Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus: Una opor­tu­ni­dad para refle­xio­nar: ¿fin o rein­ven­ción del capitalismo?

Por Euge­nio Rolón y Euge­nio Rolón (h), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 abril 2020

La duda.

Dudar es
impor­tan­te y has­ta con­di­ción impres­cin­di­ble para el aná­li­sis cien­tí­fi­co, pero siempre
que ema­ne de la razón y por ende nos enca­mi­ne hacia el razo­na­mien­to. En pocas
pala­bras, hay que apren­der a preguntar/​se, en tan­to per­mi­ta disi­par las nubes
que pre­ten­den man­te­ner­nos en el ostra­cis­mo y ador­me­ci­dos con las “ocu­pa­cio­nes”
coyun­tu­ra­les, que atien­den lo super­fi­cial y que ‑asis­ti­dos por la lógi­ca del per­pe­tuo
pre­sen­te
– nos disua­den de refle­xio­nar acer­ca de los pro­ble­mas de fon­do y de
con­tem­plar que futu­ro queremos.

Dudas.

Por ello, preguntamos:

– ¿Cuá­les son
los orí­ge­nes del Covid-19? ¿Natu­ral o antró­pi­co? ¿Even­tual, acci­den­tal o
bus­ca­do? Aquí nos per­mi­ti­mos recor­dar que en la natu­ra­le­za exis­ten even­tos, anomalías,
etc. y por acción antró­pi­ca: des­equi­li­brios de los rit­mos natu­ra­les,
modi­fi­ca­ción gené­ti­ca, etc.; sin embar­go ¡nun­ca! se pue­de decir que es
“casual”, todo se des­pren­de de una cau­sa y ‑recor­dan­do al gran pen­sa­dor- el
hecho de des­co­no­cer­la… solo impli­ca eso: nues­tro des­co­no­ci­mien­to y la tarea de
buscarla.

– En este mismo
sen­ti­do ¿Por qué un virus que antes “ata­ca­ba” a otras espe­cies del reino
ani­mal, hoy lo hace con los seres humanos?

– ¿Qué
relación/​vínculo tie­ne el foco infec­cio­so de Chi­na con las “tareas” y presencia
de per­so­nal mili­tar de EEUU en la zona?

– ¿Qué papel
pue­den tener las apli­ca­cio­nes que la tec­no­lo­gía CRIS-PR supone?

– ¿Cuá­les son
las impli­can­cias, media­tas y a lar­go pla­zo, de las medi­das de aislamiento
social en los cuer­pos de cos­tum­bre de las dis­tin­tas culturas? 

– ¿Se
per­pe­tua­rán y exa­cer­ba­rán (aún des­pués de sub­sa­na­da la pan­de­mia): el
indi­vi­dua­lis­mo, la recu­rren­cia a los medios tec­no­ló­gi­cos, la legi­ti­ma­ción y
lega­li­za­ción de la mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad, el desin­te­rés y has­ta el
olvi­do de los con­flic­tos socia­les (ile­gí­ti­mas deu­das exter­nas, dictaduras,
pobre­za, con­flic­tos ambien­ta­les, etc.), etc.?

– Edu­ca­ción
pri­va­da ¿encu­bier­ta? Los medios tec­no­ló­gi­cos supo­nen un cos­to, no úni­ca­men­te el
de las compu­tado­ras y dis­po­si­ti­vos afi­nes, sino de todo el anda­mia­je técnico
que sos­tie­ne su funcionamiento.

-Aque­llos que
enar­bo­lan el “seguir pro­duc­ti­vo”, el “no per­der las cla­ses”, que hoy agradecen
la tec­no­lo­gía que media las rela­cio­nes socia­les, tan­to for­ma­les como
infor­ma­les, ¿han con­si­de­ra­do aca­so las con­se­cuen­cias a nivel cog­ni­ti­vo como
psico-sociológico?

-Aque­llos que
con­su­men y repro­du­cen ‑irre­fle­xi­va­men­te- la pro­pa­gan­da de que el ais­la­mien­to ha
mejo­ra­do las con­di­cio­nes ambien­ta­les ¿con­si­de­ra­ron aca­so que esta es solo una
herra­mien­ta que invi­si­bi­li­za la ver­da­de­ra cau­sa de los pro­ble­mas ambientales:
el mode­lo cul­tu­ral de con­su­mo-pro­duc­ción capi­ta­lis­ta? ¿tuvie­ron en cuen­ta que
se reque­ri­rá extraer más litio para las bate­rías de las note­books, entre otros?
¿refle­xio­na­ron en que la cul­tu­ra es par­te del ambien­te y por ende las
rela­cio­nes per­so­na­les tam­bién lo son? Y un ‑lamen­ta­ble­men­te- lar­go etc.

– ¿se ha pen­sa­do en la con­ve­nien­cia de abor­dar con serie­dad e
inten­ción el mode­lo rurur­ba­nis­ta-agro­eco­ló­gi­co en lugar de favo­re­cer el
cre­ci­mien­to y la con­cen­tra­ción demo­grá­fi­ca de las ciu­da­des (fun­da­men­tal­men­te a
manos de los edi­fi­cios en altura)? 

Ello per­mi­ti­ría
con­tar con ali­men­tos “fres­cos” a esca­sa dis­tan­cia, al tiem­po que se reducirían
los cos­tos ambien­ta­les y pecu­nia­rios del trans­por­te de lar­ga dis­tan­cia. Por lo
que, hoy cuan­do se pide/​exige que se com­pre cer­ca de los hoga­res, sur­gen los
inte­rro­gan­tes: ¿Quié­nes favo­re­cie­ron el sur­gi­mien­to y con­so­li­da­ción de los
super­mer­ca­dos, hiper­mer­ca­dos y “paseos de com­pra” o “shop­pings” en des­me­dro del
alma­cén y quios­co de barrio, de la tien­da, etc.? ¿Quié­nes el mono­cul­ti­vo y los
“poo­les de siem­bra” en des­me­dro del peque­ño pro­duc­tor y la agricultura
fami­liar? ¿Quié­nes la den­si­fi­ca­ción de las ciu­da­des, eli­mi­nan­do quintas,
gran­jas y áreas natu­ra­les cir­cun­dan­tes a los anti­guos pue­blos y pequeñas
ciudades?

– ¿Se harán
res­pon­sa­bles los pro­mo­to­res del cre­ci­mien­to ver­ti­cal de las ciu­da­des por
favo­re­cer el sín­dro­me del edi­fi­cio enfer­mo que poten­cia los ries­gos de
epi­de­mias y más aún en con­tex­to de pandemia?

Cer­te­zas.

Natu­ral,
acci­den­tal o adre­de ¿a quién favo­re­ce la pan­de­mia? Refle­xio­ne­mos: una sociedad
que desa­rro­lla sus rela­cio­nes socia­les con la media­ción de la tec­no­lo­gía, una
socie­dad que se sume así en la depen­den­cia tec­no­ló­gi­ca con la sumisión
implí­ci­ta a: la obso­les­cen­cia pro­gra­ma­da, las impli­can­cias psi­co-físi­cas de
aumen­tar el tiem­po de uso y depen­den­cia de estos medios, al mane­jo por manos
aje­nas de los fon­dos eco­nó­mi­cos (aho­ra más “vir­tua­les” que nun­ca), etc. En
defi­ni­ti­va, una socie­dad sumi­da en el Mode­lo loga­rít­mi­co capi­ta­lis­ta,
don­de son los mis­mos “escla­vos” los que finan­cian sus cade­nas y herra­mien­tas de
con­trol y vigilancia.

De caba­llo de
Tro­ya a sobres­ti­ma­ción y con­so­li­da­ción del papel de las tec­no­lo­gías apli­ca­das a
la comu­ni­ca­ción (TIC) por “nece­si­dad y urgen­cia”. La acen­tua­ción, legitimación
y la cer­ca­na exi­gen­cia de sus empleos redun­da­rán en:

  • La exa­cer­ba­ción del indi­vi­dua­lis­mo y por ende la mayor dificultad
    para la agru­pa­ción social en defen­sa de dere­chos y rei­vin­di­ca­cio­nes de clase,
  • Los tra­ba­ja­do­res amplia­rán sus horas de dedi­ca­ción, sin que estas
    sean con­tem­pla­das en sus reci­bos de suel­do, al tiem­po que asu­mi­rán los costos
    eco­nó­mi­cos y ambien­ta­les de la tec­no­lo­gía que requie­ran para rea­li­zar sus
    tareas des­de sus hogares.
  • Las rela­cio­nes den­tro de la fami­lia sufri­rán serias mutaciones,
  • El con­trol social ten­de­rá a ser total y por ende resultarán
    socie­da­des vigi­la­das por la asis­ten­cia de dis­po­si­ti­vos rela­ti­vos a las TIC,
    dota­dos de cáma­ras y micró­fo­nos que nun­ca se apa­gan (aun­que nos quieran
    hacer creer lo con­tra­rio), que habrán sido sol­ven­ta­dos por los vigilados
    direc­ta o indi­rec­ta­men­te (de su pro­pio pecu­nio o por el Estado).

Por todo lo
antes expues­to, aca­so el mode­lo eco­nó­mi­co-cul­tu­ral capi­ta­lis­ta ¿no se ha
favo­re­ci­do o al menos apro­ve­cha­do de la situa­ción en que nos encontramos?

Noso­tros,
esta­mos segu­ros que sí. Solo un país socia­lis­ta como Cuba es capaz de hacer de
la salud (en su sen­ti­do más amplio), un dere­cho (con la severidad
que la defi­ni­ción con­ve­ni­da para el tér­mino impli­ca) para sus habi­tan­tes y ser
per­pe­tra­do­res de un acto de soli­da­ri­dad, noble­za y ver­da­de­ra mues­tra de
huma­ni­dad como el de enviar a otros paí­ses los pro­fe­sio­na­les de la salud que
han sido edu­ca­dos en sus Uni­ver­si­da­des ver­da­de­ra­men­te públi­cas y
gratuitas.

En la
natu­ra­le­za se con­si­de­ra que la obten­ción y con­ser­va­ción del ali­men­to es el
ini­cio del camino de la inde­pen­den­cia, pues, la huma­ni­dad ha deja­do la
ali­men­ta­ción en manos de mul­ti­na­cio­na­les (des­de Mon­san­to-Bayer has­ta Nestlé y
Carre­four). Y, aho­ra deja­mos lo que para el ser humano repre­sen­ta a uno de sus
carac­te­res fun­da­men­ta­les: las rela­cio­nes socia­les, en manos de multinacionales
de la media­ción de los víncu­los cul­tu­ra­les, entre ellas: las sínicamente
deno­mi­na­das “redes socia­les”. Enten­da­mos bien, nues­tras comunicaciones,
nues­tros víncu­los huma­nos media­dos y por ende condicionados/​sometidos a la
volun­tad de quie­nes mane­jan las TIC. No exis­te la tec­no­lo­gía ino­cen­te, ella
res­pon­de a la ideo­lo­gía que la impo­ne. ¿Qué es un arma de doble filo? Si, pero
ambos filos apun­tan a un mis­mo lugar: la liber­tad de los pueblos.

¿El Coro­na
virus es la derro­ta del capi­ta­lis­mo o la opor­tu­ni­dad que nece­si­ta­ba para sus
perió­di­cas muta­cio­nes y reaco­mo­dos? ¿Fue la reti­ra­da del ejér­ci­to encabezado
por Aga­me­nón la vic­to­ria de Tro­ya o solo la opor­tu­ni­dad para el galo­par del
triun­fo de los pri­me­ros? ¿De neo­li­be­ra­lis­mo a TICa­pi­ta­lis­mo? Sería la
obra más aca­ba­da de quie­nes ‑como sos­te­nía Susan Geor­ge- entendieron
‑lamen­ta­ble­men­te- mejor a Grams­ci, reafir­man­do y con­so­li­dan­do la hege­mo­nía
cul­tu­ral
para el Capitalismo.

En con­clu­sión,
pocas cer­te­zas y todas socialistas.

Exi­gi­mos:

  • Fin al cri­mi­nal blo­queo y continuas
    afren­tas a Cuba y Venezuela. 
  • Res­ti­tu­ción del legí­ti­ma­men­te electo
    Gobierno de Evo Morales.
  • No al cobro/​pago de la ile­gal e
    ile­gí­ti­ma deu­da exter­na Argentina.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *