Chi­le. El covid19 y el día des­pués del 18 de octubre

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​14 de abril de 2020

Esti­ma­das com­pa­ñe­ras y compañeros

Pen­sa­mos que era nece­sa­rio reto­mar con­tac­to con las orga­ni­za­cio­nes que for­man par­te de Chi­le Mejor sin TLC a lo lar­go de Chi­le por­que en estos tiem­pos com­ple­jos es bueno repen­sar las cues­tio­nes impor­tan­tes que nos unie­ron y es rele­van­te seguir orga­ni­za­dos y comu­ni­ca­dos. Que­re­mos cons­truir entre todos la sali­da a esta cri­sis, y evi­tar que el ais­la­mien­to for­zo­so nos con­ta­gie de indi­fe­ren­cia o individualismo.

El día después

Como uste­des recor­da­rán, el esta­lli­do social, empe­zó jus­to el día des­pués del 17 de octu­bre, el día en que la Comi­sión de Cons­ti­tu­ción del Sena­do con­clu­yó el aná­li­sis del TPP11 y lo apro­ba­ron Har­boe, Alla­mand y Pérez votan­do en con­tra sólo Huen­chu­mi­lla. El Sena­do que­dó (y sigue) lis­to para apro­bar­lo en vota­ción ple­na­ria. Pero el esta­lli­do social del 18 de octu­bre y lue­go la revuel­ta popu­lar gene­ra­li­za­da, pusie­ron ante los ojos de todas y todos el carác­ter del mode­lo neo­li­be­ral y sus efec­tos en la vida coti­dia­na. Chi­le des­per­tó y millo­nes se die­ron cuen­ta de la pro­fun­da inequi­dad social que vivi­mos, sin pre­vi­sión dig­na, sin salud para todos, ni medi­ca­men­tos, edu­ca­ción, ni sala­rios decen­tes. No hay agua ni ali­men­tos sanos para todos, el medio ambien­te está des­trui­do y las y los jóve­nes sien­ten que no tie­nen futu­ro. Segui­mos ata­dos a la heren­cia de la dic­ta­du­ra, con la Cons­ti­tu­ción del 80, y endeu­da­dos con el CAE y cré­di­tos sólo para sobre­vi­vir. No peleá­ba­mos por $30, sino por 30 años de abu­sos, como lúci­da­men­te dije­ron los estu­dian­tes secun­da­rios lide­ran­do las luchas. Que­dó cla­ro para todos el nefas­to rol del Con­gre­so, inca­paz de legis­lar para rom­per este esta­do de cosas y cóm­pli­ce de Piñe­ra y todos los gobier­nos ante­rio­res. En las gran­des ciu­da­des del país, los mani­fes­tan­tes empe­za­ron a vivir la repre­sión que por déca­das se ha des­car­ga­do sobre el pue­blo mapu­che y en soli­da­ri­dad con su lucha la ban­de­ra mapu­che ha esta­do al tope del caba­llo en la Pla­za Dig­ni­dad y en todas las mar­chas. Las muje­res se toma­ron las calles y mos­tra­ron la fuer­za del femi­nis­mo en asam­bleas terri­to­ria­les y mar­chas en todo el país. Se hizo evi­den­te que no éra­mos el país mode­lo que mos­tra­ba la tele y del que habla­ban todas las auto­ri­da­des cuan­do nos decían que el TPP per­mi­ti­ría seguir por exi­to­sa sen­da reco­rri­da des­de la fir­ma de los pri­me­ros TLC.

Poco a poco la con­sig­na #No al TPP11 se fue incor­po­ran­do a las deman­das socia­les expre­sa­das en mar­chas y muros. Y en la calle, en las mar­chas y en todos los espa­cios terri­to­ria­les en que estu­vi­mos, hici­mos ver que la pre­ca­ri­za­ción de la vida tie­ne mucho que ver con los tra­ta­dos de libre comer­cio. Los tra­ta­dos han sido el vehícu­lo usa­do por las gran­des trans­na­cio­na­les y sus socios chi­le­nos, para dejar­nos escla­vi­za­dos en un rol de pro­vee­do­res de mate­ria pri­ma sin valor agre­ga­do y con­sa­grar­nos como país extrac­ti­vis­ta depen­dien­te en todo sen­ti­do de las impor­ta­cio­nes, un país del cual las gran­des cor­po­ra­cio­nes mine­ras, de la agro­in­dus­tria, far­ma­céu­ti­cas y fores­ta­les se lle­van lo que les intere­sa, dejan­do a los terri­to­rios sin agua, con sue­los empo­bre­ci­dos por los mono­cul­ti­vos y el uso de agro­tó­xi­cos. Plan­tea­mos que el TPP11 es peor que los otros tra­ta­dos por­que es una espe­cie de cons­ti­tu­ción glo­bal cuyo obje­ti­vo es per­pe­tuar este mode­lo, garan­ti­zan­do a toda cos­ta la inver­sión, sus ganan­cias y la pro­pie­dad inte­lec­tual a tra­vés de las paten­tes de los medi­ca­men­tos y la pri­va­ti­za­ción de bie­nes comu­nes como el agua y la semi­lla. El TPP11 cons­ti­tu­ye una cami­sa de fuer­za para impe­dir los cam­bios, impe­di­ría la des­pri­va­ti­za­ción del agua pro­te­gien­do a raja­ta­bla los intere­ses de las com­pa­ñías mine­ras, fores­ta­les y la agro­in­dus­tria por sobre los dere­chos de los seres huma­nos y de la naturaleza.

Gobierno y par­la­men­to pac­ta­ron para dete­ner el esta­lli­do social con el lla­ma­do Acuer­do de Paz coci­na­do a espal­das del pue­blo y los movi­mien­tos socia­les, y halla­ron una fór­mu­la para que el cam­bio de la cons­ti­tu­ción no cam­bie la esen­cia de ese mode­lo. Es una tram­pa inclui­da en la Ley que posi­bi­li­ta el ple­bis­ci­to. Intro­du­je­ron a esa ley un artícu­lo que ama­rra la vali­dez de los tra­ta­dos sus­cri­tos a la fecha de pro­mul­ga­ción de la nue­va constitución.

En mar­zo, el rear­me de la movi­li­za­ción y del tra­ba­jo por la Asam­blea cons­ti­tu­yen­te fue abor­ta­do por las medi­das adop­ta­das por el gobierno fren­te al Coro­na Virus, que inclu­yen la cua­ren­te­na, el esta­do de emer­gen­cia y el con­trol por los mili­ta­res. El Covid19 fue la coar­ta­da per­fec­ta para impo­ner el con­trol social y la mani­pu­la­ción por la vía de la reite­ra­ción de men­sa­jes de terror, que inten­tan “pro­te­ger” la salud de los chi­le­nos y chi­le­nas con dis­po­si­cio­nes que ase­gu­ran en pri­mer lugar los nego­cios e intere­ses de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos chi­le­nos y que mues­tran que no se tra­ta de un virus “demo­crá­ti­co”, por­que aquí las víc­ti­mas están y esta­rán entre los más pre­ca­ri­za­dos de los habi­tan­tes de Chile.

El virus que ya teníamos

¿Y cómo nos encon­tró el Coro­na­Vi­rus Covid19 ? Somos un país que tie­ne más de 28 tra­ta­dos y acuer­dos de libre comer­cio vigen­tes con paí­ses de todo el pla­ne­ta, y el TPP11 ad portas.

Somos un país don­de el cos­to de expor­tar pal­tas, celu­lo­sa, car­nes y otros com­mo­di­ties fue dejar sin agua (con esca­sez hídri­ca dice el MOP) a 137 comu­nas. Por eso, de nor­te a sur del país son 1.043.557 los habi­tan­tes de esas comu­nas que no pue­den siquie­ra cui­dar­se hoy laván­do­se las manos fre­cuen­te­men­te. Sobre los migran­tes y sus fami­lias, con tra­ba­jos pre­ca­rios o infor­ma­les, se está des­car­gan­do con más fuer­za el peso de la cri­sis. Tam­po­co ellos pue­den cui­dar­se. Des­de antes de la cri­sis la pobla­ción está endeu­da­da, y aho­ra hay más cesan­tes reales y poten­cia­les. Los fon­dos de los tra­ba­ja­do­res en las AFP se los lle­vó la cri­sis y las AFP no se inmutaron.

En Chi­le ya no hay indus­tria tex­til ni meta­lúr­gi­ca y se están impro­vi­san­do mas­ca­ri­llas case­ras y res­pi­ra­do­res idea­dos por empren­de­do­res recién sur­gi­dos. Las impor­ta­cio­nes posi­bi­li­ta­das por los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio han hecho que­brar la indus­tria nacio­nal y sus esca­sos rema­nen­tes. Lopehan­día, hom­bre de goma de la Con­cer­ta­ción y Piñe­ra para los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio, sigue nego­cian­do con la com­pla­cien­te Unión Euro­pea la refor­mu­la­ción del tra­ta­do con Chi­le y se pre­pa­ra para lan­zar una nue­va ron­da de nego­cia­ción en mayo próximo.

El minis­tro de salud que se jac­tó de tener la “mejor salud del mun­do” pre­sen­cia impá­vi­do el colap­so anun­cia­do de los hos­pi­ta­les en regio­nes y la capi­tal. Los tra­ba­ja­do­res de la salud públi­ca care­cen de imple­men­tos bási­cos y el Esta­do debe impor­tar todos los insu­mos, vacu­nas y medi­ca­men­tos a un altí­si­mo cos­to. La salud pre­ven­ti­va no es prio­ri­za­da y la cien­cia asu­me un rol des­li­ga­do del bien públi­co y orien­ta­do prio­ri­ta­ria­men­te a reque­ri­mien­tos de la indus­tria. El gobierno se jue­ga por man­te­ner en pri­sión a los pre­sos polí­ti­cos de la pro­tes­ta social y por indul­tar a los res­pon­sa­bles de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, con la ale­gre com­pli­ci­dad del poder judi­cial que ya par­tió libe­ran­do ase­si­nos y torturadores.

Por otra par­te en Chi­le los moli­nos tie­nen que impor­tar cada año casi la mitad de las 2 millo­nes de tone­la­das de tri­go anua­les que usan las pana­de­rías para las marra­que­tas, según ODEPA. Lo mejor de la pro­duc­ción del cam­po se sir­ve en las mesas euro­peas por­que se pro­mue­ve el lla­ma­do “enca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo” con fines de expor­ta­ción. Hoy los peque­ños cam­pe­si­nos no tie­nen cómo hacer lle­gar sus pro­duc­tos a las ciu­da­des en cua­ren­te­na, pero el minis­tro de agri­cul­tu­ra dice que no hay de qué preo­cu­par­se, mien­tras la JUNJI deja de dar la ali­men­ta­ción esco­lar o da racio­nes irri­so­rias. Este año, una vez más, JUNJI no cum­plió su com­pro­mi­so ofi­cial de abas­te­cer­se en un 15% con pro­duc­to­res loca­les, optan­do por las gran­des empresas.

Chi­le for­ma par­te de los pro­vee­do­res de la agro­in­dus­tria glo­bal. Para ser­vir a los con­su­mi­do­res del Nor­te glo­bal, el agro­ne­go­cio, impor­ta “recur­sos”, en bos­ques, sel­vas y luga­res antes no inva­di­dos, gene­ran­do a esca­la pla­ne­ta­ria las con­di­cio­nes para la trans­mi­sión de diver­sos virus, des­de ani­ma­les y espe­cies for­za­das a ingre­sar a la cade­na ali­men­ta­ria expor­ta­do­ra. Por déca­das comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios han lle­va­do ade­lan­te la resis­ten­cia al avan­ce del agro­ne­go­cio, a los mono­cul­ti­vos, la mine­ría y las cen­tra­les hidro­eléc­tri­cas. Ello arran­ca de su cos­mo­vi­sión de uni­dad y res­pe­to a la natu­ra­le­za, que inclu­ye la medi­ci­na ances­tral, enten­dien­do a la enfer­me­dad como algo que se resuel­ve tam­bién de for­ma comu­ni­ta­ria. Pero el gobierno y los medios ofi­cia­les des­co­no­cen – como siem­pre- el apor­te que las comu­ni­da­des de los pue­blos ori­gi­na­rios pue­den hacer para ana­li­zar y rever­tir las cau­sas de fon­do de la pan­de­mia, que tie­nen que ver con el tipo de rela­ción que enta­bla­mos con la natu­ra­le­za, explo­tán­do­la sin tre­gua. Las deci­sio­nes ofi­cia­les e incon­sul­tas del des­le­gi­ti­ma­do gobierno de Piñe­ra no son el camino inte­gral de sali­da a la pan­de­mia, que requie­re esfuer­zos de arti­cu­la­ción des­de aba­jo y en comunidad.

Piñe­ra y el mer­ca­do dis­po­nen que no pue­den parar los puer­tos, ni las minas, o el trans­por­te. Los tra­ba­ja­do­res no ten­drán pro­tec­ción algu­na del Esta­do; los cré­di­tos y los res­guar­dos son para los patro­nes. En este país “mode­lo”, se dis­pu­so edu­ca­ción vir­tual para los niños igno­ran­do que el 40% de los estu­dian­tes no tie­ne acce­so a inter­net y des­oyen­do al gre­mio de la edu­ca­ción. Bajo el COVID19, sigue ade­lan­te la cons­truc­ción de la cen­tral Alto Mai­po ocul­tan­do su rela­ción con el recien­te des­plo­me del gla­ciar Mesón Alto en El Yeso. Y los obre­ros de la cons­truc­ción siguen tra­ba­jan­do para las gran­des obras inmo­bi­lia­rias mien­tras las radios repi­ten a cada minu­to cómo tra­tar a enfer­mos en cua­ren­te­na. Son ins­truc­cio­nes impo­si­bles de seguir en las minús­cu­las vivien­das socia­les o en pobla­cio­nes don­de cada fami­lia tie­ne allegados.

Alter­na­ti­vas a los tra­ta­dos y el extractivismo

Este cua­dro for­ta­le­ce nues­tra con­vic­ción de que tene­mos que lograr la revi­sión y dero­ga­ción de todos los Tra­ta­dos sus­cri­tos a la fecha y seguir tra­ba­jan­do por una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Plu­ri­na­cio­nal popu­lar y sobe­ra­na, sin tram­pas, en que las deman­das for­mu­la­das duran­te el esta­lli­do social y levan­ta­das por los movi­mien­tos socia­les y de tra­ba­ja­do­res des­de mucho antes, sean reco­gi­das en la nue­va cons­ti­tu­ción. Sólo así ten­dre­mos las bases para salir de este mode­lo extrac­ti­vis­ta y comen­zar a cons­truir una alter­na­ti­va en armo­nía con la natu­ra­le­za y en res­pues­ta a las deman­das socia­les de los y las estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res, las muje­res y las disi­den­cias sexua­les, las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, migran­tes, pue­blos ori­gi­na­rios y el pue­blo movilizado.

No vol­ve­re­mos a la “nor­ma­li­dad” pre­via al esta­lli­do social. No acep­ta­re­mos que Piñe­ra y el Sena­do aprue­ben el TPP11 en medio o des­pués de la pan­de­mia, ni fir­men un nue­vo Tra­ta­do de Aso­cia­ción con la Unión Euro­pea. Jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes terri­to­ria­les y sec­to­ria­les apo­ya­re­mos entre tan­to toda ini­cia­ti­va que apun­te hacia la ins­ta­la­ción de for­mas dife­ren­tes de rela­ción y tra­ba­jo que apun­ten hacia la cons­truc­ción del buen vivir a nivel local y comu­ni­ta­rio, que levan­ten las auto­no­mías terri­to­ria­les, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y la soli­da­ri­dad. ¡Cuén­ten­nos sus expe­rien­cias de cua­ren­te­na consciente!

Lla­ma­mos a todas las orga­ni­za­cio­nes liga­das a Chi­le Mejor sin TLC a man­te­ner­nos orga­ni­za­dos e infor­ma­dos para reins­ta­lar este tema pro­gre­si­va­men­te en la agen­da social, apo­yan­do más que nun­ca los mer­ca­dos loca­les y las ini­cia­ti­vas liga­das a rom­per con las tra­bas que el mode­lo nos impone.

#NoalTPP11! ¡Por la cons­truc­ción de un Chi­le sobe­rano y digno ya!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *