Bra­sil. MST dona 14 tone­la­das de ali­men­tos a ocu­pa­cio­nes urba­nas en Curitiba

Lia Bian­chi­ni*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de Abril de 2020.

.

El cam­pa­men­to Mai­la Sabri­na, en Orti­guei­ra, donó par­te de la pro­duc­ción de las 370 fami­lias acampadas

.

“Nues­tra vida dia­ria es una gran­ja. Leván­ta­te, tra­ta a los cer­dos, galli­nas y mue­ve las plan­tas. Hay mucho, gra­cias a Dios ”. Así, la cam­pe­si­na Solan­ge Apa­re­ci­da Rodri­gues cuen­ta su vida coti­dia­na en el cam­pa­men­to de Mai­la Sabri­na, en Orti­guei­ra, en la región cen­tral de Para­ná. Par­te de la abun­dan­cia cul­ti­va­da por Solan­ge y otras 370 fami­lias que viven en el cam­pa­men­to fue dona­da a cua­tro ocu­pa­cio­nes urba­nas en la Ciu­dad Indus­trial de Curi­ti­ba (CIC), el sába­do (11).

El día de la cose­cha, jue­ves (9), cada fami­lia en el cam­pa­men­to tenía la tarea de reser­var una par­te de lo que pro­du­cían para la dona­ción. Poco a poco, en el trans­cur­so de una tar­de, una caba­ña del cam­pa­men­to se lle­nó con bol­sas de los ali­men­tos más varia­dos. En el con­teo final, 14 tone­la­das se dis­tri­bu­ye­ron entre arroz, fri­jo­les, otros tipos de gra­nos, miel, panes, ver­du­ras y fru­tas. Ade­más de la comi­da, la comu­ni­dad envió 300 más­ca­ras de tela pro­du­ci­das por cos­tu­re­ras que viven allí.

El esfuer­zo colec­ti­vo de la dona­ción es una for­ma de ayu­dar a las ocu­pa­cio­nes urba­nas que han sufri­do los impac­tos eco­nó­mi­cos gene­ra­dos por la pan­de­mia de coro­na­vi­rus. La acción es par­te de una cam­pa­ña de soli­da­ri­dad que el Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les sin Tie­rra (MST) ha esta­do hacien­do en todo Brasil.

Des­de una ocu­pa­ción rural, la comi­da de Mai­la Sabri­na reco­rrió más de 300 kiló­me­tros has­ta lle­gar a las ocu­pa­cio­nes urba­nas 29 de Março, Tira­den­tes, Dona Cida y Nova Pri­ma­ve­ra, en la vís­pe­ra de Pascua.

“Si no fue­ra por la ocu­pa­ción de la gran­ja y la refor­ma agra­ria, esto no sería posi­ble. Si no fue­ra por las fami­lias que ocu­pa­ban la tie­rra, esta­rían pro­du­cien­do ali­men­tos. Esta­mos agra­de­ci­dos de estar en la tie­rra para pro­du­cir y poder ayu­dar a las fami­lias en la ciu­dad hoy ”, dice Jocel­da de Oli­vei­ra, miem­bro de la coor­di­na­ción del campamento.

El terri­to­rio de la comu­ni­dad de Mai­la Sabri­na abar­ca 10.600 hec­tá­reas, una de las gran­des pro­pie­da­des más gran­des de Para­ná. Antes de la ocu­pa­ción, sufrió la devas­ta­ción ambien­tal debi­do a la pro­duc­ción de búfa­los, sin cum­plir con los cri­te­rios de la Reser­va Legal.

Foto: Lia Bianchini 

Del asfal­to al piso de tierra

Algu­nas de las per­so­nas que aho­ra viven y pro­du­cen en el cam­pa­men­to de Mai­la Sabri­na tam­bién han teni­do la expe­rien­cia de vivir en gran­des cen­tros urba­nos. Es el caso de Edna dos San­tos, que vivió en una zona rural has­ta los 17 años, cuan­do se mudó a la ciu­dad con su familia.

“Tra­ba­jé como emplea­da domés­ti­ca, gané un sala­rio [míni­mo] , pero no pude. Tenía una pelu­que­ría y tam­po­co fun­cio­na­ba. Me fui a dor­mir pen­san­do en las fac­tu­ras a fin de mes y fue muy difí­cil ”, dice. Hoy, vivien­do en el cam­pa­men­to, Edna dice que pro­du­ce su pro­pia comi­da. “Arroz, fri­jo­les, mi auto­su­fi­cien­cia. Y para mí es un pla­cer donar comi­da a la gen­te de la ciu­dad, por­que sé que la vida allí no es fácil ”.

Al igual que Edna, Cló­vis Coelho Soa­res, cono­ci­do como Nicão, tam­bién ha sen­ti­do las difi­cul­ta­des que pue­de enfren­tar un tra­ba­ja­dor urbano. Antes de mudar­se al cam­pa­men­to de Mai­la Sabri­na en 2011, Nicão vivía en la ciu­dad, don­de tra­ba­ja­ba en made­ra e indus­tria, era ope­ra­dor de máqui­nas y con­duc­tor de camio­nes. Hoy, Nicão se dedi­ca a tra­ba­jar en la tie­rra, cul­ti­van­do arroz, fri­jo­les, maíz para ani­ma­les, bata­tas, yuca y plátanos.

“Des­de la tie­rra, pode­mos comer bien, gra­cias a Dios, con pro­duc­tos de cali­dad y hacer algo más. Poder donar algo a alguien que lo nece­si­ta es un pla­cer ”, dice.

Foto: Lia Bianchini 

A pesar de las dife­ren­cias, las similitudes

Des­de el pun­to final de la ali­men­ta­ción, en la ciu­dad indus­trial de Curi­ti­ba, Rober­to Bag­gio, de la coor­di­na­ción del MST, enu­me­ra la reali­dad de las fami­lias que viven en ocu­pa­cio­nes urba­nas y rura­les. “Esta­mos aquí en una gran área ocu­pa­da que tie­ne los mis­mos pro­ble­mas que los cam­pe­si­nos, sin vivien­da garan­ti­za­da, sin infra­es­truc­tu­ra, sin agua, sin hogar. Lo que reve­la que los pro­ble­mas del pue­blo bra­si­le­ño son simi­la­res en todos los luga­res ”, señala.

De 2015 a 2018, las ocu­pa­cio­nes urba­nas en la ciu­dad indus­trial de Curi­ti­ba sufrie­ron repe­ti­das ame­na­zas de des­alo­jo. En Orti­guei­ra, el área del cam­po de Mai­la Sabri­na fue ocu­pa­da en 2003 y la orden de recu­pe­ra­ción fue emi­ti­da en el mis­mo año. La dispu­ta legal ha con­ti­nua­do des­de enton­ces y las ame­na­zas de des­alo­jo se han inten­si­fi­ca­do a lo lar­go de 2019.

En todo Para­ná, hay alre­de­dor de 200 ocu­pa­cio­nes urba­nas al bor­de del des­alo­jo. La mis­ma angus­tia por el ries­go de des­alo­jo ron­da a sie­te mil fami­lias cam­pe­si­nas acam­pa­das en el estado.

Foto: Lia Bianchini 

¿Qué es el coronavirus?

Es una exten­sa fami­lia de virus que pue­den cau­sar enfer­me­da­des tan­to en ani­ma­les como en huma­nos. Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) , en los huma­nos, los diver­sos tipos de virus pue­den cau­sar infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias que van des­de res­fria­dos comu­nes, como el sín­dro­me res­pi­ra­to­rio del Medio Orien­te (MERS) has­ta ata­ques más gra­ves, como el sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro (SARS). El coro­na­vi­rus des­cu­bier­to más recien­te­men­te cau­sa la enfer­me­dad de covid-19.

¿Cómo ayu­dar a los necesitados?

La cam­pa­ña «Vamos a nece­si­tar a todos» es una acción soli­da­ria arti­cu­la­da por el Fren­te Bra­sil Popu­lar y el Fren­te Povo Sem Medo. La pla­ta­for­ma fue crea­da para ayu­dar a las per­so­nas afec­ta­das por la pan­de­mia de covid-19. Según los orga­ni­za­do­res, el obje­ti­vo es dar visi­bi­li­dad y for­ta­le­cer las ini­cia­ti­vas de coope­ra­ción popular.

.

*Bra­sil Do Fato – Edi­ción: Fré­di Vas­con­ce­los y Lean­dro Meli­to – Fuen­teBdF Para­ná

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *