Chi­le. Aumen­tan a 786 mil los y las tra­ba­ja­do­ras que ten­drán que vivir de su segu­ro de cesan­tía: y son los «pri­vi­le­gia­dos»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​17 de abril de 2020

A 56.986 aumen­tó el núme­ro de empre­sas que se aco­gió a la recien­te­men­te crea­da Ley de pro­tec­ción del empleo, la que per­mi­te que los emplea­do­res no se vean obli­ga­dos a pagar sala­rios, hacien­do así a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vivir de su segu­ro de cesan­tía (que es finan­cia­do por los pro­pios tra­ba­ja­do­res, y en par­ti­cu­lar, aque­llos que cuen­tan con un con­tra­to inde­fi­ni­do, o sea, una mino­ría «pri­vi­le­gia­da»).

La Minis­tra del Tra­ba­jo, María José Zal­di­var reve­ló que son 786.790 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras quie­nes ten­drán que vivir los pró­xi­mos meses con su segu­ro de cesan­tía, pues la ley per­mi­te que las empre­sas no paguen los sueldos.

De un total de 5 millo­nes 500 mil tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, que repre­sen­tan toda la rama de tra­ba­ja­do­res depen­dien­tes con con­tra­to inde­fi­ni­do, un 14% ‑por aho­ra- vivi­rá los pró­xi­mos 3 meses de su segu­ro de cesan­tía, segu­ro que fue finan­cia­do con ante­la­ción por los pro­pios asa­la­ria­dos. Vale recor­dar que los tra­ba­ja­do­res tota­les en Chi­le, alcan­zan 11 millo­nes de per­so­nas. Es decir, el 50 % de los tra­ba­ja­do­res sobre­vi­ve en el ámbi­to «infor­mal», pre­ca­ri­za­do o «inde­pen­dien­te», sin dere­chos de nin­gu­na especie.

La nue­va ley pro­mul­ga­da por el Pre­si­den­te y empre­sa­rio, Sebas­tián Piñe­ra, con­tem­pla que los tra­ba­ja­do­res con con­tra­to fijo vivan el pri­mer mes del 75% de su sueldo.

El segun­do con un 55%, y el ter­ce­ro con un 45% de su sala­rio, ello finan­cia­do a tra­vés de su segu­ro de cesan­tía, exi­mien­do así del pago de sala­rios a sus empleadores.

En tan­to los tra­ba­ja­do­res con con­tra­to inde­fi­ni­do pue­den pro­lon­gar el uso de sus recur­sos un 4º mes con un 40% de sus suel­dos y el 5º un 35%.

Cesan­tía

La titu­lar de la car­te­ra infor­mó tam­bién que las cifras de car­tas de des­pi­do ante la Direc­ción del Tra­ba­jo lle­ga­ron a 299.518 en mar­zo, cifra 38% supe­rior a lo regis­tra­do en igual mes de 2019. La fun­cio­na­ria sólo se refie­re a aque­lla mino­ría de tra­ba­ja­do­res que, como estu­vo con­tra­ta­do, pue­de acce­der a un docu­men­to de despido.

Así, las car­tas de des­pi­do entre enero y mar­zo del 2020 es un 11% mayor a la de igual perio­do del año pasado.

Zal­di­var seña­ló que las gran­des empre­sas con­cen­tran el mayor núme­ro de car­tas de des­pi­do (172 mil, repre­sen­ta­do el 57% del total, y una varia­ción de 30% res­pec­to de igual mes de 2019).

Las empre­sas peque­ñas son las que incre­men­tan mayor­men­te en los des­pi­dos res­pec­to de mar­zo de 2019 (54% de alza, tota­li­zan­do 42 mil car­tas de des­pi­do, es decir, el 14,3% del total) y las media­nas (46% de alza res­pec­to de mar­zo 2019, con 59 mil car­tas, que repre­sen­tan el 19,8% del total).

La ofen­si­va con­tra las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res dis­fra­za­da de pro­tec­ción al empleo

Entre las empre­sas que se han aco­gi­do a la nue­va ley, se encuen­tran gran­des tien­das del retail como París y Ripley, empre­sas que ade­más de ser reco­no­ci­das por sus pin­gues uti­li­da­des, tam­bién se les cono­ce por pagar bajos sala­rios que sus depen­dien­tes com­ple­men­tan con bonos y metas, lo que no exis­ti­rá duran­te este periodo.

Cabe recor­dar que, según datos del Minis­te­rio del Tra­ba­jo, el 25% de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras asa­la­ria­das chi­le­nas tie­ne este tipo de suel­dos variables.

El dato res­ca­ta­do por La Ter­ce­ra seña­la que «1,4 millo­nes de per­so­nas tie­nen ingre­sos en base a comi­sio­nes por ven­ta, bonos por pro­duc­ti­vi­dad, bonos de otro tipo, pago de horas extra­or­di­na­rias u otros ingre­sos variables.»

Ayer el Eje­cu­ti­vo ingre­só a la Cáma­ra Alta y que pre­ten­de sus­pen­der, mien­tras dure la cri­sis sani­ta­ria, las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos y gru­pos nego­cia­do­res con sus empresas.

Ello pese a que el mun­do labo­ral debe seguir con­cu­rrien­do a sus pues­tos de trabajo.

Las ini­cia­ti­vas proem­pre­sa­ria­les del gobierno se han vis­to refle­ja­das en las últi­mas medi­das impul­sa­das por la car­te­ra de trabajo.

Entre ellas se encuen­tra el polé­mi­co dic­ta­men de la Direc­ción del Tra­ba­jo que per­mi­tió el des­pi­do sin indem­ni­za­ción de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras a nivel nacio­nal, al per­mi­tir que se invo­ca­ra la cau­sal de la pan­de­mia como fuer­za mayor o caso fortuito.

Resu­men*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *