Covid 19. No esta­mos en el mis­mo barco

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 abril 2020

Anó­ni­mo, obte­ni­do de un muro de FB de Brasil

Escu­ché que esta­mos en el mis­mo bar­co. PERO NO ES ASÍ
Esta­mos en la mis­ma tem­pes­tad, pero no en el mis­mo bar­co.
Mi bar­co pue­de nau­fra­gar y el tuyo no. Y vice­ver­sa.
Para algu­nos, la cua­ren­te­na está ópti­ma: momen­to de refle­xión, de reco­ne­xión. Home­work, sua­ve, en chan­cle­tas, con un whisky o un té.
Para otros, esto es una cri­sis deses­pe­ran­te.
Para algu­nos, una paz, tiem­po de des­can­so, vaca­cio­nes.
Para otros, una tor­tu­ra: ¿Cómo voy a pagar mis cuen­tas?
Algu­nos están ocu­pa­dos en ele­gir una mar­ca de cho­co­la­te para pas­cuas.
Otros están preo­cu­pa­dos por el pan para el final de sema­na, si los fideos alcan­zan para unos días más.
Algu­nos están en el “home offi­ce” de su casa del country.
Otros están revol­vien­do basu­ra para sobre­vi­vir.
Algu­nos quie­ren vol­ver a tra­ba­jar por­que se le está ter­mi­nan­do la pla­ta.
Otros quie­ren matar a aque­llos que rom­pen la cua­ren­te­na.
Algu­nos nece­si­tan rom­per la cua­ren­te­na para hacer cola en los ban­cos.
Otros cri­ti­can al gobierno por las colas en los ban­cos.
Algu­nos publi­can fotos de jubi­la­dos. Pero algu­nos de esos que publi­can fotos, segu­ra­men­te podrían acom­pa­ñar a algún fami­liar anciano.
Unos tie­nen fe en Dios y espe­ran mila­gros duran­te este 2020.
Otros dicen que lo peor está por venir.
Enton­ces, ami­gos, no esta­mos en el mis­mo bar­co.
Esta­mos pasan­do un momen­to en el cual nues­tras per­cep­cio­nes y nece­si­da­des son COMPLETAMENTE dis­tin­tas.
Y, cada cual, sal­drá, a su mane­ra, de esa tem­pes­tad.
Algu­nos, con el bron­cea­do de la pile­ta. Otros con cica­tri­ces en el alma.
Por tales moti­vos evi­den­tes (y por otros invi­si­bles), es muy impor­tan­te ver más allá de lo que se ve a pri­me­ra vis­ta.
No solo mirar, pero más que mirar, ver. Ver más allá de par­ti­do polí­ti­co, más allá de reli­gión, más allá del pro­pio ombli­go.
No menos­pre­cie el dolor del otro si vos no lo sen­tis. No juz­gue la bue­na vida del otro, no con­de­ne la mala vida del otro. Sim­ple­men­te nadie es juez. No juz­gue­mos tan­to a aquel que le fal­ta, como así a aquel que le sobra.
Esta­mos en bar­cos dis­tin­tos. Cada cual que nave­gue su ruta. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *