Covid-19. Enzo Tra­ver­so: «El esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria corre el ries­go de ejer­cer un con­trol total sobre nues­tras vidas»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 18 abril 2020.-

¿Cual es la situa­ción en Nue­va York don­de habitas?

El gober­na­dor del Esta­do de Nue­va York ha reac­cio­na­do de for­ma bas­tan­te fuer­te y aho­ra mis­mo esta­mos con­fi­na­dos en casa. Otros Esta­dos toma­ron la mis­ma deci­sión pero hay una gran hete­ro­ge­nei­dad de pun­tos de vis­ta. Un Esta­do fede­ral pue­de ser un ins­tru­men­to extra­or­di­na­rio pero tam­bién se pue­de con­ver­tir en una fuen­te de pará­li­sis. Trump se con­tra­di­ce todos los días y los res­pon­sa­ble de la sani­dad públi­ca le con­tra­di­cen pun­to por pun­to. Comen­zó por defi­nir al coro­na­vi­rus como virus chino, con una gran con­no­ta­ción xenó­fo­ba. Des­pués dijo que Esta­dos Uni­dos dis­po­ne del mejor sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio del mun­do y que todo iría bien. Aho­ra dice que las dos pró­xi­mas sema­nas serán muy dolo­ro­sas. Aho­ra bien, si hay un país frá­gil fren­te a la pan­de­mia, ese es Esta­dos Uni­dos debi­do a la ausen­cia de una estruc­tu­ra sani­ta­ria públi­ca. Es un país muy vul­ne­ra­ble don­de exis­te el ries­go real de una pro­pa­ga­ción rápi­da y fuer­te del virus. Dece­nas de millo­nes de per­so­nas care­cen de segu­ri­dad social o dis­po­nen de una segu­ri­dad social débil e inefi­caz. Nue­va York, una de las ciu­da­des más ricas del mun­do, con los cen­tros de inves­ti­ga­ción más avan­za­dos en cien­cia médi­ca, care­ce deses­pe­ra­da­men­te de más­ca­ras y de ven­ti­la­do­res, con hos­pi­ta­les mili­ta­res impro­vi­sa­dos en Cen­tral Park.

Tie­nes víncu­los con Ita­lia. ¿Como valo­ras lo que está ocu­rrien­do en la Península?

Estoy muy preo­cu­pa­do, por­que una par­te de mi fami­lia vive en el nor­te de Ita­lia, en un perí­me­tro en el que la pro­pa­ga­ción es muy fuer­te. Tam­bién ten­go muchos ami­gos en Milán. Espe­ro que el res­to de Euro­pa extrae­rá las lec­cio­nes per­ti­nen­tes de lo que ha pasa­do en Ita­lia. Evi­den­te­men­te, el país paga un pre­cio ele­va­do, como Fran­cia, por dece­nios de recor­tes en el gas­to sani­ta­rio y con un núme­ro de camas dis­po­ni­ble muy por deba­jo del que había hace vein­te años. Pero glo­bal­men­te, el país ha res­pon­di­do bien, con un impul­so soli­da­rio impre­sio­nan­te. Y en medio de la catás­tro­fe, una bue­na noti­cia: des­de hace tres sema­nas, Sal­vi­ni ha des­pa­re­ci­do de las pan­ta­llas! (risas).

¿Así pues el dis­cur­so xenó­fo­bo no saca pro­ve­cho de esta crisis?

El dis­cur­so xenó­fo­bo que comen­zó a des­pun­tar al ini­cio de la cri­sis –tan­to en Ita­lia como en Esta­dos Uni­dos- y que pre­ten­día que el virus lo intro­du­cía la gen­te migran­te, ha sido barri­do. La opi­nión públi­ca com­pren­dió rápi­do que esta­mos fren­te a una pan­de­mia glo­bal y que la res­pues­ta tie­ne que ser glo­bal. Tam­bién vemos a tra­vés de los media que los médi­cos chi­nos y cuba­nos son reci­bos como héroes. El dis­cur­so xenó­fo­bo ha sido blo­quea­do por el momen­to, aún cuan­do la ten­ta­ción de ins­tru­men­ta­li­zar polí­ti­ca­men­te esta epi­de­mia es fue­re. Pero, sin embar­go, no estoy con­ven­ci­do que a la lar­ga eso se mantenga.

¿Polí­ti­ca­men­te, cuá­les pue­den ser los efec­tos de esta cri­sis? Pen­san­do el post-coro­na­vi­rus.

Mi impre­sión es que esta pan­de­mia glo­bal no ha reve­la­do nada nue­vo. Sólo ha lle­va­do a su paro­xis­mo una serie de ten­den­cias que esta­ban ante noso­tros y que ya habían sido des­cri­tas a lo lar­go de estos últi­mos años. Por ejem­plo, el hecho de que las fron­te­ras entre lo bio­ló­gi­co y lo polí­ti­co cada vez están más difu­sas. Es el triun­fo del bio­po­der teo­ri­za­do por Fou­cault: es decir, un Esta­do que asu­me la ges­tión de nues­tras vidas en el sen­ti­do bio­ló­gi­co, físi­co del tér­mino. Un Esta­do pas­to­ral en este momen­to de emer­gen­cia sani­ta­ria en el que todos sen­ti­mos su nece­si­dad, pero que des­pués corre el ries­go de ejer­cer un con­trol total sobre nues­tras vidas. Igual­men­te, todos los tra­ba­jos sobre la eco­lo­gía polí­ti­ca nos expli­can des­de hace años que los eco­sis­te­mas en cuyo seno se han suce­di­do nues­tras civi­li­za­cio­nes no están ya en con­di­cio­nes de auto­rre­gu­lar­se y que se va hacia una mul­ti­pli­ca­ción de cri­sis y pan­de­mias. Por últi­mo, el virus no hace sino ampli­fi­car las des­igual­da­des pro­pias de la eco­no­mía neo­li­be­ral. No nos enfren­ta­mos al virus en con­di­cio­nes de igual­dad: hay un seg­men­to de la socie­dad que es mucho más vul­ne­ra­ble, tan­to debi­do al débil sis­te­ma públi­co de salud como, sobre todo, a cau­sa del paro masi­vo y de la pre­ca­rie­dad que la cri­sis están en vías de engen­drar. Todo ello gene­ra inquie­tud, aún cuan­do en para­le­lo se mani­fies­te la nece­si­dad de comu­nes, de la soli­da­ri­dad, de vivir en socie­dad, de comu­ni­car con los demás. Sin duda, esta con­tra­ten­den­cia es una fuen­te de esperanza.

En la cri­sis actual y ante los tes­ti­mo­nios del per­so­nal sani­ta­rio que denun­cia el des­man­te­la­mien­to del hos­pi­tal públi­co des­de hace años, pare­ce que emer­ge una opo­si­ción a las refor­mas neo­li­be­ra­les. ¿Pue­de apro­ve­char­se eso para gene­rar un cam­bio político?

Espe­ro que tras esta cri­sis glo­bal todo el mun­do habrá com­pren­di­do que un hos­pi­tal no pue­de fun­cio­nar como una empre­sa ren­ta­ble y que para la huma­ni­dad es vital dis­po­ner de un sis­te­ma de salud públi­co. Esta cons­cien­cia difu­sa será una palan­ca, un pun­to de apo­yo para orga­ni­zar la acti­vi­dad polí­ti­ca inme­dia­ta bajo for­mas que aún están por ser inven­ta­das, por­que no se pue­de salir a la calle. Aho­ra bien, hace vein­te años, tras el 11 de sep­tiem­bre de 2011, la reac­ción de Nue­va York fue simi­lar. Murie­ron nume­ro­sos bom­be­ros tra­tan­do de sal­var la vida de la gen­te; una cate­go­ría de tra­ba­ja­do­res pobres, de entre los peor paga­dos del país. Esta reac­ción espon­tá­nea duró menos de dos sema­nas; más tar­de, una ola cho­vi­nis­ta des­em­bo­có en la gue­rra [con­tra Irak] y se abrió un nue­vo ciclo de xeno­fo­bia y de racis­mo. Por ello, creo que no debe­mos dejar­nos arras­trar ni por el pesi­mis­mo cós­mi­co ni por un opti­mis­mo ingenuo.

Por otra par­te, y por lo que leo en la pren­sa fran­ce­sa, las medi­das de urgen­cia adop­ta­das por Macron van en el sen­ti­do de acre­cen­tar las des­igual­da­des. Para él, el esta­do de emer­gen­cia no está para que quie­nes tie­nen dine­ro paguen impues­tos excep­cio­na­les para hacer fren­te a la cri­sis, sino para supri­mir las vaca­cio­nes paga­das en nom­bre de la unión sagra­da y del esfuer­zo nacio­nal… Has­ta el pre­sen­te, la dimen­sión social del plan de emer­gen­cia decre­ta­do por Trump es bas­tan­te más con­sis­ten­te que el adop­ta­do por Macron.

¿Qué opi­na de la ges­tión de la cri­sis por el poder polí­ti­co en Francia?

Creo que la reac­ción fran­ce­sa se encuen­tra tra­ba­da por el sis­te­ma polí­ti­co cen­tra­lis­ta y auto­ri­ta­rio de la V Repú­bli­ca. Tene­mos nece­si­dad de un New Deal, pero las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas fran­ce­sas son las menos permea­bles a los cam­bios socia­les y Emma­nuel Macron es gené­ti­ca­men­te neo­li­be­ral. De él no se pue­de espe­rar una infle­xión hacia una eco­no­mía soli­da­ria, ni un plan de nacio­na­li­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos antes pri­va­ti­za­dos, ni un impul­so del sis­te­ma públi­co de salud, etc. Por tan­to, duran­te los dos pró­xi­mos año la situa­ción va a per­ma­ne­cer tal como está, aun­que resul­te muy impo­pu­lar. Sería nece­sa­ria una rebe­lión social, pero está por rein­ven­tar la for­ma en como se dé. Exis­ten códi­gos socia­les y una antro­po­lo­gía polí­ti­ca que hacen que una acción colec­ti­va impli­ca un con­tac­to físi­co entre la gen­te, un espa­cio públi­co no total­men­te cosi­fi­ca­do. Las redes socia­les y los media, inclu­so lo que rea­li­za un buen tra­ba­jo infor­ma­ti­vo y de refle­xión en este momen­to, fue­ron con­ce­bi­dos como un ins­tru­men­to para la demo­cra­cia, no como sus­ti­tu­tos de la socie­dad civil. ¿Cómo orga­ni­zar una rebe­lión de este tipo sin tener la posi­bi­li­dad de encon­trar­se? Todo debe de hacer­se a dis­tan­cia y eso impli­ca trans­for­ma­cio­nes que no son sim­ples a poner en pie. Pue­de ser que este­mos en vías de cru­zar el umbral y que sur­gi­rá una nue­va for­ma de prac­ti­car la polí­ti­ca y la vida pública.

¿En esta “socie­dad sin con­tac­to” que está en vías de desa­rro­llar­se, será más difí­cil desa­rro­llar la acción colectiva?

Sí; si nos dis­tan­cia­mos un poco de la con­tin­gen­cia actual para pen­sar esa cri­sis des­de una pers­pec­ti­va más amplia, tra­tan­do de detec­tar las ten­den­cias his­tó­ri­cas, esta pan­de­mia corre el ries­go de lle­gar a los lími­tes extre­mos del libe­ra­lis­mo: la socie­dad mode­la­da y trans­for­ma­da por la pan­de­mia hace de noso­tros móna­das ais­la­dos. El mode­lo de socie­dad que emer­ge de la mis­ma no se basa en una vida en común, sino en la inter­ac­ción entre indi­vi­duos ais­la­dos con la idea de que el bien común no será sino el resul­ta­do final de esas inter­ac­cio­nes; es decir, la cul­mi­na­ción final de los egoís­mos indi­vi­dua­les. Es la idea de liber­tad que defien­de alguien como Hayek. En la post-cri­sis, se pue­de anti­ci­par que se desa­rro­lla­rá la ense­ñan­za a dis­tan­cia, al igual que el tra­ba­jo a dis­tan­cia y esto ten­drá con­si­de­ra­bles impli­ca­cio­nes, tan­to sobre nues­tra socia­bi­li­dad como sobre nues­tra per­cep­ción del tiem­po. La arti­cu­la­ción del bio­po­der y el libe­ra­lis­mo auto­ri­ta­rio abre un esce­na­rio aterrador.

¿En este nue­vo mar­co que se va con­fi­gu­ran­do, temes el con­trol de los gigan­tes digi­ta­les sobre nues­tros comportamientos?

En reali­dad, no se tra­ta de nin­gún des­cu­bri­mien­to. Esto me trae a la memo­ria el libro de Raz­mig Keu­che­yan La natu­ra­le­za es un cam­po de bata­lla. En él mos­tra­ba cómo el poder mili­tar, indus­trial y finan­cie­ro refle­xio­nan a lar­go pla­zo y pla­ni­fi­can estra­te­gias para hacer fren­te a una catás­tro­fe eco­ló­gi­ca. ¡El capi­ta­lis­mo sobre­vi­vi­rá a no impor­ta que cri­sis y no mori­rá de muer­te natu­ral! No creo en las tesis sobre su hun­di­mien­to a cau­sa de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Se pue­de adap­tar, está a la vis­ta, aún cuan­do ello com­por­te rea­li­zar ajustes.

¿Eso for­ma par­te de lo que deno­mi­nas el “triun­fo de la biopolítica”?

Sí. Lo que entien­do por ello es que la fun­ción bio­po­lí­ti­ca del Esta­do va a desa­rro­llar­se. Tras supe­rar esta cri­sis, de cara al futu­ro, se tra­ta­rá de poner en pie medi­das orien­ta­das a pre­ve­nir nue­vas cri­sis. De ese modo, se corre el ries­go de que medi­das adop­tas como excep­cio­na­les se hagan per­ma­nen­tes. El Esta­do, que a par­tir de una jus­ti­fi­ca­da preo­cu­pa­ción por la salud públi­ca, se ha con­ver­ti­do en un esta­do que regu­la nues­tras vidas, es lo que se pue­de lla­mar la con­fir­ma­ción del para­dig­ma bio­po­lí­ti­co. El poder se con­vier­te en un bio­po­der, y si la polí­ti­ca se trans­for­ma en una polí­ti­ca inmu­ni­ta­ria, con­ce­bi­da para que cada per­so­na se pro­te­ja de las demás, enton­ces, sería mucho más difí­cil pro­du­cir lo común, nues­tras vidas se verán afec­ta­das de arri­ba abajo.

Hay quie­nes vuel­ven a poner de moda el eslo­gan de Rosa Luxem­burg: “Socia­lis­mo o bar­ba­rie”. ¿Tie­nes la espe­ran­za de que se pue­den extraer expe­rien­cias posi­ti­vas de la pan­de­mia actual?

Des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, creo que ese diag­nós­ti­co tie­ne toda la actua­li­dad del mun­do. Pero ese eslo­gan es de 1914 y no pode­mos con­ten­tar­nos con repe­tir­lo inde­fi­ni­da­men­te. Tras Rosa Luxem­burg, hemos acu­mu­la­do la expe­rien­cia de un siglo en el que el pro­pio socia­lis­mo ¡se trans­for­mó en una de las caras de la bar­ba­rie! Sin embar­go, des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, es la alter­na­ti­va que tene­mos fren­te a noso­tros. ¿En qué se tra­du­ci­rá polí­ti­ca­men­te? Es difí­cil de pre­ver. En cuan­to a la sali­da de la pan­de­mia, pien­so que a nivel glo­bal exis­ten todas las pre­mi­sas para lo mejor como para lo peor. Podrá dar­se una infle­xión a izquier­da capaz de poner radi­cal­men­te en cues­tión el mode­lo de socie­dad que se ha impues­to a lo lar­go de los últi­mos cua­ren­ta años; pero tam­bién podría dar­se, como decía antes, una nue­va ola xenó­fo­ba y auto­ri­ta­ria: un esta­do de excep­ción per­ma­nen­te que se arti­cu­le con las cre­cien­tes des­igual­da­des socia­les en la que la deses­pe­ra­ción empu­je a bus­car cabe­zas de turco.

En tan­to que obser­va­dor de la vida polí­ti­ca ame­ri­ca­na, ¿encar­na Ber­nie San­ders una espe­ran­za para la izquierda?

Sin duda, pero des­gra­cia­da­men­te el coro­na­vi­rus coin­di­ce exac­ta­men­te con el debi­li­ta­mien­to de la espe­ran­za que nació en torno suyo. Con­ti­núa sien­do muy popu­lar y ha sido capaz de crear un movi­mien­to tras su can­di­da­tu­ra y ese movi­mien­to con­ti­nua­rá. Pero ha fra­ca­sa­do fren­te a una medio­cri­dad abso­lu­ta como Joe Biden, ante el que inclu­so Hilary Clin­ton emer­ge como una gigan­te polí­ti­ca. Ha fra­ca­so por dife­ren­tes razo­nes sobre las que está abier­to el deba­te; en par­ti­cu­lar, su inca­pa­ci­dad para atraer el voto afro­ame­ri­cano a pesar del movi­mien­to Black lives mat­ter o del hecho que le hayan apo­ya­do impor­tan­tes per­so­na­li­da­des afro­ame­ri­ca­nas. ¡Ha movi­li­za­do a una juven­tud que no vota! (risas). Aho­ra, el deba­te está en saber si se pue­den cam­biar las cosas a tra­vés de la vía elec­to­ral y las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta. Lo que es ver­dad es que en Esta­dos Uni­dos ha naci­do una nue­va izquier­da que pue­de cono­cer reve­ses, pero que va más allá de la cam­pa­ña de Ber­nie San­ders. ¡Me ima­gino el impac­to que podrá tener den­tro de cua­tro años la can­di­da­tu­ra de Ale­xan­dra Oca­sio-Cor­tés! Des­de hace diez años se vive una efer­ves­cen­cia extra­or­di­na­ria en Esta­dos Uni­dos. Pero esta izquier­da no pue­de tener éxi­to si no se arti­cu­la con los movi­mien­tos socia­les, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les más allá de las instituciones.

¿Cómo ima­gi­nas el mun­do de des­pués? ¿Qué esperas?

Todo el mun­do ha com­pren­di­do que los pro­ble­mas que tene­mos enfren­te no tie­nen solu­cio­nes nacio­na­les. Es pre­ci­so ir hacia una acción glo­bal. Por des­gra­cia, la Unión Euro­pea ha demos­tra­do una vez más que no sir­ve para nada: ni siquie­ra ha sido capaz de pro­du­cir y dis­tri­buir más­ca­ras a los paí­ses que care­cían de ellas. Ita­lia y Espa­ña las com­pran en Chi­na; Macron anun­cia que Fran­cia será auto­su­fi­cien­te hacia fina­les de año. Por otra par­te, los minis­tros de finan­zas ale­mán, holan­dés y aus­tria­co exclu­yen cual­quier rega­lo fis­cal a los paí­ses medi­te­rrá­neos; nos enca­mi­na­mos hacia una nue­va cri­sis grie­ga a una esca­la mucha mayor. El New Deal fue fru­to de un shock com­pa­ra­ble al que vivi­mos actual­men­te, pero por el momen­to, todo indi­ca que nues­tros gober­nan­tes cami­nan en una direc­ción total­men­te contraria.

Entre­vis­ta a Les Inrocks remi­ti­da por Enzo Tra­ver­so https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​817

*Fuen­te: Lobo Suelto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *