Coro­na­vi­rus. Virus y lucro

por Fran­cis­co Durand /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 15 de abril de 2020

La pan­de­mia está ponien­do el país de cabe­za. Me refie­ro no tan­to a la vida coti­dia­na, sino al hecho que la cri­sis pone al Esta­do como el actor prin­ci­pal y la salud de todos como pro­ble­ma inme­dia­to a resol­ver. El valor fun­da­men­tal es la soli­da­ri­dad, no el indi­vi­dua­lis­mo o la moti­va­ción al logro mate­rial. Vaya cambio. 

En este artícu­lo sos­te­ne­mos que este giro hacia el Esta­do y lo social refuer­za una ten­den­cia crí­ti­ca que ero­sio­na un tan­to más la legi­ti­mi­dad de los gran­des empre­sa­rios y su afán de lucro.

Menos con­trol político

El des­gas­te del pres­ti­gio y la influen­cia empre­sa­rial se obser­van even­to tras even­to en las cri­sis que empie­zan des­de la últi­ma elec­ción. Ape­nas ele­gi­do Pedro Pablo Kuczyns­ki el 2016, han ocu­rri­do varias cri­sis de gabi­ne­te (sali­da de Mar­tín Viz­ca­rra, minis­tros de edu­ca­ción, gabi­ne­te Zava­la). Esta ines­ta­bi­li­dad era lla­ma­da “rui­do polí­ti­co” por los empre­sa­rios al afec­tar el “buen cli­ma de nego­cios”. No pudie­ron pararla. 

Lue­go ocu­rrió una cri­sis de gobierno con dos fases. La pri­me­ra fase ter­mi­nó en la renun­cia del pre­si­den­te-empre­sa­rio Kuczyns­ki el 2018, que pier­de en la pug­na con la mayo­ría apro­fu­ji­mo­ris­ta del Con­gre­so. La segun­da fase, debi­do a que pro­si­gue el cho­que del Con­gre­so con el pre­si­den­te pro­vi­sio­nal, ter­mi­na cuan­do Viz­ca­rra fre­na el gol­pe del Con­gre­so del 30 de setiem­bre del 2019 que que­ría “sus­pen­der­lo” y lo cie­rra al caer el segun­do gabi­ne­te. No olvi­de­mos que la sus­pen­sión de Viz­ca­rra y la nue­va pre­si­den­cia de Mer­ce­des Araoz fue apo­ya­da por la Con­fiep. La cri­sis se superó al impo­ner­se Viz­ca­rra y orga­ni­zar elec­cio­nes par­la­men­ta­rias extra­or­di­na­rias. Estas elec­cio­nes liqui­da­ron al APRA y debi­li­ta­ron al fuji­mo­ris­mo, los prin­ci­pa­les inter­lo­cu­to­res empre­sa­ria­les. El nue­vo Con­gre­so se carac­te­ri­za por repre­sen­ta­cio­nes ato­mi­za­das, don­de sur­gen varias agru­pa­cio­nes y per­so­na­jes “anti­sis­te­ma”. 

De modo que las cone­xio­nes con la pre­si­den­cia y el par­la­men­to les son menos favo­ra­bles. Asi­mis­mo, el Equi­po Espe­cial Lava Jato vie­ne inves­ti­gan­do a varios gran­des empre­sa­rios y se ha atre­vi­do a alla­nar el local de la Con­fiep. Tam­bién enton­ces las eli­tes tie­nen menor mane­jo del Poder Judi­cial. Están tenien­do lo que se lla­ma una “auto­no­mía relativa”.

Aho­ra bien, otro espa­cio de poder don­de se obser­van cam­bios son los medios. La oli­gar­quía nacio­nal y los eje­cu­ti­vos de las mul­ti­na­cio­na­les, más la plu­to­cra­cia pro­fe­sio­nal que le sir­ve, man­tie­nen influen­cia sobre los medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos, pero les es difí­cil mane­jar bien la agen­da. En la medi­da que apa­re­cen escán­da­los de corrup­ción que no pue­den omi­tir (Lava Jato a par­tir del 2016 y con una Fis­ca­lía que no han podi­do des­ac­ti­var­la, y gran­des reve­la­cio­nes de dona­cio­nes millo­na­rias bajo la mesa a par­ti­dos pro cor­po­ra­ti­vos (los $6.5 millo­nes de Dio­ni­sio Rome­ro Pao­let­ti a Kei­ko Fuji­mo­ri), se hace difí­cil que los medios veten estos temas. Los pro­ble­mas y casos empre­sa­ria­les son dema­sia­do evi­den­tes, y si los ocul­tan o mini­mi­zan, el rival los difun­de o apa­re­cen en las redes socia­les. En suma, la coyun­tu­ra es de menor con­trol infor­ma­ti­vo de las eli­tes del poder, menos silen­cia­mien­to, más casos que se salen “fue­ra de control”. 

Más meti­das de pata 

Habien­do con­tex­tua­li­za­do las difi­cul­ta­des que enfren­tan las eli­tes cor­po­ra­ti­vas nacio­na­les y extran­je­ras, y sus sopor­tes pro­fe­sio­na­les para man­te­ner su pres­ti­gio e influen­cia en el pasa­do recien­te, vea­mos aho­ra qué pasa la pan­de­mia ini­cia­da en mar­zo del 2020. 

Un des­atino cla­ro ha sido el inten­to de la Aso­cia­ción de Fon­dos de Pen­sio­nes Pri­ma de repar­tir­se uti­li­da­des por S/​. 145 millo­nes. Lo hicie­ron jus­to en el momen­to que se plan­tea en el Con­gre­so un reti­ro de fon­dos para paliar la cri­sis de con­su­mo a los que se opo­nen. El yerro ha teni­do que ser corre­gi­do el 4 de abril al decla­rar en un comu­ni­ca­do publi­co que sus­pen­den el reparto. 

Pero el daño repu­tacio­nal ya está hecho, y refuer­za la cono­ci­da impo­pu­la­ri­dad de los fon­dos pri­va­dos de pen­sio­nes (AFP) y de los gran­des empre­sa­rios, los Rome­ro en par­ti­cu­lar, una de las dos mas gran­des for­tu­nas del país, ade­más de prin­ci­pal finan­cis­ta fuji­mo­ris­ta. Pri­ma es par­te del hol­ding Cre­di­corp con sede en el Cari­be, pro­pie­dad de miles de accio­nis­tas, don­de des­ta­can algu­nos gru­pos perua­nos (Rome­ro, Ver­me) y don­de pre­do­mi­nan gran­des inver­sio­nis­tas extran­je­ros. Todos ellos, obvia­men­te, espe­ran ansio­sos el repar­to de divi­den­dos. No se die­ron cuen­ta que esta nor­ma­li­dad de repar­to de rique­zas apa­re­ce como evi­den­te ava­ri­cia. El retro­ce­so de las AFP en este terreno es pro­duc­tos de los comen­ta­rios en las redes socia­les, hecho indi­ca­ti­vo de los nue­vos tiempos.

Lue­go tene­mos el lobby de las AFP para evi­tar que se aprue­be la ley del Con­gre­so que per­mi­te el reti­ro par­cial de fon­dos de las AFP. Han teni­do que salir “los pro­fe­sio­na­les” a fir­mar una car­ta públi­ca defen­dien­do este infaus­to sis­te­ma de pen­sio­nes. Afir­man que lo hacen por “obli­ga­ción cívi­ca”. Igual el Con­gre­so siguió ade­lan­te, indi­can­do un fra­ca­so de los lobbies.

Estos “pro­fe­sio­na­les”, más que defen­der intere­ses espe­cí­fi­cos (no tie­nen nece­si­dad de ingre­sos extra en la cri­sis del Coro­na­vi­rus, por lo tan­to, reti­rar fon­dos no les preo­cu­pa), están defen­dien­do una de las pie­zas cla­ves del sis­te­ma neo­li­be­ral. Pre­sio­nan en para­le­lo a Viz­ca­rra para que vete el pro­yec­to. En esta bata­lla de ideas no han fal­ta­do los “comen­ta­ris­tas espe­cia­li­za­dos” que, sin infor­mar sobre sus cone­xio­nes con las AFP, emi­ten opi­nio­nes con­tra­rias al pro­yec­to en los pro­gra­mas de TV domin­gue­ros, por­que la pro­pues­ta del Con­gre­so “no tie­ne sus­ten­to técnico”. 

Algo de lo téc­ni­co ocu­rre, pero debe con­tex­tua­li­zar­se. El sis­te­ma se sos­tie­ne en base al núme­ro de afi­lia­dos (esa mino­ría bien emplea­da) y la can­ti­dad de fon­dos. Si bajan los dos sopor­tes, afi­lia­dos y fon­dos, las AFP pue­den colap­sar. Este peli­gro lo agra­va la pan­de­mia con las pro­pues­tas de reti­ros y por la ola de des­pi­dos que se vie­ne. Cier­to, pero ¿para qué man­te­ner un mode­lo de pen­sio­nes de altas comi­sio­nes, enor­mes uti­li­da­des y bajas pen­sio­nes para los tra­ba­ja­do­res? No olvi­de­mos que muchos de los fir­man­tes de la car­ta públi­ca con­tra­rias a la refor­ma de las AFP se han opues­to siem­pre a toda pro­pues­ta de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, de apo­yo cre­di­ti­cio esta­tal a los cam­pe­si­nos, de aumen­to del sala­rio míni­mo, de indus­tria­li­za­ción, que hubie­ran amplia­do la base de aho­rris­tas por­que gene­ran mas opor­tu­ni­da­des y empleos. Si pues, hay un pro­ble­ma téc­ni­co, pero es tan­to de dise­ño como del mode­lo económico. 

Viz­ca­rra, hacien­do equi­li­brios, reco­no­ce que el sis­te­ma pri­va­do de pen­sio­nes es falli­do, pero pos­ter­ga su eva­lua­ción plan­tean­do una refor­ma futu­ra. Hay, sin embar­go, algo que remar­car. Que un pre­si­den­te (por pri­me­ra vez des­de que se fun­da­ra en 1994) diga públi­ca­men­te que ha ocu­rri­do abu­sos (altas comi­sio­nes, fal­ta de opcio­nes del pen­sio­nis­ta) ya es un avance. 

Des­pi­dos y desempleo 

En medio de la cri­sis de salud, la Con­fiep, el sin­di­ca­to empre­sa­rial don­de pre­do­mi­nan ban­que­ros y mine­ros, pide, entre otras cosas, al Minis­te­rio del Tra­ba­jo que le per­mi­tan des­pi­dos auto­má­ti­cos: “Suge­ri­mos que las empre­sas pue­dan apli­car el cese colec­ti­vo de mane­ra auto­má­ti­ca y sin auto­ri­za­ción pre­via”. Afir­man que la ley los res­pal­da, pero lo piden que las auto­ri­da­des mues­tran “ten­den­cia es a la san­ción al emplea­dor que las apli­ca”. Esta últi­ma pro­pues­ta de la Con­fiep, la más impor­tan­te de una serie de ocho, ha pues­to los pelos de pun­ta a los tra­ba­ja­do­res. Geró­ni­mo López, secre­ta­rio gene­ral de la CGTP, no ha tar­da­do en reac­cio­nar: “creo que, en estas cir­cuns­tan­cias, los empre­sa­rios no pue­den dejar a los tra­ba­ja­do­res des­am­pa­ra­dos”, decla­ró en Ideé­le Radio. 

Como corres­pon­de al sta­tus de poder fác­ti­co de los gran­des empre­sa­rios, el gobierno eva­luó pres­to las pro­pues­tas y dio un decre­to. Viz­ca­rra ter­mi­nó cedien­do en gran par­te, des­oyen­do a la CGTP, escu­chan­do a la Con­fiep aten­ta­men­te, pero sin apro­bar el des­pi­do masi­vo. En su lugar, apro­bó la “sus­pen­sión per­fec­ta” por varios meses, con tra­ba­ja­do­res paga­dos con sus pro­pios recur­sos o del Estado. 

La Con­fiep “ha saca­do la garra” en la cri­sis, bus­can­do apro­ve­char­la para des­pe­dir a sin­di­ca­lis­tas, o tra­ba­ja­do­res con anti­güe­dad, para lue­go, cuan­do la eco­no­mía rebo­te, recon­tra­tar a otra hor­na­da más joven, con sala­rios más bajos. Cabe seña­lar que en mar­zo no se reno­va­ron 80,000 con­tra­tos a pla­zo fijo. La impo­pu­la­ri­dad de los due­ños del Perú cre­ce. Tie­nen coro­na y están afec­ta­dos por el virus del lucro, que es incu­ra­ble si no lo con­tie­nen el Esta­do y la socie­dad civil. Es la úni­ca vacu­na … y hay que reno­var­la por­que el virus no solo mata sino muta.

Cabe comen­tar que la Con­fiep se pre­sen­ta como “gre­mio de cúpu­la del sec­tor empre­sa­rial y del Sec­tor Emplea­dor en su con­jun­to”. Oja­lá así fue­ra. En reali­dad, tie­ne bají­si­ma repre­sen­ta­ción de peque­ñas y media­nas empre­sas for­ma­les (PYMES) que son el 80% o más del total de empre­sas. Y en cuan­to al empleo, el sec­tor for­mal no lle­ga ni a 30% de la Pobla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Acti­va. Quie­nes ofre­cen más empleo, for­mal e infor­mal, son las PYMES. De modo que la ayu­da y las polí­ti­cas públi­cas de emer­gen­cia debe­rían con­cen­trar­se en este sec­tor. En reali­dad, se debe inver­tir la polí­ti­ca de pro­mo­ción del Esta­do. El Esta­do debe­ría apo­yar la orga­ni­za­ción de PYMES a nivel nacio­nal y regio­nal de mane­ra acti­va, ofre­cien­do apo­yo cre­di­ti­cio, tec­no­ló­gi­co y de otro tipo a cam­bio de filia­ción, pero res­pe­tan­do su auto­no­mía, para que ten­ga­mos un sis­te­ma de repre­sen­ta­ción menos cupu­lar y más popular. 

En suma, todos estos líos, escán­da­los, gol­pes, des­acier­tos y deman­das labo­ra­les extre­mas apun­tan a refor­zar la cri­sis repu­tacio­nal por la que pasan los gran­des empre­sa­rios y su con­fe­de­ra­ción. Por las razo­nes expues­tas, se abre la posi­bi­li­dad de refor­mas eco­nó­mi­cas, sino inte­gra­les (cam­bio de mode­lo, lo que requie­re una cri­sis de régi­men polí­ti­co), por lo menos parciales.

Fuen­te: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *