Cuba. Fran­cia. Dos tes­ti­mo­nios fren­te al Covid-19: Socia­lis­mo y capi­ta­lis­mo brutal

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 15 de abril de 2020

Pre­sen­ta­mos dos visio­nes de la mis­ma situa­ción, la vida coti­dia­na en Cuba vis­ta por la resi­den­te bra­si­le­ña, Dora, que cuen­ta las medi­das adop­ta­das para com­ba­tir el Covid-19. La otra des­de Fran­cia, el rela­to de Her­na­do Cal­vo Ospi­na, resi­den­te colom­biano en París. Una, de una Revo­lu­ción ase­dia­da, con un blo­queo terri­ble, la otra en un país del pri­me­rís­mo mun­do sin medi­das sani­ta­rias ni huma­nas hacia su población. 

Habla Dora en La Haba­na:
«Des­de el 11 de mar­zo, cuan­do se iden­ti­fi­ca­ron los pri­me­ros casos, se han acu­mu­la­do más de 18 mil mues­tras ana­li­za­das. Para tener una idea del nivel de tra­ba­jo, de los iden­ti­fi­ca­dos como posi­ti­vos, hay un por­cen­ta­je que varía entre 40 y 65 por­cen­ta­je de per­so­nas que no tenían sín­to­mas y se ente­ra­ron gra­cias a la bús­que­da acti­va, la infor­ma­ción es dia­ria y repe­ti­da y las medi­das de pre­ven­ción se toman en serio. 

Aquí, usan varios medi­ca­men­tos, la mayo­ría de ellos pro­du­ci­dos a nivel nacio­nal, como el anti­vi­ral Inter­fe­rón Alfa 2B, que varios paí­ses ya han soli­ci­ta­do y ha ayu­da­do a sal­var vidas en Chi­na, don­de tie­nen un Labo­ra­to­rio con tec­no­lo­gía cubana. 

Sólo se ofre­cen ser­vi­cios esen­cia­les, con segu­ri­dad sani­ta­ria: Uso de más­ca­ras, asep­sia de luga­res, auto­bu­ses que trans­por­tan tra­ba­ja­do­res. La bús­que­da es ince­san­te y hay vigi­lan­cia médi­ca para aque­llos que tie­nen dia­be­tes, hiper­ten­sión, pro­ble­mas rena­les, VIH, pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, entre otros.

Y sur­gi­rán casos por­que hay cons­tan­tes bús­que­das y prue­bas de labo­ra­to­rio. Des­de el comien­zo de la pan­de­mia, hay un aumen­to en la ofer­ta de ali­men­tos, pro­duc­tos de higie­ne y limpieza.

¡Se anti­ci­pan ofer­tas para más camas, luga­res para ais­la­mien­to, etc., inclu­so en las cárceles! 

Ya tomé la últi­ma dosis de Pre­ven­go-Vir que el gobierno está entre­gan­do a los hoga­res, a tra­vés de la enfer­me­ra fami­liar. Es homeo­pá­ti­co y aumen­ta la inmu­ni­dad. Son 5 gotas sublin­gua­les. Aquí el sis­te­ma es pre­ven­ti­vo tera­péu­ti­co des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción y no hay for­ma de colap­sar, ya que exis­te un exce­len­te pro­to­co­lo de servicio. 

Real­men­te me sien­to pro­te­gi­da. Se pien­sa en la salud en su tota­li­dad. La soli­da­ri­dad y el huma­nis­mo se expre­san en la isla e inter­na­cio­nal­men­te, con la lle­ga­da de bri­ga­das médi­cas cuba­nas en varios paí­ses, lla­ma­dos por el eterno Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro, el ‘Ejér­ci­to de túni­ca blan­ca’. ¡Viva la Cuba socialista! 

Her­nan­do Cal­vo Ospina: 

A un mes de con­fi­na­mien­to en Fran­cia. Aquí segui­mos ence­rra­dos y sin saber qué va a pasar. Somos un bar­co sin capi­tán, sin lo míni­mo nece­sa­rio para enfren­tar al virus, pues ni mas­ca­ri­llas exis­ten. Tam­po­co bato­las para médi­cos y enfermeras. 

A las 8 pm no he aplau­di­do ni una vez. Me da has­ta ver­guen­za hacer­lo por quie­nes están en pri­me­ra línea de la bata­lla. Eso está bien, pero ellos siguen con malos sala­rios y, lo peor, sin medios para enfren­tar seme­jan­te cri­sis y arries­gan­do sus vidas. Como los trans­por­ta­do­res y ven­de­do­res de ali­men­tos, los reco­ge­do­res de basu­ras (qué haria­mos sin ese fun­da­men­tal ser­vi­cio invi­si­ble)!! Pero vamos ade­lan­te! sin saber a don­de vamos, fue­ra de estar encerrados. 

Encie­rros en redu­ci­dos espa­cios, que ya hicie­ron aumen­tar en 40% la vio­len­cia fami­liar. Don­de tres hijos deben hacer sus tareas en un solo compu­tador, si exis­te. Esta­mos como el dicho: no sabe­mos don­de vamos, pero tra­te­mos de lle­gar de primeros!! 

Fran­cia, tími­da­men­te se ha reco­no­ci­do, está como un pais del ter­cer mun­do a nivel de ser­vi­cio de salud, aun­que es la quin­ta eco­no­mía del mun­do y el ter­cer expor­ta­dor de armas. 

El saber que no exis­te un capi­tán y un plan con­cre­to para enfren­tar al mal, pesa mucho en el áni­mo de las mayo­rías. No hay cosa que más mate en todos los sen­ti­dos que la impo­ten­cia. Y eso es lo que jode en estos momen­tos. La incom­pe­ten­cia de un Esta­do. De un Esta­do cuyo sis­te­ma de salud se des­tru­yó para el bene­fi­cio de unos pocos. 

Y la pren­sa callan­do o mani­pu­lan­do la can­ti­dad de muer­tes y la reali­dad glo­bal del pro­ble­ma. Gran­des cóm­pli­ces de la gra­ve situa­ción. La inmen­sa mayo­ría de muer­tes por este virus son crí­me­nes, pues se han podi­do evitar. 

Y los gran­des empre­sa­rios solo han abier­to su boca de explo­ta­do­res para decir que los tra­ba­ja­do­res deben rega­lar sus días de vaca­cio­nes pagas. Pues este con­fi­na­mien­to es como unas vaca­cio­nes, dicen los gran­des patro­nes. «Tra­ba­jar un poco más», para recu­pe­rar sus ganan­cias per­di­das. Sin recor­dar que han sido ellos y sus polí­ti­cos los res­pon­sa­bles de la des­truc­ción de los sis­te­mas de pro­tec­ción social para pro­pio beneficio. 

Pre­sien­to que den­tro de poco las per­so­nas van a comen­zar a salir a las calles por­que no sopor­tan más un encie­rro del que no se sabe nada. Nor­mal­men­te en estos momen­tos es que apa­re­cen los líde­res espon­tá­neos. Es en estos momen­tos en que los de la izquier­da debe­rían mos­trar el camino que tan­to han dicho que se debe aga­rrar. Es el momen­to que dejen de cri­ti­car y que­jar­se, tarea con­tí­nua, al gobierno y pro­pon­gan, guíen, orienten. 

Segu­ro que las gen­tes los segui­rían ante el vacío del Esta­do. Pero Nada. Aquí ni Melen­chon. El ape­nas ha sali­do a decir dos pala­bras, que tam­po­co mos­tra­ron camino. De suer­te la extre­ma dere­cha tam­bién está sin reaccionar. 

Y el des­con­ten­to es inmen­so. Casi nadie le cree a Macron. Ya ni sus minis­tros hablan por­que en cada fra­se dicen lo con­tra­rio de la ante­rior o no dicen nada. Y lo peor: mien­ten fla­gran­te­men­te o con­tra­di­cen a Macron, que ya había habla­do reple­to de con­tra­dic­cio­nes o men­ti­ras. Por eso, por la rabia que sube y sube entre las mayo­rías, los que ya se están pre­pa­ran­do son los sis­te­ma repre­si­vos para el día que se pue­da vol­ver a la calle masi­va­men­te, pues el sis­te­ma sí sabe defenderse. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *