Eco­no­mía. La Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Juris­tas envían un men­sa­je a titu­la­res del FMI y el Ban­co Mundial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 abril 2020

Seño­ra Direc­to­ra Geren­te del
Fon­do Mone­ta­rio Internacional
Kris­ta­li­na Georgiva

De nues­tra consideración:

Nue­va York, Abril 14 de 2020.

Señor Pre­si­den­te del
Ban­co Mundial

David Mal­pass

Nos diri­gi­mos a Uds. con moti­vo de la reu­nión conjunta
de ambas ins­ti­tu­cio­nes, en la que tra­ta­rán la pro­ble­má­ti­ca gene­ra­da por el COVID19.
Aspi­ra­mos que el aná­li­sis no se limi­te o pri­vi­le­gie su influen­cia en la cri­sis económica
glo­bal, sino que prio­ri­ce las con­se­cuen­cias huma­ni­ta­rias. Como en muchas otras
des­gra­cias, si bien la pan­de­mia vic­ti­mi­za sin dis­tin­ción de cla­ses socia­les, afec­ta mucho
más a quie­nes no tie­nen con­di­cio­nes de aca­tar el dis­tan­cia­mien­to físi­co, por care­cer de
vivien­da dig­na, agua pota­ble y alcan­ta­ri­lla­do, acce­so a asis­ten­cia médi­ca especializada,

huma­ni­ta­ria o de emer­gen­cia, y ali­men­ta­ción adecuada.
Es indis­pen­sa­ble que los inte­gran­tes del Fon­do y el

Ban­co, ten­gan pre­sen­te que son ins­ti­tu­cio­nes ple­na­men­te inte­gra­das, jurídicamente,
al lla­ma­do “sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das” como orga­nis­mos espe­cia­li­za­dos establecidos
por acuer­dos inter­gu­ber­na­men­ta­les, en el sen­ti­do del artícu­lo 57 de la Car­ta de Naciones
Uni­das. Tie­nen “amplias atri­bu­cio­nes inter­na­cio­na­les defi­ni­das en sus esta­tu­tos, y
rela­ti­vos a mate­rias de carác­ter eco­nó­mi­co” pues que­da­ron vin­cu­la­das con la ONU,
median­te acuer­dos jurí­di­cos for­ma­les con el Con­se­jo Eco­nó­mi­co y Social, apro­ba­dos por
la Asam­blea Gene­ral (art. 63, párra­fo 1 de la Car­ta). El 15 de abril de 1948,
ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron su res­pec­ti­va incor­po­ra­ción al refe­ri­do “sis­te­ma”, median­te sendos
Pro­to­co­los con­ten­ti­vos del Acuer­do de Rela­cio­nes entre ambos y la ONU, fir­ma­dos el
15 de abril de 1948 (Uni­ted Nations, Treaty Series, volu­men 16, 1948, págs. 325 – 357). El
coro­la­rio fun­da­men­tal es: ni el Fon­do ni el Ban­co pue­den con­tra­ve­nir en su actuación,
los pos­tu­la­dos del Preám­bu­lo, ni los Pro­pó­si­tos y Prin­ci­pios para los cua­les fue
crea­da la ONU (arts. 1 y 2) , ni las dis­po­si­cio­nes espe­cí­fi­cas des­ti­na­das a
ins­tru­men­tar su realización.

En con­se­cuen­cia el Fon­do y el Ban­co, en su carác­ter, reite­ra­mos, de “orga­nis­mos
espe­cia­li­za­dos” de la ONU, están obli­ga­dos a:

  1. “pro­mo­ver el pro­gre­so eco­nó­mi­co y social de todos los pue­blos”, y la
    “ele­va­ción de su nivel de vida den­tro de un con­cep­to amplio de la
    liber­tad”, para reafir­mar “la fe en los dere­chos fun­da­men­ta­les del
    hom­bre, en la dig­ni­dad y el valor de la per­so­na huma­na, en la igualdad
    de dere­chos de hom­bres y muje­res y de las nacio­nes gran­des y pequeñas”
    y crear con­di­cio­nes bajo las cua­les pue­dan man­te­ner­se la jus­ti­cia y el
    res­pe­to a las obli­ga­cio­nes ema­na­das de los tra­ta­dos y otras fuen­tes del
    dere­cho inter­na­cio­nal” (Preám­bu­lo de la Car­ta de la ONU); 
  2. “fomen­tar entre las nacio­nes rela­cio­nes de amis­tad basa­das en el respeto
    al prin­ci­pio de la igual­dad y al de libre deter­mi­na­ción de los pueblos..”; 

“rea­li­zar la coope­ra­ción inter­na­cio­nal en la solu­ción de los problemas
inter­na­cio­na­les de carác­ter eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral o humanitario..”
(art. 1 de la Carta);

  1. tener pre­sen­tes las dis­po­si­cio­nes espe­cí­fi­cas del art.55 de la Car­ta, que
    dice: “Con el pro­pó­si­to de crear con­di­cio­nes de esta­bi­li­dad y bienestar
    nece­sa­rias para las rela­cio­nes pací­fi­cas y amis­to­sas ..la Organización
    pro­mo­ve­rá: a) Nive­les de vida más ele­va­dos, tra­ba­jo per­ma­nen­te para
    todos y con­di­cio­nes de pro­gre­so y desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social; b) la
    solu­ción de pro­ble­mas inter­na­cio­na­les de carác­ter eco­nó­mi­co, social y
    sani­ta­rio, y de otros pro­ble­mas conexos; 
  2. cum­plir con las esti­pu­la­cio­nes de los arts. 22 a 26 de la Declaración
    Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos, que otor­gan a toda per­so­na, como
    miem­bro de la socie­dad:}, “dere­cho a la segu­ri­dad social, y obtener,
    median­te el esfuer­zo nacio­nal y la coope­ra­ción inter­na­cio­nal, habida
    cuen­ta de la orga­ni­za­ción y los recur­sos de cada Esta­do, la satis­fac­ción de
    los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les, indis­pen­sa­bles a su
    dig­ni­dad y al libre desa­rro­llo de su personalidad”; 
  3. evo­car el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y
    Cul­tu­ra­les, que otor­ga a todos los pue­blos la garan­tía de que “en ningún
    caso podrá pri­var­se a un pue­blo de sus pro­pios medios de subsistencia”,
    la pro­tec­ción “a los niños y ado­les­cen­tes con­tra la explo­ta­ción económica
    y social”, ”el dere­cho de toda per­so­na a una mejo­ra con­ti­nua de las
    con­di­cio­nes de existencia…”a estar pro­te­gi­da con­tra el ham­bre”, “al
    dis­fru­te del más alto nivel posi­ble de salud físi­ca y men­tal”; y adoptar
    medi­das para “la reduc­ción de la mor­ti­na­ta­li­dad y de la mortalidad
    infan­til, y el sano desa­rro­llo de los niños”; 
  4. recor­dar la reso­lu­ción 1514 (XV) en cuan­to decla­ra que “la suje­ción de
    pue­blos a una sub­yu­ga­ción, domi­na­ción y explo­ta­ción extranjeras,
    cons­ti­tu­ye una dene­ga­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les, es con­tra­ria a
    la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y com­pro­me­te la cau­sa de la paz y la
    coope­ra­ción internacional” 

En con­se­cuen­cia, el FMI y el Ban­co, deben apar­tar­se de su mal­ha­da­da práctica
his­tó­ri­ca y de sus clá­si­cas con­di­cio­na­li­da­des, y dar por can­ce­la­das, total o
par­cial­men­te, ‑según la situa­ción eco­nó­mi­ca, sani­ta­ria, ali­men­ta­ria y ambien­tal de
cada país‑, las deu­das con­traí­das, o redu­cir su mon­to y pro­rro­gar los pla­zos de pago,
sin intere­ses, por un míni­mo de cin­co años, así como otor­gar nue­vos prés­ta­mos que
sean indis­pen­sa­bles para enfren­tar la pan­de­mia. Ello impli­ca, duran­te ese tiempo,
la inves­ti­ga­ción exhaus­ti­va de las deu­das, cuya legi­ti­mi­dad o lega­li­dad se encuentre
cuestionada.

Esta reu­nión se da en una situa­ción de extre­ma gra­ve­dad, en la que, sin duda ni excusa,
deben prio­ri­zar­se los sis­te­mas de salud para enfren­tar la pan­de­mia y el
ase­gu­ra­mien­to de la ali­men­ta­ción a toda la población.

Los repre­sen­tan­tes de los gobier­nos de los paí­ses inte­gran­tes del FMI y del Ban­co Mun­dial tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca. Deben ele­gir entre la vida de sus pue­blos y los exor­bi­tan­tes bene­fi­cios del capi­tal finan­cie­ro, aún cuan­do el gobierno de Esta­dos Uni­dos hicie­ra valer su capa­ci­dad de veto.
Atentamente, 

Vanes­sa Ramos
Pre­si­den­te AAJ Continental

Luis Car­los Moro
Secre­ta­rio Gene­ral AAJ Continental

Bei­nusz Szmukler
Pre­si­den­te del Con­se­jo Con­sul­ti­vo AAJ

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *