Perú. Comu­ni­da­des andi­nas y auto­ges­tión en tiem­pos de pandemia

Julio Aro­qui­pa* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de abril de 2020

Esta refle­xión bus­ca visi­bi­li­zar algu­nos acon­te­ci­mien­tos que vie­nen ocu­rrien­do en el terri­to­rio rural de la región de Puno, en lo fun­da­men­tal, fren­te a la pre­sen­cia de las fuer­zas del orden, las medi­das sani­ta­rias, la vigi­lan­cia y las acti­vi­da­des agropecuarias. 

El Perú no es un país con una tra­di­ción his­tó­ri­ca mono­cul­tu­ral. Cada cul­tu­ra, cada pue­blo, cada terri­to­rio con­fi­gu­ra un hori­zon­te de vida pro­pio y situa­do, pero no ais­la­do del Esta­do. En ese con­tex­to, tan­to el Esta­do de Emer­gen­cia como el Toque de Que­da, fue­ra de lo urbano –gran­des urbes – , deben de apli­car­se con­si­de­ran­do la viven­cia par­ti­cu­lar de las comu­ni­da­des y par­cia­li­da­des cam­pe­si­nas. Esta refle­xión bus­ca visi­bi­li­zar algu­nos acon­te­ci­mien­tos que vie­nen ocu­rrien­do en el terri­to­rio rural de la región de Puno, en lo fun­da­men­tal, fren­te a la pre­sen­cia de las fuer­zas del orden, las medi­das sani­ta­rias, la vigi­lan­cia y las acti­vi­da­des agropecuarias. 

En varias zonas se vie­nen gene­ran­do algu­nos con­flic­tos por la pre­sen­cia de las fuer­zas del orden en sus terri­to­rios. Algu­nas fami­lias que viven pró­xi­mos a las ciu­da­des y a vías de comu­ni­ca­ción inter­dis­tri­tal, pro­vin­cial y regio­nal, se ven afec­ta­das al ser inter­ve­ni­das por mili­ta­res y poli­cías cuan­do salen a rea­li­zar labo­res agrí­co­las y gana­de­ras den­tro de sus pro­pias par­ce­las. Es tiem­po de cose­cha y es una acti­vi­dad impos­ter­ga­ble. El cli­ma no per­do­na. Ya se apro­xi­man las hela­das para des­hi­dra­tar la papa. Pos­po­ner la cam­pa­ña agrí­co­la ten­dría seve­ras con­se­cuen­cias para la eco­no­mía fami­liar, que, ade­más, en gran par­te es de auto­con­su­mo. Estos aspec­tos debe­rían ser con­si­de­ra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do cuan­do imple­men­tan un Esta­do de Emer­gen­cia en situa­cio­nes como la cri­sis actual, para evi­tar conflictos. 

Vehícu­lo car­ga­do de pro­duc­tos andi­nos que se envió des­de el dis­tri­to aima­ra de Pisa­co­ma arri­ba a la ciu­dad de Tac­na. Foto: Muni­ci­pa­li­dad de Pisacoma

Comu­ni­da­des y par­cia­li­da­des aima­ras y que­chuas se vie­nen orga­ni­zan­do con­jun­ta­men­te con sus auto­ri­da­des (alcal­des, pre­si­den­tes, ron­das y tenien­tes) para aca­tar el Esta­do de Emer­gen­cia y bus­car meca­nis­mos para con­ti­nuar con la acti­vi­dad agrí­co­la. A lo lar­go del terri­to­rio pune­ño, hemos iden­ti­fi­ca­do cua­tro: pri­me­ro, se ha deci­di­do tra­ba­jar has­ta el medio­día, solo con la par­ti­ci­pa­ción de algu­nos miem­bros de la fami­lia –suge­ren­cia de pre­fec­tos y auto­ri­da­des de las fuer­zas del orden – ; segun­do, no hay un hora­rio defi­ni­do, pero úni­ca­men­te par­ti­ci­pa la fami­lia nuclear; ter­ce­ro, se lle­va con nor­ma­li­dad, sin nin­gu­na res­tric­ción –en zonas más ale­ja­das – ; y cuar­to, hubo para­li­za­ción total, pero se vie­ne reto­man­do pau­la­ti­na­men­te duran­te estos días. En todos los casos, con cier­ta excep­ción del ter­ce­ro, hay difi­cul­ta­des, pues la cam­pa­ña agrí­co­la es comu­ni­ta­ria y colec­ti­va: nece­sa­ria­men­te requie­re del ayni y de la mink´a comu­nal. Otro pro­ble­ma es la ausen­cia de fami­lia­res, pues los jóve­nes –por estu­dios o tra­ba­jo– están en las ciu­da­des de la cos­ta sur, y toda­vía no han podi­do retor­nar por la emergencia. 

La pro­duc­ción de toda la comu­ni­dad lle­va la peor par­te en este esce­na­rio. En este caso, la acti­vi­dad agrí­co­la, como la cose­cha, el bar­be­cho, entre otros, nece­sa­ria­men­te requie­ren de la par­ti­ci­pa­ción de todos los par­ce­le­ros. En algu­nos luga­res por ejem­plo, se había pro­gra­ma­do para des­pués de la pri­me­ra emer­gen­cia, y aho­ra no se sabe cómo va ser, por­que el esce­na­rio es incier­to. En otras se vie­nen rea­li­zan­do por tur­nos, con una par­ti­ci­pa­ción limi­ta­da de comu­ne­ros. Las mis­mas difi­cul­ta­des vie­nen pasan­do algu­nas fami­lias que tie­nen tie­rras en dos espa­cios geo­grá­fi­cos (zona baja y alta), cuya pro­duc­ción se encuen­tra en una de ellas.

Ron­das Cam­pe­si­nas y auto­ri­da­des con­tro­lan el acce­so al cen­tro pobla­do y comu­ni­dad que­chua de Pasa­na­co­llo, Nuñoa. Foto: Robert Ccori

A estas altu­ras del Esta­do de Emer­gen­cia, un buen por­cen­ta­je de los dis­tri­tos de la región Puno, don­de bue­na par­te de su pobla­ción es rural, vie­nen toman­do medi­das estric­tas de ais­la­mien­to terri­to­rial, en coor­di­na­ción entre auto­ri­da­des esta­ta­les (dis­tri­ta­les) y comu­na­les. Ron­das cam­pe­si­nas y tenien­tes gober­na­do­res con­tro­lan los terri­to­rios dis­tri­ta­les e inter­re­gio­na­les. Poli­cías, ron­das, tenien­tes, poli­cía muni­ci­pal y per­so­nal de salud tie­nen el con­trol de las vías de acce­so a algu­nos dis­tri­tos. Hay dis­tri­tos y cen­tros pobla­dos que vie­nen colo­can­do mon­tícu­los de tie­rra y tran­que­ras en vías prin­ci­pa­les y alter­nas de acce­so. En algu­nas comu­ni­da­des no desean la pre­sen­cia de extra­ños en sus tie­rras. Pese a estas medi­das, no hay quien fal­te para bur­lar los con­tro­les, sobre todo los poli­cia­les. Duran­te estos días, se repor­tó dos casos posi­ti­vos –impor­ta­dos duran­te el Esta­do de Emer­gen­cia– en un dis­tri­to aima­ra, ubi­ca­do en una vía inter­na­cio­nal (Puno – La Paz). Por este hecho, se avi­zo­ra una mayor pre­sen­cia de mili­ta­res y poli­cías en la zona.

Las medi­das de ais­la­mien­to antes men­cio­na­das no son cie­rres extre­mos. En la mayo­ría de luga­res está per­mi­ti­do el ingre­so y la sali­da de trans­por­te de car­ga de ali­men­tos, como tam­bién del per­so­nal de salud y ban­ca­rio. Muchos dis­tri­tos de Puno, en coor­di­na­ción con sus comu­ni­da­des, han dis­pues­to flo­tas de camio­nes para enviar pro­duc­tos a sus resi­den­tes en otras regio­nes y para la ven­ta. De diver­sas ciu­da­des salen vehícu­los con pro­duc­tos andi­nos y retor­nan con otros que no pro­du­ce la región. Este inter­cam­bio de pro­duc­tos que se visi­bi­li­za en estos tiem­pos de cri­sis, no es recien­te ni nove­do­so, es ances­tral de tiem­pos pre­co­lom­bi­nos (apro­ve­cha­mien­to de pisos ecológicos).

Con res­pec­to a las medi­das pre­ven­ti­vas de salud para evi­tar la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia en la zona rural, hay limi­ta­cio­nes para su imple­men­ta­ción, debi­do prin­ci­pal­men­te a fac­to­res cul­tu­ra­les. El salu­do, la ali­men­ta­ción, el aseo y la higie­ne tie­nen otro sen­ti­do en las cul­tu­ras andi­nas. Otro pro­ble­ma es el acce­so limi­ta­do al agua pota­ble. Pese a los esfuer­zos en la rea­li­za­ción de cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción en aima­ra y que­chua, su pues­ta en prác­ti­ca no es tan fácil, sobre todo para los adultos.

Con­clui­mos este repor­te men­cio­nan­do que las comu­ni­da­des andi­nas de por sí ya se encuen­tran ais­la­das, pero no com­ple­ta­men­te des­vin­cu­la­das de lo urbano. En la zona rural, toda acti­vi­dad con­clu­ye a las 5 o 6 de la tar­de. Lo mis­mo suce­de en la mayo­ría de las ciu­da­des (dis­tri­tos y cen­tros pobla­dos). Las fami­lias rura­les asis­ten a las ferias dis­tri­ta­les una vez a la sema­na y por lo gene­ral el comer­cio se rea­li­za a cam­po abier­to. Es inexis­ten­te el mer­ca­do tal cual cono­ce­mos en las gran­des urbes.

“La cha­cra se debe reco­rrer”, “la pro­duc­ción es bue­na y no se pue­de per­der”, “cómo van a prohi­bir la cose­cha”, son fra­ses comu­nes en la pobla­ción rural que resu­men lo que vie­ne suce­dien­do estos días. 

*Julio César Aro­qui­pa Vil­ca es antro­pó­lo­go, con estu­dios con­clui­dos de la Maes­tría de Lin­güís­ti­ca Andi­na y Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal del Alti­plano. Tra­duc­tor e intér­pre­te de len­gua que­chua del Minis­te­rio de Cul­tu­ra del Perú. Actual­men­te es miem­bro del Gru­po de Estu­dios Plu­ra­li­da­des Puno y del Ins­ti­tu­to de Estu­dios de las Cul­tu­ras Andi­nas – Perú.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *