Bra­sil. Un millón de tra­ba­ja­do­res habían redu­ci­do sala­rios y horas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 13 de Abril de 2020.-

.

El gobierno publi­có una esti­ma­ción de los acuer­dos fir­ma­dos entre el jefe y los tra­ba­ja­do­res, des­pués de la publi­ca­ción del MP 9362020

.

El gobierno dijo el lunes 13 que regis­tró a más de un millón de tra­ba­ja­do­res a quie­nes se les redu­je­ron sus sala­rios y horas o sus­pen­die­ron sus con­tra­tos, lue­go de cele­brar acuer­dos con sus jefes duran­te la nue­va pan­de­mia de coronavirus.

El índi­ce se cuen­ta des­pués de la edi­ción de la Medi­da Pro­vi­sio­nal 9362020, anun­cia­da por el Minis­tro de Eco­no­mía, Pau­lo Gue­des, como una for­ma de pre­ser­var el empleo. El MP per­mi­te nego­cia­cio­nes indi­vi­dua­les para tra­ba­ja­do­res con un con­tra­to for­mal y que reci­ben has­ta 3,135 reales, o que tie­nen edu­ca­ción supe­rior y ganan más de 12,200 reales.

Los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos inter­me­dios tam­bién pue­den nego­ciar indi­vi­dual­men­te para redu­cir el 25% de sus suel­dos y sala­rios, pero depen­den de los acuer­dos de nego­cia­ción colec­ti­va con los sin­di­ca­tos de cate­go­ría para cam­bios impor­tan­tes en los contratos.

Por acuer­do indi­vi­dual, el jefe pue­de redu­cir las horas y los sala­rios en un 25%, 50% o 70% por has­ta tres meses. En los con­ve­nios colec­ti­vos, se per­mi­te una reduc­ción de has­ta el 100%. A cam­bio, el gobierno pro­me­te pagar a los tra­ba­ja­do­res una pro­por­ción del valor del segu­ro de des­em­pleo (no sala­rios regu­la­res). La pro­por­ción será equi­va­len­te al por­cen­ta­je de reduc­ción, en una can­ti­dad entre 1.045 reales y 1.813 reales.

Según el secre­ta­rio de Segu­ri­dad Social y Tra­ba­jo del Minis­te­rio de Eco­no­mía, Bruno Bian­co, el gobierno espe­ra un cre­ci­mien­to en este índi­ce, lue­go de la deci­sión del Minis­tro del Tri­bu­nal Fede­ral Supre­mo (STF), Ricar­do Lewan­dows­ki, quien vali­dó el lunes 13 que los acuer­dos entran en vigen­cia. entrar en vigen­cia de inmediato.

“Esta­mos con­ven­ci­dos de que el MP es abso­lu­ta­men­te segu­ro, des­de el pun­to de vis­ta de la segu­ri­dad jurí­di­ca. Por lo tan­to, todos los empre­sa­rios y emplea­dos se sien­ten abso­lu­ta­men­te cómo­dos al hacer este acuer­do ”, decla­ró Bianco.

Para el Más­ter en Dere­cho de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca de Para­ná (PUC-PR), Ricar­do Nunes de Men­do­nça, el pro­gra­ma pare­ce más «una res­pues­ta a las deman­das de los gran­des empre­sa­rios bra­si­le­ños, que exac­ta­men­te un men­sa­je a los trabajadores».

En un artícu­lo para Car­ta­Ca­pi­tal , el inves­ti­ga­dor expli­ca que la medi­da hace que los tra­ba­ja­do­res pier­dan ingre­sos de has­ta R $ 1,000, ya que la asis­ten­cia del gobierno se basa en el valor del segu­ro de des­em­pleo y no en los salarios.

«La medi­da no es real­men­te un pro­gra­ma para pro­te­ger el empleo y los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res, sino una medi­da de sal­va­ción empre­sa­rial en tiem­pos de cri­sis capi­ta­lis­ta», eva­lúa. «Pero como sue­le ser el caso, las ganan­cias son pér­di­das pri­va­das y socia­li­za­das, espe­cial­men­te con los más pobres».

.

*Car­ta Capital

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *