Para­guay. La Huma­ni­dad en un camino bifur­ca­do. El país entre la con­ti­nui­dad o la transformaciòn

Por Hugo Ruiz Dìaz Bal­bue­na, des­de Para­guay para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 abril 2020

I. Fin del capi­ta­lis­mo y pug­na a muerte 

Kis­sin­ger, en su obra sobre el Nue­vo Orden Mun­dial, para­fra­sean­do a Car­los Marx sos­tie­ne que la his­to­ria de las civi­li­za­cio­nes, es la his­to­ria del ascen­so y caí­da de imperios.

Y des­de el pun­to de vis­ta de un aná­li­sis pro­fun­do des­de la pers­pec­ti­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta domi­nan­te, tie­ne razón: caí­da de impe­rios, por la dura pug­na de los de aba­jo, mar­can la historia. 

Asis­ti­mos, como un pri­vi­le­gio de la his­to­ria, a la ago­nía, a la desin­te­gra­ción, a la caí­da, al derrum­be de uno de los impe­rios màs vio­len­tos y nefas­tos de toda la his­to­ria de la huma­ni­dad: el impe­ria­lis­mo norteamericano. 

Y, des­de la pers­pec­ti­va de los con­de­na­dos de la tie­rra, Car­los Marx, pone en evi­den­cia en este momen­to de camino de bifur­ca­ción para toda la huma­ni­dad, una vez màs, que la his­to­ria de la huma­ni­dad, es la his­to­ria de la lucha de clases. 

Hoy, el fan­tas­ma que algu­na vez reco­rrie­ra Euro­pa, reco­rre todos los con­ti­nen­tes. He aquí el núcleo de la pro­ble­má­ti­ca actual. 

Se evi­den­cia en esta cri­sis pla­ne­ta­ria, que la bur­gue­sìa, los capi­ta­lis­tas, las poten­cias capi­ta­lis­tas, las dis­tin­tas fuer­zas capi­ta­lis­ta domi­nan­tes en cada región y país, sea cual fue­re su deno­mi­na­ciòn, con­ti­núan con la lucha de clases. 

Y la con­ti­núan pro­fun­di­zan­do en este momen­to de una lucha abier­ta por su super­vi­ven­cia. Y todos los gol­pes valen. 

En los gran­des cen­tros de poder, inte­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos, cien­tí­fi­cos, perio­dis­tas, hom­bres y muje­res de la cul­tu­ra, están, en esta eta­pa de ago­nía del sis­te­ma, pre­pa­ran­do el post, pero man­te­nien­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, el lucro y la vio­len­cia de su dominación. 

La lucha hege­mó­ni­ca, en el màs sen­ti­do y con­te­ni­do grams­ciano; està pues des­en­ca­de­na­da. El Levia­tàn està mudan­do de forma. 

En esta coyun­tu­ra o perío­do his­tó­ri­co de toda la huma­ni­dad, la lucha, la con­fron­ta­ción, la pug­na es a muerte. 

De allì que la coin­ci­den­cia con las tesis ela­bo­ra­das por Sla­voj Zizek es màs que una empatìa. 

Con un agre­ga­do: son los pue­blos, la tarea de los pue­blos, son los opri­mi­dos, los escu­pi­ta­dos por el sis­te­ma, los que final­men­te deci­di­rán la tarea final de supera­ción. Aun­que sea inne­ga­ble que la situa­ción actual del capi­ta­lis­mo en su final, es asi­mi­la­ble a una implosión. 

Vea­mos. El capi­ta­lis­mo, en su intrín­se­ca bar­ba­rie, alcan­zò lìmi­tes inima­gi­na­bles en esta coyun­tu­ra de cri­sis que afec­ta a todo el pla­ne­ta y a toda la huma­ni­dad. Las inmo­ra­les, ilí­ci­tas y pre­po­ten­tes san­cio­nes y ame­na­zas lan­za­das por Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la, con­tra Iràn, con­tra Cuba y otros con­fir­ma ple­na­men­te en tér­mi­nos fac­tua­les lo sostenido. 

El des­pre­cio explì­ci­to demos­tra­do por el cen­tro del capi­ta­lis­mo mun­dial hacia la vida huma­na, hacia la huma­ni­dad, la pre­po­ten­cia, la vio­len­cia des­ple­ga­da, la avi­dez sin fin de lucrar con la vida huma­na, cons­ti­tu­yen fac­tuum irrefutables. 

Asis­ti­mos en esta cri­sis no sola­men­te a la cri­sis del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, como una de las mani­fes­ta­cio­nes màs bàr­ba­ras de su desa­rro­llo, sino a la cri­sis final del capitalismo. 

El mer­ca­do, el lucro, la ofer­ta y la deman­da no son la sal­va­ción. Son la con­de­na de toda la huma­ni­dad. Y se deve­la como tal. Fran­cia, nue­va­men­te Fran­cia, ame­na­za­da por la insu­rrec­ción de un pue­blo con tra­di­ción de revo­lu­cio­nes y de insur­gen­cias. Màs que sintomático.

II. Para­guay: la nece­si­dad de supera­ción del Esta­do actual

En Para­guay, la cri­sis del Coro­na­vi­rus, igual que a nivel glo­bal, des­nu­dò el ver­da­de­ro ros­tro del Esta­do crea­do en 1870 y que es el actual. 

Un Esta­do en el que los gru­pos empre­sa­ria­les y sus voce­ros polí­ti­cos, en una lucha por su pro­pia super­vi­ven­cia, no cesan en inten­tar con­ser­var el orden, su orden de miseria. 
Los gru­pos empre­sa­ria­les, en todos los nive­les, los due­ñòs del Esta­do, mues­tran un tal des­pre­cio por la vida huma­na, por la vida, úni­co valor supre­mo en esta cri­sis, que has­ta lucran con la muer­te, el ham­bre y la salud de toda la población. 
Tal egoís­mo de cla­se- que no sor­pren­de- tie­ne un solo nom­bre: inmo­ra­li­dad e inhu­ma­ni­dad capitalista.

Con­cien­tes de la cri­sis sis­té­mi­ca de su sis­te­ma social Esta­do, del ago­ta­mien­to de este sis­te­ma y régi­men capi­ta­lis­ta sub­de­sa­rro­lla­do, como par­te de la lucha de cla­ses y la terea de demo­li­ción apli­ca­da, lan­zan una supues­ta refor­ma del Estado. 

Refor­ma que cons­ti­tu­ye una vio­len­cia ofen­si­va con­tra los tra­ba­ja­do­res y sus sala­rios. Refor­ma que abre para los gru­pos empre­sa­ria­les nue­vas puer­tas para seguir lucran­do con la vida del pueblo. 

Refor­ma que ya legi­ti­ma los màs vio­len­tos ata­ques con­tra supues­tos “ fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res pri­vi­le­gia­dos” ( Con­sen­so de Washing­ton), ata­can­do a la pobla­ción ente­ra, ase­gu­ran­do el lucro vil del empre­sa­ria­do a cos­ta de la vida de la población. 

Refor­ma que bus­ca la con­ti­nui­dad de este Esta­do Geno­ci­da, pro­lon­gan­do su agonía. 

Refor­ma y pràc­ti­ca de un gobierno neo­fas­cis­ta que, a tra­vès de la gue­rra hege­mò­ni­ca abier­ta, pro­te­ge a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de esta cri­sis: la mino­rìa que con­cen­tra el 98 por cien­to de toda la rique­za y que sigue lucran­do a cos­ta de la muer­te y ham­bre de la poblaciòn. 

Como a nivel mun­dial asis­ti­mos al fin del capi­ta­lis­mo, a nivel nacio­nal, asis­ti­mos al fin del Esta­do crea­do en 1870 sobre el geno­ci­dio y liqui­da­ción del úni­co pro­yec­to inde­pen­dien­te y sobe­rano de toda Amèrica. 

La Refor­ma no es màs que otra ope­ra­ción polí­ti­co-ideo­lò­gi­ca de la oli­gar­quía crio­lla diri­gi­da con­tra los intere­ses gene­ra­les, con­tra la vida mis­ma. En el mis­mo nivel se encuen­tra la pro­pues­ta de supues­ta refor­ma constitucional. 

Es un Esta­do en cri­sis, un sis­te­ma ago­ta­do como el cen­tro capi­ta­lis­ta. Esto no impli­ca que la cla­se domi­nan­te no pro­fun­di­za­rà la lucha de cla­ses y la violencia. 

Muy al contrario. 

La tarea esen­cial hoy en el Para­guay, el gran desa­fío es, pues, la Trans­for­ma­ciòn de este Esta­do, de este régi­men de apro­pia­ción pri­va­da, basa­da úni­ca­men­te en el lucro. 

Tarea que con­lle­va el desa­fío de des­man­te­la­mien­to del Esta­do actual y su reem­pla­zo por uno nue­vo, sobre nue­vas bases, sobre nue­vos cimientos. 

La supera­ción del capi­ta­lis­mo se dà úni­ca­men­te por la vìa del socia­lis­mo, no por la vìa de remien­dos. La lucha es, en con­se­cuen­cia, entre Socia­lis­mo o Barbarie.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *