Bra­sil. João Ste­di­le: «Esta pan­de­mia es la expre­sión más trá­gi­ca de la fase actual del capitalismo»

Erick Gime­nes*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de Abril de 2020.

.

Coor­di­na­dor del MST lan­za libro sobre refor­ma agra­ria en el mun­do y pro­po­ne que en Bra­sil se base en agroecología

.

La muer­te de 19 tra­ba­ja­do­res sin tie­rra en Eldo­ra­do dos Cara­jás, Pará, en 1996, le dio a abril el títu­lo de mes de día de lucha para los movi­mien­tos del cam­po . La tra­ge­dia refor­zó la impor­tan­cia de los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, bus­can­do una dis­tri­bu­ción decen­te de la tie­rra y dan­do a los tra­ba­ja­do­res la con­di­ción de pro­du­cir y vivir con un míni­mo de dig­ni­dad. Sin embar­go, el paso ade­lan­te has­ta la con­quis­ta de una refor­ma agra­ria en Bra­sil nun­ca existió.

Ade­más del hecho de que el país nun­ca ha podi­do pro­mo­ver la refor­ma agra­ria, el deba­te sobre el tema aquí se libró, ya que la inves­ti­ga­ción y los deba­tes se eli­mi­na­ron de los libros y las uni­ver­si­da­des debi­do a la impo­si­ción de la hege­mo­nía neo­li­be­ral, a par­tir de la déca­da de 1990.

Pen­san­do en el fra­ca­so his­tó­ri­co de la dis­tri­bu­ción del cono­ci­mien­to, João Pedro Ste­di­le, miem­bro del lide­raz­go nacio­nal del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les sin Tie­rra (MST), deci­dió escri­bir Expe­rien­cias his­tó­ri­cas de refor­ma agra­ria en el mun­do – Volu­men I , publi­ca­do por Livra­ria y Edi­to­ra Expres­são Popular .

En la serie de infor­mes sobre la refor­ma agra­ria en el mun­do, el autor bus­ca sucin­ta­men­te arro­jar luz sobre las expe­rien­cias en los paí­ses que han vivi­do el pro­ce­so. Al mos­trar ejem­plos, Ste­di­le seña­la que es impo­si­ble que­rer copiar mode­los, por­que cada país tie­ne una corre­la­ción de fuer­zas y luchas espe­cí­fi­cas con sus pro­pias características.

En una entre­vis­ta con Bra­sil de Fato , el coor­di­na­dor del MST afir­ma que, dado el momen­to en que vivi­mos, la nue­va misión de los cam­pe­si­nos es la de «cui­da­do­res de la natu­ra­le­za». Según él, es nece­sa­rio que el enfo­que de los tra­ba­ja­do­res de cam­po, aho­ra, sea la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles para toda la socie­dad, basa­da en la agroecología.

Para que la refor­ma agra­ria suce­da, de hecho, en Bra­sil, es nece­sa­rio que todas las fuer­zas popu­la­res de la socie­dad estén uni­das en un solo pro­pó­si­to: hacer que los bie­nes de la natu­ra­le­za estén dis­po­ni­bles para todos sin destruirlos.

.

Lea la entre­vis­ta completa:

.

Bra­sil de Fato: ¿Qué nos ense­ñan por el momen­to las expe­rien­cias de refor­ma agra­ria narra­das en el libro?

João Pedro Ste­di­le: El obje­ti­vo prin­ci­pal del libro es dar a cono­cer al públi­co bra­si­le­ño, mili­tan­te o no, cuá­les fue­ron las prin­ci­pa­les expe­rien­cias de refor­ma agra­ria en el mun­do, de mane­ra sucin­ta, con sus carac­te­rís­ti­cas principales. 

En Bra­sil, Amé­ri­ca Lati­na y en todo el mun­do, exis­te una gran fal­ta de este tipo de lite­ra­tu­ra, espe­cial­men­te debi­do a la impo­si­ción de la hege­mo­nía neo­li­be­ral en uni­ver­si­da­des y edi­to­ria­les, a par­tir de la déca­da de 1990, que eli­mi­nó la refor­ma agra­ria de la inves­ti­ga­ción y los deba­tes. Por lo tan­to, en los últi­mos años me dedi­qué a reco­pi­lar escri­tos, infor­mes, tex­tos de dife­ren­tes expe­rien­cias para sistematizarlos.

Por otro lado, moti­va­do tam­bién por los deba­tes en los movi­mien­tos cam­pe­si­nos en gene­ral y en la Vía Cam­pe­si­na Inter­na­cio­nal [orga­ni­za­ción que agru­pa a los movi­mien­tos agra­rios de todo el mun­do], creé mi pro­pia sis­te­ma­ti­za­ción, cla­si­fi­can­do los dife­ren­tes tipos de refor­ma agra­ria, entre las refor­mas clá­si­cas, refor­mis­tas y radi­ca­les. y popu­lar En este pri­mer volu­men, inten­té publi­car uno o dos paí­ses de cada tipo, para que el lec­tor tuvie­ra una idea gene­ral de cómo sucedieron.

Es impo­si­ble que­rer apli­car en el pre­sen­te o que­rer «copiar» a alguien entre los dife­ren­tes tipos de refor­ma agra­ria, por­que son el resul­ta­do de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca de la lucha social y la corre­la­ción de fuer­zas que ocu­rrie­ron en cada país, en cada socie­dad, cuan­do se lle­va­ron a cabo. 

Noso­tros, en Bra­sil, inten­ta­mos en dife­ren­tes perío­dos his­tó­ri­cos imple­men­tar la refor­ma agra­ria clá­si­ca, que se lle­vó a cabo bajo la hege­mo­nía de la bur­gue­sía indus­trial en otros paí­ses, para desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas capi­ta­lis­tas. Pero fui­mos derro­ta­dos en todos ellos. Tuvi­mos la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de salir de la escla­vi­tud, pero nega­mos a los anti­guos tra­ba­ja­do­res escla­vos el dere­cho a acce­der a la tie­rra, a dife­ren­cia de los Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo, o Haití.

Lue­go, en la fase del capi­ta­lis­mo indus­trial, nue­va­men­te pre­fe­ri­mos adop­tar el sis­te­ma de gran­des pro­pie­da­des de expor­ta­ción para satis­fa­cer las nece­si­da­des de impor­ta­ción de la bur­gue­sía indus­trial. Final­men­te, cuan­do en la déca­da de 1960 el mode­lo indus­trial entró en cri­sis, nue­va­men­te per­di­mos la opor­tu­ni­dad de una refor­ma agra­ria clá­si­ca, con la pro­pues­ta de Cel­so Fur­ta­do, quien fue derro­ta­do por el gol­pe mili­tar-comer­cial de 1964 . Des­pués de eso, solo tuvi­mos expe­rien­cias oca­sio­na­les y par­cia­les de asen­ta­mien­to y no de una exten­sa refor­ma agraria.

.

¿Cómo difun­dir y pro­fun­di­zar el deba­te sobre la refor­ma agra­ria en la base del cam­po, espe­cial­men­te en luga­res ale­ja­dos de los gran­des centros?

Aun­que no es el obje­to del libro, el deba­te sobre la nece­si­dad de una refor­ma agra­ria en Bra­sil aho­ra pasa por otros pará­me­tros. En el pasa­do, con las pro­pues­tas y expe­rien­cias con­cre­tas de las refor­mas agra­rias, ya sean clá­si­cas, radi­ca­les o refor­mis­tas, el obje­ti­vo era, por un lado, demo­cra­ti­zar el acce­so a la tie­rra como un acti­vo natu­ral para las masas tra­ba­ja­do­ras y, por lo tan­to, garan­ti­zar el dere­cho a la tie­rra. quien tra­ba­ja allí, que fue la gran ban­de­ra popu­la­ri­za­da por la revo­lu­ción mexi­ca­na con Emi­liano Zapa­ta. Por otro lado, gene­rar un gran mer­ca­do interno de con­su­mo, par­te de la masa de cam­pe­si­nos, inser­tán­do­los en la pro­duc­ción de bie­nes para el mer­ca­do, por lo tan­to, bie­nes y, con ello, desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas inter­nas y el capi­ta­lis­mo industrial.

Aho­ra, los para­dig­mas que debe resol­ver la refor­ma agra­ria son de otro tipo. La bur­gue­sía no tie­ne inte­rés en demo­cra­ti­zar el dere­cho a la tie­rra, ni el capi­ta­lis­mo nece­si­ta cam­pe­si­nos. Enton­ces, lo que está en la agen­da aho­ra es la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles para toda la socie­dad, basa­da en la agro­eco­lo­gía, la for­ma de usar los bie­nes de la natu­ra­le­za (tie­rra, agua, bio­di­ver­si­dad, mine­ra­les, ener­gía) para que estén dis­po­ni­bles al públi­co. bien común, de toda la socie­dad y, con eso, la nue­va misión de los cam­pe­si­nos debe ser la de cui­da­do­res de la natu­ra­le­za. Estas tres con­di­cio­nes: los agri­cul­to­res capi­ta­lis­tas, los agro­ne­go­cios como mode­lo y el capi­ta­lis­mo como modo de pro­duc­ción, ya no pue­den resolverse.

Por lo tan­to, enfren­ta­re­mos un nue­vo tipo de refor­ma agra­ria aquí en Bra­sil, en Amé­ri­ca Lati­na y en la mayo­ría de los paí­ses del hemis­fe­rio sur, que no han lle­va­do a cabo nin­gu­na refor­ma agra­ria popu­lar pre­via. El nom­bre, la eti­que­ta, no impor­ta, lo más impor­tan­te es que resuel­ve los para­dig­mas seña­la­dos ante­rior­men­te. Es por eso que la refor­ma agra­ria actual depen­de no solo de los cam­pe­si­nos, sino de todo el pue­blo, de las fuer­zas popu­la­res en general.

La refor­ma agra­ria actual no depen­de solo de los cam­pe­si­nos, sino de todas las per­so­nas, de las fuer­zas popu­la­res en gene­ral. 

.

Con los pro­ce­sos de redis­tri­bu­ción de tie­rras dete­ni­dos por el gobierno, ¿cómo debe­rían actuar los movi­mien­tos popu­la­res y los pro­pios cam­pe­si­nos? ¿Es la mejor apues­ta en refor­mas radi­ca­les y populares?

Aquí en Bra­sil, nun­ca hemos teni­do un amplio pro­ce­so de refor­ma agra­ria de nin­gún tipo. Ni siquie­ra los refor­mis­tas, que fue­ron expe­ri­men­tos lle­va­dos a cabo en algu­nos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que demo­cra­ti­za­ron la pro­pie­dad de la tie­rra, par­cial o local­men­te. Solo tenía­mos polí­ti­cas de colo­ni­za­ción en tie­rras públi­cas, prin­ci­pal­men­te en la fron­te­ra agrí­co­la de la Ama­zo­nía Legal, y polí­ti­cas de asen­ta­mien­to, cuan­do sur­gían con­flic­tos socia­les de la lucha de los campesinos.

Aho­ra, dadas las nue­vas nece­si­da­des, nece­si­ta­mos, como movi­mien­tos cam­pe­si­nos, seguir el pro­ce­so per­ma­nen­te de orga­ni­za­ción de nues­tras bases, con­cien­cia polí­ti­ca y ele­var el están­dar cul­tu­ral, para que todos conoz­can las nue­vas carac­te­rís­ti­cas de la refor­ma agraria.

Al mis­mo tiem­po, lle­var el deba­te y todo el pro­ce­so a los movi­mien­tos popu­la­res, a las fuer­zas polí­ti­cas de la izquier­da, para que com­pren­dan la eta­pa de la lucha social en la que vivi­mos, lo que impo­ne la nece­si­dad de deba­tir un nue­vo pro­yec­to popu­lar para Bra­sil. No se tra­ta solo de deba­tir el tema agra­rio. Nece­si­ta­mos deba­tir el tema nacio­nal para todo el pue­blo brasileño.

.

Este mes recor­da­mos «Abril Ver­melho», en memo­ria de los 19 tra­ba­ja­do­res que fue­ron ase­si­na­dos en Eldo­ra­do dos Cara­jás (PA). ¿Qué ense­ñan­zas nos trae hoy este dolor que comen­zó hace 24 años?

En la his­to­ria de las luchas cam­pe­si­nas en Bra­sil, des­afor­tu­na­da­men­te las oli­gar­quías, la cla­se domi­nan­te, siem­pre han actua­do con extre­ma vio­len­cia, bus­can­do sofo­car la lucha por los dere­chos socia­les de la mayo­ría de la pobla­ción que vive en el cam­po. Así, los tra­ba­ja­do­res escla­vos fue­ron repri­mi­dos todos los días en la pico­ta o con sus capi­ta­nes de la sel­va, para evi­tar fugas. Así apa­re­ció el cam­pe­si­na­do a fines del siglo XIX, con Canu­dos (BA), Con­tes­ta­do (PR /​SC) y Cal­dei­rão (CE), que fue­ron las movi­li­za­cio­nes más cono­ci­das. Pero en todos los esta­dos hubo rebe­lio­nes y masacres.

Lue­go, a lo lar­go del siglo XX, muchas luchas cam­pe­si­nas fue­ron repri­mi­das por las balas. Inclu­so con­tra las ligas cam­pe­si­nas y en el gol­pe mili­tar-comer­cial de 1964 hubo muchas muer­tes, encar­ce­la­das y tor­tu­ra­das, que ocu­rrie­ron con­tra la base de las ligas, movi­mien­tos y sin­di­ca­tos has­ta su lide­raz­go, como Gre­go­rio Beze­rra, Fran­cis­co Julião, Clo­do­mir de Moraes, Padre Fran­cis­co Lage. , João Sem Terra, Lin­dol­fo Sil­va, Zé dos Pra­ze­res, etc.

Así resur­gie­ron los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, con la rede­mo­cra­ti­za­ción a par­tir de 1984. Todos los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, popu­la­res y sin­di­ca­les siem­pre han sufri­do la repre­sión de la cla­se domi­nan­te cuan­do quie­ren orga­ni­zar­se y luchar. Exis­ten nume­ro­sos casos indi­vi­dua­les con­tra líde­res o colec­ti­vos. En estos 40 años de fal­sa demo­cra­cia, más de 1.600 cama­ra­das en el cam­po han sido ase­si­na­dos. Se han juz­ga­do menos de 100 casos. 

Es en este con­tex­to que debe­mos ana­li­zar la masa­cre de Cara­jás, que per­ma­ne­ce impu­ne hoy, ya que los dos coman­dan­tes del pri­mer minis­tro con­de­na­dos a más de 200 años de pri­sión toda­vía están en sus hoga­res, por medi­das judi­cia­les preliminares.

No pode­mos per­ma­ne­cer en silen­cio ante los mili­tan­tes del cam­po y de toda la socie­dad. Siem­pre debe­mos denun­ciar, apro­ve­char las fechas, ade­más de ren­dir home­na­je a la memo­ria de los már­ti­res, sir­vien­do de adver­ten­cia y denun­cia para toda la socie­dad. Como dijo el poe­ta Pedro Tie­rra sobre las masa­cres que ya han teni­do lugar: «¡Si calla­mos, has­ta las pie­dras gritarán!»

No pode­mos per­ma­ne­cer en silen­cio ante los mili­tan­tes del cam­po y de toda la sociedad.

.

¿Crees que la nue­va pan­de­mia de coro­na­vi­rus podría cam­biar las rela­cio­nes en el cam­po de algu­na mane­ra? Si es así, ¿cómo?

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus es la expre­sión más trá­gi­ca de la eta­pa actual del capi­ta­lis­mo y la cri­sis de civi­li­za­ción que esta­mos expe­ri­men­tan­do. Pri­me­ro, por­que hay muchos estu­dios cien­tí­fi­cos que mues­tran que el bro­te de varios virus nue­vos, pre­via­men­te des­co­no­ci­dos, es par­te de la con­se­cuen­cia de haber des­equi­li­bra­do las fuer­zas de la natu­ra­le­za, con el mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la indus­trial a gran esca­la. La mayo­ría de los nue­vos virus se han pro­pa­ga­do a tra­vés de la cría a gran esca­la de ani­ma­les, aves, cer­dos, gana­do, etc.

En segun­do lugar, que, ante cri­sis como esta, la impor­tan­cia de nues­tra tesis de que debe­mos defen­der la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es evi­den­te. Es decir, cada pue­blo, en cada región, nece­si­ta tener auto­no­mía en la pro­duc­ción de sus ali­men­tos. El comer­cio mun­dial de pro­duc­tos agrí­co­las ha fra­ca­sa­do. Si Chi­na deja de com­prar soja por dos sema­nas, la agro­in­dus­tria bra­si­le­ña se des­mo­ro­na, tal es la depen­den­cia y su fra­gi­li­dad como mode­lo. Si una huel­ga de camio­ne­ros dura dos sema­nas, hay esca­sez de pollo en los super­mer­ca­dos de Belém, que han sido abas­te­ci­dos des­de Cha­pe­có a cien­tos de kiló­me­tros de distancia.

El comer­cio mun­dial de pro­duc­tos agrí­co­las ha fracasado. 

Enton­ces, la pan­de­mia ayu­da­rá a plan­tear el tema de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la ali­men­ta­ción salu­da­ble, la agro­eco­lo­gía y la nece­si­dad de pro­du­cir cer­ca del mer­ca­do de con­su­mo. Esto solo es posi­ble a tra­vés de la agri­cul­tu­ra fami­liar y cam­pe­si­na. En esta cri­sis, ¿de qué sir­ve decir que somos los mayo­res expor­ta­do­res de soja, maíz, eta­nol, azú­car y ganado?

.

¿Qué pue­den hacer los ciu­da­da­nos urba­nos para fomen­tar el for­ta­le­ci­mien­to de la refor­ma agra­ria? ¿Cuál es su papel en la lucha de campo?

Como dije antes, la refor­ma agra­ria ya no es solo una cues­tión cam­pe­si­na. Es de inte­rés para todas las per­so­nas y, por lo tan­to, deci­mos que se ha trans­for­ma­do en una refor­ma agra­ria popu­lar. Por­que los cam­bios que se deben hacer no solo esta­rán en la estruc­tu­ra de la pro­pie­dad de la tie­rra, sino en para­dig­mas, en la pro­tec­ción de la natu­ra­le­za, para evi­tar inclu­so el cam­bio cli­má­ti­co, la fal­ta de agua en la ciu­dad y la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles. Para eso, todo el pue­blo ten­drá que movi­li­zar­se a tra­vés de todas sus for­mas orga­ni­za­ti­vas, des­de aso­cia­cio­nes de veci­nos, movi­mien­tos femi­nis­tas, movi­mien­tos juve­ni­les, per­so­nas negras, igle­sias, sin­di­ca­tos, movi­mien­tos y par­ti­dos políticos.

Al mis­mo tiem­po, la refor­ma agra­ria solo ten­drá lugar en medio de cam­bios estruc­tu­ra­les socio­eco­nó­mi­cos en toda la socie­dad bra­si­le­ña. La mili­tan­cia nece­si­ta estu­diar, cono­cer, deba­tir un nue­vo pro­yec­to y orga­ni­zar a la gen­te para luchar por los cam­bios estructurales.

.

¿Cómo con­quis­tar espa­cio para cam­bios guber­na­men­ta­les bajo un gobierno ultra­li­be­ral y antipopular?

La pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca de la eta­pa actual del capi­ta­lis­mo, la cri­sis ambien­tal en la que esta­mos inmer­sos y las cri­sis socia­les y polí­ti­cas resul­tan­tes, han demos­tra­do que nece­si­ta­mos cam­bios tam­bién en la demo­cra­cia bur­gue­sa for­mal y en el patrón de los gobiernos.

La bur­gue­sía toda­vía inten­tó impo­ner gobier­nos auto­ri­ta­rios y neo­fas­cis­tas en varios paí­ses. Sin embar­go, todos falla­ron. La mayo­ría de ellos ya han caí­do o tam­bién están en cri­sis. El gobierno hún­ga­ro, Trump y Bol­so­na­ro fue­ron los últi­mos en la fila. Sus pro­pues­tas ultra­li­be­ra­les y sus méto­dos de apli­ca­ción neo­fas­cis­tas, con ame­na­zas y teo­rías fan­ta­sio­sas, se están des­mo­ra­li­zan­do en todo el mundo.

En Bra­sil, las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas que se die­ron cuen­ta de que el gobierno de Bol­so­na­ro es corres­pon­sa­ble de pro­fun­di­zar la cri­sis están aumen­tan­do. Por lo tan­to, es un obs­tácu­lo cam­biar para sal­var a las per­so­nas y mejo­rar las con­di­cio­nes de vida. Los capi­ta­lis­tas no podrán salir de la cri­sis solos, ponien­do todo el peso sobre la gen­te. La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Sr. Gue­des no fun­cio­nó en Chi­le, en los Esta­dos Uni­dos, mucho menos en Bra­sil. Los ban­que­ros y las empre­sas trans­na­cio­na­les están sien­do repro­cha­dos en todo el mun­do por­que son res­pon­sa­bles de esta situa­ción. Pue­de lle­var sema­nas, meses, pero, como una pro­pues­ta hege­mó­ni­ca que guía a la socie­dad, ya han terminado. 

Los capi­ta­lis­tas no podrán salir de la cri­sis solos, ponien­do todo el peso sobre la gente. 

Toda­vía nos fal­ta la capa­ci­dad de orga­ni­zar y movi­li­zar a las per­so­nas para unir fuer­zas en torno a un nue­vo pro­yec­to de país. Espe­ro que des­pués del coro­na­vi­rus, la gen­te se levan­te. Esta­mos en un perío­do his­tó­ri­co, des­cri­to por los ana­lis­tas como la situa­ción en la que lo vie­jo aún no ha muer­to y lo nue­vo no ha nacido.

.

*Bra­sil Do Fato – Edi­ción: Rodri­go Cha­gas – Foto:Rafael Stedile 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *