Casi 11.000 falle­ci­dos en resi­den­cias de ancia­nos por Covid-19 ponen en cues­tión el mode­lo socio­sa­ni­ta­rio – La otra Andalucía

La pan­de­mia del Covid-19 ha pues­to en cues­tión, entre otras muchas, tres dimen­sio­nes del mode­lo socio­eco­nó­mi­co que tene­mos en nues­tro país. En pri­mer lugar, ha que­da­do demos­tra­da, y el con­sen­so social lo ha mani­fes­ta­do, la nece­si­dad de una poten­te sani­dad públi­ca, uni­ver­sal y de cali­dad. Han que­da­do des­ca­li­fi­ca­dos los recor­tes y las pri­va­ti­za­cio­nes habi­dos en los últi­mos años, que han gene­ra­do un ver­da­de­ro pro­ble­ma social y de salud, con ser­vi­cios sani­ta­rios satu­ra­dos, colap­sa­dos y un per­so­nal sani­ta­rio afec­ta­do en su pro­pia salud con más de 20.000 contagiados. 

En segun­do lugar, se ha pues­to de mani­fies­to la depen­den­cia eco­nó­mi­ca que la glo­ba­li­za­ción ha ins­ta­la­do en nues­tra eco­no­mía. En lo con­cre­to que hemos expe­ri­men­ta­do, ha resul­ta­do increí­ble que haya­mos depen­di­do de la indus­tria chi­na para la pro­vi­sión de mas­ca­ri­llas, EPIs, tests diag­nós­ti­cos o res­pi­ra­do­res. Esto sin con­tar con todo el espec­tro de con­su­mo que va des­de bie­nes bási­cos, medi­ca­men­tos, ropa, manu­fac­tu­ras, elec­tro­do­més­ti­cos, tec­no­lo­gía etc. Todo ello nos lle­va a la con­clu­sión de que nues­tro país, jun­to con las comu­ni­da­des autó­no­mas, ha de tener pla­nes de con­tin­gen­cia, pre­vi­sio­nes para una pro­vi­sión garan­ti­za­da de los bie­nes esen­cia­les en casos de nece­si­dad para esce­na­rios de pan­de­mias o catás­tro­fes que pudie­ran darse. 

En ter­cer lugar, en estos días de pan­de­mia ha sal­ta­do la cifra de la mayor gra­ve­dad: cer­ca de 11.000 falle­ci­dos en resi­den­cias de ancia­nos. Más de la mitad del total de falle­ci­dos por el Covid-19. Esta dura reali­dad pone en cues­tión el mode­lo de ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios en nues­tro país. En las últi­mas déca­das, el incre­men­to de la deman­da de ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios, des­de los Ser­vi­cios de Ayu­da a Domi­ci­lio a las Resi­den­cias o Geriá­tri­cos se ha veni­do satis­fa­cien­do por la ini­cia­ti­va pri­va­da, en casi el 90 por cien­to de las pla­zas. Las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, en su mayor par­te, a lo más que han lle­ga­do ha sido esta­ble­cer un sis­te­ma de con­cier­tos o sub­ven­cio­nes por pla­zas que cubren de mane­ra insu­fi­cien­te los cos­tes reales de la asis­ten­cia. Esto ha deter­mi­na­do una pre­ca­rie­dad en medios y en per­so­nal que han per­ju­di­ca­do la cali­dad de vida y asis­ten­cial en estas residencias. 

Y he aquí cómo gran­des cor­po­ra­cio­nes, gran­des, media­nas y peque­ñas empre­sas, inclu­so ini­cia­ti­vas ile­ga­les, han ido expan­dien­do su acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en el sec­tor de las resi­den­cias de ancia­nos. “La insu­fi­cien­te ofer­ta de pla­zas públi­cas y el enve­je­ci­mien­to de la pobla­ción espa­ño­la han atraí­do a este sec­tor a nume­ro­sos fon­dos y a mul­ti­na­cio­na­les espe­cia­li­za­das, en espe­cial, fran­ce­sas”. La situa­ción actual ha gene­ra­do inclu­so ini­cia­ti­vas, tam­bién pri­va­das, de tipo “vivien­das cola­bo­ra­ti­vas” de per­so­nas que desean ámbi­tos resi­den­cia­les para mayo­res con otra con­cep­ción más abier­ta y cul­tu­ral­men­te más activas. 

La expre­sión más bru­tal de esta reali­dad asis­ten­cial pri­va­ti­za­da, con 11.000 falle­ci­dos, nos obli­ga a una recon­si­de­ra­ción de este mode­lo de ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios exis­ten­te en nues­tro país. Ante todo esto, Marea Blan­ca en Sevi­lla hace las siguien­tes pro­pues­tas para un diag­nós­ti­co y un deba­te sobre el pre­sen­te y el futu­ro de este ámbi­to de los ser­vi­cios sociosanitarios: 

1.-Marea Blan­ca hace un lla­ma­mien­to a todas las aso­cia­cio­nes, enti­da­des y per­so­nas defen­so­ras de los ser­vi­cios públi­cos, del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, y par­ti­da­rias de mejo­rar todos los deter­mi­nan­tes de la salud como el empleo, la vivien­da, el medioam­bien­te, la cul­tu­ra y la edu­ca­ción, a gene­rar un fren­te amplio, igua­li­ta­rio, acti­vo e impul­sor de polí­ti­cas que favo­rez­can la igual­dad, los dere­chos socia­les, la mejo­ra la cali­dad de vida y el refuer­zo de los ser­vi­cios públicos. 

2.-Marea Blan­ca, al tra­tar, como un ámbi­to ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con las con­di­cio­nes de vida de toda la socie­dad, la situa­ción de las resi­den­cias de ancia­nos y los ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios, se diri­ge a la socie­dad civil y a todos su colec­ti­vos y enti­da­des, y muy espe­cial­men­te a las pla­ta­for­mas y movi­mien­tos en defen­sa del sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes, a par­ti­ci­par acti­va­men­te en la ela­bo­ra­ción de un diag­nós­ti­co de la situa­ción actual de las resi­den­cias de ancia­nos, ámbi­tos geriá­tri­cos y socio­sa­ni­ta­rios, así como a la pro­pues­tas de alter­na­ti­vas al respecto. 

3.-Marea Blan­ca en Sevi­lla reite­ra, como con­ti­nua­ción de su ini­cia­ti­va diri­gi­da en Mar­zo de 2019, al Defen­sor del Pue­blo Anda­luz, la nece­si­dad de hacer des­de esta Ofi­ci­na una audi­to­ría a las Resi­den­cias de Ancia­nos exis­ten­tes en Anda­lu­cía, sus cos­tes, pres­ta­cio­nes, ser­vi­cios asis­ten­cia­les y sani­ta­rios, su car­te­ra de ser­vi­cios, etc. 

4.-Marea Blan­ca en Sevi­lla con­si­de­ra la pro­pues­ta de que los ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios, los cui­da­dos inter­me­dios, las resi­den­cias de ancia­nos y todo el espec­tro de aten­cio­nes rela­cio­na­das con la salud de las per­so­nas, han de que­dar englo­ba­das en el Sis­te­ma Nacio­nal de Salud. La defi­ni­ción de cri­te­rios, están­da­res de cali­dad, ratios de per­so­nal, car­te­ra bási­ca de ser­vi­cios, indi­ca­do­res de salud, acce­sos a estos ser­vi­cios y obje­ti­vos gene­ra­les, han de estar defi­ni­dos en sus líneas gene­ra­les des­de el Sis­te­ma Nacio­nal de Salud. La Ins­pec­cio­nes Sani­ta­rias y de Ser­vi­cios Socia­les han de actuar efi­caz­men­te en estos sectores. 

En espe­cial, y de for­ma muy rele­van­te, se hace nece­sa­rio fijar el cri­te­rio de acce­si­bi­li­dad a estos ser­vi­cios. Ha de que­dar garan­ti­za­do en con­di­cio­nes de igual­dad, de tal suer­te que, igual que en los ser­vi­cios sani­ta­rios públi­cos, nadie pue­da reci­bir una asis­ten­cia de peor cali­dad a la bási­ca esta­ble­ci­da gené­ri­ca­men­te por tener una peor situa­ción eco­nó­mi­ca o cual­quier otra razón que le pue­da resul­tar discriminatoria. 

Marea Blan­ca-Sevi­lla.

Sevi­lla, 16 de Abril 2020 

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *