Chi­le. «La rebe­lión popu­lar debe apro­ve­char estos meses para avan­zar hacia una base más sóli­da de uni­dad política»

Por Pablo Parry, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Revis­ta De Fren­te, 17 abril, 2020 

Entre­vis­ta al his­to­ria­dor Ser­gio Grez

En una intere­san­te con­ver­sa­ción con Revis­ta De Fren­te, el his­to­ria­dor Ser­gio Grez refle­xio­na sobre la «rebe­lión popu­lar» chi­le­na y su ade­cua­ción a las con­di­cio­nes de pandemia.


P: ¿Cómo carac­te­ri­zar lo ocu­rri­do en Chi­le des­de el 18 de octu­bre del año pasa­do: “rebe­lión popu­lar”, “esta­lli­do social” «revo­lu­ción”?

R: El tér­mino “esta­lli­do social” es impre­ci­so, pues no da cuen­ta de la mag­ni­tud, carac­te­rís­ti­cas y con­te­ni­dos de lo que vie­ne ocu­rrien­do en Chi­le des­de el 18 de octu­bre de 2019. A lo sumo pue­de uti­li­zar­se para refe­rir­se al momen­to ini­cial de este movi­mien­to por­que “esta­lli­do” nos remi­te a la idea de una explo­sión inor­gá­ni­ca de males­tar social, un des­fo­gue mera­men­te pasio­nal, un “reven­tón” más como tan­tos en la his­to­ria, un movi­mien­to efí­me­ro cuyo sen­ti­do polí­ti­co ‑si lo tie­ne- es muy difí­cil o impo­si­ble de leer. No es eso lo que esta­mos viviendo.

Si bien su ori­gen fue abso­lu­ta­men­te espon­tá­neo (nadie lo pla­ni­fi­có, orga­ni­zó ni con­vo­có), a los pocos días esta­ba cla­ro que el con­jun­to de rei­vin­di­ca­cio­nes levan­ta­das por los millo­nes de per­so­nas, que de mane­ras muy dis­tin­tas se expre­sa­ban en todo el país, tenía como hori­zon­te común el recha­zo al neo­li­be­ra­lis­mo, al Esta­do sub­si­dia­rio, a la des­igual­dad y a los abu­sos de gran­des empre­sa­rios y polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, exi­gien­do como con­tra­pun­to dere­chos socia­les uni­ver­sa­les garan­ti­za­dos por el Esta­do. Igual­men­te, el movi­mien­to en cur­so expre­só rápi­da­men­te su exi­gen­cia de cam­bio de Cons­ti­tu­ción median­te una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te libre y sobe­ra­na. Estos ras­gos de evi­den­te poli­ti­ci­dad per­mi­ten carac­te­ri­zar a este per­sis­ten­te movi­mien­to (cuan­do se ini­ció el replie­gue obli­ga­do por la pan­de­mia del COVID-19 cum­plió cin­co meses) como una rebe­lión popu­lar, no como un mero “esta­lli­do”, menos aún como sim­ples “dis­tur­bios”. Por otro lado, la noción de revo­lu­ción polí­ti­ca no apli­ca, o no apli­ca aún, pues no se ha pro­du­ci­do nin­gún cam­bio fun­da­men­tal en la estruc­tu­ra de poder, ni siquie­ra refor­mas profundas.

Tam­po­co pode­mos uti­li­zar con cer­te­za el con­cep­to de revo­lu­ción social por­que este supo­ne una trans­for­ma­ción pro­fun­da en las rela­cio­nes socia­les que pue­den impli­car tam­bién la toma del poder polí­ti­co, lo que sue­le ocu­rrir al cabo de perío­dos muy pro­lon­ga­dos. Como el des­en­la­ce de la gran prue­ba de fuer­zas que se está desa­rro­llan­do en este país es aún incier­to, no solo me pare­ce inú­til sino tam­bién teme­ra­rio usar con­cep­tos de mane­ra poco rigu­ro­sa que, más que dar cuen­ta acer­ta­da de la reali­dad, no son sino expre­sión de los deseos de quie­nes los acu­ñan y hacen cir­cu­lar. Los cien­tis­tas socia­les, his­to­ria­do­res y ana­lis­tas polí­ti­cos siem­pre esta­mos obli­ga­dos a “correr detrás de los acon­te­ci­mien­tos”, ello es inevi­ta­ble. Por eso más vale ser pru­den­te y no arries­gar jui­cios que no se apo­yen en sóli­das bases empí­ri­cas y teó­ri­cas ya que la reali­dad ter­mi­na por des­men­tir, inclu­so ridi­cu­li­zar cier­tas con­cep­tua­li­za­cio­nes poco sus­ten­ta­bles. Aún me divier­te recor­dar que duran­te el agi­ta­do 2011 nume­ro­sas per­so­nas, inclu­so aca­dé­mi­cos de fus­te, sos­te­nían, muy cir­cuns­pec­tos, que la situa­ción era “revo­lu­cio­na­ria” o, al menos, “pre­rre­vo­lu­cio­na­ria”.

P:¿Qué valo­ra­ción tie­ne del pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal impul­sa­do por Miche­lle Bachelet?

R: El “pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te” de Bache­let no fue sino una refi­na­da manio­bra polí­ti­ca des­ti­na­da a impe­dir que se expre­sa­ra la sobe­ra­nía popu­lar a tra­vés de la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, entre­gan­do la con­duc­ción del pro­ce­so a las mis­mas fuer­zas socia­les y polí­ti­cas que duran­te un cuar­to de siglo venían admi­nis­tran­do el sis­te­ma neo­li­be­ral. Des­de el pri­mer momen­to, seña­la­mos la invia­bi­li­dad de dicho “pro­ce­so” debi­do a la subor­di­na­ción del iti­ne­ra­rio pro­pues­to por Bache­let a los quo­rum supra­ma­yo­ri­ta­rios inal­can­za­bles esta­ble­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción del dic­ta­dor para su pro­pia refor­ma[1][1]. Recor­de­mos algu­nos de los ejes pro­pues­tos por la ex man­da­ta­ria. El Con­gre­so Nacio­nal en fun­cio­nes en aque­lla épo­ca, ele­gi­do en base al sis­te­ma elec­to­ral bino­mi­nal, debía habi­li­tar al pró­xi­mo Par­la­men­to (el que asu­mi­ría en mar­zo de 2018) para que este deci­die­ra, por un quo­rum de 35 entre cua­tro alter­na­ti­vas, el meca­nis­mo de dis­cu­sión del pro­yec­to que envia­ría su gobierno y las for­mas de apro­ba­ción. Las alter­na­ti­vas fija­das por Bache­let, en octu­bre de 2015, eran: una Comi­sión Bica­me­ral de sena­do­res y dipu­tados, una Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te mix­ta de par­la­men­ta­rios y ciu­da­da­nos, la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te o, en defec­to de las ante­rio­res, que el Con­gre­so con­vo­ca­ra a un ple­bis­ci­to, para que la ciu­da­da­nía decidiera.

A pocas horas de hecho el anun­cio por la enton­ces pre­si­den­ta, sos­tu­vi­mos que las cua­tro alter­na­ti­vas pro­pues­tas no eran tales ya que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te había sido, en reali­dad, des­car­ta­da. Su inclu­sión pura­men­te figu­ra­ti­va, ade­más de ayu­dar a admi­nis­trar las ten­sio­nes en el seno de la Nue­va Mayo­ría (con las cua­tro alter­na­ti­vas todos sus inte­gran­tes que­da­ban más o menos con­for­mes), no era sino un ele­men­to mera­men­te orna­men­tal des­ti­na­do a sedu­cir a inge­nuos y per­mi­tir que el ala “izquier­da” de la coa­li­ción gober­nan­te pudie­ra seguir man­te­nien­do cier­ta legi­ti­mi­dad ante sus segui­do­res. Bache­let pro­me­tió entre­gar al Con­gre­so Nacio­nal, a ini­cios del segun­do semes­tre del 2017, el pro­yec­to de nue­va Cons­ti­tu­ción para que, una vez san­cio­na­do por este poder, fue­se some­ti­do a un ple­bis­ci­to vin­cu­lan­te para su rati­fi­ca­ción por la ciu­da­da­nía. Nada de esto se cum­plió, solo se rea­li­za­ron “cabil­dos ciu­da­da­nos” for­ma­tea­dos por la Mone­da y abso­lu­ta­men­te impo­ten­tes (por no ser vin­cu­lan­tes) y se envió al Par­la­men­to, ¡menos de una sema­na antes de que la pre­si­den­ta deja­ra su car­go!, en mar­zo de 2018, un ante­pro­yec­to de nue­va Cons­ti­tu­ción ela­bo­ra­do por sus ase­so­res. En todo momen­to, des­de el Foro por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, cues­tio­na­mos públi­ca­men­te este iti­ne­ra­rio, seña­lan­do que no corres­pon­día que el cen­tro del pro­ce­so radi­ca­ra en el Par­la­men­to, pues el poder cons­ti­tu­yen­te no resi­de en este poder cons­ti­tui­do, sino en la ciu­da­da­nía. Igual­men­te sub­ra­ya­mos el carác­ter pura­men­te deco­ra­ti­vo que tenían los “cabil­dos” pro­mo­vi­dos por el gobierno, así como la auto­im­po­si­ción por par­te de Bache­let de quo­rum supra­ma­yo­ri­ta­rios impo­si­bles de lograr. Esto últi­mo, diji­mos, se expli­ca­ba por su volun­tad de entre­gar­le a la dere­cha clá­si­ca una por­ción impor­tan­te del poder de deci­sión para que no se pro­du­je­ran cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les de fon­do, a fin de seguir pre­ser­van­do el mode­lo de eco­no­mía y socie­dad coad­mi­nis­tra­do des­de 1990 por ambos ban­dos del duo­po­lio. Así, los defen­so­res del sta­tus quo pre­sen­tes en el cam­po “pro­gre­sis­ta” ten­drían como pre­tex­to para no hacer los cam­bios tan espe­ra­dos por la pobla­ción, el mani­do argu­men­to de «no con­tar con las mayo­rías par­la­men­ta­rias nece­sa­rias». Lo que tam­bién les ser­vi­ría para lla­mar una vez más a los elec­to­res a votar por sus can­di­da­tos a fin de obte­ner una mayo­ría par­la­men­ta­ria pro­cli­ve a las refor­mas, enar­bo­lan­do inclu­so la alter­na­ti­va de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te como argu­men­to mera­men­te elec­to­ra­lis­ta para sumar votos. El des­en­la­ce de aque­lla his­to­ria pro­bó la jus­te­za de este análisis.

P: ¿Cómo inter­pre­ta el reem­pla­zo del tér­mino Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te por el de Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te rea­li­za­do por el “Acuer­do por la Paz Social y la nue­va Cons­ti­tu­ción” del 15 de noviem­bre y por la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal de diciem­bre de 2019 que dise­ñó el iti­ne­ra­rio cons­ti­tu­yen­te oficial?

R: El tér­mino Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te no fue inclui­do en el “Acuer­do por la Paz Social y nue­va Cons­ti­tu­ción”, ni en la con­si­guien­te refor­ma cons­ti­tu­cio­nal publi­ca­da el 24 de diciem­bre de 2019 por­que, efec­ti­va­men­te, los par­la­men­ta­rios, ase­so­res cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y diri­gen­tes polí­ti­cos que pro­hi­ja­ron el iti­ne­ra­rio cons­ti­tu­cio­nal ofi­cial no tenían ni tie­nen en sus pla­nes la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te libre y sobe­ra­na. El mis­mo nom­bre del “Acuer­do” del 15 de noviem­bre ‑anun­cia­do lite­ral­men­te “entre gallos y media­no­che”- indi­ca con meri­dia­na cla­ri­dad que el pri­mer y prin­ci­pal obje­ti­vo de esta Enten­te cor­dia­le fue la “paz social”, esto es, la pre­ser­va­ción del mode­lo de eco­no­mía y socie­dad exis­ten­te (con más o menos refor­mas, según la lec­tu­ra de unos u otros).

Fue una manio­bra deses­pe­ra­da de la cas­ta polí­ti­ca des­ti­na­da a des­mo­vi­li­zar a los millo­nes de per­so­nas que des­de el 18 de octu­bre per­sis­tían ‑a pesar de la dura repre­sión- en expre­sar en las calles su pro­tes­ta y rei­vin­di­ca­cio­nes. La pro­me­sa de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te fue el ele­men­to cla­ve para inten­tar lograr este obje­ti­vo. Pero no se tra­ta­ría de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te en el que se faci­li­ta­ría el libre des­plie­gue del poder cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­rio sino de un pro­ce­so defi­ni­do, for­ma­tea­do y aco­ta­do por el Par­la­men­to median­te la impo­si­ción de un quo­rum de 23 para la apro­ba­ción de mocio­nes en el futu­ro órgano encar­ga­do de redac­tar el pro­yec­to de nue­va Cons­ti­tu­ción y el esta­ble­ci­mien­to de temas tabú que no podrán ser abor­da­dos por dicho órgano (como los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les fir­ma­dos por Chile).

De este modo, has­ta la alter­na­ti­va más “pro­gre­sis­ta” que está pre­vis­ta para el ple­bis­ci­to del 25 de octu­bre ‑la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal- dis­ta­rá mucho de ser una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te libre y sobe­ra­na. A menos que una mayo­ría efec­ti­va­men­te pro­gre­sis­ta de quie­nes resul­ten elec­tos en esa opor­tu­ni­dad ten­ga la cla­ri­vi­den­cia y el cora­je polí­ti­co para hacer­lo en el momen­to de su conformación.

P: ¿Es posi­ble un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal sin el acuer­do de las eli­tes polí­ti­cas y empre­sa­ria­les? ¿Qué indi­ca la expe­rien­cia his­tó­ri­ca nacio­nal? En par­ti­cu­lar, nos gus­ta­ría que se refi­rie­ra a la fra­ca­sa­da ten­ta­ti­va por impul­sar una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te duran­te el pri­mer gobierno de Artu­ro Ales­san­dri Palma.

R: El com­por­ta­mien­to de las eli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas chi­le­nas ha sido, bási­ca­men­te, el mis­mo en este plano a lo lar­go de más de dos siglos de his­to­ria repu­bli­ca­na. Nun­ca han per­mi­ti­do que la sobe­ra­nía sea ejer­ci­da por su titu­lar nomi­nal, la ciu­da­da­nía. Siem­pre se han arro­ga­do la sobe­ra­nía median­te dis­tin­tas estra­ta­ge­mas: voto cen­si­ta­rio, inter­ven­ción elec­to­ral, cohe­cho, pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes ama­ña­dos, pre­sión más o menos direc­ta de la fuer­za mili­tar, etc. En 1925 no fue­ron solo las eli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas (los “vie­jos del Sena­do” como los apos­tro­fa­ba el pre­si­den­te de la repú­bli­ca), fue el pro­pio Ales­san­dri Pal­ma quien, olvi­dan­do su pro­me­sa de con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, por sí y ante sí, nom­bró “a dedo” dos comi­sio­nes, de las cua­les solo fun­cio­nó una, pre­si­di­da por él mis­mo, la que se trans­for­mó de hecho en una seu­do­cons­ti­tu­yen­te cuo­tea­da según el cri­te­rio del Jefe de Esta­do y sus asesores.

Como si fue­ra poco, el pre­si­den­te lle­vó al Ins­pec­tor gene­ral del Ejér­ci­to (Coman­dan­te en Jefe de la épo­ca) para que pre­sio­na­ra a los miem­bros de la comi­sión a alla­nar­se a dar cur­so al iti­ne­ra­rio y a los con­te­ni­dos del pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción pro­hi­ja­do por Ales­san­dri Pal­ma. De este modo, la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de 1925 fue apro­ba­da en un ple­bis­ci­to con­vo­ca­do con tan solo un mes de anti­ci­pa­ción, bajo la pre­sión del Ejér­ci­to y con la par­ti­ci­pa­ción de ape­nas el 42,18% del redu­ci­do cuer­po elec­to­ral de la épo­ca (solo vota­ban los hom­bres alfa­be­tos mayo­res de 21 años). Aun­que esa ha sido la tóni­ca domi­nan­te en los pro­ce­sos cons­ti­tu­cio­na­les a lo lar­go de toda nues­tra his­to­ria, es evi­den­te que des­de el 18 de octu­bre de 2019 se ha gene­ra­do una situa­ción iné­di­ta en la que por pri­me­ra vez exis­te una posi­bi­li­dad real de que la mayo­ría ciu­da­da­na logre impo­ner un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te demo­crá­ti­co, gene­ran­do las con­di­cio­nes para que ello sea posi­ble median­te movi­li­za­cio­nes con­ti­nuas y una ade­cua­da estra­te­gia política.

P: Muchas per­so­nas des­de el cam­po popu­lar entien­den una nue­va Cons­ti­tu­ción como un “raya­do de can­cha” que debe­ría poner fin o, al menos, deli­mi­tar los exce­si­vos pri­vi­le­gios de la eli­te domi­nan­te en Chi­le, avan­zan­do de este modo hacia la supera­ción del mode­lo neo­li­be­ral. ¿Com­par­te esta visión acer­ca del pro­ce­so constituyente?

R: Todas las cons­ti­tu­cio­nes son expre­sión de deter­mi­na­das corre­la­cio­nes de fuer­za socia­les y polí­ti­cas, inclu­yen­do aque­llas dis­po­si­cio­nes que apa­ren­te­men­te con­ci­tan con­sen­so gene­ra­li­za­do, pues las inter­pre­ta­cio­nes que dis­tin­tos acto­res hacen de la letra de un mis­mo tex­to sue­len dife­rir. De allí que la Cons­ti­tu­ción, al igual que la legis­la­ción en gene­ral, sea un cam­po per­ma­nen­te de dispu­ta. Una nue­va Cons­ti­tu­ción en Chi­le ‑cual­quie­ra sea su con­te­ni­do- sería la expre­sión de una corre­la­ción de fuer­zas, de la capa­ci­dad de unos y otros de nuclear en torno a sus intere­ses y pos­tu­la­dos la mayor can­ti­dad posi­ble de volun­ta­des y apoyos.

Como es lógi­co supo­ner, nin­gún blo­que esta­rá en con­di­cio­nes de impo­ner la tota­li­dad de su pro­gra­ma, pre­mi­sas y prin­ci­pios, lo que per­mi­te pre­sa­giar que el nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal (si se lle­ga a plas­mar) será un nue­vo “raya­do de can­cha” en el que se desa­rro­lla­rá una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las futu­ras luchas socia­les y polí­ti­cas. Lo que nos per­mi­te per­ci­bir la impor­tan­cia de la dispu­ta por los con­te­ni­dos de una nue­va Cons­ti­tu­ción. Las gran­des mayo­rías, los sec­to­res popu­la­res y pro­gre­sis­tas en gene­ral, están obje­ti­va­men­te intere­sa­dos en con­quis­tar con­te­ni­dos de la nue­va Cons­ti­tu­ción que esta­blez­can la mayor can­ti­dad de dere­chos socia­les garan­ti­za­dos por el Esta­do, así como tam­bién la mayor amplia­ción posi­ble de la democracia.

P: ¿Cómo inter­pre­ta el errá­ti­co com­por­ta­mien­to de Piñe­ra, sus pro­vo­ca­cio­nes has­ta cier­to pun­to inne­ce­sa­rias, por ejem­plo, sus decla­ra­cio­nes de “gue­rra” o su apa­ri­ción en Pla­za de la Dig­ni­dad en medio de la cua­ren­te­na impues­ta en las comu­nas que rodean ese icó­ni­co sitio?

R: No soy psi­có­lo­go ni psi­quia­tra, por ende, solo pre­fie­ro refe­rir­me a los con­di­cio­na­mien­tos eco­nó­mi­cos, socia­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cos que pue­den per­mi­tir­nos expli­car su com­por­ta­mien­to. En este sen­ti­do, la per­te­nen­cia de Piñe­ra al 0,1% más rico del país sir­ve como pará­me­tro prin­ci­pal para expli­car su cerra­da defen­sa del sta­tus quo, aun a cos­ta de una repre­sión que lo situa­rá en la his­to­ria nacio­nal como uno de los per­so­na­jes más exe­cra­bles, sien­do supe­ra­do por muy pocos. Su per­te­nen­cia al micros­có­pi­co sec­tor de ultra pri­vi­le­gia­dos ‑los “due­ños de Chi­le”- y a su expre­sión polí­ti­ca por exce­len­cia ‑la dere­cha “clá­si­ca”- es el prin­ci­pal ele­men­to que expli­ca su “cegue­ra polí­ti­ca”. Recor­de­mos que no solo Piñe­ra sino todo su sec­tor, inclu­so más allá de esas fron­te­ras, la mayo­ría de la cas­ta polí­ti­ca fue sor­pren­di­da por el “esta­lli­do social” pues creían que nada per­mi­tía pre­ver­lo.

En con­tras­te con nume­ro­sos líde­res socia­les e inte­lec­tua­les crí­ti­cos que des­de mucho tiem­po ‑sin saber el momen­to pre­ci­so ni la for­ma que asu­mi­ría- venían (venía­mos) sos­te­nien­do que tar­de o tem­prano se pro­du­ci­ría un gran “reven­tón social”. “Reven­tón” u esta­lli­do que, en este caso fue más que eso pues dio paso a una sos­te­ni­da rebe­lión popu­lar. La eli­te eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, ence­rra­da en su mun­do de rique­za, pri­vi­le­gios y poder, cre­yen­do vivir en el “oasis de Lati­noa­mé­ri­ca”, no vio venir lo que se esta­ba incu­ban­do en la base de la socie­dad. No podían ni que­rían ver­lo. Piñe­ra es la expre­sión más decan­ta­da de ese fenó­meno, una mues­tra más de cómo deter­mi­na­dos intere­ses socia­les e ideo­lo­gías pue­den actuar como velos o fal­sa con­cien­cia que impi­den tener visio­nes más o menos lúci­das de la reali­dad. Sus ras­gos de per­so­na­li­dad sico­pá­ti­ca y nar­ci­sis­mo exa­cer­bad han hecho el resto.

P: ¿Qué ocu­rri­rá aho­ra toman­do en con­si­de­ra­ción el abrup­to giro ocu­rri­do des­de media­dos de mar­zo y la pos­ter­ga­ción del ple­bis­ci­to constitucional?

R: La situa­ción polí­ti­ca nacio­nal es impre­de­ci­ble pues esta­mos ante un esce­na­rio ines­ta­ble, flui­do y muy com­ple­jo que, pro­ba­ble­men­te, se va a man­te­ner duran­te mucho tiem­po. A par­tir del 18 de octu­bre de 2019, Chi­le ingre­só a un perío­do pro­lon­ga­do de con­vul­sión social e ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, dos o tres años por par­te baja. El des­en­la­ce de esta his­to­ria esta­rá estre­cha­men­te liga­do al cur­so que asu­mi­rá el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Si este abor­ta como uno de los resul­ta­dos posi­bles del ple­bis­ci­to del 25 de octu­bre (triun­fo de la opción “Recha­zo”), es pro­ba­ble que los actos de pro­tes­ta con­ti­núen, pero como com­ba­tes de reta­guar­dia, en reti­ra­da, con menos gen­te en las calles que has­ta media­dos de mar­zo de este año, lo que per­mi­ti­ría a las fuer­zas repre­si­vas y sus man­dan­tes actuar con acre­cen­ta­da bru­ta­li­dad pues el cam­po de la con­tes­ta­ción acti­va ten­de­ría a redu­cir­se, a frag­men­tar­se y dis­per­sar­se. Si, como es alta­men­te pro­ba­ble, triun­fa la opción “Aprue­bo” acom­pa­ña­da de la fór­mu­la “Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal”, nada se habrá resuel­to, pero se man­ten­drán vigen­tes dis­tin­tas alter­na­ti­vas, entre ellas la de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te libre y sobe­ra­na, median­te una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca que supere los estre­chos y tram­po­sos mar­cos fija­dos por el “Acuer­do” y la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que fijó las nor­mas del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te ofi­cial. En ambos esce­na­rios de base, pro­tes­tas socia­les y fuer­te repre­sión esta­tal, serán ele­men­tos que mar­ca­rán los ras­gos fun­da­men­ta­les de la situa­ción chilena.

Sobre esta base míni­ma habría que con­si­de­rar otros ele­men­tos que hacen aún más com­ple­ja esta situa­ción como la posi­ción de las Fuer­zas Arma­das y del gran empre­sa­ria­do. ¿Has­ta cuán­do esta­rán dis­pues­tos a sos­te­ner a Piñe­ra y su gobierno?, ¿segui­rán con­fian­do en su capa­ci­dad de con­te­ner la rebe­lión popu­lar a pun­ta de dis­cur­sos ate­rro­ri­zan­tes y repre­sión bru­tal? o, por el con­tra­rio, ¿lle­ga­do cier­to momen­to esti­ma­rán que el des­gas­te y los des­acier­tos del per­so­na­je hacen acon­se­ja­ble su sali­da en aras de la man­ten­ción del sta­tus quo? Otra alter­na­ti­va ‑con­sen­sua­da entre la dere­cha clá­si­ca, la vie­ja Con­cer­ta­ción y los fir­man­tes del “Acuer­do” del 15 de noviem­bre en gene­ral- podría ser la man­ten­ción de Piñe­ra has­ta el tér­mino de su man­da­to, aun­que redu­ci­do a un rol mera­men­te deco­ra­ti­vo o de arti­cu­la­dor de un gobierno de “uni­dad nacio­nal” tras el obje­ti­vo del logro de la “paz social” y de la esta­bi­li­za­ción. De este modo, cada uno de los inte­gran­tes de ese nue­vo pac­to podría espe­rar una hipo­té­ti­ca recom­po­si­ción y la obten­ción de bue­nos divi­den­dos elec­to­ra­les en una situa­ción polí­ti­ca “nor­ma­li­za­da”.

Todo lo ante­rior sin con­si­de­rar los efec­tos que inde­fec­ti­ble­men­te trae­rá el pro­lon­ga­do perío­do que dura­rá la emer­gen­cia sani­ta­ria pro­vo­ca­da por el COVID-19 (posi­ble­men­te todo el oto­ño e invierno de este año). El some­ti­mien­to de sig­ni­fi­ca­ti­vos seg­men­tos de la pobla­ción a cua­ren­te­nas tota­les o par­cia­les, el toque de que­da, las des­gra­cias que está pro­du­cien­do y segui­rá pro­du­cien­do el virus duran­te los pró­xi­mos meses, el refor­za­mien­to de los con­tro­les socia­les so pre­tex­to de com­ba­tir la pan­de­mia, la eli­mi­na­ción de nume­ro­sos pues­tos de tra­ba­jo, el aumen­to galo­pan­te de la cesan­tía y pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca en los sec­to­res popu­la­res y medios, el con­si­guien­te aumen­to de la pobre­za y la frus­tra­ción social, los pro­ble­mas de salud men­tal pro­vo­ca­dos por el pro­lon­ga­do encie­rro y las res­tric­cio­nes a la libre cir­cu­la­ción de las per­so­nas, serán ele­men­tos adi­cio­na­les que con­fi­gu­ra­rán un pano­ra­ma aún más explo­si­vo que el de fines del año pasado.

En un esce­na­rio tan com­ple­jo y cam­bian­te, con pode­ro­sas fuer­zas apun­tan­do y con­cer­tán­do­se para la man­ten­ción del mode­lo ‑con más o menos refor­mas- y ante la caren­cia de una arti­cu­la­ción míni­ma de las fuer­zas popu­la­res con capa­ci­dad de dar con­duc­ción polí­ti­ca (Uni­dad Social no ha logra­do desem­pe­ñar debi­da­men­te ese rol), el hori­zon­te no es pro­mi­so­rio para los intere­ses de las gran­des mayo­rías. Pero la his­to­ria por venir no está escri­ta, es un libro abier­to cuyas pró­xi­mas pági­nas las escri­bi­rán en encon­tra­da rela­ción dia­léc­ti­ca todos los acto­res de este dra­ma. Reco­no­cien­do el peli­gro de degra­da­ción sico­ló­gi­ca, polí­ti­ca, moral y cul­tu­ral que la pan­de­mia y la cri­sis eco­nó­mi­ca pue­den traer, espe­ra­mos que las fuer­zas de la rebe­lión popu­lar logren poner en jue­go toda su capa­ci­dad de movi­li­za­ción, crea­ti­vi­dad e inte­li­gen­cia polí­ti­ca para pro­vo­car un des­en­la­ce lo más favo­ra­ble posi­ble a sus intere­ses, sue­ños y aspiraciones

Espe­re­mos y haga­mos lo nece­sa­rio para que, como ha sos­te­ni­do recien­te­men­te el filó­so­fo ita­liano Fran­co “Bifo Berar­di, el virus sea “la con­di­ción de un sal­to men­tal que nin­gu­na pré­di­ca polí­ti­ca había podi­do pro­du­cir”, de modo que la igual­dad vuel­va al cen­tro de la esce­na y esta sea “el pun­to de par­ti­da para el tiem­po que ven­drá”[2]. Por aho­ra, lo más impor­tan­te es pre­ser­var la vida, la salud y las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de la pobla­ción, espe­cial­men­te de los sec­to­res popu­la­res y medios, cuya fra­gi­li­dad se hace más paten­te en el con­tex­to de pan­de­mia que esta­mos sufrien­do. La rebe­lión popu­lar debe encon­trar mane­ra de man­te­ner­se en esta­do, a lo menos laten­te, apro­ve­char estos meses para avan­zar hacia una base más sóli­da de uni­dad polí­ti­ca, afi­nar sus pro­pues­tas y coor­di­na­ción a fin de pre­pa­rar­se para el nue­vo flu­jo de lucha social que pre­de­ci­ble­men­te se ini­cia­rá en la pri­ma­ve­ra, poco antes de la fecha pre­vis­ta para la rea­li­za­ción del plebiscito.

[1] Ser­gio Grez ana­li­za el anun­cio pre­si­den­cial sobre una nue­va Cons­ti­tu­ción en entre­vis­ta rea­li­za­da por el perio­dis­ta Patri­cio López, San­tia­go, Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le, 14 de octu­bre de 2015: http://radio.uchile.cl/reproductor-en-popup?id=344557&time=0&mode=fu

[2] Fran­co “Bifo” Berar­di, “Cró­ni­ca de la psi­co­de­fla­ción”, en Gior­gio Agam­ben, Sla­voj Zizek et al.Sopa de Wuhan. Pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo en tiem­pos de pan­de­mias, Edi­to­rial A.S.P.O. (Ais­la­mien­to Social Pre­ven­ti­vo Obli­ga­to­rio), mar­zo de 2020, pág. 54.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *