«Las cua­ren­te­nas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na» (Infor­me Especial)

Por La Gar­gan­ta Pode­ro­sa /​Resu­men Latinoamericano/​16 de abril 2020 . — -

Recién, hace un rati­to nomás, está­ba­mos empe­zan­do a tes­tear el gol­pe cívi­co mili­tar en Boli­via, el oxí­geno para la ile­gí­ti­ma deu­da argen­ti­na, la fie­bre por mili­ta­ri­zar las calles uru­gua­yas, los tapao­jos para pro­tes­tar con­tra Piñe­ra, los deli­rios de Bol­so­na­ro en las fave­las, la tem­pe­ra­tu­ra del par­la­men­to peruano, las fosas comu­nes en Méxi­co, el rebro­te del blo­queo a Cuba, la cur­va de las tari­fas en Ecua­dor, el virus que mata líde­res en Colom­bia, el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio de Vene­zue­la, la leta­li­dad del racis­mo, los guan­tes del capi­ta­lis­mo finan­cie­ro y las vacu­nas apó­cri­fas de la OEA, entre todas las trum­pas que nos her­ma­nan en una tie­rra sin coro­nas, don­de la pla­ga del silen­cio mata per­so­nas, los favo­re­ci­dos cie­rran sus puer­tas y nues­tro pue­blo tra­ba­ja, ¡las venas abier­tas de la Patria Baja! Por ahí ago­ni­za­ban nue­vas ver­da­des, nun­ca prio­ri­da­des en las inmu­ni­za­das por­ta­das de la región, dra­má­ti­ca­men­te intu­ba­das al mis­mo patrón, cuan­do de pron­to cam­bió el uni­ver­so. Al rever­so de la glo­ba­li­za­ción, sin per­der el con­trol de la tele­vi­sión, una pan­de­mia tum­bó al abra­zo abrién­do­se paso, vomi­tan­do sus nichos y ente­rran­do a los demás bichos que azo­ta­ban a la pobre­za: el ham­bre, el des­mon­te, un alam­bre, nin­gún hori­zon­te, la sequía, la dis­cri­mi­na­ción, la hipo­cre­sía, la con­cen­tra­ción, la mega­mi­ne­ría, el mal menor, la poli­cía con silen­cia­dor, la indi­fe­ren­cia, los pes­ti­ci­das, ¡la con­vi­ven­cia con los femi­ci­das! A lo amar­go y a lo chan­cho del con­ti­nen­te, hoy se extien­de rui­do­sa­men­te un entra­ma­do de asam­bleas popu­la­res que vie­nen hilan­do ideas des­de dis­tin­tos luga­res, por­que la pobre­za es una sola, pero la ente­re­za es una ola de con­vic­cio­nes, arras­tran­do duran­te siglos a millo­nes que no sólo pade­ci­mos el colo­nia­lis­mo y la des­gra­cia, ¡naci­mos de la mis­ma idio­sin­cra­sia! Bur­lan­do todas las barre­ras, ves­ti­das de modas o ergui­das como fron­te­ras, nues­tras comu­ni­da­des ville­ras vie­nen tiran­do pare­des por las redes con las delan­te­ras de otras fave­las que tam­bién son escue­las, como las comu­ni­da­des, las pobla­cio­nes, las cha­bo­las, las barria­das, los can­te­gri­les, los asen­ta­mien­tos, ¿hace cuán­to tiem­po comen­za­ron los ais­la­mien­tos? Mal que les pese, Amé­ri­ca Lati­na cre­ce sobre su dig­ni­dad, bajo techos de cha­pa, desa­fian­do a la auto­ri­dad del mapa, por­que nos uni­mos, por­que rom­pi­mos el pris­ma, ¡por­que ya no se aguan­ta! Y por­que com­par­ti­mos la mis­ma Garganta.

……………….

ARGENTINA

Atrin­che­ra­da sobre tie­rra arra­sa­da, sin pan, tra­ba­jo, ni techo, el virus encon­tró bue­na par­te de su labu­ro hecho. Rece­sión, des­nu­tri­ción, fami­lias des­alo­ja­das, poli­cías des­bo­ca­das y deu­das tan sagra­das como fra­gua­das, ya infec­ta­ban al Esta­do, cuan­do nadie hubie­ra ima­gi­na­do algu­na limi­ta­ción para la cir­cu­la­ción comu­ni­ta­ria, sólo para evi­tar una eclo­sión fune­ra­ria. Sin dudas, el tem­prano decre­to de la cua­ren­te­na, valió la pena y endeu­dó a la ale­gría: si alguien tie­ne que espe­rar, ¡que espe­re la eco­no­mía! Se sal­va­ron vidas y se toma­ron medi­das impor­tan­tes, pero son cada vez más deses­pe­ran­tes las filas de los meren­de­ros, don­de fal­tan los note­ros y sobra la ver­dad: ya pasa­mos a dis­po­ni­bi­li­dad, dece­nas de imá­ge­nes que des­nu­dan a las Fuer­zas de Segu­ri­dad. Mucho, mucho con­trol popu­lar, don­de nadie pue­de ais­lar a sus tene­do­res y pare­ce que son tan peli­gro­sos los come­do­res de la comu­ni­dad, tan ladro­nes y tan tur­bios, ¡que la Ciu­dad invir­tió 53 millo­nes en tea­tro anti­dis­tur­bios! Cui­dar­nos nun­ca impli­ca callar­nos las fla­que­zas, ni pri­var­nos de aplau­dir que por fin poda­mos dis­cu­tir las gran­des rique­zas. Reglas vita­les para los demás, como la res­tric­ción a los cor­tes de gas, no están cubrien­do a las vivien­das infor­ma­les, por­que no lle­gan las garra­fas socia­les, ni los sachets de agua pota­ble en el kit de la vian­da esco­lar. Ni eso, ni el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia logra­ron des­com­pri­mir la situa­ción: lle­ga la urgen­cia, pero tar­da la cone­xión. Y aún fal­tan asi­los para los ancia­nos menos pudien­tes que con­vi­ven con sus parien­tes o siguen labu­ran­do para mor­far, codos con codos: aho­ra es cuán­do, ¡La Patria es ais­lar a todos!

……………….

BOLIVIA

El pro­ce­so alfa­be­ti­za­dor, la plu­ri­na­cio­na­li­dad, 25 mil kiló­me­tros de ruta, la esta­bi­li­dad mone­ta­ria, los hidro­car­bu­ros, el tele­fé­ri­co, La Paz libre de repre­sión y el mayor desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la región, tal vez les moles­ta­ron a esos fis­ca­les del caris­ma, la gen­te y la demo­cra­cia que vol­tean una y otra vez. No les moles­ta­ba un pre­si­den­te boli­viano que habla­ra sólo en inglés. Afue­ra Evo, arran­có un año nue­vo y todo nor­mal. Hoy, el 70% del comer­cio es total­men­te infor­mal, la situa­ción social des­bor­da por los cos­ta­dos y ni siquie­ra se infor­ma el núme­ro de con­ta­gia­dos. Los hos­pi­ta­les están jodi­dos y los movi­mien­tos siguen tan per­se­gui­dos como las fede­ra­cio­nes del Tró­pi­co que jun­ta­ron dona­cio­nes en el Alto Cha­pa­ré, pero fue­ron rete­ni­das por el Ejér­ci­to del sál­ve­se quien pue­da: la biblia, pare­ce, que­dó en la Casa de la Mone­da. Hay, sí, un bono de 400 Boli­via­nos para mayo­res de 65, vie­jos bene­fi­cia­rios del sala­rio social Jua­na Azur­duy, madres recien­tes y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, ¿bue­ní­si­mo, no? Sólo que nadie lo cobró. Y enton­ces se creó una canas­ta fami­liar de 500 boli­via­nos, para padres de niños en escue­la pri­ma­ria, ¡qué lo parió! Ah, no, tam­po­co llegó.

……………….

BRASIL

Ni el impeach­ment, ni las fake news, ni el law fare, mos­tra­ron un ses­go tan hos­til hacia su pro­pia gen­te: el gru­po de ries­go en Bra­sil es el Pre­si­den­te. Más de 20 mil con­ta­gia­dos como secue­las de su libre albe­drío: sólo 69 tes­tea­dos en las fave­las de Río, 8 muer­tos. Y casi todos los medios tuer­tos. Una joven indí­ge­na, Yano­ma­mi Alva­nei Xiri­xa­na, aca­ba de falle­cer a los 15 años, «por ese virus letal», ¡pasó 21 días sin hos­pi­tal! Abra­zos, impo­ten­cia, ¿una nena? 1597 casos de vio­len­cia en cua­ren­te­na. Sin ais­la­mien­to nacio­nal, un juez del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral le prohi­bió a Bol­so­na­ro inci­dir en cada depar­ta­men­to, pero él siguió abo­ca­do a difun­dir su tra­ta­mien­to con hidro­xi­clo­ro­qui­na, total­men­te des­car­ta­do y des­acon­se­ja­do por la medi­ci­na. «Uma gri­pe­zinha». A con­tra­mano del pla­ne­ta, has­ta su minis­tro Luis Hen­ri­que Man­det­ta pre­fi­rió con­fron­tar­lo, «por­que tie­ne otra posi­ción» y la opo­si­ción ente­ra salió a res­pal­dar­lo, mien­tras Sao Pablo resis­te a ins­tan­cias de fave­la­dos que auto­ges­tio­nan ambu­lan­cias para los olvi­da­dos. A con­tra­luz de sus fun­cio­na­rios, Para­isó­po­lis con­vo­có a cien­tos de volun­ta­rios para moni­to­rear y coor­di­nar, como en Mon­te Azul, otro expe­ri­men­to que con­mue­ve: el Comi­té Popu­lar de Enfren­ta­mien­to al COVID-19. Pues según el Ins­ti­tu­to Data Fave­la, la pan­de­mia que final­men­te más due­la ten­drá como sín­to­ma un dolor esto­ma­cal, por­que hay un 55% del pue­blo sin esta­bi­li­dad labo­ral: 47% autó­no­mos, 8% infor­ma­les y mui­to fute­bol en todos los canales.

……………….

CHILE

El mode­lo más elo­gia­do des­de arri­ba, ya que­dó ter­ce­ro en la tera­pia inten­si­va de la región: 7 mil nue­vos casos, sobre la mis­ma cons­ti­tu­ción que ideó Pino­chet, miles sin abra­zos, miles sin Inter­net, miles sin ambu­lan­cia. Si no pre­gún­ten­le a Valen­ti­na, veci­na de Villa Fran­cia, que per­dió un emba­ra­zo a manos de los cara­bi­ne­ros. O a todos esos com­pa­ñe­ros cri­mi­na­li­za­dos por la pro­tes­ta del 18 de octu­bre, hoy haci­na­dos en una cel­da que des­cu­bre sus carros de asal­to, detrás del alam­bre: en pleno penal de Puen­te Alto, rige la huel­ga de ham­bre de los refe­ren­tes más com­ba­ti­vos, ¡entre varios casos posi­ti­vos! Y el Ser­vi­cio de Meno­res en Chi­gua­yan­te no tie­ne insu­mos, ni pro­to­co­lo ais­lan­te, pero tie­ne 25 pibes enjau­la­dos, todos con­ta­gia­dos. El trans­por­te subió un 125% y la «ley que pro­te­ge al empleo» puso toda­vía más feo el pano­ra­ma de las pobla­cio­nes, ali­via­nan­do las indem­ni­za­cio­nes, ante la pla­ga del des­pi­do y las sus­pen­sio­nes. Ni a los besos les pusie­ron fre­nos: las mas­ca­ri­llas cues­tan 1000 pesos chi­le­nos y la cua­ren­te­na se pier­de en la espe­ra para cobrar el segu­ro, mien­tras cre­ce la hile­ra de la gen­te sin labu­ro. Y sí, ade­más un 70% más de hom­bres denun­cia­dos por agre­sio­nes en sus pro­pios hoga­res, para com­ple­men­tar las repre­sio­nes que inten­ta­ron silen­ciar todas las mani­fes­ta­cio­nes. Pero nada, no se ve nada en los estra­dos, en los bal­co­nes, en los baza­res: 460 con­ta­gia­dos de lesio­nes oculares.

……………….

COLOMBIA

Hace mucho tiem­po que la infor­ma­ción real dejó de cir­cu­lar: para la tele­vi­sión inter­na­cio­nal, Colom­bia es una serie de Pablo Esco­bar. Mejor no hablar de medio país hun­di­do en la eco­no­mía infor­mal, ¡un 87,7% en la base del teji­do social! Todos sepul­ta­dos, los datos fuer­tes: 2473 con­ta­gia­dos y 80 nue­vas muer­tes. Has­ta al 27 de abril, una cua­ren­te­na sin opción y sin una sola medi­da de con­ten­ción. ¿La devo­lu­ción del IVA para el estra­to 0, 1 y 2 del sec­tor tra­ba­ja­dor? Aguar­de en línea, por favor. ¿El auxi­lio fami­liar de 160 mil colom­bia­nos? Ya que­da­ron en manos de nom­bres inven­ta­dos o copia­dos con ante­la­ción de pro­gra­mas que tam­bién falla­ron por corrup­ción. ¿El fon­do de emer­gen­cias con 14,8 billo­nes de las arcas depar­ta­men­ta­les? Se inyec­ta­rán a los ban­cos, ¡siem­pre tan ser­vi­cia­les! Sin opción, los movi­mien­tos socia­les con­vi­ven con la per­se­cu­ción de sus mili­tan­tes y una cama de tera­pia cada 60 mil habi­tan­tes, aun­que un 80% están ocu­pa­das por otras enfer­me­da­des. Hay muni­ci­pa­li­da­des sin la más míni­ma dis­po­ni­bi­li­dad vital, sin Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos en nin­gún hos­pi­tal, así como hay 824 fami­lias embe­rás que han sido des­pla­za­das, obli­ga­das por «enfren­ta­mien­tos». Y entre tan­tos tra­ta­mien­tos medu­la­res, los para­mi­li­ta­res avan­zan por todas las vías, por todos lados: en sólo 14 días, 14 líde­res asesinados.

……………….

CUBA

Ais­la­da del egoís­mo, his­tó­ri­ca­men­te con­fi­na­da por el cinis­mo, Cuba se ade­lan­tó a la cura de la pos­ver­dad, cul­ti­van­do la cul­tu­ra de la soli­da­ri­dad. Jus­to ahí, don­de la Uni­ted Fruit sem­bra­ba su pro­pia coro­na, hoy no hay nin­gu­na per­so­na ence­rra­da en su egoís­mo: hay 24 víc­ti­mas en un país con­de­na­do a vivir del turis­mo y el bar­co­me­nu­deo, sobre la cua­ren­te­na cró­ni­ca que impo­ne un blo­queo, aun cuan­do no exis­ta con­mo­ción en el res­to del pla­ne­ta. Sin espe­cu­la­ción, se amplió la pro­vi­sión por libre­ta: un jabón de toca­dor, dos de lavar, un deter­gen­te, una lavan­di­na, dos libras de chí­cha­ro y una pas­ta den­tal, más la canas­ta bási­ca habi­tual. Y más inver­sión esta­tal para la pro­duc­ción de arroz, plá­tano, hue­vos, car­ne de cer­do y fri­jo­les, pero tam­bién más reme­dios y más con­tro­les. Amén del tra­ta­mien­to epi­de­mio­ló­gi­co, se dis­tri­bu­yó un medi­ca­men­to homeo­pá­ti­co para ele­var el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co y, aun con los comer­cios cerra­dos, todos los asa­la­ria­dos man­tu­vie­ron sus con­di­cio­nes. Se suma­ron sub­ven­cio­nes, se han con­ge­la­do las deu­das con el Esta­do y se ha garan­ti­za­do la luz, el agua y el gas, reajus­tan­do pre­su­pues­tos y acom­pa­ñan­do las medi­das sani­ta­rias, con la reduc­ción de impues­tos y cuo­tas tri­bu­ta­rias, ¡sin con­ce­sio­nes! Aho­ra fal­ta resol­ver cues­tio­nes de la logís­ti­ca barrial, para evi­tar el aglo­me­ra­mien­to y garan­ti­zar el dis­tan­cia­mien­to social. ¿Las cla­ses? Luchan­do, se vie­nen dan­do por tele­vi­sión de acuer­do a la edad, des­de la adap­ta­ción has­ta la uni­ver­si­dad, pero lo mejor del pue­blo cubano sigue sien­do esa mano siem­pre lis­ta: 800 médi­cos en misión inter­na­cio­na­lis­ta, que hoy nos eri­zan la piel. ¡800 veces, Fidel!

……………….

ECUADOR

Ojo eh, ¡datos es-ti-ma-ti-vos! Con 7161 casos posi­ti­vos y «unos 388» falle­ci­dos, alguien podría sos­pe­char de cier­tas mani­pu­la­cio­nes en la infor­ma­ción, ¡pero lle­ga­ron las dona­cio­nes! Son cajo­nes de car­tón. Des­de su atril, la alcal­de­sa de Gua­ya­quil envía fére­tros reci­cla­dos, entre sana­to­rios colap­sa­dos y vela­to­rios impro­vi­sa­dos, ¡ale­gría para los oídos de la gen­te! Hay espe­ras de 3 días para ser aten­di­dos «tele­fó­ni­ca­men­te», por­que sólo «hay dis­po­ni­bi­li­dad» si empa­cás tu cua­ren­te­na y te vas a otra ciu­dad, cui­dán­do­te del virus que toma por asal­to y te mata en el asfal­to. Laván­do­se las manos, levan­ta­ron 150 cuer­pos huma­nos ata­ca­dos por gér­me­nes no tan extra­ños: en estos dos años, echa­ron a 3 mil tra­ba­ja­do­res de salud y aho­ra cre­ce la indus­tria del ataúd que no sir­ve, por supues­to, para ente­rrar ese 30% del pre­su­pues­to que un año atrás pudo evi­tar este avan­ce. Que en paz des­can­se. Gran par­te de la enfer­me­ría y has­ta el Hos­pi­tal de la Poli­cía tie­nen veta­dos los insu­mos ele­men­ta­les, como si el 43% de los con­ta­gia­dos no tra­ba­ja­ra en los hos­pi­ta­les. Ya renun­cia­ron la minis­tra y el direc­tor del Segu­ro Social, por­que los necios no valo­ra­ron sus mara­vi­llas: 300% de sobre­pre­cios en las mas­ca­ri­llas. ¿Las barria­das? Unos 5 millo­nes de per­so­nas des­em­plea­das, 62% pre­ca­ri­za­das antes de abril y un bono social para 900 mil. Pero eso sí, el últi­mo 23 de mar­zo prio­ri­za­ron el pago al FMI, ¡326 millo­nes de dóla­res están ahí! Y Lenín Moreno pasean­do por las Islas Galá­pa­gos, invo­can­do mari­nes y no pre­ci­sa­men­te de los man­da­ri­nes, para cui­dar a los demás. Que no vuel­va. Nun­ca Más.

……………….

MÉXICO

«Para no dejar­les un vacío de poder a los sec­to­res más reac­cio­na­rios», López Obra­dor les lleno las calles a los virus más revo­lu­cio­na­rios, que toda­vía no lle­gan a los barrios don­de gri­ta La Gar­gan­ta, ¡pero copa­ron la pla­yi­ta en Sema­na San­ta! Ese turis­mo viral que nos pasea en ambu­lan­cia resul­tó fun­da­men­tal para «la Jor­na­da Nacio­nal de Sana Dis­tan­cia», que se incum­plió estric­ta­men­te en todos lados. Y ya nos van lle­gan­do los resul­ta­dos: 535 nue­vos con­ta­gia­dos y otros 9 cuer­pos vela­dos, sólo en el esce­na­rio hos­pi­ta­la­rio. Y no, en el barrio San Juan Bos­co de Villa Gua­da­lu­pe, Zapo­pan, no avan­za el coro­na­vi­rus, pero tam­po­co alcan­za el pan, por­que la deman­da cre­ció un 20% y al momen­to sigue con­ge­la­da la eco­no­mía infor­mal, tan con­ge­la­da como la mer­ca­de­ría del gobierno muni­ci­pal. Pre­vio a esta cua­ren­te­na tar­día, Méxi­co ya sufría diez femi­ci­dios por día, el 40% en su pro­pio hogar. Pero esa cur­va tam­bién se comien­za a empi­nar, por­que aumen­ta­ron un 60% las denun­cias de vio­len­cia intra­fa­mi­liar. Por lo demás, el sis­te­ma sani­ta­rio no da más, sigue fal­tan­do el equi­pa­mien­to para el per­so­nal y esta sema­na debie­ron impro­vi­sar un bono extra­sa­la­rial, por­que van 5014 infec­ta­dos a nivel nacio­nal: el pri­mer caso lle­gó en febre­ro y 332 aca­ban de falle­cer. Un ver­da­de­ro vacío de poder.

……………….

PARAGUAY

Para­guay no tie­ne den­gue, el den­gue tie­ne a Para­guay. Un enemi­go menos invi­si­ble, nue­vas muer­tes que cau­san las cri­sis, «un enfren­ta­mien­to entre ban­das», escri­bi­rían los peo­nes de cipa­yos: 27 mil den­gues con­tra 7 millo­nes de para­gua­yos. Uno cada 259 del otro lado, ya cayó pica­do, 0,03 de cada diez. Ya murie­ron 53, pero los medios cons­ti­tu­yen una gran tapia, en un país con ape­nas 700 camas de tera­pia. En Ita­púa, por ejem­plo, hay «4» a dis­po­si­ción. Y nues­tra olla popu­lar en Encar­na­ción aca­ba de aumen­tar un 33% sus comen­sa­les, gra­cias al apor­te de otras orga­ni­za­cio­nes socia­les. Fue­ron insu­fi­cien­tes los bol­so­nes muni­ci­pa­les y un 80% de los tra­ba­ja­do­res son inde­pen­dien­tes o infor­ma­les, de modo que no hay pacien­cia, ni bono de emer­gen­cia, por­que resul­tó tan com­ple­ja la ins­crip­ción que sólo se cobró en Asun­ción. No cir­cu­la tan rápi­do como la repre­sión, que ya dio imá­ge­nes de nue­vas tor­tu­ras, tan pero tan cla­ras como oscu­ras. Hay una colec­ción en video que comien­za en Estre­lla y Mon­te­vi­deo, don­de gra­ba­ron a un cui­da­co­ches ver­du­guea­do y pica­nea­do. Mala edu­ca­ción ofi­cial, que hoy se pre­su­po­ne vir­tual, una gran idea que no apli­ca en todos los luga­res: el 30% de nues­tra asam­blea no tie­ne celu­la­res. Y del 70% que pudo com­prar­lo, casi nadie pue­de recar­gar­lo, por­que no pue­de labu­rar, ni cobrar, lógi­ca­men­te. ¡Telé­fono, presidente!

……………….

PERÚ

Disuel­to su par­la­men­to y resuel­tas sus dis­cu­sio­nes, para mues­tra valen 1.000.004 boto­nes. UNO) A los pies del Cerro El Pino, en Lima, Mau­ra esca­ti­ma el agua para lim­piar, por­que no tie­ne cómo lle­gar al estan­que y la bom­ba que lle­na el tan­que fun­cio­na dos horas dia­rias, a veces, aun­que la pobla­ción diur­na se dupli­có en estos dos meses. DOS) Des­de Can­ta­ga­llo, Ronald gri­ta que no hay cómo espe­rar a mayo: se fue­ron las chan­gas, lle­ga­ron los fla­ge­los, ya no pue­de ni ven­der cara­me­los y come una vez al día, por­que no reci­bió toda­vía esos 380 soles del Sub­si­dio de Emer­gen­cia atra­sa­do, «que demues­tra la pre­sen­cia del Esta­do». TRES) Un asco: bajo el Cerro de Pas­co, Mar­cos Cas­ta­ñe­da ges­tio­na deses­pe­ra­da­men­te una ope­ra­ción urgen­te para su hija She­li Kia­ra. Nece­si­ta­ba que via­ja­ra, pero están ence­rra­dos sin tra­ta­mien­to, haci­na­dos has­ta el momen­to en una habi­ta­ción, espe­ran­do algu­na solu­ción. CUATRO) Al igual que otras tres muje­res ase­si­na­das en cua­ren­te­na, a Clau­dia Vera la balea­ron por bue­na fren­te al RENIEC, la mis­ma enti­dad que le negó su iden­ti­dad en el Dis­tri­to Inde­pen­den­cia, don­de rei­na la pre­po­ten­cia del alcal­de Mar­co Anto­nio Ramí­rez, un trans­fó­bi­co, por don­de lo mires. UN MILLÓN) Sí, un millón de peque­ños agri­cul­to­res se plan­tan a con­tra­mano del Gobierno peruano que, sin res­pues­tas fren­te a todas sus pro­tes­tas, deci­dió levan­tar el piso de su cola­bo­ra­ción: aho­ra les da per­mi­so para tras­la­dar su producción.

……………….

URUGUAY

Vamo’ arri­ba, ¿el coro­na­vi­rus ace­cha? Toda­vía no tan­to como la Dere­cha y su gobierno fla­man­te, que no tuvo dra­ma en patear la cua­ren­te­na para ade­lan­te, pero no pudo espe­rar sin ele­var las tari­fas en la adver­si­dad: un 10,5% la elec­tri­ci­dad, un 10,7% el agua y un 9,78% la tele­fo­nía, ¡más arri­ba no se podría! Con la escue­la sus­pen­di­da, las vian­das de comi­da se reti­ran por por­te­ría, a razón de 85 pesos por día, ¿cómo la ves? De pro­pi­na, un boni­to de 1200 por mes. Has­ta ahí, pone­le, toda­vía. Pero se com­ple­ji­za la situa­ción, escu­chan­do a la asam­blea del barrio Chón, don­de Jeni debió hacer una fila de 40 per­so­nas para obte­ner los úni­cos ali­men­tos que sus 4 hijos iban a comer, el día que su almuer­zo fue can­ce­la­do: cuan­do lo reti­ró, esta­ba en mal esta­do. Y sí, ahí qui­zá que­da más cla­ro por qué sue­na tan raro el #Que­da­teEn­Ca­sa, mien­tras la tele ama­sa sus ideas gour­met: Jaque lle­va a sus hijos a la pla­za, ¡para que hagan sus tareas con Inter­net! Sobre los ava­ta­res sani­ta­rios, el gobierno pro­me­tió 1000 tests dia­rios, que por aho­ra son 200. Mien­tras tan­to, van 493 casos con­fir­ma­dos, 272 recu­pe­ra­dos, 9 falle­ci­dos y miles de carre­ros sub­su­mi­dos en otro país, ese que habi­tan los com­pa­ñe­ros del barrio Jun­tos de Nue­vo París, don­de Raquel lla­mó al médi­co por enési­ma vez, has­ta que final­men­te lle­gó, ¡3 días des­pués! La revi­sa­ron y le diag­nos­ti­ca­ron «coro­na­vi­rus posi­ti­vo, por pre­ven­ción», sin hiso­pa­do, ni más con­fir­ma­ción que la intui­ción del doc­tor, ¿qué podría ser peor? A lo mejor con­tra­tar un astró­lo­go para que haga su tra­ba­jo, así no se nota tan­to que les impor­ta­mos un cara­jo, ¡vamo’ abajo!

……………….

VENEZUELA

Habi­tué del pri­mer plano inter­na­cio­nal, gra­cias a la moral que res­guar­da Dere­chos Huma­nos cuan­do los pre­sun­tos tira­nos tie­nen pos­tu­ras de izquier­da, aun­que las peo­res dic­ta­du­ras les hayan impor­ta­do siem­pre una mier­da, hoy Vene­zue­la tam­po­co goza de tal preo­cu­pa­ción del afue­ra, ¡sal­vo que pin­te votar una inva­sión extran­je­ra! Des­abas­te­ci­da hace años, ya no resul­tan extra­ños los sabo­ta­jes, ni los ultra­jes per­pe­tra­dos por dis­tin­tas ver­tien­tes de la inse­gu­ri­dad. Y nues­tro gri­to es un gri­to ente­ro: hubo una masa­cre en el barrio 23 de Enero, que no se le pue­de endil­gar a otros paí­ses, ni a la pan­de­mia viral, ni a las gue­rras con­tra otros kar­mas. Se lo adju­di­can a Tres Raí­ces, un gru­po para­es­ta­tal que inter­vie­ne terri­to­rios con armas. Tole­ran­cia cero para la espe­cu­la­ción inter­na­cio­nal. Y para toda repre­sión esta­tal. Detrás del telón, un malón de pro­ble­mas nue­vos, como el car­tón de hue­vos que sufrió un aumen­to del 53% o el kilo de que­so que tre­pó al pedes­tal y alcan­zó al sala­rio míni­mo vital. De la reali­dad real, muchí­si­mo aval para el Plan Nacio­nal de Edu­ca­ción, median­te una bue­na con­ju­ga­ción de la tele­vi­sión y los con­te­ni­dos curri­cu­la­res, con acce­so a los sec­to­res popu­la­res. Amé­ri­ca Lati­na la tie­ne jodi­da y esa Vene­zue­la ele­gi­da para toda demo­ni­za­ción no ha sido, ni será la excep­ción, pero aho­ra más que nun­ca nece­si­ta­mos orga­ni­za­ción, para que nin­gu­na solem­ne civi­li­za­ción se atri­bu­ya la cate­go­ri­za­ción de nin­gu­na rea bar­ba­rie. Al cara­jo la OEA, ¡aquí no se rin­de nadie!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *