Uru­guay. Pri­me­ra Línea (Por Jor­ge Zabalza)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Ven­ce­re­mos, 17 abril 2020

Des­de hace varias sema­nas veni­mos publi­can­do diver­sas entre­vis­tas y notas que mues­tran el impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria en los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca. En esta opor­tu­ni­dad, le pro­pu­si­mos a Jor­ge Zabal­za, expe­ri­men­ta­do com­pa­ñe­ro y ex mili­tan­te del MLN-Tupa­ma­ros, unas pre­gun­tas sobre la coyun­tu­ra en Uru­guay, sobre el modo en que esta­ba afec­tan­do a los tra­ba­ja­do­res y el pobre­río, cuál era la acción del gobierno y del Fren­te Amplio. Y tam­bién la pre­gun­ta de la hora para todo el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio: cuá­les son las tareas que nos caben.Con gran gene­ro­si­dad el com­pa­ñe­ro escri­bió un docu­men­to en el que reto­ma estos inte­rro­gan­tes pero va mucho más allá, defi­nien­do un hori­zon­te estra­té­gi­co que, hoy más que nun­ca, tene­mos que defen­der a capa y espada.

Allá por enero de este año, en San­ta Cata­li­na, uno de los asen­ta­mien­tos más anti­guos de Mon­te­vi­deo, una seño­ra mar­có un terreno bal­dío para cons­truir una casa a su hija y nie­tos. A los diez días, 700 fami­lias ya se habían aco­pla­do y esta­ban civi­li­zan­do un qui­ló­me­tro y medio cua­dra­do de tie­rra yer­ma. Sin pro­po­nér­se­lo para nada, la bue­na seño­ra había pues­to de relie­ve la ausen­cia de pla­nes de vivien­da que cubrie­ran el défi­cit habi­ta­cio­nal de los más sumergidos.

Es la vie­ja tra­di­ción del movi­mien­to popu­lar uru­gua­yo hacer por sí mis­mos lo que no hace el Estado.

Otro hecho sig­ni­fi­ca­ti­vo: a una sema­na de comen­za­da la cua­ren­te­na flo­re­cie­ron las ollas popu­la­res en los barrios, otra tra­di­ción de auto­or­ga­ni­za­ción soli­da­ria cuya últi­ma mani­fes­ta­ción había sido en el 2002. Como detrás de un palo, apa­re­cie­ron dece­nas de miles de per­so­nas hacien­do cola para lle­var­se un pla­to de comi­da. Es que la cuar­ta par­te de la pobla­ción acti­va tra­ba­ja en con­di­cio­nes pre­ca­rias, por afue­ra de las leyes labo­ra­les y sin con­tar con pro­tec­ción sin­di­cal. La pan­de­mia ha teni­do la vir­tud de poner de mani­fies­to que la ter­ce­ra par­te de la pobla­ción, más un millón de per­so­nas, están en con­di­cio­nes de suma vulnerabilidad.

Los hechos están cues­tio­nan­do el poe­ma dema­gó­gi­co de la reduc­ción de la pobre­za, así como el cri­te­rio de medir­la en fun­ción de una canas­ta de pro­duc­tos bási­cos. Cuan­ti­fi­ca­ción cuyo com­ple­men­to es la estra­te­gia del asis­ten­cia­lis­mo, empu­jar los pobres con bonos y tar­je­tas, para que pasen al otro lado de la “línea de pobre­za” y se ele­ven a con­su­mi­do­res de cuar­ta o quin­ta cate­go­ría. Cla­ro que, lue­go, al menor soplo, roda­rán cues­ta aba­jo en la pirá­mi­de. La mar­gi­na­ción y la exclu­sión son con­se­cuen­cias socia­les de la repro­duc­ción amplia­da y sola­men­te se erra­di­ca­rán en la medi­da que ese pue­blo de la infor­ma­li­dad se alfa­be­ti­ce, logre com­pren­der la reali­dad que los redu­ce a la pobre­za y los pre­pa­re para luchar y dar sepul­tu­ra al capitalismo.

En quin­ce años lega­li­za­ron el abor­to, la ven­ta de marihua­na y el matri­mo­nio igua­li­ta­rio, pero, al mis­mo tiem­po, gra­cias a su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, el capi­tal ban­ca­rio y los due­ños de la tie­rra incre­men­ta­ron al máxi­mo sus ganan­cias. Los gobier­nos pro­gre­sis­tas apos­ta­ron a las inver­sio­nes extran­je­ras y a hon­rar la deu­da exter­na, fue­ron los mejo­res de la cla­se y, gra­cias a ello, reci­ben aplau­sos de las cali­fi­ca­do­ras de ries­go. Se pre­di­ca­ba el con­trol de “los mer­ca­dos” por el Esta­do, pero, en la prác­ti­ca, se imple­men­ta­ron polí­ti­cas de exo­ne­ra­ción fis­cal y de Zonas Fran­cas en favor de las inver­sio­nes extran­je­ras. Meca­nis­mos que, años atrás, habían sido recha­za­dos por el Fren­te Amplio cuan­do lo intro­du­je­ron los gobier­nos de la dere­cha neo­li­be­ral. Hicie­ron (hacen) gár­ga­ras con la demo­cra­cia libe­ral y la agen­da de dere­chos sin atre­ver­se a tocar las rela­cio­nes de pro­pie­dad ni la acu­mu­la­ción de riqueza.

Des­de el Pac­to del Club Naval en 1985 que­da­ron com­pro­me­ti­dos con la impu­ni­dad del terro­ris­mo de Esta­do, inves­ti­ga­ron muy poqui­to, lo sufi­cien­te para con­for­mar a sus más fie­les feli­gre­ses. Sus mayo­rías elec­to­ra­les les per­mi­tía gober­nar a lo Sal­va­dor Allen­de, pero no qui­sie­ron sal­tar la valla y gober­na­ron a lo Batlle, refor­mis­mo de prin­ci­pios del siglo XX, de neto carác­ter bur­gués. Resul­ta­do: el Fren­te Amplio per­dió las elec­cio­nes ante una coa­li­ción mul­ti­reac­cio­na­ria, cul­to­ra de la fe neo­li­be­ral, inte­gra­da por mayor­do­mos de los cen­tros mun­dia­les del capi­ta­lis­mo, por ope­ra­do­res del Depar­ta­men­to de Esta­do y por el noví­si­mo par­ti­do militar.

La aris­to­cra­cia finan­cie­ra pro­pie­ta­ria del mun­do, cuyos ape­ti­tos pro­vo­ca­ron el terre­mo­to finan­cie­ro que venían regis­tran­do todos los sis­mó­gra­fos, apro­ve­chó el tem­po­ral y res­pon­sa­bi­li­zó al coro­na­vi­rus de la rece­sión y de todas las pla­gas que azo­tan la huma­ni­dad. Ade­más, como nece­si­tan que el sala­rio pague sin pro­tes­tar la recom­po­si­ción de la repro­duc­ción amplia­da y de la tasa de ganan­cias, emplean la pes­te para ame­dren­tar a las masas, siem­bran semi­llas de espan­to y de “dis­tan­cia social”, acos­tum­bran la gen­te a dejar­se “orga­ni­zar” des­de arri­ba y, en fin, a estar vigi­la­da con medios elec­tró­ni­cos y pre­sen­cia poli­cial. Es la vase­li­na ideo­ló­gi­ca libe­ral que siem­pre pre­ce­de la ins­ta­la­ción de la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, la excu­sa per­fec­ta para avan­zar hacia la socie­dad bajo con­trol. Cuan­do el modo pací­fi­co de domi­na­ción deja de ser­vir­les, salen a luz el palo, la reja y la bala, los recur­sos últi­mos de la demo­cra­cia libe­ral y representativa.

Hay otro tipo de vase­li­na, más sutil: “al coro­na­vi­rus lo ven­ce­re­mos entre todos”, que con­vo­ca unir­se para la sal­va­ción nacio­nal, por enci­ma de las cla­ses socia­les y de las defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas, un nue­vo pac­to de la Mon­cloa o la Con­cer­ta­ción Nacio­nal que fra­ca­só en el Uru­guay de 1985. Es la vie­ja can­ción social­de­mó­cra­ta ento­na­da por los diver­sos pro­gre­sis­mos de Amé­ri­ca del Sur con idén­ti­ca fina­li­dad: arras­trar al elec­to­ra­do al tram­pe­ro y dejar la socie­dad tal como está.

Sin embar­go, libe­ra­les y pro­gre­sis­tas olvi­dan que las últi­mas gran­des catás­tro­fes de la his­to­ria pro­du­je­ron las gran­des revo­lu­cio­nes socia­les. La pri­me­ra gue­rra mun­dial cose­chó la revo­lu­ción rusa de 1917 y la ten­ta­ti­va de 1918 en Ale­ma­nia, mien­tras que la segun­da abrió las puer­tas a la Revo­lu­ción en Chi­na y lue­go las de Corea y Viet­nam. Has­ta en los perío­dos de resig­na­ción y some­ti­mien­to pací­fi­co, las tra­di­cio­nes de lucha y rebel­día popu­lar con­ti­núan reco­rrien­do los sub­te­rrá­neos de la cons­cien­cia y, cada tan­to, espon­tá­nea­men­te, emer­gen hechos que tra­du­cen esa capa­ci­dad poten­cial para orga­ni­zar su pro­pio poder (ocu­pa­ción de tie­rras en San­ta Cata­li­na, dece­nas de ollas popu­la­res por todo el país). Un buen día, los pue­blos gana­rán calles y pla­zas como hizo el chi­leno, lue­go de 30 años de fic­ción demo­crá­ti­ca. La vía pací­fi­ca de opre­sión siem­pre aca­ba en “la más hor­te­ra de todas las gue­rras”, vati­ci­na­ba Luis Eduar­do Aute.

Lue­go de esta catás­tro­fe del coro­na­vi­rus, la his­to­ria pue­de ser con­du­ci­da hacia uno u otro rum­bo: recom­po­si­ción del capi­tal o revo­lu­ción social, socia­lis­mo o barbarie.

Depen­de­rá de la volun­tad de cen­te­nas de miles de peque­ñas muje­res y peque­ños hom­bres, de su res­pon­sa­bi­li­dad social y de que com­pren­dan la nece­si­dad de hacer su revo­lu­ción, de cómo se den maña para movi­li­zar­se masi­va­men­te y de cómo asu­man un pro­pó­si­to neta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta. Los pue­blos, esas mul­ti­tu­des indig­na­das, son las que deter­mi­na­rán cómo y por dón­de se escri­bi­rá la his­to­ria de las insur­gen­cias del siglo XXI, sin su inde­pen­dien­te y acti­vo pro­ta­go­nis­mo, todo se redu­ci­rá a reme­dar las tra­ge­dias del siglo XX.

Los pue­blos han apren­di­do a orga­ni­zar direc­ta­men­te su con­tra vio­len­cia, a no dele­gar su res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca en apa­ra­tos que ter­mi­nan sufrien­do las mis­mas las enfer­me­da­des que todos los que mono­po­li­zan la polí­ti­ca y el uso de las armas. Sin embar­go, en el incen­dio tam­bién será esen­cial una pri­me­ra línea, la de los mili­tan­tes orga­ni­za­dos, los que, bajo el agua­ce­ro del triun­fa­lis­mo bur­gués, han sabi­do man­te­ner encen­di­das las bra­sas de la insur­gen­cia y del poder popu­lar. En todo caso, será una rebe­lión inte­li­gen­te, con la mili­tan­cia toman­do for­ma de masas y las masas hacién­do­se mili­tan­tes, la insu­rrec­ción de una reta­guar­dia indis­tin­gui­ble de la van­guar­dia, todas y todos iguales.

Jor­ge Zabalza

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *