Áfri­ca. Una pla­ga de lan­gos­tas «de pro­por­cio­nes bíbli­cas» azo­ta el con­ti­nen­te /​Cua­tro cla­ves sobre la deu­da africana

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​15 de abril de 2020 – 

Áfri­ca. Una pla­ga de lan­gos­tas «de pro­por­cio­nes bíbli­cas» azo­ta el continente 

El con­ti­nen­te afri­cano está ante una alar­man­te situa­ción. No sólo por el avan­ce del coro­na­vi­rus, sino por la lle­ga­da de una pla­ga de lan­gos­tas, que pue­de poner en peli­gro la ali­men­ta­ción de los habi­tan­tes de Africa. 

La pren­sa inter­na­cio­nal cata­lo­gó a esta pla­ga que azo­ta a Afri­ca como de «pro­por­cio­nes bíbli­cas», dado que no se tenía regis­tro de una can­ti­dad semen­jan­te de lan­gos­tas en algún lugar del mun­do. Sin embar­go, algu­nos espe­cia­lis­tas seña­lan que podría ser com­pa­ra­da con otra simi­lar hace 60.

El Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos había seña­la­do en su face­book la posi­bi­li­dad de que Afri­ca sufrie­ra la lle­ga­da de una gran inva­sión de lan­gos­tas, sin embar­go no se toma­ron recau­dos. Por ello, las cose­chas en Ken­ya, Etio­pía y Soma­lia corren serios riesgos.

La situa­ción que ame­na­za la ali­men­ta­ción de los agri­cul­to­res y sus fami­lias había sido adver­ti­da en febre­ro por la Orga­ni­za­ción de la ONU para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra. En estos días se están toman­do medi­das para res­guar­dar los cul­ti­vos agrí­co­las, pero la tarea resul­ta muy difícil.

Etio­pía es has­ta el momen­to el país afri­cano más afec­ta­do. Un millón de per­so­nas afec­ta­das en Etio­pía por la pla­ga de lan­gos­tas del desier­to que sacu­de Áfri­ca del Este nece­si­ta «ayu­da ali­men­ta­ria de emer­gen­cia», advir­tió hoy la Orga­ni­za­ción de la ONU para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

Estos insec­tos, pare­ci­dos en for­ma y tama­ño a los sal­ta­mon­tes, han arra­sa­do en los últi­mos meses unas 200.000 hec­tá­reas de cul­ti­vos y pro­vo­ca­do la pér­di­da de más de 356.000 tone­la­das de cereal (sor­go, maíz y tri­go) en el país, agre­gó el comunicado.

Una pla­ga de lan­gos­tas pue­de com­pren­der a alre­de­dor de 150 millo­nes de ejem­pla­res por kiló­me­tro cua­dra­do, y pue­den lle­gar a con­su­mir una pro­por­ción equi­va­len­te a los cul­ti­vos para ali­men­tar a 35.000 personas.


Cua­tro cla­ves sobre la deu­da africana

Unos cua­ren­ta paí­ses afri­ca­nos, inclu­yen­do a algu­nos de los más pobres del mun­do, se bene­fi­cia­rán de una sus­pen­sión de su deu­da duran­te 12 meses, una medi­da de emer­gen­cia deci­di­da por el G20 para ayu­dar a esas eco­no­mías vul­ne­ra­bles fren­te a la pan­de­mia de coronavirus.

– ¿De dón­de vie­ne la deu­da africana? –

Cuan­do se inde­pen­di­za­ron en los años 1960, varios paí­ses afri­ca­nos here­da­ron deu­das de la colo­ni­za­ción y se endeu­da­ron, asi­mis­mo, con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para cons­truir sus nue­vos Estados.

«Era algo muy ase­qui­ble por­que los tipos de inte­rés eran casi nulos. Pero la tra­ge­dia es que los Esta­dos afri­ca­nos se endeu­da­ron a tipos de inte­rés varia­ble», expli­có el eco­no­mis­ta togo­lés Kako Nubukpo.

A fina­les de los 1970, tras los cho­ques petro­le­ros, los tipos de inte­rés se dispararon.

«Los paí­ses afri­ca­nos tuvie­ron que empe­zar a pagar con tasas muy altas una deu­da que habían con­traí­do a tasas muy bajas. El aspec­to insos­te­ni­ble de la deu­da afri­ca­na nació en ese pre­ci­so momen­to», seña­ló Nubukpo.

Fue en ese perio­do cuan­do vie­ron la luz las polí­ti­cas de reajus­te estruc­tu­ral, con prés­ta­mos del Ban­co Mun­dial o del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal a cam­bio de refor­mas para libe­ra­li­zar la economía.

Una ter­ce­ra ola de endeu­da­mien­to lle­gó en los años 2000, con el des­em­bar­co de Chi­na, que no tar­dó en con­ver­tir­se en el pri­mer acree­dor del continente.

«Sali­mos del colo­nia­lis­mo para inme­dia­ta­men­te caer bajo el yugo de la deu­da», lamen­tó el filó­so­fo came­ru­nés Achi­lle Mbem­be, entre­vis­ta­do por la AFP.

– ¿Es ver­da­de­ra­men­te posi­ble una sus­pen­sión o una anulación? –

El miér­co­les, varios acree­do­res esta­ta­les acep­ta­ron que se sus­pen­da duran­te doce meses el ser­vi­cio de la deu­da de los paí­ses más pobres del mun­do, entre los que se encuen­tran 40 Esta­dos africanos.

Un apla­za­mien­to, a fal­ta de una anu­la­ción, que solo repre­sen­ta­ría una peque­ña par­te de la deu­da total del con­ti­nen­te, que se esti­ma en 365.000 millo­nes de dóla­res, un ter­cio de los cua­les serían para China.

«Al con­tra­rio de lo que cono­ci­mos en los años 1980, don­de la deu­da se con­traía úni­ca­men­te con Esta­dos sobe­ra­nos, la deu­da afri­ca­na tam­bién la deten­tan aho­ra inver­so­res pri­va­dos, como los fon­dos de inver­sión», apun­tó Nubukpo.

Pues, ade­más de los prés­ta­mos con­ce­di­dos por cier­tos Esta­dos u orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, a menu­do a unos tipos muy bajos, los paí­ses afri­ca­nos emi­tie­ron deu­da en los mer­ca­dos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les, lo que difi­cul­ta­ría una mora­to­ria o una anu­la­ción de la deu­da, según Nubukpo.

– La deu­da afri­ca­na, ¿el mito de Sísifo? –

En los últi­mos años, se ali­vió deu­da de varios paí­ses afri­ca­nos, a tra­vés de una ini­cia­ti­va del Ban­co Mun­dial y del FMI en favor de los paí­ses pobres muy endeu­da­dos (PPME).

Pero esto tam­po­co obró mila­gros: por ejem­plo, el valor de la deu­da de la Repú­bli­ca del Con­go, que fue divi­di­da por tres en 2005, supera ya el 100% del PIB del país 15 años después.

«No hay que per­der de vis­ta la cues­tión de la mala gober­nan­za y de la corrup­ción, que gan­gre­nan a cier­tos regí­me­nes del con­ti­nen­te. Habla­mos de un ciclo infer­nal de endeu­da­mien­to para la finan­cia­ción de un desa­rro­llo que no lle­ga», expli­có Bakary Sam­bé, direc­tor del Tim­buk­tu Ins­ti­tu­te de Dakar.

Una opi­nión que com­par­te Nako Nubuk­po, quien recor­dó que «muchas eco­no­mías afri­ca­nas expor­tan mate­rias pri­mas sin trans­for­mar­las y de ese modo se pri­van de las posi­bi­li­da­des de crear valor, empleos, ingre­sos e impuestos».

Achi­lle Mbem­be, por su par­te, afeó «el sis­te­ma de la deuda».

«Te qui­tan una peque­ña par­te de la deu­da y, a cam­bio, te aña­den otro prés­ta­mo. Esto crea un círcu­lo infer­nal», criticó.

«Chi­na ha pues­to en mar­cha una eco­no­mía de cap­ta­ción con deu­das prác­ti­ca­men­te irreem­bol­sa­bles a cam­bio de meter mano en todos los recur­sos natu­ra­les esca­sos», seña­ló Mbembe.

– ¿Una opor­tu­ni­dad para for­jar una nue­va rela­ción con Occidente? –

«Debe­mos ins­tau­rar una mora­to­ria inme­dia­ta en el pago de todas las deu­das, bila­te­ral y mul­ti­la­te­ral […]. Pedi­mos tam­bién a todos los socios del desa­rro­llo de Áfri­ca que asig­nen sus pre­su­pues­tos», pidie­ron los jefes de Esta­do afri­ca­nos y líde­res euro­peos como Emma­nuel Macron o Ange­la Mer­kel en una car­ta publi­ca­da en el Finan­cial Times.

Pero ¿has­ta cuán­do dura­rá la rece­ta habi­tual de la rela­ción Occi­den­te-Áfri­ca, basa­da en sus­pen­der la deu­da y con­ti­nuar con las ayu­das al desarrollo?

«Hay que anu­lar de una vez por todas el pago de los intere­ses de la deu­da, cuyos mon­tos a menu­do supe­ran con cre­ces el prés­ta­mo ori­gi­nal», defen­dió Achi­lle Mbem­be, quien tam­bién recla­mó que los nue­vos prés­ta­mos sean some­ti­dos a «deli­be­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas» de las pobla­cio­nes afectadas.

«Es cri­mi­nal que las gene­ra­cio­nes de hoy en día, en lugar de dejar un patri­mo­nio a las gene­ra­cio­nes futu­ras, les dejen unas deu­das impa­ga­bles», zanjó.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *