Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XI de XII)

De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987, 1991, 1994, 1996, 2001, 2007… (1 de 2)

Des­kar­gak /​Des­car­gas (573 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

En esta undé­ci­ma entre­ga de un total de doce que hace­mos para el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­ran, desa­rro­lla­re­mos la evo­lu­ción de la lucha de cla­ses des­de el ini­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta equí­vo­ca­men­te lla­ma­da neo­li­be­ral, en la mitad de los años seten­ta has­ta el pre­sen­te; y en la duo­dé­ci­ma y últi­ma con­clui­re­mos con la teo­ría de la cri­sis a modo de sín­te­sis del marxismo.

Este era el plan ini­cial de la obra, pero esta­mos en uno de esos momen­tos en los que el esta­lli­do de la reali­dad se impo­ne sobre los pla­nes inte­lec­tua­les ante­rio­res a la heca­tom­be. Marx redac­tó varias veces El Capi­tal para inte­grar en la obra gene­ral las lec­cio­nes extraí­bles de las nue­vas con­tra­dic­cio­nes. Lenin usa­ba la fra­se «[…] la revo­lu­ción ense­ña…» para mos­trar cómo la dia­léc­ti­ca entre la mano y la men­te, la acción y el pen­sa­mien­to exi­gía la auto­crí­ti­ca de lo ya rea­li­za­do ante el per­ma­nen­te cam­bio de lo real. Las y los mar­xis­tas se han carac­te­ri­za­do siem­pre por inte­grar las más recien­tes for­mas de la con­tra­dic­ción obje­ti­va en el movi­mien­to de la con­tra­dic­ción sub­je­ti­va por­que lo nue­vo expli­ca mejor que lo vie­jo la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios. Por esto, Marx decía que es la ana­to­mía del hom­bre la que nos des­cu­bre los secre­tos de la ana­to­mía del mono.

Muy en resu­men, el mar­xis­mo sos­tie­ne que la pro­gre­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas impli­ca la regre­sión huma­na en la socie­dad capi­ta­lis­ta; que a par­tir de un deter­mi­na­do momen­to las fuer­zas pro­duc­ti­vas devie­nen fuer­zas des­truc­ti­vas; que la natu­ra­le­za ter­mi­na ven­gán­do­se de la socie­dad bur­gue­sa que la ha redu­ci­do a mer­can­cía; que las cri­sis par­cia­les o sub­cri­sis se acu­mu­lan y entre­la­zan dan­do el sal­to cua­li­ta­ti­vo a cri­sis devas­ta­do­ras; que la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción de capi­tal y la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganan­cia son las prin­ci­pa­les fuer­zas sub­te­rrá­neas que hacen que las cri­sis de sobre­pro­duc­ción, sub­con­su­mo, pro­por­cio­na­li­dad y rea­li­za­ción, tien­dan a con­fluir en cri­sis estruc­tu­ra­les que esta­llan ani­qui­lan­do vidas y bie­nes; que estas cri­sis ponen al pro­le­ta­ria­do ante la dis­yun­ti­va de lan­zar­se a la revo­lu­ción o sufrir una derro­ta aplas­tan­te; que la suce­sión de derro­tas obre­ras refuer­za la irra­cio­na­li­dad bur­gue­sa, la del bru­jo que no pue­de dome­ñar las fuer­zas infer­na­les que ha des­ata­do con sus con­ju­ros ace­le­rán­do­se la espi­ral que pue­de aca­bar en la des­truc­ción mutua de las cla­ses en con­flic­to; que la úni­ca alter­na­ti­va es la de crear orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que man­ten­gan vivas la memo­ria y la teo­ría, impul­sen la auto­or­ga­ni­za­ción, la auto­de­fen­sa y la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se, orga­ni­cen la des­truc­ción del poder del capi­tal y la vic­to­ria del poder proletario…

Des­de ini­cios de los años sesen­ta la nue­va indus­tria de la cul­tu­ra bur­gue­sa, las uni­ver­si­da­des esta­ta­les o pri­va­das, los ser­vi­cios secre­tos, las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, los empre­sa­rios, etc., coop­ta­ban cada vez más a la cas­ta inte­lec­tual, a la gau­che divi­ne, al «mar­xis­mo aca­dé­mi­co». Alre­de­dor de dos déca­das des­pués, esta eli­te esta­ba tan des­ac­ti­va­da que fue inca­paz de resis­tir al neo­li­be­ra­lis­mo faci­li­tan­do que muchos de sus miem­bros se inte­gra­ran en él, a pesar de la impre­sio­nan­te olea­da de lucha sos­te­ni­da en esos años. Las «modas post» –post­mar­xis­mo, post­mo­der­nis­mo, postes­truc­tu­ra­lis­mo, popu­lis­mo demo­crá­ti­co, etc.– per­mi­tían toda una serie de diva­ga­cio­nes fan­ta­sio­sas que no eran sino mer­can­cías ideo­ló­gi­cas de usar y tirar en el mer­ca­do de la alie­na­ción feti­chis­ta de masas. Espe­cial impac­to para­li­zan­te tuvie­ron, por un lado, la ampu­tación de la radi­ca­li­dad de Grams­ci rea­li­za­da por el euro­co­mu­nis­mo, fal­seán­do­lo y, por otro, el ata­que impla­ca­ble a la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do y de la vio­len­cia, faci­li­ta­do por la obra de Fou­cault y su deri­va refor­mis­ta. Sobre este desier­to avan­za­rían lue­go otras for­mas de la ideo­lo­gía bur­gue­sa como los mitos del «nue­vo capi­ta­lis­mo sin cri­sis», la «eco­no­mía de la inte­li­gen­cia» o de lo «inma­te­rial», la des­apa­ri­ción del impe­ria­lis­mo sus­ti­tui­do por la «gober­nan­za mun­dial», etc.

La derro­ta pro­le­ta­ria en Occi­den­te no fue cau­sa­da tan­to por la «trai­ción» de este gru­po espe­cial de asa­la­ria­dos, como por la con­jun­ción de varios fac­to­res: la fuer­za irra­cio­nal del feti­chis­mo de la mer­can­cía en auge des­de la déca­da de los años cin­cuen­ta; el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta azu­za­do por la pren­sa con­tra las gue­rras de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta que debi­li­ta­ban el poder occi­den­tal; la nue­va estra­te­gia repre­si­va del capi­ta­lis­mo; la pre­sión des­mo­vi­li­za­do­ra y fre­cuen­te­men­te reac­cio­na­ria del euro­co­mu­nis­mo, entre otras más. Un papel cla­ve en la derro­ta lo tuvie­ron los apa­ra­tos de poder impe­ria­lis­ta, el FMI, sobre todo, cuya sal­va­je inhu­ma­ni­dad es silen­cia­da en todo momen­to por la pren­sa. El ata­que a la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do, del poder y de la vio­len­cia, faci­li­tó la ocul­ta­ción del papel cri­mi­nal del FMI y otras ins­ti­tu­cio­nes del capi­tal –por ejem­plo, la miti­fi­ca­ción reac­cio­na­ria de la Unión Euro­pea y su euro­im­pe­ria­lis­mo – , des­vian­do la aten­ción hacia nebu­lo­sas inasi­bles con­ver­ti­das en man­tras que lo jus­ti­fi­can todo: el neo­li­be­ra­lis­mo, la glo­ba­li­za­ción, el mer­ca­do finan­cie­ro, el «terro­ris­mo»…, o hacia con­cep­tos enton­ces de moda como «bio­po­lí­ti­ca» y «necro­po­lí­ti­ca»: pocas veces en la his­to­ria del pen­sa­mien­to, tan­tas pala­bras han teni­do tan poca rique­za con­cep­tual han crea­do tan­ta confusión.

Para fina­les de los años ochen­ta y excep­tuan­do a las izquier­das que arries­ga­ban su vida en la lucha de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta, como la vic­to­ria nica­ra­güen­se en 1979 y otras muchas, como la inva­sión de Gre­na­da en 1983, y en la lucha arma­da en el seno del impe­ria­lis­mo, sal­vo esta área, los mar­xis­tas eran pocos entre los afi­lia­dos a los par­ti­dos «comu­nis­tas» y a los sin­di­ca­tos, y a los millo­nes de per­so­nas que vivían en paí­ses «socia­lis­tas». Recor­de­mos que empe­za­mos la pri­me­ra entre­ga de esta serie recor­dan­do las pala­bras de un revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano con las que des­cri­bía la difi­cul­tad de ser mar­xis­ta. Aun así, entre los años sesen­ta y ochen­ta se habían desa­rro­lla­do crí­ti­cas al capi­ta­lis­mo que con el Covid-19 demues­tran su acier­to y vigen­cia. Por ejem­plo, la lucha por la sani­dad públi­ca y por otra salud; la defen­sa de la natu­ra­le­za des­de el eco­lo­gis­mo socia­lis­ta; la eman­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra; alter­na­ti­vas de resis­ten­cia colec­ti­va, comu­nal, coope­ra­ti­va; gru­pos de cien­cia-crí­ti­ca fren­te a la tec­no­cien­cia bur­gue­sa; la lucha con­tra la mili­ta­ri­za­ción y los deba­tes sobre la «fase exter­mi­nis­ta» del capi­ta­lis­mo; un inter­na­cio­na­lis­mo con­se­cuen­te; la reac­ti­va­ción de la radi­ca­li­dad teó­ri­ca mar­xis­ta, etc.

Como se apre­cia, des­de mil cami­nos y siem­pre en medio de la lucha, se avan­za­ba hacia la con­cre­ción de la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis sis­té­mi­ca de la civi­li­za­ción del capi­tal. Poco tiem­po des­pués de la con­tra­ofen­si­va neo­li­be­ral esta­lló el Lunes Negro del 19 de octu­bre de 1987, hun­dién­do­se las bol­sas del mun­do con pér­di­das inmen­sas: un avi­so de lo que se esta­ba ges­tan­do en la esen­cia irra­cio­nal de la socie­dad bur­gue­sa. Una de sus res­pues­tas a este bata­ca­zo insos­pe­cha­do fue impo­ner el Con­sen­so de Washing­ton de 1989 – 1990, estra­te­gia para la liqui­da­ción de la sobe­ra­nía de pue­blos y Esta­dos y para faci­li­tar la libre cir­cu­la­ción de capi­ta­les por el mun­do excep­to en los muy pro­te­gi­dos Esta­dos impe­ria­lis­tas. Este Con­sen­so abría de par en par los ata­ques a la Natu­ra­le­za, mul­ti­pli­can­do expo­nen­cial­men­te las cau­sas socio­eco­ló­gi­cas, eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que han crea­do el Covid-19. Pues bien, apar­te de en otros muchos tex­tos, en El Capi­tal se encuen­tra la expli­ca­ción teó­ri­ca bási­ca de esta deba­cle, cuan­do se expo­nen las seis prin­ci­pa­les medi­das bur­gue­sas que con­tra­rres­tan tem­po­ral­men­te la ley ten­den­cial de caí­da de la tasa media de bene­fi­cio. Es impor­tan­te resal­tar lo de «prin­ci­pa­les» por­que Marx sabía que había otras pero que eran secun­da­rias en el capi­ta­lis­mo de la déca­da de 1860. Años des­pués, Engels vol­ve­ría sobre las tesis de Marx acer­ca de cómo el capi­ta­lis­mo des­tro­za­ba a la natu­ra­le­za y a la espe­cie humana.

El socia­lis­mo real­men­te inexis­ten­te implo­sio­nó en 1989 – 1991 por las razo­nes que hemos expli­ca­do en dos entre­gas ante­rio­res. Se des­plo­mó en el mis­mo año en el que Japón, enton­ces segun­da eco­no­mía, entra­ba en una lar­ga suce­sión de sub­cri­sis que con alti­ba­jos se man­tie­nen has­ta aho­ra. Seme­jan­te con­fir­ma­ción de la vera­ci­dad de la crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo fue des­pre­cia­da por la cas­ta inte­lec­tual exmar­xis­ta, obse­sio­na­da por resu­ci­tar las sem­pi­ter­nas tesis de la «muer­te del pro­le­ta­ria­do», del «nue­vo capi­ta­lis­mo», de los «nue­vos suje­tos», etc. Esta eli­te asa­la­ria­da pasó a apo­yar direc­ta o indi­rec­ta­men­te las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas con­tra Irak, en la exYu­gos­la­via, en las «revo­lu­cio­nes naran­jas», en con­tra los pue­blos ára­bes con la excu­sa de la pri­ma­ve­ra ára­be, con­tra Irán, con­tra el pue­blo saha­raui, con­tra Cuba y Colom­bia, con­tra Pana­má, etc.

En medio de esa eufo­ria que pare­cía haber supe­ra­do el sus­to del Lunes Negro de 1987, esta­lló la cri­sis del Tequi­la en el Méxi­co de 1994 a cau­sa de la devas­ta­ción social impues­ta por Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos y Cana­dá: una adver­ten­cia más que no ser­vi­ría de nada por­que en menos de tres años, en julio de 1997, se hun­dían con estré­pi­to los famo­sos «tigres asiá­ti­cos», Tai­lan­dia, Mala­sia, Indo­ne­sia y Fili­pi­nas teni­dos como ejem­plo del «nue­vo capi­ta­lis­mo» sin cri­sis. El impe­ria­lis­mo occi­den­tal se sal­vó tram­pean­do la eco­no­mía para sacri­fi­car a los «tigres» has­ta enton­ces inmor­ta­les. En verano de 1998 les siguió el crack ruso con efec­tos tan devas­ta­do­res que se enco­nó al máxi­mo la lucha entre las dos fac­cio­nes más pode­ro­sas de oli­gar­quía: la más corrup­ta y entre­ga­da a Occi­den­te, repre­sen­ta­da por el alcohó­li­co Yel­tsin, fue derro­ta­da en 1999 por la menos corrup­ta y más nacio­na­lis­ta repre­sen­ta­da por Putin que fue impo­nien­do cam­bios drásticos.

El crack ruso hun­dió el fan­ta­sio­so pro­gra­ma de una de las más gran­des cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras yan­quis, la LTCM, ase­so­ra­da por dos pre­mios Nobel de eco­no­mía, que afir­ma­ba haber supe­ra­do para siem­pre los peli­gros de la finan­cia­ri­za­ción espe­cu­la­ti­va de alto ries­go. La FED inter­vino a la deses­pe­ra­da y Wall Street tuvo que tapo­nar la bre­cha con más de 3.600 millo­nes de dóla­res para evi­tar daños peo­res. La res­pues­ta yan­qui fue exten­der la OTAN y for­ta­le­cer el fas­cis­mo en el Este euro­peo, uti­li­zar el fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co en Che­che­nia y otros paí­ses como lo había hecho en Afga­nis­tán, etc.: se tra­ta­ba de crear «pue­blos libres» que obli­gen a un gas­to mili­tar a Rusia y que sir­van de bases de ata­que en posi­bles ten­sio­nes y has­ta en gue­rras futuras.

Mien­tras tan­to, se reanu­da­ban las luchas obre­ras como el cara­ca­zo vene­zo­lano de 1989, las suce­si­vas huel­gas en la India des­de 1990 en ade­lan­te, los moti­nes urba­nos en Esta­dos Uni­dos en 1992, las huel­gas en Bél­gi­ca en 1993, en Corea del Sur y Méxi­co en 1994, en el Esta­do fran­cés en 1995 y 1997, en el Esta­do espa­ñol en 1994 – 1995, en Nue­va Zelan­da y Aus­tra­lia en 1995, en Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca en 1997, en Ale­ma­nia en 1998, la vic­to­ria boli­va­ria­na en Vene­zue­la de 1999, la rebe­lión argen­ti­na de 2001, la ejem­pla­ri­dad de Cuba tras resis­tir heroi­ca­men­te des­de 1991…, una cor­ta lis­ta de una recu­pe­ra­ción que, ade­más, se mos­tra­ba tam­bién en el pri­mer Foro de Sao Pau­lo de 1990 que abrió la puer­ta a cre­cien­tes reunio­nes inter­na­cio­na­les que recu­pe­ra­ban, en aque­llas con­di­cio­nes, el acier­to prác­ti­co y la valía teó­ri­ca de la Tri­con­ti­nen­tal de 1966 y en cier­ta for­ma de Ban­dung de 1955.

A la vez, era ya inne­ga­ble la recu­pe­ra­ción de la radi­ca­li­dad teó­ri­ca mar­xis­ta sobre todo enri­que­cien­do y pro­fun­di­zan­do en todos los com­po­nen­tes de la teo­ría de la cri­sis, como vere­mos en la últi­ma entre­ga. En esta vorá­gi­ne, cien­tí­fi­cos crí­ti­cos empe­za­ron a adver­tir que tar­de o tem­prano esta­lla­ría una pan­de­mia mun­dial con efec­tos estre­me­ce­do­res, des­ta­can­do la de 1994 y 2005, año de la gri­pe aviar, pero la bur­gue­sía no les hizo el menor caso. Aho­ra se sabe que no menos de 142 virus han sal­ta­do de ani­ma­les no huma­nos a ani­ma­les huma­nos y que esta trans­fe­ren­cia zoo­nó­ti­ca se inten­si­fi­ca con­for­me el capi­ta­lis­mo achi­ca y des­tru­ye sus nichos eco­ló­gi­cos, inser­tán­do­los inclu­so en la socie­dad humana.

Sin embar­go, era tal la cegue­ra de la cas­ta inte­lec­tual, del refor­mis­mo y de la bur­gue­sía que de nue­vo fue­ron sor­pren­di­das al comien­zo del segun­do mile­nio de nues­tra era por, al menos, dos cri­sis estre­me­ce­do­ras que jun­to a otras impul­sa­rían la actual. Por un lado, se supo que en el últi­mo siglo se habían per­di­do el 50% de los bos­ques y de la tie­rra fér­til, y que la flo­ta pes­que­ra mun­dial era un 40% más gran­de de lo que per­mi­tía la vida oceá­ni­ca; a la vez, el 50% de la huma­ni­dad care­cía de ser­vi­cios de sanea­mien­to de agua, por­cen­ta­je que aumen­ta­rá con el tiem­po, según vere­mos, y, por no exten­der­nos, se con­fir­ma­ba que el clan Bush, que colo­có dos pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, esta­ba uni­do entre otras, a la pode­ro­sa trans­na­cio­nal ener­gé­ti­ca Enron, podri­da has­ta la médu­la, que cayó en la nada en 2001 jus­to cuan­do se hun­día la famo­sa y arti­fi­cial «eco­no­mía del cono­ci­mien­to» o bur­bu­ja «pun­to­com»: de mar­zo de 2000 a octu­bre de 2002 con pér­di­das del 45% del índi­ce bur­sá­til S&P y del 78% del tec­no­ló­gi­co Nas­daq. Para 2019 ese 50% de pobla­ción mun­dial sin sanea­mien­tos médi­cos había subi­do al 60%, el 40% de la huma­ni­dad y el 47% de las escue­las del mun­do, no tie­nen ins­ta­la­cio­nes bási­cas para lavar­se las manos.

El ago­ta­mien­to del agua pota­ble, y la sobre­ex­plo­ta­ción de la mar, de la tie­rra fér­til y de los bos­ques, por citar algu­nos de los impac­tos des­truc­to­res del capi­ta­lis­mo sobre la natu­ra­le­za, serán una de las cau­sas fun­da­men­ta­les de incre­men­to de epi­de­mias y pan­de­mias has­ta lle­gar al Covid-19. Pro­ce­so faci­li­ta­do por la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca del mal lla­ma­do «Esta­do del bien­es­tar» (sic), a la sobre­ex­plo­ta­ción de la fuer­za glo­bal de tra­ba­jo, espe­cial­men­te de la mujer, al aumen­to de las fuer­zas repre­si­vas y a la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta, por citar algu­nas de las ten­den­cias fuer­tes del capi­ta­lis­mo del siglo XXI, que des­man­te­lan y pri­va­ti­zan los esca­sos recur­sos públi­cos, asis­ten­cia­les y de cui­da­dos socia­les, hizo que para ini­cios del siglo XXI la estra­te­gia mun­dial des­en­ca­de­na­da des­de fina­les de los años seten­ta, ter­mi­na­ra de rom­per el meta­bo­lis­mo entre la natu­ra­le­za y la espe­cie huma­na inten­si­fi­ca­do expo­nen­cial­men­te des­de la indus­tria­li­za­ción capitalista.

Las trans­fe­ren­cias zoo­nó­ti­cas de virus de ani­ma­les no huma­nos a ani­ma­les huma­nos se inten­si­fi­ca­ron des­de fina­les de la déca­da de 1960 debi­do, en sín­te­sis, a la dia­léc­ti­ca entre dos par­tes de la ley del valor: la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za y la mer­can­ti­li­za­ción de la espe­cie huma­na. Por una par­te, la des­truc­ción de los ser­vi­cios socia­les, de gas­tos públi­cos, de infra­es­truc­tu­ras a car­go del Esta­do, etc.; es decir, la pri­va­ti­za­ción abso­lu­ta, total, de la socie­dad y de la espe­cie huma­na en sí mis­ma, su reduc­ción a sim­ple valor de cam­bio rea­li­za­ble en el mer­ca­do bajo la vigi­lan­cia cer­ca­na o dis­tan­te del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las múl­ti­ples explo­ta­cio­nes de la fuer­za glo­bal de tra­ba­jo. Por otra par­te, la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za, la rup­tu­ra del pro­ce­so meta­bó­li­co de la espe­cie huma­na den­tro de esta, rup­tu­ra impues­ta por el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta y mili­ta­ri­za­do. Bas­ta echar una ojea­da a la mul­ti­pli­ca­ción de epi­de­mias y pan­de­mias des­de la lla­ma­da gri­pe de Hong-Kong en 1968 – 1969 has­ta el Covid-19 actual para certificarlo.

Tan­to la gri­pe asiá­ti­ca cita­da como el pri­mer bro­te de ébo­la en 1976 en zonas de Áfri­ca anun­cia­ban lo que suce­de­ría si no se toma­ban rápi­das medi­das sani­ta­rias que, en esos años, solo eran fac­ti­bles en los pue­blos en tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo, espe­cial­men­te el cubano. En el res­to, la bur­gue­sía des­tro­za­ba la sani­dad públi­ca en la medi­da en que derro­ta­ba las resis­ten­cias obre­ras y popu­la­res. Una con­fir­ma­ción incues­tio­na­ble de la dia­léc­ti­ca entre el poder y la salud lo tene­mos en el bro­te de dif­te­ria ini­cia­do en 1990 al final de la URSS, cuan­do la nue­va bur­gue­sía des­man­te­la­ba la exce­len­te sani­dad sovié­ti­ca en medio del paro, sub­em­pleo, empo­bre­ci­mien­to gene­ra­li­za­do y reduc­ción de la edad de vida: un ejem­plo de libro de la dia­léc­ti­ca entre poder polí­ti­co, for­mas de pro­pie­dad y naturaleza.

Des­de, al menos, 1845 los clá­si­cos del mar­xis­mo insis­tían en esta dia­léc­ti­ca que, en últi­ma ins­tan­cia, se sin­te­ti­za en lo que Lenin lla­ma­ba «el pro­ble­ma del poder»: siem­pre vuel­ve a esce­na el fan­tas­ma que ate­rro­ri­za a la bur­gue­sía, la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do. Des­de comien­zos de los años seten­ta, la bur­gue­sía yan­qui fue cons­cien­te de que iba per­dien­do poder mun­dial y ya con el pre­si­den­te Car­ter, ante­rior a Regan, ini­ció su con­tra­ata­que: para 2004 su eufo­ria era tal por los gran­dio­sos bene­fi­cios que vol­vía a creer­se due­ña del mun­do, a pesar el aumen­to impa­ra­ble de la pobre­za en su pro­pio país. Ni pudo ni qui­so ver la catás­tro­fe de 2007, y una de las medi­das des­ti­na­das a salir de ella fue recor­tar­le a Oba­ma casi la tota­li­dad de sus fúti­les pro­me­sas elec­to­ra­les sobre ampliar la sani­dad públi­ca, mien­tras que se exten­día una pan­de­mia de opiá­ceos, dro­gas de dise­ño, alcohol y otras por entre el pro­le­ta­ria­do y la lla­ma­da «cla­se media» empobrecida.

A la vez, gigan­tes­cos pre­su­pues­tos mili­ta­res expan­dían la tec­no­cien­cia mili­ta­ri­za­da en detri­men­to de la cien­cia de la salud públi­ca. La des­truc­ción de los ser­vi­cios socia­les y el aban­dono de la cien­cia médi­ca no ren­ta­ble se inten­si­fi­có des­de la cri­sis de 2007 aun­que entre 2009 y 2019 diver­sas epi­de­mias y pan­de­mias –gri­pe A, Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio, Zika, Covid-19, entre otras – , gol­pea­ron a la huma­ni­dad, pero la pode­ro­sa indus­tria far­ma­céu­ti­ca solo inves­ti­ga­ba las enfer­me­da­des con las que podía obte­ner cuan­tio­sos bene­fi­cios. Sal­van­do las dis­tan­cias, si la ana­to­mía del hom­bre expli­ca la del mono, la cri­sis socio natu­ral del Covid-19 expli­ca la cri­sis del capitalismo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 12 de abril de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *