nes de dólares.

El Depar­ta­men­to del Teso­ro acla­ró que el blo­queo a Cuba tie­ne como obje­ti­vo san­cio­nar al régi­men comu­nis­ta de Cuba, que duran­te déca­das ha opri­mi­do al pue­blo cubano y no ha podi­do satis­fa­cer sus nece­si­da­des más bási­cas.

Lo cier­to es que los dos mil 734 ciu­da­da­nos cuba­nos ingre­sa­dos hoy en hos­pi­ta­les, y los más de sie­te mil bajo obser­va­ción del sis­te­ma de Aten­ción Pri­ma­ria de Salud en sus vivien­das, no ten­drán acce­so a medi­ca­men­tos, ven­ti­la­do­res pul­mo­na­res y otros insu­mos de pro­ce­den­cia esta­dou­ni­den­se para su cura.

Tam­po­co el per­so­nal médi­co que tra­ba­ja en la pri­me­ra línea de enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia podrán reci­bir medios de pro­tec­ción Made in USA.

Eso a des­pe­cho de que, según el Regla­men­to de Con­trol de Acti­vos de Cuba de la OFAC, inclu­ye licen­cias gene­ra­les para tran­sac­cio­nes y reex­por­ta­ción de un ter­cer país de medi­ca­men­tos y dis­po­si­ti­vos sani­ta­rios e inclu­so inver­sio­nes en hos­pi­ta­les de la isla.

Pero todo ello, y más, depen­de de que lo aprue­be el Depar­ta­men­to de Esta­do y, en otros casos, el de Comer­cio, léa­se el gobierno del pre­si­den­te Donald Trump, para quien la pan­de­mia pare­ce una opor­tu­ni­dad de ren­dir a Cuba, esta vez por los estra­gos de la Covid-19.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *