Engels sobre la natu­ra­le­za y la huma­ni­dad

Des­kar­gak /​Des­car­gas (208 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

A la luz de la pan­de­mia actual, pre­sen­to aquí un extrac­to, en carác­ter de borra­dor, de mi pró­xi­mo libro sobre la con­tri­bu­ción de Frie­drich Engels a la eco­no­mía polí­ti­ca mar­xis­ta en el 200 ani­ver­sa­rio de su naci­mien­to.

A menu­do se acu­sa a Marx y Engels de lo que se ha lla­ma­do una visión pro­me­tei­ca de la orga­ni­za­ción social huma­na; a saber, que los seres huma­nos, uti­li­zan­do sus cere­bros, cono­ci­mien­tos y proezas téc­ni­cas supe­rio­res, pue­den y deben impo­ner su volun­tad al res­to del pla­ne­ta o lo que se lla­ma «la natu­ra­le­za», para bien o para mal.

La acu­sa­ción es que las otras espe­cies vivas son meros jugue­tes para uso de los seres huma­nos. Hay seres huma­nos y hay natu­ra­le­za, en con­tra­dic­ción mutua. Esta acu­sa­ción está diri­gi­da par­ti­cu­lar­men­te a Frie­drich Engels, quien, según se afir­ma, adop­tó una visión bur­gue­sa «posi­ti­vis­ta» de la cien­cia: el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co siem­pre fue pro­gre­sis­ta y neu­tral en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos; y tam­bién lo ha sido en cuan­to a la rela­ción entre el hom­bre y la natu­ra­le­za.

Esta acu­sa­ción con­tra Marx y Engels fue pro­mo­vi­da en el perío­do de pos­gue­rra por lo que se dio en lla­mar la Escue­la mar­xis­ta de Frank­furt, que con­si­de­ra­ba que el mar­xis­mo se des­ca­rrió lue­go de 1844, cuan­do Marx y Engels supues­ta­men­te aban­do­na­ron el «huma­nis­mo». Más tar­de, los segui­do­res del mar­xis­ta fran­cés Althus­ser cul­pa­ron al pro­pio Engels. Para ellos, todo se fue al demo­nio un poco más tar­de, cuan­do Engels des­car­tó el «mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co» y lo reem­pla­zó por el «mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co», para pro­mo­ver la «estú­pi­da creen­cia» de Engels de que el mar­xis­mo y las cien­cias físi­cas tenían algu­na rela­ción.

De hecho, la crí­ti­ca «ver­de» de Marx y Engels es que no eran cons­cien­tes de que el homo sapiens esta­ba des­tru­yen­do al pla­ne­ta y por lo tan­to a sí mis­mo. En cam­bio, Marx y Engels tenían una con­mo­ve­do­ra fe pro­me­tei­ca en la capa­ci­dad del capi­ta­lis­mo en desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la tec­no­lo­gía para supe­rar cual­quier ries­go para el pla­ne­ta y la natu­ra­le­za.

El hecho de que Marx y Engels no pres­ta­ran aten­ción al impac­to en la natu­ra­le­za de la acti­vi­dad social huma­na ha sido des­acre­di­ta­do recien­te­men­te, en par­ti­cu­lar por el tra­ba­jo inno­va­dor de auto­res mar­xis­tas como John Bellamy Fos­ter y Paul Bur­kett. Ambos nos han recor­da­do que a lo lar­go de El Capi­tal de Marx, este era muy cons­cien­te del impac­to degra­dan­te del capi­ta­lis­mo en la natu­ra­le­za y los recur­sos del pla­ne­ta. Marx escri­bió que:

Con el pre­do­mi­nio cada vez mayor de la pobla­ción urba­na, que se agru­pa en gran­des cen­tros […] se per­tur­ba el meta­bo­lis­mo entre el hom­bre y la tie­rra, es decir, el retorno al sue­lo de los com­po­nen­tes del sue­lo uti­li­za­dos por el hom­bre en for­ma de ali­men­tos y ropa, es decir, la con­di­ción natu­ral eter­na de la fer­ti­li­dad per­ma­nen­te del sue­lo. Por lo tan­to, des­tru­ye tan­to la salud físi­ca de los tra­ba­ja­do­res urba­nos como la vida espi­ri­tual de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las1.

Como dice Paul Bur­kett: «es difí­cil argu­men­tar que hay algo fun­da­men­tal­men­te anti-eco­ló­gi­co en el aná­li­sis de Marx sobre el capi­ta­lis­mo y sus pro­yec­cio­nes sobre el comu­nis­mo».

Fun­da­men­tan­do esto últi­mo, el galar­do­na­do libro de Kohei Sai­to se ha basa­do en los cua­der­nos de «extrac­tos» iné­di­tos de Marx, par­te del pro­yec­to de inves­ti­ga­ción en cur­so MEGA [Marx-Engels-Gesam­taus­ga­be, «Edi­ción de la obra com­ple­ta de Marx y Engels»] reve­lan­do el exten­so estu­dio por par­te de Marx de los tra­ba­jos cien­tí­fi­cos de la épo­ca sobre la agri­cul­tu­ra, el sue­lo, la sil­vi­cul­tu­ra, para ampliar su con­cep­to de la cone­xión entre el capi­ta­lis­mo y la des­truc­ción de los recur­sos natu­ra­les (ten­go pen­dien­te una rese­ña del libro de Sai­to).

Pero tam­bién hay que sal­var a Engels de la mis­ma acu­sa­ción. En reali­dad, Engels esta­ba muy por delan­te de Marx (una vez más) en la rela­ción entre la des­truc­ción y el daño al medio ambien­te que la indus­tria­li­za­ción esta­ba cau­san­do. Mien­tras aún vivía en su ciu­dad natal de Bar­men (hoy par­te de la ciu­dad de Wup­per­tal), escri­bió varios artícu­los sobre la des­igual­dad entre ricos y pobres, la pia­do­sa hipo­cre­sía de los pre­di­ca­do­res de la igle­sia y tam­bién la con­ta­mi­na­ción de los ríos.

Con solo 18 años, escri­be:

[L]as dos ciu­da­des de Elber­feld y Bar­men, que ocu­pan el valle duran­te casi tres horas de via­je. El estre­cho río vier­te sus olas car­me­síes entre los edi­fi­cios de las fábri­cas humean­tes y la lejía cubier­ta de hilo; pero su color rojo bri­llan­te no pro­vie­ne de una bata­lla san­grien­ta, pues aquí solo las plu­mas teo­ló­gi­cas y las ancia­nas char­la­ta­nas sue­len pelear­se por las bar­bas del Empe­ra­dor; ni de la ver­güen­za por las andan­zas del pue­blo, aun­que cier­ta­men­te hay razo­nes sufi­cien­tes para ello, sino úni­ca­men­te de las muchas tin­to­re­rías que emplean tin­ta tur­que­sa. Vinien­do de Düs­sel­dorf se entra en la zona sagra­da cer­ca de Sonn­born; el río Wup­per se arras­tra pere­zo­sa­men­te, lleno de fan­go y, debi­do a su mise­ra­ble aspec­to, defrau­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las expec­ta­ti­vas res­pec­to al cer­cano río Rin.

Y con­ti­núa:

En pri­mer lugar, el tra­ba­jo en la fábri­ca con­tri­bu­ye mucho a esto. El tra­ba­jo en espa­cios bajos, don­de la gen­te res­pi­ra más vapor de car­bón y pol­vo que oxí­geno, y esto inclu­so a par­tir de los seis años, está hecho para robar­les toda la fuer­za y entu­sias­mo por la vida.

Engels rela­cio­na­ba la degra­da­ción social de las fami­lias tra­ba­ja­do­ras con la degra­da­ción de la natu­ra­le­za, a la par que denun­cia­ba la pie­dad hipó­cri­ta de los fabri­can­tes:

Pero hay una terri­ble mise­ria entre las cla­ses bajas, espe­cial­men­te entre los tra­ba­ja­do­res de las fábri­cas de Wup­per­tal; la sífi­lis y las enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias pre­va­le­cen a una esca­la difí­cil de con­ce­bir; solo en Elber­feld, 1200 de 2500 niños en edad esco­lar se ven pri­va­dos de edu­ca­ción y cre­cen en las fábri­cas, solo para que el due­ño de la fábri­ca no ten­ga que dar­le a un adul­to, cuyo lugar ocu­pan, el doble del sala­rio que a un niño. Los ricos due­ños de las fábri­cas, sin embar­go, tie­nen su con­cien­cia tran­qui­la; que un niño más se envi­lez­ca no lle­va­rá a un alma pie­tis­ta al Infierno, espe­cial­men­te si va a la igle­sia dos veces cada domin­go. Por­que es un hecho que entre los due­ños de las fábri­cas los pie­tis­tas son los que tra­tan peor a sus tra­ba­ja­do­res, redu­cien­do sus sala­rios de todas las mane­ras posi­bles con el pre­tex­to de pri­var­los de la opor­tu­ni­dad de beber, y son siem­pre los pri­me­ros en sobor­nar a su gen­te en la elec­ción de los pre­di­ca­do­res 2.

Cla­ro, estas obser­va­cio­nes de Engels son solo eso, obser­va­cio­nes, sin nin­gún desa­rro­llo teó­ri­co, pero mues­tran la sen­si­bi­li­dad que Engels ya tenía a la rela­ción entre la indus­tria­li­za­ción, los pro­pie­ta­rios y los tra­ba­ja­do­res, su pobre­za y el impac­to ambien­tal de la pro­duc­ción de la fábri­ca.

En su pri­me­ra gran obra, Esbo­zo de crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, de nue­vo mucho antes de que Marx se ocu­pa­ra de esa dis­ci­pli­na, Engels seña­la cómo la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra, el afán de lucro y la degra­da­ción de la natu­ra­le­za van de la mano:

El últi­mo paso en cuan­to a ven­der­se uno mis­mo a pre­cio de ofer­ta [Selbst­vers­cha­che­rung], fue ven­der la Tie­rra a ese pre­cio [die Erde zu vers­cha­chern], que para noso­tros es el uno y el todo, la pri­me­ra con­di­ción de nues­tra exis­ten­cia; era y es has­ta hoy una inmo­ra­li­dad que solo es supe­ra­da por la inmo­ra­li­dad de la auto­ena­je­na­ción [Selbst­ve­räuße­rung]. Y la apro­pia­ción ori­gi­nal, la mono­po­li­za­ción de la tie­rra por un peque­ño núme­ro, la exclu­sión del res­to de la con­di­ción de su vida, no se detie­ne ni ante la inmo­ra­li­dad de la con­si­guien­te ven­ta del sue­lo a pre­cio vil [Vers­cha­che­rung des Bodens]3.

Una vez que la tie­rra es mer­can­ti­li­za­da por el capi­tal, está suje­ta a tan­ta explo­ta­ción como el tra­ba­jo.

La obra prin­ci­pal de Engels (ela­bo­ra­da con la ayu­da de Marx), Dia­léc­ti­ca de la Natu­ra­le­za, que fue escri­ta has­ta cer­ca de 1883, poco des­pués de la muer­te de Marx, es a menu­do obje­to de ata­ques, como por ejem­plo la acu­sa­ción de exten­der a la natu­ra­le­za, de una mane­ra no mar­xis­ta, la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria que Marx apli­có a los seres huma­nos. Y sin embar­go, en su libro, Engels no podría ser más cla­ro en la rela­ción dia­léc­ti­ca entre los huma­nos y la natu­ra­le­za.

En un famo­so capí­tu­lo «El papel del tra­ba­jo en la trans­for­ma­ción del mono en hom­bre», escri­be:

Pero no nos hala­gue­mos dema­sia­do con nues­tras vic­to­rias huma­nas sobre la natu­ra­le­za. Por cada vic­to­ria de este tipo, ella se ven­ga de noso­tros. En pri­mer lugar, cada una tie­ne las con­se­cuen­cias que ya hemos con­si­de­ra­do, pero en segun­do y ter­cer lugar tie­nen efec­tos bas­tan­te dife­ren­tes e impre­vis­tos, que muy menu­do anu­lan esas pri­me­ras con­se­cuen­cias. Los pue­blos que en Meso­po­ta­mia, Gre­cia, Asia Menor y otros luga­res arra­sa­ron los bos­ques para ganar tie­rras de cul­ti­vo ni soña­ron que al hacer­lo esta­ban sen­tan­do las bases de la actual deso­la­ción de esos paí­ses, pri­ván­do­los, jun­to con los bos­ques, de los cen­tros de acu­mu­la­ción y los reser­vo­rios de hume­dad. Los ita­lia­nos de los Alpes, cuan­do explo­ta­ron los bos­ques de pinos de las lade­ras meri­dio­na­les de las mon­ta­ñas, cul­ti­va­dos con tan­to cui­da­do en las lade­ras sep­ten­trio­na­les, no sabían que de esta mane­ra esta­ban […] pri­van­do de agua a sus manan­tia­les de mon­ta­ña duran­te la mayor par­te del año, lo que tenía como con­se­cuen­cia que duran­te la esta­ción de llu­vias se pro­du­je­ran sobre la lla­nu­ra inun­da­cio­nes aún más furio­sas. Quie­nes exten­die­ron el cul­ti­vo de la papa en Euro­pa no sabían que jun­to con los tubércu­los hari­no­sos tam­bién esta­ban pro­pa­gan­do la enfer­me­dad de la escró­fu­la. Y así se nos recuer­da a cada paso que no domi­na­mos en abso­lu­to la natu­ra­le­za como un con­quis­ta­dor domi­na a un pue­blo extran­je­ro, como alguien que se apar­ta de la natu­ra­le­za, sino que per­te­ne­ce­mos a ella en car­ne, hue­so y cere­bro, y esta­mos en medio de ella, y que todo nues­tro domi­nio sobre ella con­sis­te en que tene­mos la ven­ta­ja, sobre todas las demás cria­tu­ras, de ser capa­ces de reco­no­cer sus leyes y apli­car­las correc­ta­men­te. [Énfa­sis mío].

Y Engels con­ti­núa:

Y de hecho, con cada día que pasa, apren­de­mos a enten­der sus leyes más correc­ta­men­te y a reco­no­cer las secue­las más cer­ca­nas y leja­nas de nues­tras inter­ven­cio­nes en el cur­so con­ven­cio­nal de la natu­ra­le­za […] Pero cuan­to más suce­da esto, más los hom­bres vol­ve­rán a sen­tir y a saber que son uno con la natu­ra­le­za, y más impo­si­ble se hace esa idea absur­da y anti­na­tu­ral de una opo­si­ción entre el espí­ri­tu y la mate­ria, el hom­bre y la natu­ra­le­za, el alma y el cuer­po.

Engels expli­ca las con­se­cuen­cias socia­les del impul­so a la expan­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas:

Pero si lle­vó mile­nios de tra­ba­jo antes de que apren­dié­ra­mos a cal­cu­lar en cier­ta medi­da los efec­tos natu­ra­les dis­tan­tes de nues­tras accio­nes pro­duc­ti­vas, nos cos­tó aún más en rela­ción con los efec­tos socia­les más dis­tan­tes de estas accio­nes […] Y cuan­do Colón des­cu­brió esta Amé­ri­ca, no sabía que con ello esta­ba revi­vien­do la escla­vi­tud, que ya había sido supe­ra­da en Euro­pa, y fun­dan­do los cimien­tos del trá­fi­co de negros.

Los pue­blos de Amé­ri­ca fue­ron lle­va­dos a la escla­vi­tud, pero tam­bién la natu­ra­le­za fue escla­vi­za­da. Como dijo Engels:

Los cul­ti­va­do­res espa­ño­les en Cuba, que que­ma­ron los bos­ques de las lade­ras y encon­tra­ron en las ceni­zas sufi­cien­te fer­ti­li­zan­te como para una gene­ra­ción de cafe­ta­les alta­men­te ren­ta­bles, ¿qué les impor­tó el hecho de que las llu­vias tro­pi­ca­les pos­te­rior­men­te inun­da­ran y ero­sio­na­ran el sue­lo, aho­ra inde­fen­so, que había ser­vi­do como repre­sa, dejan­do solo roca des­nu­da?4.

Aho­ra sabe­mos que no solo fue la escla­vi­tud lo que los euro­peos tra­je­ron al con­ti­nen­te ame­ri­cano, sino tam­bién enfer­me­da­des, que en sus muchas for­mas exter­mi­na­ron al 90% de los nati­vos ame­ri­ca­nos y fue la prin­ci­pal razón de que fue­ran sub­yu­ga­dos por el colo­nia­lis­mo.

A medi­da que expe­ri­men­ta­mos otra pan­de­mia, sabe­mos que fue el impul­so del capi­ta­lis­mo en la indus­tria­li­za­ción de la agri­cul­tu­ra y la usur­pa­ción de las tie­rras vír­ge­nes que que­dan lo que ha lle­va­do a la natu­ra­le­za a «con­tra­ata­car», ya que los huma­nos entran en con­tac­to con más pató­ge­nos para los que no tie­nen inmu­ni­dad, al igual que los nati­vos ame­ri­ca­nos en el siglo XVI.

Engels ata­có la visión de que la «natu­ra­le­za huma­na» es inhe­ren­te­men­te egoís­ta y solo pue­de des­truir a la natu­ra­le­za. En su Esbo­zo plan­teó que ese argu­men­to era una «blas­fe­mia repul­si­va con­tra el hom­bre y la natu­ra­le­za». Los huma­nos pue­den tra­ba­jar en armo­nía con la natu­ra­le­za y como par­te de ella. Requie­re un mayor cono­ci­mien­to de las con­se­cuen­cias de la acción huma­na. Engels dijo en su Dia­léc­ti­ca:

Pero tam­bién en este cam­po apren­de­mos gra­dual­men­te, a tra­vés de una lar­ga y a menu­do dura expe­rien­cia, y median­te la com­pi­la­ción y el estu­dio del mate­rial his­tó­ri­co, a com­pren­der los efec­tos socia­les indi­rec­tos, más dis­tan­tes, de nues­tra acti­vi­dad pro­duc­ti­va, y de este modo se nos da la opor­tu­ni­dad de con­tro­lar y regu­lar estos efec­tos.

Pero un mejor cono­ci­mien­to y pro­gre­so cien­tí­fi­co no es sufi­cien­te. Para Marx y Engels, la posi­bi­li­dad de aca­bar con la con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca entre el hom­bre y la natu­ra­le­za y lograr cier­to nivel de armo­nía y equi­li­brio eco­ló­gi­co solo sería posi­ble con la abo­li­ción del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Como dijo Engels:

Sin embar­go, hace fal­ta algo más para lograr esta regu­la­ción que el mero cono­ci­mien­to. Se requie­re de una revo­lu­ción com­ple­ta de nues­tro modo de pro­duc­ción domi­nan­te has­ta hoy y, con ello, de todo nues­tro orden social actual.

La cien­cia no es sufi­cien­te.

A fin de cuen­tas, el «posi­ti­vis­ta» Engels, al pare­cer, apo­ya­ba la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria de Marx.

Michael Roberts

2 de abril de 2020

Fuen­te: https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​2​/​e​n​g​e​l​s​-​o​n​-​n​a​t​u​r​e​-​a​n​d​-​h​u​m​a​n​i​ty/

Tra­duc­ción: Gui­ller­mo Itur­bi­de

[Nota del tra­duc­tor: Los pasa­jes de Engels y Marx no fue­ron tra­du­ci­dos de las ver­sio­nes en inglés que uti­li­zó Roberts, sino direc­ta­men­te de las fuen­tes ori­gi­na­les en ale­mán cita­das en las notas al pie, dis­po­ni­bles en el Archi­vo Marx-Engels en ale­mán y en ML Wer­ke.]

  1. Karl Marx: Das Kapi­tal, vol. 1, cap. 13, sec­ción 10, «Große Indus­trie und Agri­kul­tur». Karl Marx-Frie­drich Engels: Wer­ke. Band 23, Bd. I, Vier­ter Absch­nitt, Ber­lín, Dietz Ver­lag, 1968, pp. 483 – 530
  2. Frie­drich Engels: Brie­fe aus dem Wup­per­tal, mar­zo de 1839, I. Karl Marx/​Frie­drich Engels: Wer­ke. Band 1. Ber­lín, Dietz Ver­lag, 1976. pp. 413 – 432.
  3. Frie­drich Engels: >Umris­se zu einer Kri­tik der Natio­na­lö­ko­no­mie, enero de 1844. Karl Marx/​Frie­drich Engels, Wer­ke. Band 1, Ber­lín, Dietz Ver­lag, 1976, pp. 499 – 524.
  4. Frie­drich Engels: Dia­lek­tik der Natur, «Ante­il der Arbeit an der Mensch­wer­dung des Affen», Karl Marx/​Frie­drich Engels: Wer­ke. Band 20. Ber­lín, Dietz Ver­lag, 1962, pp. 444 – 455.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *