“Nues­tras vidas son los ríos que van a dar a la vida”

Argen­ti­na /​Tomás Aste­la­rra /​La luna con gati­llo /​Resu­men Latinoamericano

Sin dudas uno de los inte­lec­tua­les más agu­dos de nues­tro tiem­po, el poe­ta, antro­pó­lo­go y acti­vis­ta colom­biano Hum­ber­to Cár­de­nas Mot­ta ha sufri­do toda serie de per­se­cu­cio­nes y exi­lios. Des­de algún lugar de nues­tra Ame­ri­ka nos acer­ca sus refle­xio­nes sobre este nue­vo tiem­po.

Por Tomás Aste­la­rra
Ilus­tra­cio­nes de Luciano Espeche

“En el bor­de de mi memo­ria está el naran­jo. Él se bebe mi som­bra y la hace fru­to y me narra la fábu­la del pája­ro que can­ta mul­ti­pli­can­do los cami­nos. Por ellos va el via­je­ro que usur­pa­ra mi nom­bre hablan­do en el ardien­te len­gua­je del espino”, dice una de las poe­sías de Hum­ber­to Car­de­nas Mot­ta. Des­de 1953, ade­más de poe­ta, ha sido niño, tam­bo­ri­le­ro, marino, maes­tro, dra­ma­tur­go, mese­ro, alba­ñil, agri­cul­tor, antro­pó­lo­go, acti­vis­ta y eterno exi­lia­do, según su pro­pia pre­sen­ta­ción. “Nun­ca he podi­do ser cata­lo­ga­do ni cla­si­fi­ca­do en nada, en nin­gu­na ver­tien­te por mi tra­ba­jo. Mi tem­pra­na rela­ción con per­so­nas y pro­ce­sos de la lucha cam­pe­si­na. Eso me fue dan­do un per­fil muy par­ti­cu­lar que es una con­ti­nui­dad de mi ori­gen social y polí­ti­co, de pobla­cio­nes mar­gi­na­das que van de des­arrai­go en des­arrai­go. Pos­te­rior­men­te vie­ne todo el pro­ce­so de mili­tan­cia con todas las con­tra­dic­cio­nes que esto sig­ni­fi­ca, y todas las posi­bi­li­da­des. Con­tra­dic­cio­nes por las mira­das polí­ti­cas bas­tan­te rígi­das que se con­fi­gu­ran en estas orga­ni­za­cio­nes y no per­mi­ten a veces per­ci­bir toda la rique­za de la lucha social”, me dijo algu­na vez a tra­vés de una cin­ta que tra­jo un com­pa­ñe­ro colom­biano des­de algún lugar sin nom­bre de nues­tra Ame­ri­ka. Lo había cono­ci­do en su país natal, Colom­bia, en un bar de Bogo­tá, poco tiem­po antes del exi­lio, emble­ma de las inves­ti­ga­cio­nes y accio­nes en con­tra del terror capi­ta­lis­ta-para­mi­li­tar que en tiem­pos del gobierno de Álva­ro Uri­be Vélez (2002−2010) des­ple­ga­ba su mayor ten­dal de muer­tes (uno de los mayo­res geno­ci­dios de la his­to­ria de nues­tro continente).

Su vida ha sido inten­sa y, tra­ba­jan­do con los des­te­rra­dos de siem­pre, se mime­ti­zó con elles. Como ser del pen­sa­mien­to poé­ti­co y crí­ti­co, Hum­ber­to Cár­de­nas Mot­ta ha reco­rri­do la mili­tan­cia de la vida tejien­do labo­rio­sas ter­nu­ras entre la bar­ba­rie. Su ros­tro angu­lo­so y agu­do susu­rra pala­bras inefa­bles con la poten­cia de una bala. Su obra inte­lec­tual y poé­ti­ca se hizo un silen­cio que pocos hemos apren­di­do a escu­char y refe­ren­ciar. El silen­cio de la muer­te capi­ta­lis­ta que inun­da nues­tra vida des­de el ali­men­to a la pala­bra, de los para­mi­li­ta­res a los virus de labo­ra­to­rio. El silen­cio de la tie­rra antes que bro­te la semi­lla. En ese ins­tan­te antes del estruen­do de las balas y máqui­nas-armas del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. Pero tam­bién de los ríos que des­bor­dan hacia la vida arras­tran­do nues­tras vidas.

Ponien­do al des­cu­bier­to la gra­má­ti­ca de la barbarie

«La vida”, cuen­ta Hum­ber­to Cár­de­nas Mot­ta en un cas­set­te que me tra­jo un com­pa­ñe­ro colom­biano des­de algún rin­cón sin nom­bre de nues­tra Amé­ri­ka, “no tie­ne cor­tes tan mar­ca­dos. Uno tie­ne una mane­ra de mirar el mun­do y hay cosas que lo tocan a uno en su sen­si­bi­li­dad y lo van afec­tan­do de muchas mane­ras. Yo recuer­do que cer­ca de la casa de mi infan­cia, en un barrio que empe­za­ba a sur­gir en las peri­fe­rias, don­de no había luz, ni gas, ni agua, ni alcan­ta­ri­lla­do, había una cons­truc­ción vacía. Yo recuer­do vaga­men­te el escán­da­lo por un anciano que allí esta­ba murien­do de ham­bre. De ese tipo pue­do recor­dar muchas cosas, muchas figu­ras mas­cu­li­nas, feme­ni­nas, pai­sa­jes que, con el empu­je de las ciu­da­des y la lle­ga­da de nue­vos pobla­do­res, se iban trans­for­man­do muy radi­cal­men­te. La tala de los bos­ques por esas fami­lias que iban sien­do expul­sa­dos de otros terri­to­rios. Hay una rela­ción dia­léc­ti­ca: a ellos los talan de sus terri­to­rios y ellos empie­zan a abrir espa­cio en las peri­fe­rias de las ciu­da­des. La trans­for­ma­ción y la for­ma­ción de uno son en espa­cios vio­len­tos. Es la for­ma en la que fun­cio­na esta socie­dad. Pue­do recor­dar cómo se con­vier­te una que­bra­da don­de había mucha vida, peces peque­ños, rodea­dos de árbo­les (lo que se lla­ma bos­que de gale­ría). Cómo des­apa­re­cen y se trans­for­man en alcan­ta­ri­llas. Cómo todo en esta socie­dad va entran­do en un pro­ce­so en el cual todas las for­mas de vida se con­su­men para pro­du­cir. Pero esa pro­duc­ción lo que hace de la vida es algo muer­to. En el caso per­so­nal, esa es mi escue­la. Yo no pue­do reco­no­cer otra escue­la con inde­pen­den­cia de que ya adul­to halla esta­do, casi a los cua­ren­ta años, en una universidad».

A las nue­ve de la maña­na del 7 de enero de 1977 fue dete­ni­do y des­apa­re­ci­do tem­po­ral­men­te en la ciu­dad de Iba­gué, acu­sa­do de rebe­lión por su par­ti­ci­pa­ción en el «Pedro León Arbo­le­da» (P.L.A), coman­do urbano del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción (E.P.L.). Some­ti­do a una cor­te mar­cial, la úni­ca vez que se le dio la pala­bra, Hum­ber­to Cár­de­nas Mota recor­dó al líder indí­ge­na Quin­tín Lame: «Una vez, un doc­tor, Gui­ller­mo Valen­cia, el famo­so poe­ta colom­biano, se hizo pasear por algu­na par­te de Colom­bia con Quin­tín Lame ama­rra­do a un lazo del cue­llo, como si fue­ra un perro, y le escu­pió la cara. Quin­tín Lame le dijo: Doc­tor, res­pé­te­me. Y los hom­bres deben exi­gir res­pe­to. Es cier­to que hay muchas cosas que no deben que­dar ocul­tas; hay cosas que al ser pro­nun­cia­das impli­can que se denun­cien. He vis­to cómo se ha avan­za­do bas­tan­te en la tec­no­lo­gía y en la cien­cia. Es admi­ra­ble, es algo digno de admi­rar. La tec­no­lo­gía y la cien­cia del terror. Uno apren­de en sus lec­tu­ras muchas cosas; pero, como decía Quin­tín Lame, uno tie­ne que apren­der a leer en el libro de la vida, el libro de la vida que es el libro de la natu­ra­le­za, y los hom­bres tam­bién somos natu­ra­le­za, y la natu­ra­le­za no nació para ser piso­tea­da, la natu­ra­le­za debe ser res­pe­ta­da, y más res­pe­ta­do debe ser el hombre»

Si bien pudo haber apren­di­do la lec­ción, aga­cha­do la cabe­za, al menos, dirían los pru­den­tes, “baja­do unos cam­bios”, “care­tear­la un poqui­to”, “ser más con­tem­pla­ti­vo”, Hum­ber­to Cár­de­nas Mot­ta se trans­for­mó en un refe­ren­te de las juven­tu­des rebel­des de las uni­ver­si­da­des, los pue­blos indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y afro­des­cen­dien­tes, y todes aque­lles que día a día cuen­tan los muer­tos en la cruen­ta bata­lla con­tra el capi­tal que en Colom­bia tie­ne un epi­cen­tro. Sus libros “La Gra­má­ti­ca de la Bar­ba­rie” y “La Bio­di­ver­si­dad es la Cabal­ga­du­ra de la Muer­te”, deta­lla­ron minu­cio­sa­men­te el víncu­lo entre las matan­zas para­mi­li­ta­res del Cho­co Bio­geo­grá­fi­co, el gobierno colom­biano, el de Esta­dos Uni­dos, las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y las ongs de con­ser­va­ción inter­na­cio­nal. Su últi­mo des­tino den­tro del país fue el Pára­mo de Suma­paz. Ahí, en una de las mayo­res fuen­tes de agua natu­ral del sur de Amé­ri­ca, las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas resis­tían la pri­va­ti­za­ción de los recur­sos natu­ra­les y el plan del gobierno para ceder sus terri­to­rios a los Esta­dos Uni­dos a cam­bio de bonos de la deu­da exter­na. “Fui al pára­mo de Suma­paz por últi­ma vez el 1 de febre­ro del 2009; ya nos tenían corrien­do los para­mi­li­ta­res. A Danie­li­to (su hijo) lo habían foto­gra­fia­do ahí en la fin­ca. Habían foto­gra­fia­do la casa. Ya nos tenían aco­rra­la­dos y esta­ban matan­do gen­te por ahí. Cuan­do fui al pára­mo ya sabía que no podía vol­ver”, nos rela­ta­ba poco tiem­po des­pués, ya des­de algún lugar per­di­do de nues­tra Amerika. 

En aquel bar de Bogo­tá daba un con­tex­to his­tó­ri­co y polí­ti­co a esa masa­cre, ese exi­lio, esa rabia: «Sobre Lati­no­ame­ri­ca­na, des­de la épo­ca espa­ño­la, ha cun­di­do la visión del Dora­do, ese mito de ese occi­den­te que hoy nos ha impues­to su razón, siem­pre bus­can­do la extrac­ción de recur­sos. Ini­cial­men­te con la épo­ca escla­vis­ta, pos­te­rior­men­te con el mer­can­ti­lis­mo inglés, y hoy en esta nue­va eta­pa del capi­ta­lis­mo mun­dial. Las pobla­cio­nes están en terri­to­rios con­cre­tos y para sacar­las tie­nen que inven­tar­se muchas cosas. La vio­len­cia en ese sen­ti­do no es sim­ple­men­te el acto arma­do. La vio­len­cia está fun­da­da en la nega­ción del otro. Uno de los pila­res actua­les del capi­ta­lis­mo es la com­pe­ten­cia, y la com­pe­ten­cia se basa en el prin­ci­pio de la nega­ción del otro. Enton­ces, cuan­do se habla de rique­za, se habla de vio­len­cia, y en el sen­ti­do más amplio del tér­mino, pobre­za, igno­ran­cia. Allí uno encuen­tra diná­mi­cas que nos per­mi­ten enten­der que esa vio­len­cia es ejer­ci­da en múl­ti­ples nive­les. Cuan­do se habla de las Nacio­nes Uni­das, con todos esos dis­cur­sos, ellos nos dicen de qué tene­mos que hablar. Eso es un acto vio­len­to. Por­que nos están dicien­do: noso­tros le iden­ti­fi­ca­mos los pro­ble­mas y le pone­mos las solu­cio­nes. Bache­lard (Gas­ton) decía: aquel que me dice he aquí un hecho me con­si­de­ra un estú­pi­do. Nos con­si­de­ran estú­pi­dos, como cuan­do lle­ga­ron los espa­ño­les. Ellos traen el cono­ci­mien­to, el saber, todo su ima­gi­na­rio, esa es la real raíz de la vio­len­cia, y es la real raíz de la igno­ran­cia. Cuan­do noso­tros ter­mi­na­mos repi­tien­do esa nue­va ver­sión de la reli­gión que son los dere­chos huma­nos, enton­ces nos cons­tru­yen una igno­ran­cia. La igno­ran­cia no está en el anal­fa­be­tis­mo, está en la rup­tu­ra entre los seres y el mun­do en el cual esos seres encon­tra­mos sen­ti­do y razón de exis­tir. Ese mun­do en el cual noso­tros como seres tene­mos his­to­ria y memo­ria, y pro­yec­to polí­ti­co. Ahí está la raíz de la vio­len­cia. No impor­ta si se hace a tra­vés de las uni­ver­si­da­des o a tra­vés del para­mi­li­ta­ris­mo. El pen­sa­mien­to crí­ti­co es ani­qui­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te. Esto ten­dría que haber gene­ra­do levan­ta­mien­to en todo el mun­do. Pero han copa­do a tal gra­do nues­tro cora­zón y nues­tro espí­ri­tu que cree­mos y acep­ta­mos esta situa­ción. Hacen de noso­tros mis­mos nues­tros pro­pios car­ce­le­ros. Nos rom­pie­ron el hilo his­tó­ri­co y eso per­mi­te que nos digan que noso­tros somos cosas, mer­can­cías, que la vida es una cosa. Y noso­tros ter­mi­na­mos pidién­do­le a quie­nes nos dicen eso que nos res­pe­ten los dere­chos humanos».

Ante una nue­va cri­sis o herra­mien­ta de muer­te

Ame­na­za­do y exi­lia­do por ejer­cer el dere­cho bási­co a la pala­bra, en algún lugar sin nom­bre de nues­tra Ame­ri­ka, jun­to a su mujer, Car­men­sa, y su hijo, Daniel, acu­dien­do a la soli­da­ri­dad de com­pa­ñe­res de mili­tan­cia, tra­tan­do de adap­tar­se a cada nue­va situa­ción, Hum­ber­to Cár­de­nas Mot­ta siguió tejien­do su obra al mar­gen (mar­gi­na­do) de las gran­des lumi­na­rias que impo­ne el poder. Escri­bió “Con­tra el Fas­cis­mo” y “El amor a la huma­ni­dad de los hom­bre de rapi­ña”. Hace poco comen­zó a escri­bir algu­nas colum­nas de opi­nión sobre la reali­dad social en Amé­ri­ca Lati­na y el pla­ne­ta para el colec­ti­vo Pue­blos en Camino (publi­ca­das en La Luna con Gati­llo). La últi­ma, “Pan­de­mias, ham­bru­nas y gue­rras: la arqui­tec­tu­ra del capi­tal”. Qui­si­mos pro­fun­di­zar con él su mira­da sobre estos tiem­pos tan com­ple­jos que nos acon­te­cen. A tra­vés de las redes socia­les, des­de algún lugar sin nom­bre de nues­tra Amerika.

Esta pan­de­mia o cri­sis pare­ce ser pre­sen­ta­da y se mete en los cuer­pos y las pala­bras como un pun­to de quie­bre en el sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. Sin embar­go para aque­lles que veni­mos vien­do su derrum­be y lógi­ca de muer­te es una con­se­cuen­cia espe­ra­da y par­te de un pro­ce­so de cri­sis civi­li­za­to­ria. ¿Cómo ver este momen­to his­tó­ri­co des­de este lar­go pro­ce­sos de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en con­tra­po­si­ción con la lucha e his­to­ria de las pueblas?

En el mar­co del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta esto que hoy se nos pre­sen­ta como una pan­de­mia, o como las epi­de­mias, o como las pla­gas, o como las catás­tro­fes, no es más que una de sus ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas para la acu­mu­la­ción de rique­za. Y debe­mos recor­dar que el sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta solo pue­de acu­mu­lar rique­za des­tru­yen­do, solo pue­de acu­mu­lar rique­za matan­do, y solo pue­de nom­brar aque­llo que des­tru­ye. La pan­de­mia es una ins­ti­tu­ción ideo­ló­gi­ca, médi­ca, car­ce­la­ria, con­cen­tra­cio­na­ria, y des­de esta pers­pec­ti­va, tene­mos que enten­der que lo que el sis­te­ma está hacien­do es avan­zar en nue­vas for­mas de domi­na­ción. La des­truc­ción es la con­di­ción sin la cual no hay posi­bi­li­da­des de acu­mu­la­ción, ni de nom­brar. En este caso “las víc­ti­mas”, “los nece­si­ta­dos”, “los pobres”. Recor­dan­do aquel plan­tea­mien­to de Marx, cuan­do decía, que entre dere­chos igua­les y con­tra­rios gana la fuer­za, tene­mos una estruc­tu­ra social, un sis­te­ma social, don­de supues­ta­men­te todos tene­mos “el dere­cho a la salud”. Que para aque­llos que no somos par­te del sis­te­ma es el deber de muer­te. Enton­ces para rom­per con esa cate­go­ría de “víc­ti­mas”, de “pobres”, etc… se debe rom­per con los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción por destrucción.

En ese sen­ti­do, no es algo que es excep­cio­nal. No es algo, como de pron­to dijo Pri­mo Levi, fren­te a los cam­pos de con­cen­tra­ción, algo que pue­de vol­ver a suce­der. Nun­ca dejo de suce­der. Sigue suce­dien­do, sigue acon­te­cien­do. El fas­cis­mo, el nazis­mo, el patriar­ca­do, sigue suce­dien­do. En esa medi­da es impor­tan­te decir que ese con­cep­to de eco­no­mía del desa­rro­llo, como se le lla­ma, es un esta­do de excep­ción. Wal­ter Ben­ja­mín insis­tió mucho que cuan­do se pro­mul­ga la ley en una socie­dad divi­da en cla­ses, es una ley que pro­te­ge los dere­chos de los que pro­mul­gan la ley. Y la excep­ción es para aque­llos sobre los cua­les esa ley ejer­ce su poder. Por lo tan­to, en este momen­to, es muy impor­tan­te no per­der de vis­ta dos hechos: uno suce­di­do en Colom­bia, y otro en Chi­le. Los dos esta­dos están for­ta­le­cien­do la fuer­za repre­si­vas, espe­cial­men­te la poli­cial, com­pran­do (en Colom­bia se le lla­man tan­que­tas) estos carros para repri­mir las luchas popu­la­res. De hecho, en el trans­cur­so de esto que se nos ven­de con la idea de pan­de­mia, estos dos esta­dos, están for­ta­le­cien­do a sus poli­cía, por­que, pasa­do este momen­to, lo que se con­ti­núa es que se debe garan­ti­zar los avan­ces que se logren en los pro­ce­sos de des­truc­ción de la vida. El sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta debe garan­ti­zar que esos avan­ces que ellos obten­gan en este momen­to pue­dan ser pro­fun­di­za­dos y sostenidos.

En cuan­to a la segun­da par­te de la pre­gun­ta (la de las pue­blas), es impor­tan­te resal­tar que en este momen­to se reve­la con mayor cla­ri­dad (si es que no se la ha teni­do), la nece­si­dad de una vuel­ta a la tie­rra, a la madre tie­rra, a la pacha­ma­ma. De revi­sar todas nues­tras pro­pues­tas polí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, a la luz de las diná­mi­cas de la natu­ra­le­za. En tan­to que todos los pro­ce­sos natu­ra­les han sido con­ta­mi­na­dos, y todos los pro­ce­sos cós­mi­cos han sido frac­tu­ra­dos, en sus rela­cio­nes, por el sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. En este sen­ti­do, es impor­tan­te resal­tar el tema de la pro­duc­ción de las redes de inter­cam­bio, de coope­ra­ción, del apo­yo mutuo. Es impor­tan­te enten­der que noso­tros debe­mos actuar como las semi­llas que ger­mi­nen en la oscu­ri­dad, semi­llas que van ges­tan­do la vida en el fon­do de la tie­rra, para emer­ger en su momen­to. Un vol­ver sobre los pasos del uni­ver­so, sobre el cami­nar de las semi­llas pro­pias, de los ríos sin con­ta­mi­na­ción, del espí­ri­tu, del uni­ver­so, que habi­ta en noso­tros. Sin la tira­nía de la pro­duc­ción indus­trial de la con­cien­cia del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. No tene­mos nada que pedir­les. No tene­mos nada que espe­rar del sis­te­ma mun­do capitalista.

¿Cómo influ­ye esta pan­de­mia en la mira­da hacia el otro? ¿Cómo enfren­tar las acti­tu­des de “engo­rra­mien­to”, de denun­cias en cua­ren­te­na, de for­mas de orga­ni­za­ción civil que pare­cen sus­ten­tar la impo­si­ción de un régi­men auto­ri­ta­rio con la excu­sa de la emer­gen­cia sanitaria?

No pode­mos seguir andan­do, ni se pue­de andar, no se pue­de vivir, no se pue­de gozar, no se pue­de pal­pi­tar, a la som­bra de los dere­chos del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. Solo pode­mos vivir, solo pode­mos vibrar, con el uni­ver­so, cami­nan­do este camino de las trans­gre­sio­nes. No pode­mos olvi­dar que la reali­dad, en sen­ti­do estric­to, es una inven­ción. Y que este sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta ha inven­ta­do la opre­sión, ha inven­ta­do la téc­ni­ca, el cono­ci­mien­to, el saber, las ins­ti­tu­cio­nes, para la domi­na­ción y la des­truc­ción de la vida. Tene­mos que cami­nar por otros sen­de­ros. Tene­mos que reexis­tir, rein­ven­tar­nos y encon­trar­nos en una socie­dad diferente.

Hace poco hablan­do de la situa­ción, Raúl Zibe­chi dijo que esta­mos en un “cam­po de con­cen­tra­ción” y que la acti­tud de las pue­blas debe ser de peque­ñas orga­ni­za­cio­nes des­de el ano­ni­ma­to y si des­per­tar mucho la mira­da de los cap­to­res (el sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta) ¿Estás de acuer­do? ¿Cómo se con­tra­po­ne esta mira­da con la opor­tu­ni­dad de gene­rar una nue­va con­cien­cia, de difun­dir las voces que vie­nen hablan­do que esta cri­sis era espe­ra­ble y es par­te del lar­go pro­ce­so del sis­te­ma mun­do capitalista?

La cri­sis es un esta­do per­ma­nen­te del esta­do mun­do capi­ta­lis­ta. No pue­de exis­tir de otra mane­ra. Solo pue­de gene­rar ten­sio­nes a tra­vés de las cua­les la com­pen­sa­ción es la opre­sión, la explo­ta­ción, la expro­pia­ción de los pue­blos, la des­truc­ción de la vida en gene­ral No exis­ten fór­mu­las, no pue­den plan­tear­se fór­mu­las de cómo gene­rar pro­ce­sos, en tan­to las cir­cuns­tan­cias son diver­sas, aun­que con ele­men­tos comu­nes, por­que es un sis­te­ma mun­do. Por ejem­plo: la expe­rien­cia kur­da, o pales­ti­na, o del pue­blo mapu­che, son expe­rien­cias que tie­ne situa­cio­nes comu­nes, pero que en sus cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res ten­drán que imple­men­tar for­mas de luchas espe­cí­fi­cas, en cuan­to a las cir­cuns­tan­cias que viven en cada momen­to. Esto no sig­ni­fi­ca que no se deba rea­li­zar el teji­do entre los pue­blos del mun­do. Uno de los ele­men­tos que con­si­de­ro impor­tan­te tener en cuen­ta es el res­pe­to por la Madre Tie­rra. Todas las for­mas de luchas se cru­zan por ese res­pe­to, por ese res­ca­te de noso­tros, noso­tras, con la Madre Tie­rra. No creo que exis­ta una for­mu­la espe­cí­fi­ca para cami­nar. Esa diver­si­dad de mane­ra de andar es la que nos va a per­mi­tir ser como los ríos, que al decir del poe­ta, van a dar a la vida. Nues­tras vidas son los ríos que van a dar a la vida, decía el poe­ta. Eso es lo importante.

Hace poco escri­bis­te: “En el pro­ce­so de pro­duc­ción, el sis­te­ma mun­do no solo pro­du­ce el pro­duc­to; tam­bién pro­du­ce, en un solo movi­mien­to, el modo y la nece­si­dad del con­su­mo en el con­su­mi­dor. El enfer­mo, para recu­pe­rar su salud, no nece­si­ta cam­biar su mons­truo­sa visión de mun­do que lo enfer­ma y que lo mata: nece­si­ta medi­ci­nas, y “si es Bayer, es bueno”. Y como es trans­na­cio­nal, con­tro­lan­do las semi­llas, pro­du­cien­do agro­tó­xi­cos, “es bueno”. Y es demo­crá­ti­co… y… ¿no hace par­te del sis­te­ma de gue­rra con­tra la vida?” ¿Cómo es que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta hoy se apro­ve­cha de esta cri­sis sani­ta­ria para ven­der sus medi­ci­nas-vene­nos, sus con­su­mos en las redes vir­tua­les, su for­ma de edu­ca­ción, y la ins­tau­ra­ción de esta­dos tota­li­ta­rios y en esta­do de sitio?¿Que tan­to tapa esta pan­de­mia la cri­sis del sis­te­ma finan­cie­ro y de pro­duc­ción y con­su­mo? ¿Qué tan­to lo fortalece?

Hay tres hechos apa­ren­te­men­te des­co­nec­ta­dos que me gus­ta­ría resal­tar. Uno: un chi­co en la pla­za de La Dig­ni­dad, en Chi­le, un pri­me­ra línea, que sale abso­lu­ta­men­te solo en mitad de esto que se ha deno­mi­na­do como pan­de­mia con su escu­do y gri­ta algu­nas cosas que no se alcan­za a oír en el audio. Un segun­do hecho, es una expre­sión que se ha vis­to, se ha escu­cha­do, en varios medios, en don­de la gen­te dice: “o nos mata el virus o nos mata el ham­bre”. Y un ter­cer hecho, es el ase­si­na­to de un com­pa­ñe­ro líder comu­ni­ta­rio de los movi­mien­tos socia­les comu­ni­ta­rios popu­la­res en Pia­mon­té, Cau­ca, ase­si­na­do jun­to a dos de sus peque­ños, uno de ellos, si mal no recuer­do de sie­te años. Esta­mos asis­tien­do a un avan­ce en la com­pren­sión del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. Yo sien­to que la pre­sen­cia de muje­res, de las jóve­nes, y la pre­sen­cia de otros pro­ce­sos socia­les, nos está dicien­do que eso que se nos pre­sen­ta como des­co­nec­ta­do y como ocul­to de par­te del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta, lo esta­mos vien­do des­de otra pers­pec­ti­va, y esta­mos actuan­do de otra mane­ra. En ese sen­ti­do, depen­de de nues­tra dis­po­si­ción para la acción, depen­de de nues­tra ima­gi­na­ción, de nues­tra capa­ci­dad de gene­rar pro­ce­sos nue­vos, de for­ta­le­cer los pro­yec­tos, de tra­du­cir en acción la pala­bra, la pala­bra que ima­gi­na, la pala­bra que inven­ta, que esté acom­pa­ña­da por la acción. Que esté con­tex­tua­li­za­da en los pro­ce­sos comu­ni­ta­rios. Por­que allí está la vida. Diga­mos que, la pan­de­mia tapa tan­to como deve­la. Pero tapa tan­to como deve­la, en la medi­da en que noso­tros poda­mos des­de nues­tras pro­pias pala­bras, nues­tra pro­pia viven­cia, y nues­tra pro­pia expe­rien­cia, poder deve­lar lo que está ocul­to a la vis­ta de todos.

El momen­to pare­ce virar hacia la impo­si­ción de un nue­vo orden mun­dial (lo ase­gu­ró hace poco el voce­ro del Club de Bill­derl­berg, Herny Kis­sin­ger). A la vez pare­cie­ra que hay un repo­si­cio­na­mien­to, casi diría­mos que vic­to­ria, de las nue­vas for­mas de impe­rio capi­ta­lis­ta de Rusia y Chi­na. ¿Cómo se mue­ve hoy el table­ro de los de arri­ba y que tan­to influ­ye esto en el posi­cio­na­mien­to de los de abajo?

Todos los que esta­mos cer­ca de las expe­rien­cias de los mega­pro­yec­tos, de las diver­sas for­mas de explo­ta­ción, de domi­na­ción, de expro­pia­ción, de per­se­cu­ción, de muer­te, pode­mos ver, como, inde­pen­dien­te­men­te que sea Esta­dos Uni­dos, Rusia, Chi­na… como se des­tru­ye esa tra­ma del uni­ver­so, en nues­tra vida coti­dia­na. Pode­mos ver como los efec­tos de muer­te, por la con­ta­mi­na­ción, por la rup­tu­ra de toda la diná­mi­ca vital del uni­ver­so. Por­que, por ejem­plo en el Ecua­dor, el esta­do ecua­to­riano tie­ne pro­pa­gan­das en don­de le dice a la gen­te que la explo­ta­ción mine­ra (obvia­men­te no dice en su pro­pa­gan­da que es hecha por las trans­na­cio­na­les, en este caso, por gran­des empre­sas chi­nas), es decir estas empre­sas, son ami­ga­bles con el medio ambien­te. Está dicién­do­le que no con­ta­mi­na el agua. Cuan­do quie­nes vivi­mos cer­ca, los pue­blos, la comu­ni­da­des que viven en este terri­to­rio, están vivien­do los pro­ce­sos de expul­sión, de des­tie­rro, de con­ta­mi­na­ción, de muer­te y de repre­sión, por par­te del esta­do, para favo­re­cer los intere­ses de estas trans­na­cio­na­les. En esa medi­da, la gen­te está vien­do que, inde­pen­dien­te­men­te del nom­bre del impe­rio que haga pre­sen­cia, los efec­tos son los mis­mos. Por­que en estas zonas, don­de están estas trans­na­cio­na­les, hay pobla­ción no sola­men­te ecua­to­ria­na, sino de otros paí­ses, espe­cial­men­te de Colom­bia, que es pobla­ción des­pla­za­da tam­bién por el pro­yec­to impe­rial, per­se­gui­da por el esta­do colom­biano y los ejér­ci­tos para­mi­li­ta­res del esta­do colom­biano. En este sen­ti­do, es muy impor­tan­te lograr que estas lec­tu­ras se rela­cio­nen, inde­pen­dien­te­men­te don­de se estén vivien­do estas expe­rien­cias de explo­ta­ción, expro­pia­ción y des­tie­rro de las comunidades.

¿Cómo escri­bir a hier­ba lim­pia, como tejer el poder asam­blea­rio de la madre tie­rra en estos tiem­pos de pandemia?

Escri­bo a yer­ba lim­pia y las pala­bras se nutren de la tie­rra. Recuer­do una expre­sión del com­pa­ñe­ro Matías Catri­leo, mapu­che, que decía: que un pue­blo que no se gobier­na a si mis­mo no tie­ne dig­ni­dad. Es gober­nar­nos a noso­tros mis­mos, orde­nar­nos a noso­tros mis­mos como pue­blos. Mirar­mos a noso­tros mis­mos sin esos mega­pro­yec­tos de la con­cien­cia trans­na­cio­nal. Es decir: dar­nos nues­tra pro­pia ley. Dar­nos nues­tra pro­pia ley con la escri­tu­ra de la tie­rra en la entra­ñas. Hacien­do de nues­tras entra­ñas el nido de nues­tras semi­llas. Hacien­do de las entra­ñas de la comu­ni­dad el nido de sus pro­pias deci­sio­nes. Deci­dien­do de mane­ra asam­blea­ria. Asu­mien­do nues­tras vidas de mane­ra comu­ni­ta­ria. Hacien­do la lim­pie­za, en el sen­ti­do de la medi­ci­na tra­di­cio­nal Nasa, de nues­tros espí­ri­tus, de nues­tros cora­zo­nes y de la Madre Tierra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *