Líbano.Covid-19: “Hemos sobre­vi­vi­do a varias gue­rras pero nun­ca nos enfren­ta­mos a algo así”

Por Bel Trew/​Samira el-Azar | Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de abril de 2020 –

Fuen­tes: The Inde­pen­dent

Si Fai­ruz, de 45 años, esti­ra su bra­zo lo sufi­cien­te, pue­de tocar la tien­da de su vecino. La dis­tan­cia entre su mal­tre­cho refu­gio y el adya­cen­te es de solo 50 cm.

Esa es una cuar­ta par­te de la dis­tan­cia míni­ma a la que se supo­ne deben estar unos de otros si las per­so­nas siguen las regu­la­cio­nes de dis­tan­cia­mien­to social del coro­na­vi­rus.

Como la mayo­ría de las otras 30 fami­lias en este cam­pa­men­to infor­mal de refu­gia­dos sirios en Arsal, en el nores­te de Líbano, Fai­ruz, madre de tres niños, vive con los cua­tro miem­bros de su fami­lia en una habi­ta­ción y no dis­po­nen de sufi­cien­te agua para lavar­se las manos siquie­ra some­ra­men­te. Y tie­nen tam­bién racio­na­da la comi­da.

Fai­ruz huyó de su casa en Qusa­yer, en el oes­te de Siria, bajo el rugi­do del fue­go de arti­lle­ría, pen­san­do que regre­sa­ría en unas pocas sema­nas cuan­do todo se hubie­ra cal­ma­do. Cua­tro años y medio des­pués, toda­vía vive en una tien­da de cam­pa­ña en Arsal, a pocos kiló­me­tros de la fron­te­ra.

“Cada año es más difí­cil, pero nun­ca ima­gi­na­mos que lle­ga­ría­mos a tener que enfren­tar­nos a algo como esto”, dice en una lla­ma­da de video des­de su casa.

“Mi mayor temor es que uno de mis hijos con­trai­ga el virus, ya que no todos esta­mos regis­tra­dos como refu­gia­dos y no tene­mos acce­so a la aten­ción médi­ca ni a dine­ro para pagar el tra­ta­mien­to”.

Dijo que están inten­tan­do desin­fec­tar­lo todo pero que es muy com­pli­ca­do hacer­lo en un cam­pa­men­to don­de el acce­so al agua es limi­ta­do.

“Sen­ci­lla­men­te, no creo que los niños y yo poda­mos resis­tir esto”.

Las auto­ri­da­des liba­ne­sas han impues­to un blo­queo estric­to a los cam­pos de refu­gia­dos para tra­tar de dete­ner la devas­ta­do­ra pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad.

En otro cam­pa­men­to, a pocos kiló­me­tros de dis­tan­cia, Jalid Malit, de 41 años, que huyó de Siria hace ocho años, usa su telé­fono para lle­var a The Inde­pen­dent por un reco­rri­do vir­tual pixe­la­do. (*)

“La dis­tan­cia social es aquí impo­si­ble por­que cada tien­da está a menos de un metro de dis­tan­cia”, dice des­li­zán­do­se por entre los calle­jo­nes de tien­das.

Seña­la una línea de tan­ques de agua y dice que los 40 litros por día que con­si­guen aho­ra no son sufi­cien­tes para poder cum­plir los requi­si­tos de higie­ne para com­ba­tir la enfer­me­dad.

Jalid seña­la que si bien las per­so­nas regis­tra­das en las Nacio­nes Uni­das reci­ben asis­ten­cia mone­ta­ria y paque­tes de ali­men­tos, no es sufi­cien­te para sobre­vi­vir y aho­ra la gen­te no pue­de aban­do­nar el cam­pa­men­to para ir a tra­ba­jar. “Los que no están regis­tra­dos no tie­nen nin­gún tipo de apo­yo y están deses­pe­ra­dos”.

“La gen­te está racio­nan­do ya su comi­da, pero no deja­ré que nadie mue­ra de ham­bre, encon­tra­re­mos comi­da para ellos”, agre­ga.

Los refu­gia­dos en el Líbano se encuen­tran entre las per­so­nas más vul­ne­ra­bles del mun­do ante esta pan­de­mia mor­tal. Muchos de ellos, como Fai­ruz y Jalid, viven en car­pas rudi­men­ta­rias o en barrios aba­rro­ta­dos en pési­mas con­di­cio­nes de vida.

Has­ta aho­ra, el Minis­te­rio de Sani­dad liba­nés ha anun­cia­do 500 casos de Covid-19 y 15 muer­tes en todo el país, aun­que la cifra real pue­de ser mucho mayor. No se han regis­tra­do casos entre la pobla­ción de refu­gia­dos.

Las auto­ri­da­des se han apre­su­ra­do a tra­tar de fre­nar la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad impo­nien­do algu­nas de las medi­das más estric­tas en la región, inclui­do un con­fi­na­mien­to nacio­nal total y toque de que­da noc­turno. Tam­bién han cerra­do las fron­te­ras terres­tres y marí­ti­mas, así como los aero­puer­tos.

Sol­da­dos liba­ne­ses patru­llan por la barria­da de Sabra, en Bei­rut, don­de siguen vivien­do muchos refu­gia­dos pales­ti­nos

El poten­cial para el desas­tre está bien ser­vi­do. El Líbano tie­ne el mayor núme­ro de refu­gia­dos per cápi­ta del mun­do: según la ONU, una de cada cua­tro per­so­nas en el Líbano es un refu­gia­do.

Entre ellos se esti­ma que hay 1,5 millo­nes de sirios, el 40% de los cua­les no está regis­tra­dos en la agen­cia de la ONU y, por lo tan­to, no son aptos para reci­bir asis­ten­cia en efec­ti­vo, paque­tes de ali­men­tos o, has­ta hace poco, aten­ción médi­ca.

Hay otros 470.000 refu­gia­dos pales­ti­nos regis­tra­dos por la ONU en el Líbano, inclui­dos los 30.000 que han hui­do de Siria des­de el comien­zo de la gue­rra civil. Tie­nen asi­mis­mo que enfren­tar­se a la caren­cia de per­mi­sos de tra­ba­jo y res­tric­cio­nes de aten­ción médi­ca que los hacen tam­bién vul­ne­ra­bles.

Antes de que esta pan­de­mia glo­bal lle­ga­ra a las cos­tas del Líbano, el país esta­ba ya inten­tan­do recu­pe­rar­se de una cri­sis finan­cie­ra sin pre­ce­den­tes y de los últi­mos momen­tos revo­lu­cio­na­rios.

Antes del coro­na­vi­rus, el Ban­co Mun­dial esti­mó que para fines de 2020 un 40% del país iba a estar por deba­jo del umbral de la pobre­za.

Los eco­no­mis­tas liba­ne­ses pien­san aho­ra que esa esti­ma­ción es opti­mis­ta. Con el blo­queo cerran­do empre­sas y empleos, la tasa de pobre­za real será mucho más alta.

Ese por­cen­ta­je es ya mayor entre la pobla­ción de refu­gia­dos. La agen­cia de la ONU para los refu­gia­dos, ACNUR, dijo que al menos las tres cuar­tas par­tes de la comu­ni­dad siria en el Líbano viven bajo el umbral de la pobre­za.

“El mun­do ente­ro está en cri­sis por vez pri­me­ra y hay pocos que pue­dan ayu­dar­nos”, dijo Moha­med, un refu­gia­do pales­tino.

En el cam­pa­men­to de Sha­ti­la, en el sur de Bei­rut, la refu­gia­da pales­ti­na Iman Husein, de 29 años, que huyó del cam­pa­men­to de refu­gia­dos de Yar­muk en Siria, dijo que tie­ne mie­do de que los nue­vos blo­queos de coro­na­vi­rus impi­dan que pue­da ali­men­tar a su nue­vo bebé.

“Ni yo ni mi espo­so tene­mos docu­men­ta­ción de la ONU para per­mi­tir­nos tra­ba­jar o mover­nos por el país, ni siquie­ra para obte­ner ayu­da ali­men­ta­ria”, dice ella.

“Lucha­mos mucho antes de que todo esto suce­die­ra, pero aho­ra esta­mos real­men­te asus­ta­dos. Mi bebé solo tie­ne sie­te meses de edad, no sabe­mos cómo sobre­vi­vi­re­mos a este perío­do”.

Abdel-Mayid Ayub, de Siria, que ayu­da a admi­nis­trar dos cam­pa­men­tos infor­ma­les en la zona nor­te de Akkar, dijo que quie­nes tenían aho­rros esta­ban aho­ra ali­men­tan­do a los que no dis­po­nían de nada.

“Al menos el 80% de las per­so­nas que están aquí esta­ban ya des­em­plea­das antes de la pan­de­mia”, dice por telé­fono. “Hemos crea­do un gru­po de cin­co per­so­nas que salen a bus­car sumi­nis­tros. La gen­te está uti­li­zan­do todos sus aho­rros para apo­yar­se mutua­men­te”.

El tra­ba­jo ha sido duran­te mucho tiem­po un pro­ble­ma para los refu­gia­dos en el Líbano.

El año pasa­do, los refu­gia­dos pales­ti­nos, que por ley no pue­den bus­car empleo en 39 pro­fe­sio­nes en el Líbano, estu­vie­ron pro­tes­tan­do con­tra la nue­va legis­la­ción del Minis­te­rio de Tra­ba­jo liba­nés que les exi­ge per­mi­sos espe­cia­les de tra­ba­jo.

El Con­se­jo Supe­rior de Defen­sa de Líbano ese mis­mo año tomó medi­das enér­gi­cas con­tra los sirios que tra­ba­ja­ban sin auto­ri­za­ción, según Human Rights Watch.

Aho­ra, Abdel-Mayid dice que una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes era el cos­te del tra­ta­mien­to si se con­trae el coro­na­vi­rus. Hace tres años, su pro­pio cuña­do murió de cán­cer por­que la fami­lia no podía pagar las fac­tu­ras médi­cas.

“Nos preo­cu­pa que las per­so­nas no decla­ren su enfer­me­dad por temor a los cos­tes sani­ta­rios”, dice.

Repre­sen­tan­tes del ACNUR y de la Agen­cia de Obras Públi­cas y Soco­rro de las Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos de Pales­ti­na en el Cer­cano Orien­te (UNRWA, por sus siglas en inglés) dicen que cubri­rán la mayo­ría, si no todos, los cos­tes médi­cos de los refu­gia­dos con Covid-19 y han comen­za­do una cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción en los dife­ren­tes cam­pa­men­tos y áreas de asen­ta­mien­to infor­ma­les para expli­car­lo e infor­mar de que hay una línea direc­ta a la que los refu­gia­dos pue­den lla­mar si expe­ri­men­tan sín­to­mas.

Pero hay un signo de inte­rro­ga­ción para las dece­nas de miles que no son refu­gia­dos regis­tra­dos.

“Esta­mos tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de uni­da­des de auto­a­is­la­mien­to en los cam­pa­men­tos o asen­ta­mien­tos infor­ma­les para refu­gia­dos”, dijo Lisa Abu Jaled, del ACNUR. Agre­gó que bus­ca­ban fon­dos para poder pro­por­cio­nar más ayu­da en efec­ti­vo.

La UNRWA, que se enfren­ta a la peor cri­sis de finan­cia­ción de su his­to­ria, tam­bién está bus­can­do dona­cio­nes adi­cio­na­les para aumen­tar la asis­ten­cia en efec­ti­vo y ali­men­tos a los pales­ti­nos en el Líbano. Pero están bajo una pre­sión extre­ma: el pró­xi­mo mes se que­da­rán sin dine­ro.

Clau­dio Cor­do­ne, direc­tor de la UNRWA en el Líbano, dijo que esta­ban tra­ba­jan­do con la orga­ni­za­ción bené­fi­ca médi­ca Médi­cos Sin Fron­te­ras para con­ver­tir uno de los cen­tros de la UNRWA en un cen­tro dedi­ca­do al ais­la­mien­to de refu­gia­dos para tra­tar los casos leves y ali­viar la car­ga del sis­te­ma de salud liba­nés, que afron­ta ya bas­tan­tes difi­cul­ta­des.

“Las auto­ri­da­des liba­ne­sas nos han ase­gu­ra­do que todos los resi­den­tes en el Líbano serían tra­ta­dos en los hos­pi­ta­les”, dijo Cor­do­ne.

“El pro­ble­ma se pro­du­ci­rá cuan­do el sis­te­ma de salud esté des­bor­da­do y haya que ele­gir entre un pacien­te pales­tino y uno liba­nés”, agre­gó.

Tam­bién preo­cu­pan otras prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias con­tra los refu­gia­dos.

Human Rights Watch decla­ró el jue­ves que 21 muni­ci­pios liba­ne­ses han intro­du­ci­do medi­das más duras para la pobla­ción de refu­gia­dos que para los ciu­da­da­nos liba­ne­ses, inclui­dos toques de que­da más estric­tos.

En otras par­tes del país, como el muni­ci­pio nor­te­ño de Dar­baash­tar, a los sirios se les prohi­bió salir por com­ple­to de sus hoga­res, por lo que preo­cu­pa que no pue­dan acce­der a la ayu­da médi­ca.

“El coro­na­vi­rus no hace dis­cri­mi­na­cio­nes y para limi­tar la pro­pa­ga­ción y el impac­to de Covid-19 en el Líbano hay que garan­ti­zar que todos pue­dan acce­der a los cen­tros de prue­bas y tra­ta­mien­to”, dijo Nadia Hard­man, inves­ti­ga­do­ra y defen­so­ra de los dere­chos de los refu­gia­dos de HRW.

Los tra­ba­ja­do­res muni­ci­pa­les liba­ne­ses a car­go del man­te­ni­mien­to de los cam­pa­men­tos dicen que están tra­ba­jan­do las 24 horas y que cuen­tan con un per­so­nal míni­mo para poder ayu­dar.

“El pro­ble­ma es que los liba­ne­ses se están enfren­tan­do ya a gra­ves pro­ble­mas, por eso nos resul­ta difí­cil ayu­dar a los refu­gia­dos”, dijo Jaled Isul­tan, del muni­ci­pio de Arsal.

“La reali­dad es depri­men­te, los refu­gia­dos van a sufrir más pro­ble­mas aún este año”, dijo. Debi­do a las res­tric­cio­nes de coro­na­vi­rus, sus emplea­dos y los volun­ta­rios no pue­den tra­ba­jar en el cam­pa­men­to.

Se están rea­li­zan­do cam­pa­ñas de desin­fec­ción para tra­tar de man­te­ner a las per­so­nas segu­ras, pero muchos refu­gia­dos temen no poder seguir las pau­tas de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud en medio de la esca­sez de agua lim­pia.

“He sobre­vi­vi­do a tres gue­rras, pero inclu­so en 2006 siem­pre podía­mos salir y encon­trar comi­da, obte­ner apo­yo”, dice Moha­med Kasem, de 40 años, del cam­pa­men­to pales­tino de Nahr al-Bared, en el sur del Líbano, que estu­vo bajo ase­dio y fue par­cial­men­te des­trui­do en 2007.

“Obser­va­mos con horror la situa­ción que atra­vie­san Ita­lia, Fran­cia y Espa­ña. Por pri­me­ra vez, el mun­do ente­ro está en cri­sis. Por tan­to, sabe­mos que hay pocos que pue­dan ayu­dar­nos. Y esto lo com­pli­ca todo aún más”.

(*) Véa­se video en fuen­te ori­gi­nal.

(Se han cam­bia­do los nom­bres de algu­nos de los refu­gia­dos para pro­te­ger su iden­ti­dad.)

Bel Trew es corres­pon­sal de The Inde­pen­dent en Orien­te Medio, don­de vive. Bel ha cubier­to la región des­de el comien­zo de la Pri­ma­ve­ra Ára­be en 2011 y ha infor­ma­do sobre los levan­ta­mien­tos y con­flic­tos pos­te­rio­res en Egip­to, Libia y Yemen. Tam­bién ha cubier­to las dos últi­mas gue­rras de agre­sión de Israel con­tra Gaza, y siguió tam­bién la apa­ri­ción del Daesh en Túnez.

Fuen­te: https://​www​.inde​pen​dent​.co​.uk/​n​e​w​s​/​w​o​r​l​d​/​m​i​d​d​l​e​-​e​a​s​t​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​l​e​b​a​n​o​n​-​r​e​f​u​g​e​e​-​c​a​m​p​s​-​s​y​r​i​a​-​p​a​l​e​s​t​i​n​e​-​v​i​d​e​o​-​a​9​4​4​6​8​5​1​.​h​tml

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez

Esta tra­duc­ción pue­de repro­du­cir­se libre­men­te a con­di­ción de res­pe­tar su inte­gri­dad y men­cio­nar a las auto­ras, a la tra­duc­to­ra y a Rebelión.orgcomo fuen­te de la mis­ma.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *